Cata­lun­ya. Gru­pos de extre­ma dere­cha se infil­tra­ron en los dis­tur­bios con­tra las res­tric­cio­nes por el Covid en Barcelona

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de noviem­bre de 2020.

Los Mos­sos y la Guar­dia Urba­na rea­li­zan doce deten­cio­nes duran­te los vio­len­tos incidentes

La que empe­zó como una mani­fes­ta­ción en la pla­za Sant Jau­me con­tra las nue­vas res­tric­cio­nes de la Gene­ra­li­tat para fre­nar la inci­den­cia de la pan­de­mia sani­ta­ria dege­ne­ró ano­che en una vio­len­ta secuen­cia de inci­den­tes en la vía públi­ca que se sal­dó con doce dete­ni­dos, inclui­do un menor, acu­sa­dos de des­ór­de­nes públi­cos y aten­ta­do con­tra la auto­ri­dad. Duran­te horas la Vía Laie­ta­na y las calles adya­cen­tes se con­vir­tie­ron en el esce­na­rio de una bata­lla a la que se apun­ta­ron, como defi­nió un anti­dis­tur­bios, “lo peor de cada casa” .

Un manifestante de la extrema derecha lanza una granada de humo a los Mossos d'Esquadra en la plaza de Sant Jaume de Barcelona
Un mani­fes­tan­te de la extre­ma dere­cha lan­za una gra­na­da de humo a los Mos­sos d’Esquadra en la pla­za de Sant Jau­me de Bar­ce­lo­na (Emi­lio More­nat­ti /​AP)

Sin apa­ren­te orga­ni­za­ción, a gri­tos y yen­do de un lado a otro, un gru­po hete­ro­gé­neo de mani­fes­tan­tes entre los que resal­ta­ban miem­bros de la extre­ma dere­cha, inte­gran­tes de los Boi­xos Nois, algu­nos tra­ba­ja­do­res del sec­tor de la noche que habían asis­ti­do a la mani­fes­ta­ción y gen­te lite­ral­men­te cabrea­da que cer­ve­za en mano se sumó a lo que creían que era una fies­ta sem­bra­ron el cen­tro de caos.

Un Cóc­tel peligroso

Varias ciu­da­des vivie­ron inci­den­tes que Inte­rior atri­bu­ye a la extre­ma derecha

Con­te­ne­do­res que­ma­dos, barri­ca­das, pie­dras y ado­qui­nes volan­do, cual­quier cosa se con­vir­tió en pro­yec­ti­les vola­do­res con­tra unas fuer­zas de segu­ri­dad des­bor­da­das. Un res­pon­sa­ble poli­cial admi­tía que los infor­mes pre­vios sobre lo que podía suce­der habían sido supe­ra­dos por los inci­den­tes. No se cal­cu­ló la pre­sen­cia de gru­pos radi­ca­les de la extre­ma dere­cha que aca­ba­ron lide­ran­do los inci­den­tes vio­len­tos.

Violencia.Un grupo de manifestantes lanza las vallas de seguridad que había en la plaza Sant Jaume contra los agentes
Violencia.Un gru­po de mani­fes­tan­tes lan­za las vallas de segu­ri­dad que había en la pla­za Sant Jau­me con­tra los agen­tes (Emi­lio More­nat­ti /​AP)

Cir­cu­lan­do de una pun­ta a otra de la Vía Laie­ta­na, des­de Dras­sa­nes has­ta Urqui­nao­na, los equi­pos de la Bri­ga­da Móvil, nue­ve des­de el pri­mer momen­to, y otros sie­te del Arro, lan­za­ron arte­fac­tos de foam, y corrie­ron tras unos gru­pos que se dis­per­sa­ban y reagru­pa­ban entre unas calle­jue­las desier­tas y unos veci­nos que les incre­pa­ban des­de los bal­co­nes. La Guar­dia Urba­na tuvo tam­bién un papel des­ta­ca­do. Sobre las 20 horas una pare­ja de segu­ri­dad en moto sufrió un per­can­ce con uno de los vehícu­los, el agen­te cayó al sue­lo y en segun­dos le llo­vió una tem­pes­tad de bote­llas y ladri­llos mien­tras una mara­bun­ta avan­za­ba hacía los dos agen­tes con la inten­ción de agre­dir­les. La irrup­ción de los anti­dis­tur­bios de la Urba­na, rebau­ti­za­dos como UREP (Uni­dad de Refuer­zo de Emer­gen­cia y Pro­xi­mi­dad) logró recu­pe­rar la posi­ción y sal­var a los dos compañeros.

Duran­te toda la noche los albo­ro­ta­do­res que­ma­ron con­te­ne­do­res, mobi­lia­rio urbano y en Urqui­nao­na el incen­dio de una barri­ca­da dejó la pla­za sin alum­bra­do de Navi­dad. Tam­bién inu­ti­li­za­ron dos fur­go­ne­tas de la Bri­ga­da Móvil y saquea­ron un par de tien­das del cen­tro comer­cial El Trian­gle. A las 22 horas, ya con el toque de que­da, los reza­ga­dos tra­ta­ban de entrar en el metro para regre­sar a sus casas y los anti­dis­tur­bios se reagru­pa­ban para vol­ver a las comi­sa­rías. La poli­cía con­tex­tua­li­za par­te del lide­raz­go de los dis­tur­bios en un movi­mien­to nada espon­tá­neo de la extre­ma dere­cha que esta­ría apro­ve­chan­do el males­tar gene­ra­li­za­do y el har­taz­go de par­te de la ciu­da­da­nía para orga­ni­zar inci­den­tes en la vía pública.

Las unidades de la Brimo de los Mossos se abren paso entre los manifestantes de la extrema derecha en barcelona
Las uni­da­des de la Bri­mo de los Mos­sos se abren paso entre los mani­fes­tan­tes de la extre­ma dere­cha en bar­ce­lo­na (Emi­lio More­nat­ti /​AP)

Por la noche, siguien­do de cer­ca el desa­rro­llo de los inci­den­tes, el titu­lar de Inte­rior, Miquel Sàm­per, tui­teó: “Nin­gún espa­cio ni con­ce­sión a los que bus­can la des­es­ta­bi­li­za­ción prac­ti­can­do la vio­len­cia extre­ma en un momen­to tan crí­ti­co en la lucha con­tra la Covid. Los Mos­sos inves­ti­ga­rán y per­se­gui­rán a los que hoy han prac­ti­ca­do la vio­len­cia extre­ma en la Via Laie­ta­na y sus calles adya­cen­tes”. Varias ciu­da­des como Bil­bao o Bur­gos vivie­ron ano­che dis­tur­bios. En Vila­fran­ca del Pene­dès unos 120 jóve­nes inten­ta­ron entrar por la fuer­za en el Ayun­ta­mien­to exi­gien­do “liber­tad” fren­te a las restricciones.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *