Colom­bia. ELN: las men­ti­ras des­de el poder sobre el com­pa­ñe­ro Uriel

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de octu­bre de 2020.

Uriel se des­ta­có y asu­mió el reto alta­men­te ries­go­so pero nece­sa­rio de lo comu­ni­ca­cio­nal en las redes socia­les para lle­var la voz del ELN al mundo.

Con dolor de revo­lu­cio­na­rios con­fir­ma­mos la caí­da del com­pa­ñe­ro Uriel quien entre­gó su vida con alta dig­ni­dad por los gran­des idea­les de trans­for­ma­ción, jus­ti­cia social, sobe­ra­nía y futu­ro de la humanidad.

Ha caí­do un autén­ti­co gue­rri­lle­ro y ni él ni los demás lucha­do­res ver­da­de­ros espe­ra­mos ala­ban­zas ni cle­men­cia de nues­tros enemi­gos. Negar el carác­ter rebel­de e insur­gen­te de un diri­gen­te revo­lu­cio­na­rio, des­de las altas cúpu­las del poder es una con­duc­ta tra­di­cio­nal de nues­tros enemi­gos que hacen de la men­ti­ra su pre­di­lec­ta arma política.

Por mucha fuer­za que ten­gan sus medios de comu­ni­ca­ción, la oli­gar­quía colom­bia­na no pue­de ocul­tar la jus­te­za de la rebe­lión y del alza­mien­to en armas de las juven­tu­des popu­la­res, que no encuen­tran den­tro del jue­go legal del sis­te­ma el indis­pen­sa­ble espa­cio para luchar por las pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes que nece­si­ta el país, y ese camino de rebel­día y dig­ni­fi­ca­ción lo encon­tró Uriel en las filas del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN).

Uriel se des­ta­có y asu­mió el reto alta­men­te ries­go­so pero nece­sa­rio de lo comu­ni­ca­cio­nal en las redes socia­les para lle­var la voz del ELN al mun­do, es eso lo incó­mo­do para las éli­tes domi­nan­tes, por­que sabía con­fron­tar su hege­mo­nía ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca, por eso el empe­ño del Gobierno por des­pres­ti­giar­lo y mos­trar­lo como delin­cuen­te y sus esfuer­zos por silen­ciar­lo a tra­vés de la fuerza.

Des­de que al Coman­dan­te y sacer­do­te gue­rri­lle­ro Cami­lo Torres lo lla­ma­ron cri­mi­nal y ban­do­le­ro, no espe­ra­mos nin­gu­na con­duc­ta bene­vo­len­te ni obje­ti­va de nues­tros enemigos.

La caí­da de Uriel nos com­pro­me­te aún más con los pro­pó­si­tos de cam­bio en Colom­bia y con las cau­sas más nobles de la huma­ni­dad. Ese es el mayor honor y reco­no­ci­mien­to que le ren­di­mos a él y a quie­nes sacri­fi­can la vida por lo que quie­ren, como la jus­ti­cia, el amor y la feli­ci­dad de los pueblos.

Fuen­te: ELN-Voces

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *