Cul­tu­ra. «La nue­va nor­ma­li­dad es un esta­lli­do permanente»

Por Nancy Garin, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de octu­bre 2020

Su músi­ca y sus letras son ban­da de soni­do de la calle, casi resul­ta impo­si­ble ima­gi­nar una mar­cha femi­nis­ta sin escu­char de fon­do su tema «Anti­pa­triar­ca». Sabe com­bi­nar la rabia y el bai­le, el com­pro­mi­so polí­ti­co con la inves­ti­ga­ción artís­ti­ca. Ana Tijoux nació en Chi­le, es hija del exi­lio y el año pasa­do, cuan­do el esta­lli­do social toma­ba las pla­zas del país, vivió como un segun­do exi­lio haber deja­do la cor­di­lle­ra para par­tir hacia Europa.

Sin embar­go usó la extran­je­ría como tri­bu­na, no dejó de com­po­ner can­cio­nes que se ento­nan en la calle y ya está vol­vien­do a su terri­to­rio des­de don­de habla en esta nota sobre la revuel­ta, la nue­va nor­ma­li­dad, el anti­co­lo­nia­lis­mo y anti­rra­cis­mo, sus nue­vas pro­duc­cio­nes y, por supues­to, el feminismo.

El 18 de octu­bre del 2019 el esta­lli­do social se levan­ta­ba en Chi­le, ese país mode­lo del neo­li­be­ra­lis­mo, con la mayor des­igual­dad social del con­ti­nen­te, un esta­do que lejos de rom­per la con­ti­nui­dad con la dic­ta­du­ra de Pino­chet ase­gu­ró la impu­ni­dad para los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad y con­ti­nuó valien­do­se del apa­ra­to repre­si­vo. Y con las cifras más altas de con­su­mo de anti­de­pre­si­vos del mun­do. Sin embar­go, hace un año, cien­tos de estu­dian­tes secun­da­ries, con el sim­ple ges­to de lla­mar a eva­dir el pago del bole­to de sub­te fren­te a una nue­va alza de 30 pesos, des­en­ca­de­na­ron un deve­nir que segu­ra­men­te ni ellxs sospechaban.

La repre­sión des­ata­da por el Esta­do chi­leno con­vo­có rápi­da­men­te a la resis­ten­cia. Cien­tos de miles de per­so­nas se suma­ron con cace­ro­la­zos y pro­tes­tas a mani­fes­tar el har­taz­go fren­te a un sis­te­ma que pro­me­te con­su­mo y aho­ga con deu­das que deben tomar­se has­ta para gozar del dere­cho a la salud o la edu­ca­ción. Las calles fue­ron toma­das a lo lar­go y ancho del terri­to­rio. Ni el esta­do de sitio, ni el toque de que­da decla­ra­do por el gobierno de Sebas­tian Piñe­ra pudo fre­nar la revuel­ta: déca­das de mie­do y letar­go que­da­ron atrás.

En esa nue­va arti­cu­la­ción, gene­ra­da por jóve­nes pro­ta­go­nis­tas, no solo reso­na­ban las his­tó­ri­cas rei­vin­di­ca­cio­nes de jus­ti­cia social, sino que se acti­va­ban nue­vas mira­das que daban este carác­ter que no se deja­ba enca­si­llar, ni ana­li­zar con mar­cos habi­tua­les. Apa­re­ció en la calle una gene­ra­ción que levan­ta posi­cio­nes des­de el femi­nis­mo y las disi­den­cias sexua­les; pro­fun­da­men­te anti­pa­triar­cal, anti­co­lo­nial y anti­ca­pi­ta­lis­ta, apos­tan­do por lo plu­ri­na­cio­nal, por un buen vivir y rei­vin­di­can­do el dere­cho al goce, a la ter­nu­ra, a los afectos.

El arte y la cul­tu­ra fue­ron cen­tra­les en este des­per­tar chi­leno (o el terri­to­rio que hoy cono­ce­mos como Chi­le). Des­de los pri­me­ros días y en el año que lle­va pren­di­da esta lla­ma, la calle se ha trans­for­ma­do en un gran esce­na­rio, un enor­me tea­tro, un museo vivo. Artis­tas visua­les, acto­res, escri­to­res, bai­la­ri­nes, se lan­za­ron a las calles unién­do­se des­de su queha­cer a este movi­mien­to que a pesar de la repre­sión siguió toman­do las calles y las plazas. 

Entre las voces más emble­má­ti­cas, no solo del esta­lli­do sino de los últi­mos 30 años en Chi­le, por sus letras que denun­cia todo un gran aba­ni­co de pro­ble­má­ti­cas socia­les está Ana Tijoux que acom­pa­ñó con su voz y su «cara de nana» ‑mote des­pec­ti­vo con el que qui­sie­ron denos­tar­la por sus ras­gos indí­ge­nas- la lucha de quie­nes resis­ten en la calle y que con temas como Anti­pa­triar­ca se con­vir­tió en la ban­da de soni­do de las deman­das femi­nis­tas del continente.

Su pri­me­ra ban­da, “Maki­za”, allá en los 90’ aún res­pi­ra­ba ese aire de juven­tud incon­for­me, con rit­mo de Hip Hop fres­co y con letras que arras­tra­ban el eterno peso del des­arrai­go como con­se­cuen­cia del exi­lio y el retorno a Chi­le. De esos pri­me­ros tiem­pos temas como En Paro o La Rosa de los Vien­tos aún man­tie­nen su vigencia.

Con Maki­za vinie­ron éxi­tos, giras y mucha deman­da que en poco tiem­po la hicie­ron tomar una pau­sa para mirar con pers­pec­ti­va su carre­ra. Ya entra­do en nue­vo siglo, la madu­rez musi­cal de Tijoux se va a ver refle­ja­da en temas emble­má­ti­cos como Shock, Anti­pa­triar­ca, La Bala o Somos Sur en cola­bo­ra­ción con la artis­ta pales­ti­na Sha­dia Mansour.

Entre Octu­bre del 2019 y este mes ha saca­do tres temas que mar­can otro momen­to de su reco­rri­do en la indus­tria musi­cal, pero que reafir­ma su com­pro­mi­so polí­ti­co y social con letras que no hablan de esta nue­va nor­ma­li­dad que pre­ten­de ins­ta­lar­se. Uno de estos temas, Cace­ro­la­zo, se con­vir­tió en todo un himno de la revuel­ta chilena.

¿Cómo vivis­te esos pri­me­ros días del Esta­lli­do social en Chi­le en Octu­bre del año pasa­do? Por­que ade­más, te toco estan­do fue­ra, ya en Francia?

Yo esta­ba en Chi­le la sema­na ante­rior a que esta­lla­ra todo. O sea que me sal­té el esta­lli­do por 8 días. Lle­gué a Fran­cia el día 10 y esta­lló todo el 18. Me sen­tí como gato ence­rra­do. Creo que el celu­lar y yo éra­mos uno. Pega­da en todo minu­to al móvil. Vien­do noti­cias de todo lo que esta­ba pasan­do. Ade­más que era tan vio­len­to lo que pasa­ba que por más que había sabor cono­ci­do en lo que veía, no dejó de ultra vio­len­tar. Pen­sé en ese momen­to, ¿de ver­dad de esta mane­ra, de esta for­ma? No sé, había mucha ima­gen de pacos (poli­cía) tiran­do los cuer­pos en las vere­das, muchas imá­ge­nes de rete­nes con gen­te dete­ni­da, hacían des­nu­dar los cabros (jóve­nes), los torturaban.

Fue una sen­sa­ción por una par­te de gato ence­rra­do, ¿Por­que estoy acá y no allá? Como de este nue­vo exi­lio de la segun­da ola. Y por otro lado, decir­me, a ver, pare­mos, estoy acá y hay que ser estra­té­gi­ca y empe­zar a lla­mar y ver que se nece­si­ta, en que se pue­de ayu­dar, que se pue­de hacer.

Inclu­so me tocó esos días dar entre­vis­tas en medios y obvia­men­te lla­mé a mis ami­gos de los movi­mien­tos pre­gun­tan­do qué era impor­tan­te decir hacia afue­ra. Y creo que muchos que esta­mos fue­ra, ter­mi­na­mos por inten­tar ser estra­té­gi­cos. Por algo esta­mos fue­ra, en vez de lamen­tar­se por­que estoy afue­ra, ya que ese lamen­to no sir­ve para nada, hay que accio­nar polí­ti­ca­men­te des­de el exterior.

¿Des­de el esta­lli­do en octu­bre del año pasa­do has esta­do tra­ba­jan­do en tu nue­vo dis­co, que va en un pro­ce­so más pausado?

Des­de hace un par de años no con­se­guía hacer un dis­co como una tota­li­dad. Des­de un tiem­po has­ta esta hora, la indus­tria musi­cal dio un vuel­co muy extra­ño, muy en para­le­lo con lo que está pasan­do mun­dial­men­te. Yo siem­pre veo un para­le­lo entre la indus­tria musi­cal y los movi­mien­tos polí­ti­cos y el capitalismo.

Aho­ra en la indus­tria musi­cal todo se glo­ba­li­za. Se escu­cha un solo tipo de músi­ca, todo se auto­tu­nea de mane­ra que solo hay un carril. Se pier­de todo el otro aba­ni­co de colo­res en tér­mi­nos musicales.

Ade­más, en este últi­mo tiem­po, en el arte creo que todas esta­mos tra­tan­do de resol­ver los pro­ble­mas coti­dia­nos, hacien­do pro­yec­tos para poder vivir dig­na­men­te y tam­bién no per­der el pun­to de vis­ta crí­ti­co. Y cla­ro, con todas las con­tra­dic­cio­nes que uno tie­ne. Enton­ces deci­dí hacer un dis­co con otra tem­po­ra­li­dad, que fue­ra salien­do temas uno a uno. Muy como se hace aho­ra. Aho­ra la gen­te no escu­cha un dis­co como antes y se vue­vle un clá­si­co. Escu­cha un tema y ese se vuel­ve un clásico.

Eso es lo que estoy hacien­do con este dis­co el “Anti­fa Dan­ce”, de tema en tema con un lap­sus de tiem­po inde­fi­ni­do entre uno y otro. Por­que en el actual esta­do de cosas me cues­ta pen­sar en tér­mi­nos de tota­li­dad. Voy tra­ba­jan­do a un rit­mo muy con­ve­nien­te a la con­tin­gen­cia mun­dial. Por ejem­plo, saque Cace­ro­la­zo a tres días del esta­lli­do del 18O. Des­pués el Anti­fa Dan­ce en el mes de enero, lue­go Pa qué en pleno con­fi­na­mien­to y aho­ra Rebe­lión de Octu­bre que he rea­li­za­do en cola­bo­ra­ción con una rape­ra muy lin­da, MC Milla­ray , que está empe­zan­do, y que es la voce­ra de la Red por la Defen­sa de la Niñez Mapuche.

Estoy en ese lim­bo entre tra­tar de no per­der el nor­te, no per­der la iden­ti­dad, y tam­bién son­reír y jugar un poco con este nue­vo modus ope­ran­di de la indus­tria musical.

¿Cómo te influ­ye todo ese des­per­tar de nue­vos ima­gi­na­rios acti­va­dos en las calles?

Yo creo que ha sido súper intere­san­te la res­pues­ta en la calle y sobre todo esa res­pues­ta artís­ti­ca a la repre­sión. Esta ira colec­ti­va empe­zó a pro­du­cir un des­per­tar crea­ti­vo que a mí me alucina.

De hecho creo que Las Tesis, por ejem­plo, logra­ron lo que nin­guno de noso­tros logró en la músi­ca, hacer un dis­cur­so extre­ma­da­men­te sen­ci­llo, refle­xi­vo, super­di­rec­to, extre­ma­da­men­te pro­fun­do, con dan­za, per­for­man­ce y arte. El arte ya no es pro­pio de una per­so­na, sino que es de un colec­ti­vo social, es calle­je­ro y se retroalimenta.

