Vene­zue­la. ¿Por qué voy a votar ahora?

Por Iván Padi­lla Bra­vo. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de octu­bre de 2020.

Una res­pues­ta bas­tan­te gene­ra­li­za­da y esta­ble­ci­da en la men­te de muchos indi­vi­duos que han par­ti­ci­pa­do en pro­ce­sos elec­to­ra­les de Boli­via, Chi­le y par­ti­ci­pa­rán, el pró­xi­mo 6 de diciem­bre, en Vene­zue­la, coin­ci­de en que­rer «tor­cer­le el bra­zo» al impe­ria­lis­mo yan­qui-sio­nis­ta, a su supre­ma­cis­mo y a las pre­ten­sio­nes de per­pe­tuar su hege­mo­nía mono­po­lar en el con­trol del mundo.

Dos defi­ni­cio­nes, bien dife­ren­cia­das, al con­ce­bir y prac­ti­car la lla­ma­da demo­cra­cia, se dispu­tan en los espa­cios elec­to­ra­les de los paí­ses aquí nom­bra­dos y el con­cep­to domi­nan­te, como ideo­lo­gía, en el patrón impe­ria­lis­ta de EEUU.

Los pue­blos de Boli­via, Chi­le y Vene­zue­la coin­ci­den en defen­der ‑con sus diver­si­da­des, con sus par­ti­cu­la­ri­da­des- la demo­cra­cia como espa­cio para la par­ti­ci­pa­ción de todas y todos, en igual­dad de dere­cho, en las deci­sio­nes que ata­ñen a sus con­na­cio­na­les, a sus compatriotas.

De mane­ra dia­me­tral­men­te opues­ta, EEUU ins­tru­ye y mane­ja cole­gios elec­to­ra­les en los que éli­tes de indi­vi­duos «de pri­me­ra cate­go­ría» deci­den por el res­to de la ciu­da­da­nía quié­nes con­du­ci­rán su demo­cra­cia que no es, para nada, par­ti­ci­pa­ti­va ni mucho menos pro­ta­gó­ni­ca del pue­blo de base y su poder.

Lo que sí está muy cla­ro en este momen­to es que paí­ses que, en deter­mi­na­dos momen­tos y bajo par­ti­cu­la­res cir­cuns­tan­cias, fue­ron empu­ja­dos al escla­vis­mo impues­to por el impe­ria­lis­mo yan­qui-sio­nis­ta de su mode­lo de «demo­cra­cia», hacen uso de los apa­ra­tos elec­to­ra­les for­ma­les para alcan­zar a derro­tar al enemi­go dominador.

Boli­via, con un 80 por cien­to de votos a favor, recu­pe­ra su gobierno plu­ri­na­cio­nal, pre­do­mi­nan­te­men­te indí­ge­na y colo­ca de nue­vo al poder popu­lar al fren­te en la con­duc­ción de su liberación.

Chi­le, por su par­te, hacien­do uso de su con­cien­cia crí­ti­ca, lue­go de unos 40 años de dic­ta­du­ra ‑con o sin la pre­sen­cia físi­ca del trai­dor y apá­tri­da Augus­to Pino­chet- se alza en ple­bis­ci­to con la deci­sión de desa­rro­llar un pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te para obte­ner una Cons­ti­tu­ción autén­ti­ca y mere­ci­da­men­te democrática.

Vene­zue­la, entre tan­to, eli­ge en diciem­bre su poder par­la­men­ta­rio en una con­ti­nui­dad demo­crá­ti­ca de nue­vo tipo, dise­ña­da, orga­ni­za­da y desa­rro­lla­da des­de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y Cha­vis­ta, para con­ti­nuar cons­tru­yen­do un Esta­do de nue­vo tipo y la Patria socialista.

¿Por qué voy a votar aho­ra? Nos pre­gun­ta­mos. Y la res­pues­ta es evi­den­te: 1) Por­que ten­go con­cien­cia de cla­se; 2) Por­que soy anti­im­pe­ria­lis­ta y es mi con­tri­bu­ción a ven­cer el blo­queo con­tra Vene­zue­la; 3) Por­que es mi apor­te en la cons­truc­ción de un mun­do plu­ri­po­lar; 4) Por­que estoy deci­di­do a vivir mejor y hacer de Vene­zue­la una poten­cia pro­duc­ti­va y de bien­es­tar y 5) Por­que con­fío en el lega­do Boli­va­riano de Chá­vez y en «los pode­res crea­do­res del pue­blo», del cual for­mó par­te yo mismo.

Ilus­tra­ción: Iván Lira
Fuen­tes: Rebe­lión /​/​Des­de la Plaza

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *