Argen­ti­na. A 50 años del pri­mer Cabil­do abier­to de las Ligas Agra­rias sus rei­vin­di­ca­cio­nes y su lucha siguen vigentes

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de noviem­bre de 2020.

Las Ligas Agra­rias fue un movi­mien­to de cam­pe­si­nos y pro­duc­to­res rura­les que se pro­du­jo en la región nor­des­te de Argen­ti­na en la déca­da de 1970. El movi­mien­to sur­gió en 1970 y tuvo su epi­cen­tro en la pro­vin­cia del Cha­co, en torno a la pro­duc­ción del algo­dón, pero tam­bién tuvo impor­tan­cia en las pro­vin­cias de Misio­nes, Corrien­tes, For­mo­sa y nor­te de San­ta Fe. 

Las Ligas Agra­rias orga­ni­za­ron a los tra­ba­ja­do­res y peque­ños pro­duc­to­res rura­les, con el fin de enfren­tar a las gran­des empre­sas y lati­fun­dios que con­tro­la­ban el ciclo eco­nó­mi­co de pro­duc­tos agrí­co­las extra pam­pea­nos, como el algo­dón, el taba­co, la yer­ba mate y el té. El movi­mien­to movi­li­zó a unas 20.000 fami­lias y 54.000 jóve­nes.​Entre sus diri­gen­tes se des­ta­có Osval­do Lovey, secre­ta­rio gene­ral de las Ligas Agra­rias del Cha­co, quien mili­tó en Montoneros.

Las Ligas Agra­rias fue­ron dura­men­te repri­mi­da por el terro­ris­mo de Esta­do, espe­cial­men­te duran­te la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar-reli­gio­sa-empre­sa­rial implan­ta­da en mar­zo de 1976. Varios de sus diri­gen­tes pasa­ron a la clan­des­ti­ni­dad, otros fue­ron dete­ni­dos, y muchos de ellos y ellas ocul­ta­dos y apo­ya­dos por los agri­cul­to­res. Hoy, a 48 años años de su crea­ción, el lega­do de las Ligas sigue vigen­te y muchas de las cues­tio­nes que se plan­te­ron en su docu­men­to fun­da­cio­nal tie­nen abso­lu­ta vigen­cia, entre ellas la de la Refor­ma Agraria.

Se conmemora un nuevo aniversario de las Ligas Agrarias - EsChaco.com -  Resistencia - Chaco

«Gri­ta lo que sientes»

Las Ligas Agra­rias sur­gie­ron for­mal­men­te en el Pri­mer Cabil­do Abier­to del Agro Cha­que­ño que se reali­zó el 14 de noviem­bre de 1970 en la loca­li­dad cha­que­ña de Pre­si­den­cia Roque Sáenz Peña, cen­tro por enton­ces de la pro­duc­ción del algo­dón. El Cabil­do se reu­nió bajo el lema «Gri­ta lo que sien­tes» y con­vo­có a 5.000 pro­duc­to­res para deba­tir pro­ble­mas y reivindicaciones.

El docu­men­to de este con­gre­so agra­rio tam­bién recla­ma el cas­ti­go a los buró­cra­tas que, des­de los orga­nis­mos regu­la­do­res, hayan esta­do al ser­vi­cio de los mono­po­lios y la oli­gar­quía. Se fija tam­bién la solu­ción fun­da­men­tal del pro­ble­ma del agro: cas­ti­go para los terra­te­nien­tes que
sabo­tean las posi­bi­li­da­des pro­duc­ti­vas de la tie­rra, enca­re­cien­do los pro­duc­tos. Mien­tras el 25 % de las tie­rras en manos de peque­ños pro­duc­to­res pro­du­ce el 54 54 % de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria; el 12% de terra­te­nien­tes posee el 75 % de las tie­rras que sólo pro­du­cen el 46 %.

En rela­ción al régi­men de tenen­cia de tie­rras, el docu­men­to decla­ra que los tra­ba­ja­do­res han toma­do cla­ra con­cien­cia de que el camino hacia una ver­da­de­ra jus­ti­cia agra­ria no pue­de ser una refor­ma ais­la­da, sino que impli­ca una trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de toda la vida
eco­nó­mi­ca y social del país.
Exi­gen la expro­pia­ción inme­dia­ta de todas las pro­pie­da­des de capi­ta­les mix­tos, denun­cian­do que bajo esta for­ma y con la com­pli­ci­dad de tes­ta­fe­rros, se ena­je­nó gran par­te de las mejo­res tie­rras.
Para empe­zar, se reco­mien­dan los lati­fun­dios que poseen en Lin­coln las fir­mas: Ome­ga S.A.; María Mal­com de Tad­dei, «quien vive en Fran­cia des­de hace 35 años; J. y S. Magui­rre; Lacau; María C. Vide­la Zem­bo­rain y fami­lia. Tam­bién piden la expro­pia­ción de 14.500 hec­tá­reas del lati­fun­dio «Colo­nia La Lía», de Gre­go­ri­ni Hnos.

«Esas tie­rras deben ser pues­tas en manos de los tra­ba­ja­do­res des­alo­ja­dos de esos cam­pos, que actual­men­te tra­ba­jan a la vera de los camino: sem­bran­do tri­go y sorgo»

Tres luchadores comparten reflexion sobre la venida de los restos de  Stroessner | Serpaj Paraguay

Las ligas agra­rias en la resistencia

El año 1976 fue un año con­tra­dic­to­rio para los com­pa­ñe­ros agri­cul­to­res del Cha­co. Por un lado la bue­na cose­cha 76 – 77 fue acom­pa­ña­da por pre­cios inter­na­cio­na­les favo­ra­bles para los pro­duc­to­res de algo­dón. Ade­más, ese año las coope­ra­ti­vas pudie­ron comer­cia­li­zar libre­men­te el pro­duc­to, en un esfuer­zo del gobierno mili­tar para ali­viar las ten­sio­nes en el sec­tor. Ali­viar las ten­sio­nes era par­te del plan repre­si­vo que des­ató feroz­men­te en octu­bre de ese año, cuan­do las fuer­zas del II Cuer­po de Ejér­ci­to detu­vie­ron a más de 200 agri­cul­to­res, tor­tu­rán­do­los fren­te a sus fami­lias, inte­rro­gán­do­los y acu­sán­do­los de cola­bo­rar con la sub­ver­sión, es decir, con los Mon­to­ne­ros. Esta ofen­si­va mili­tar de la Dic­ta­du­ra tenía dos cla­ros obje­ti­vos. En pri­mer lugar, ais­lar a los máxi­mos diri­gen­tes de las Ligas de sus bases, para de esta mane­ra poder eli­mi­nar­los y des­ar­ti­cu­lar la orga­ni­za­ción gre­mial de los peque­ños y media­nos agri­cul­to­res. En segun­do lugar, pro­du­ci­da esa des­ar­ti­cu­la­ción, estruc­tu­rar al movi­mien­to coope­ra­ti­vo de la pro­vin­cia bajo la hege­mo­nía de sec­to­res apo­lí­ti­cos, es decir, man­sos hacia la polí­ti­ca de la Dic­ta­du­ra.
Esta ofen­si­va fue acom­pa­ña­da por una inten­sa cam­pa­ña de pro­pa­gan­da, lla­man­do a la pobla­ción a dela­tar el para­de­ro de los máxi­mos diri­gen­tes de las Ligas, uti­li­zan­do para tal fin tan­to los medios radia­les como el volan­teo en heli­cóp­te­ros en las dis­tin­tas colo­nias. Los años de lucha y orga­ni­za­ción lle­va­dos ade­lan­te por las Ligas Agra­rias pudo más que la pre­ten­sión de los gori­las del II Cuer­po. Los diri­gen­tes fue­ron ocul­ta­dos y ayu­da­dos por los agri­cul­to­res, demos­tran­do una vez más que no hay mejor reta­guar­dia que un pue­blo orga­ni­za­do. Defen­dien­do al Secre­ta­rio Gene­ral de las Ligas Agra­rias, Osval­do Lovey, y a los miem­bros de la Comi­sión Cen­tral de las mis­mas, Adol­fo D’Alessandro, Miguel Ríos, Ale­jan­dro Scu­le­tich, Fran­cis­co Mus­si­ni, y el com­pa­ñe­ro Ulrich, los agri­cul­to­res del Cha­co esta­ban defen­dien­do su pro­pia orga­ni­za­ción gre­mial y rei­vin­di­ca­ti­va.
Al no poder gol­pear sobre la con­duc­ción de las Ligas, el enemi­go repri­mió dura­men­te a los diri­gen­tes medios de las mis­mas, en las dis­tin­tas colo­nias. Eso no hizo más que recru­de­cer el odio y el repu­dio del con­jun­to del pue­blo cha­que­ño, que heroi­ca­men­te resis­tió ese pri­mer emba­te dictatorial.

COSECHA 77 – 78: LA OTRA CARA DE LA MONEDA
Los exce­len­tes pre­cios obte­ni­dos duran­te la cose­cha ante­rior, lle­vó al con­jun­to de los agri­cul­to­res a inten­tar mejo­rar la pro­duc­ción de la pre­sen­te cose­cha, exten­dien­do las áreas sem­bra­das y tec­ni­fi­can­do sus cam­pos con la com­pra a cré­di­to de trac­to­res y otros ele­men­tos avan­za­dos de labran­za. El resul­ta­do fue la obten­ción de una cose­cha de algo­dón récord, que alcan­zó las 421.000 tone­la­das. Este esfuer­zo, tam­bién sig­ni­fi­có el endeu­da­mien­to de los agri­cul­to­res, que en su con­jun­to deben hacer fren­te a cré­di­tos que suman los 90 millo­nes de dóla­res, de la cual aún res­ta pagar cer­ca de 60 millo­nes, supues­ta­men­te con las ganan­cias de la cose­cha 77 – 78.
La cose­cha exce­len­te de este año, tro­pie­za sin embar­go con innu­me­ra­bles pro­ble­mas para su comer­cia­li­za­ción. Baja­ron los pre­cios inter­na­cio­na­les y por ende la deman­da. Tenien­do en cuen­ta que la prin­ci­pal colo­ca­ción del algo­dón es el mer­ca­do interno, se agra­va el pano­ra­ma, ya que la indus­tria tex­til se encuen­tra en ple­na rece­sión con una pro­duc­ción que ha dis­mi­nui­do un 40 por 100 el últi­mo año.
Todo esto pro­du­ce un gran desas­tre finan­cie­ro, al no poder los peque­ños y media­nos agri­cul­to­res hacer fren­te a las deu­das con­traí­das al calor de la cose­cha 76 – 77. En la actua­li­dad se han pro­du­ci­do 800 secues­tros de trac­to­res y hay más de 1000 que están a pun­to de ser embar­ga­dos. La situa­ción se agra­va y ten­drá con­se­cuen­cias para la futu­ra cose­cha, ya que el 60 por 100 de los agri­cul­to­res no pue­de pagar siquie­ra los cré­di­tos para com­prar la semi­lla. El año pasa­do con 800 kg de algo­dón se com­pra­ba una tone­la­da de semi­lla. Este año se nece­si­tan 3500 kg para hacer la mis­ma compra.

AGOTADA LA OFENSIVA ENEMIGA, LAS LIGAS AGRARIAS SE ORGANIZAN
Al no haber logra­do nin­guno de sus dos obje­ti­vos prin­ci­pa­les, los gori­las del II Cuer­po, lle­van ade­lan­te una polí­ti­ca repre­si­va al mejor esti­lo de las pato­tas que ope­ran en las gran­des ciu­da­des del país. Visi­tas ines­pe­ra­das a las casas de los agri­cul­to­res, secues­tro e inme­dia­ta tor­tu­ra en bus­ca de datos ope­ra­ti­vos y aban­dono de los cuer­pos muti­la­dos y mal­tre­chos en los cami­nos de la pro­vin­cia del Cha­co. Pero ya han per­di­do la bata­lla y el tiem­po comien­za a jugar a favor de los agri­cul­to­res nuclea­dos en las Ligas Agra­rias.
Los diri­gen­tes de las mis­mas, jun­to a los agri­cul­to­res que han debi­do alzar­se de sus colo­nias, for­man hoy una fuer­za polí­ti­ca y mili­tar con­si­de­ra­ble, estre­cha­men­te uni­das al pue­blo cha­qué­ño. Lo que tan­to temían los hom­bres de Vide­la se ha hecho reali­dad, y si antes los que­rían muer­tos, hoy son leyen­da vivien­te en pleno cora­zón del Cha­co. Los ope­ra­ti­vos cívi­co-mili­ta­res, esas enga­ña pichan­ga a la que son tan pro­pen­sos los mili­cos, con­tras­tan con la reali­dad de una pro­vin­cia en don­de la mor­ta­li­dad infan­til alcan­za al 81 por mil, en don­de sobre una pobla­ción de 620.000 habi­tan­tes, 170.000 no gozan de nin­gún ser­vi­cio médi­co asis­ten­cia).
Tem­pla­dos en estos dos años y medio de lucha y resis­ten­cia, negán­do­se a cola­bo­rar con los opre­so­res, defen­dien­do sus orga­nis­mos de masas, los agri­cul­to­res nuclea­dos en las Ligas Agra­rias comien­zan la tarea de organizarse.

LAS PROPUESTAS BÁSICAS DE LAS LIGAS AGRARIAS
Los obje­ti­vos que se han pro­pues­to lle­var ade­lan­te los agri­cul­to­res nuclea­dos en las Ligas Agra­rias en la pre­sen­te eta­pa, guar­dan estre­cha rela­ción con los obje­ti­vos que el con­jun­to de nues­tro pue­blo inten­ta tam­bién con­cre­tar.
En pri­mer lugar, la lucha por la lega­li­za­ción efec­ti­va de las Ligas Agra­rias, como genui­nas repre­sen­tan­tes de los intere­ses de los peque­ños y media­nos agri­cul­to­res. Este obje­ti­vo está en estre­cha rela­ción con el de impul­sar la reor­ga­ni­za­ción de las Ligas a nivel nacio­nal.
Para lograr­lo, los com­pa­ñe­ros pro­po­nen la uni­dad de los peque­ños y media­nos agri­cul­to­res en las coope­ra­ti­vas, para expre­sar su des­acuer­do y repu­dio a la actual polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Mar­tí­nez de Hoz. Esta uni­dad a nivel de las coope­ra­ti­vas, pre­ten­de res­ca­tar la polí­ti­ca de recla­mar en con­jun­to, uti­li­zan­do para ello la movi­li­za­ción en asam­bleas.
Fren­te a la actual situa­ción, pro­duc­to de la des­qui­cian­te polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, que sólo favo­re­ce a los gran­des pro­duc­to­res que son a su vez quie­nes mono­po­li­zan la comer­cia­li­za­ción del algo­dón, como es el caso de Bun­ge y Born, las Ligas Agra­rias se plan­tean ta lucha por lograr que se decla­ren inem­bar­ga­bles las herra­mien­tas de tra­ba­jo, por ley nacio­nal.
De la mis­ma mane­ra se pro­po­nen la crea­ción de un orga­nis­mo regu­la­dor para man­te­ner un pre­cio sos­tén del algo­dón, para que la siem­bra y la comer­cia­li­za­ción de la cose­cha no pon­gan cícli­ca­men­te en quie­bra a la mayo­ría de los agri­cul­to­res. Y por últi­mo, el con­trol y pla­ni­fi­ca­ción de la pro­duc­ción por par­te de las cooperativas.

LA RAMA AGRARIA DEL MOVIMIENTO PERONISTA MONTONERO
Los pro­ble­mas cró­ni­cos de los peque­ños y media­nos agri­cul­to­res, tan­to del Cha­co como de las otras pro­vin­cias del Nores­te del país, sólo pue­den encon­trar una jus­ta solu­ción den­tro de un cam­bio pro­fun­do de las estruc­tu­ras polí­ti­co-socia­les y eco­nó­mi­cas. La cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta depen­dien­te tam­bién afec­ta a los com­pa­ñe­ros agri­cul­to­res. Por ese moti­vo, la pre­sen­cia del Secre­ta­rio Gene­ral de las Ligas Agra­rias, com­pa­ñe­ro Osval­do Lovey, en la Rama Agra­ria del Movi­mien­to Pero­nis­ta Mon­to­ne­ro, es la demos­tra­ción de que los agri­cul­to­res del Nores­te argen­tino se han suma­do a la resis­ten­cia popu­lar para derro­tar a la Dic­ta­du­ra e ini­ciar la cons­truc­ción de una patria libre, jus­ta y soberana.

fuen­tes: El Des­ca­mi­sa­do y Evi­ta Montonera

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.