Per­for­man­ce de denun­cia fren­te a cara­bi­ne­ros por los bala­zos de goma que apun­ta­ron a los ojos.

Aho­ra hay una músi­ca pop y una esté­ti­ca ultra­pop gue­rri­lle­ro lle­na de mez­cla y creo que eso le hace muy bien al ter­mi­nar con el cau­di­llis­mo polí­ti­co. Como lo de des­cons­truc­ción de las esta­tuas polí­ti­cas. Decons­truir para recons­truir me pare­ce que es lo más lin­do que ha de pasar en un lar­go tiempo.

En tér­mi­nos artís­ti­cos nun­ca había exis­ti­do tan­ta y tan varia­da pro­duc­ción en la calle.

A nivel grá­fi­co, a nivel per­for­má­ti­co, a nivel músi­ca, a nivel car­na­val. Con un ima­gi­na­rio súper Pop. Todo esto del Spi­der-Man, de la tía Pika­chu. Como la sim­bo­lo­gía del Perro Mata­pa­co, duran­te la Navi­dad todos los niños que­rían un pelu­che matapaco.

Cla­ro, eso ayu­dó a que yo mis­ma pen­sa­ra mi tra­ba­jo des­de otro lugar. Tomar liber­ta­des. En el video de Pa qué por ejem­plo. Yo siem­pre había que­ri­do hacer un video de gati­tos galác­ti­cos gue­rri­lle­ros y acá logré hacer­lo. Me di la liber­tad de hacerlo.

Un nivel de crea­ti­vi­dad que le ha hecho extre­ma­da­men­te bien esta nue­va for­ma de hacer política.

Me hice feminista

En este esta­lli­do, el rol de las muje­res y tam­bién de los espa­cios de disi­den­cia sexual han sido fun­da­men­ta­les para dibu­jar nue­vos dis­cur­sos, nue­vos esque­mas rei­vin­di­ca­ti­vos y nue­vas posi­bi­li­da­des de futuro.

El movi­mien­to femi­nis­ta, orga­ni­za­cio­nes como la Coor­di­na­do­ra 8M, pero tam­bién espa­cios de auto­or­ga­ni­za­ción de base en los barrios, ollas comu­nes, jun­tas de vecinxs, asam­bleas y un lar­go etcé­te­ra, han sido pro­ta­go­nis­tas de este nue­vo capí­tu­lo de historia.

En el tra­ba­jo de Tijoux, la mira­da femi­nis­ta está pre­sen­te des­de los comien­zos. Qui­zás cada vez con más cons­cien­cia de ello, pero ya des­de el mis­mo hecho de haber incur­sio­na­do en el Hip-Hop, un movi­mien­to musi­cal, artís­ti­co y cul­tu­ral has­ta hace poco muy res­trin­gi­do para muje­res, se daba un pun­to de ini­cio en este camino.

¿Qué lugar ocu­pa el femi­nis­mo en tu vida y en tu tra­ba­jo artístico?

Bueno, como yo siem­pre digo, yo no nací femi­nis­ta, yo me hice femi­nis­ta y me sigo hacien­do. Hay muchas cosas que aún des­co­noz­co mucho. Me siguen ense­ñan­do todo el tiem­po y creo que eso es lo más lin­do. Es un movi­mien­to per­ma­nen­te, no es está­ti­co. Hay muchas cosas que yo me cues­tiono y que a veces no estoy de acuer­do con mi mis­ma ayer.

Enton­ces, creo que una músi­ca, así como una Revo­lu­ción no pue­de ser sin feminismo.

Creo que par­te por ahí, en cómo decons­truir la ima­gen mas­cu­li­na que está ins­ta­la­da en nues­tra edu­ca­ción, en nues­tra mane­ra de ves­tir, de hablar, de actuar, de can­tar, en cómo rela­cio­nar­nos con el otro, con la otra, con le otre, la for­ma de hablar, de seguir cre­yen­do en el amor román­ti­co, en las rela­cio­nes de pare­ja, con los padres y madres, con las abue­las y abue­los, con les hijes mismxs.

Creo que mi tra­ba­jo está toda­vía en eso. Sigue sien­do algo que me atra­vie­sa, que me intri­ga, que me con­mue­ve y que me intere­sa tra­ba­jar y pro­fun­di­zar. Pero tam­bién creo que uno tie­ne dere­cho a ese pudor, a recons­truir­me permanentemente.

Y cómo madre, ¿cómo vas tra­ba­jan­do todo esto?

Como la crian­za es un coti­diano, es muy com­ple­jo. Por­que al ser un coti­diano uno a veces va repi­tien­do, y no se da cuenta.

En el caso de mi hija, la ver­dad es que ella me ense­ña un mon­tón de cosas. Dice cosas que yo no decía a su edad, por ejem­plo que ella diga que le gus­tan los huma­nos. Cosa que yo jamás pensé.

Me pasa que, al revés, es mi hija la que me está des­tru­yen­do. Es permanente.

Por ejem­plo un gran tra­ba­jo que como madre enfren­to es que aun­que yo ten­ga todo un dis­cur­so de liber­tad, soy super cul­po­sa y estoy en ese tra­ba­jo de poder borrar eso.

Estoy en un tra­ba­jo aho­ra mis­mo que pue­do resu­mir en: anti­pa­triar­cal, anti­yu­ta y anti culpa.

Racis­mo y movi­mien­to anticolonial.

El facis­mo, la radi­ca­li­dad del neo­ex­trac­ti­vis­mo, los pro­ce­sos neo­co­lo­nia­les, el racis­mo van in cres­cen­do a esca­la pla­ne­ta­ria. Para­le­lo a ellos, se levan­tan diver­sas res­pues­tas anti extrac­ti­vis­tas, anti­co­lo­nia­les y anti­rra­cis­tas a nivel global.

En tu expe­rien­cia como artis­tas y tam­bién como per­so­na que habi­ta terri­to­rios don­de el racis­mo fun­cio­na coti­dia­na­men­te, ¿cómo se refle­ja en tu trabajo?

Yo lo he vivi­do en car­ne pro­pia. Lo he vivi­do casi más en Chi­le que en Fran­cia por ejem­plo. Me tocó hace un par de años: fuí tema nacio­nal por­que se me dijo que era “cara de nana”, cara de tra­ba­ja­do­ra domés­ti­ca, cosa en la que tam­bién vi cla­ra­men­te el tema de la lucha de cla­ses ope­ran­do en todo este discurso.

Es intere­san­te ver el cuer­po poli­ti­za­do en ese sen­ti­do. Enton­ces me sien­to muy en un pun­to medio, por­que por otra par­te en com­pa­ra­ción con otras com­pa­ñe­ras acá en Euro­pa, yo sí ten­go pape­les. Enton­ces yo soy pri­vi­le­gia­da, por­que yo no ten­go pro­ble­mas res­pec­to a la Visa o tener que ir a Extran­je­ría. Pero casi todas mis ami­gas acá, la están pasan­do mal con todo esto. Sopor­tan­do colas o espe­ran­do tener cita pre­via, con docu­men­tos que se ven­cen y que no pue­den reno­var, sin garan­tías para sus derechos.

Y es una reali­dad. Una cosa es que yo ten­ga una situa­ción de pri­vi­le­gio y otra que yo no quie­ra ver la situa­ción real.

Leer más Deva­lua­ción: Mar­tín Guz­mán da las tres razo­nes para ase­gu­rar que esta vez que­da des­car­ta­da | Pará, pará, pará

Creo que es súper intere­san­te lo que se está plan­tean­do en tér­mi­nos de lo lati­no­ame­ri­cano acá en Espa­ña. Pero lle­vo tan poco tiem­po acá y con el con­fi­na­mien­to todas las arti­cu­la­cio­nes polí­ti­cas que hay y en las cua­les pue­do sumar­me no son posi­bles aho­ra. Es extra­ño arti­cu­lar­se polí­ti­ca­men­te en estos tiem­pos. Pero veo lo que pasa por ejem­plo con los Top Man­ta, lo que pasa con las com­pas femi­nis­tas afro acá. El cues­tio­na­mien­to res­pec­to de la usur­pa­ción de la músi­ca o de los pei­na­dos es super intere­san­te. Y hay momen­tos don­de me sien­to en un lugar entre den­tro y fuera.

Y en mi tra­ba­jo cla­ro que lo sien­to, lo veo y tam­bién me da mucho pudor por­que me da mie­do ser como una pos­tal fol­cló­ri­ca. Como cuan­do te ponen en un fes­ti­val por­que igual hay que tener a la india, suda­ka y mujer. Y sal­ta la duda. ¿seré pos­tal? ¿seré la cuota?

Pero ese es el pun­to, cuestionarlo.

A mi me da más mie­do la gen­te que no se cues­tio­na su pro­pio pri­vi­le­gio y no ve cual es su posi­ción en todo esto.

En momen­tos don­de esta­mos vien­do tan­ta cons­truc­ción de fron­te­ras, el muro de Méxi­co con EE.UU, de Méxi­co con Cen­troa­mé­ri­ca, en Euro­pa con Áfri­ca; nun­ca hubo tan­to com­pa­ñe­ro y com­pa­ñe­ra muer­ta en el Medi­te­rra­neo, com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ros afrodescendientes.

Y nun­ca en la his­to­ria de la músi­ca hubo tan­to blan­co que­rien­do pare­cer ser negro. Apro­pián­do­se de su músi­ca, de sus cuer­pos, de su esté­ti­ca. Nun­ca hubo tan­to botox, nun­ca hubo tan­to pelo fal­so para pare­cer­lo. Es de un nivel de con­tra­dic­ción y apro­pia­ción. Onda, no quie­ro tener tu color de piel, pero quie­ro tener toda la onda tuya, pero sin ti. Nun­ca ha habi­do tan­to racis­mo a lo Lati­no­ame­ri­cano y suda­ka en el mun­do y nun­ca hubo tan­to músi­co, que­rien­do sus rit­mos y has­ta hablan­do como si fue­ran cari­be­ños. Nun­ca la músi­ca lati­na y afro ha esta­do tan de moda en el mun­do como ahora.Y cla­ro, ahí yo estoy siem­pre aten­ta y vivo mis pro­pias contradicciones.

Hay que cor­tar con el exo­tis­mo en todo esto. Una cosa es que yo me soli­da­ri­ce con luchas y otra cosa es que usur­pe. Y es allí don­de siem­pre estoy yo mis­ma dicién­do­me y cues­tio­nan­do don­de esta el lími­te. Hay una línea muy del­ga­da entre usar un movi­mien­to polí­ti­co y social a tu favor, otra cosa es apo­yar o ser un acom­pa­ñan­te his­tó­ri­co de un proceso.

La Nue­va Normalidad.

“No vol­ve­re­mos a la nor­ma­li­dad, por­que la nor­ma­li­dad era el pro­ble­ma”. [Graf­fi­ti]. Cen­tro de San­tia­go de Chi­le. 2020

Ya con un año de avan­za­do des­de el esta­lli­do, con una situa­ción como la pan­de­mia del COVID 19 que ha posi­bi­li­ta­do a los esta­dos una ges­tión polí­ti­ca regre­si­va de par­te de los esta­dos y el dis­cur­so muy ins­ta­la­do de una lla­ma­da “Nue­va Nor­ma­li­dad” ‚que crees que pue­da ocu­rrir des­pués del ple­bis­ci­to. ¿Cómo ves la situa­ción post plebiscito?

La Nue­va nor­ma­li­dad es un Esta­lli­do permanente.Y capaz que me equi­vo­que pero me da la impre­sión que la nue­va nor­ma­li­dad tie­ne olor a lacri­mó­ge­na. Se ins­ta­ló como un aire espe­so. Y pare­ce que esa es la nue­va nor­ma­li­dad en Chile.

Es tal la vio­len­cia que la con­tra­rres­pues­ta calle­je­ra es igual de álgi­da. Con lo cual no es com­pa­ra­ble esa nue­va nor­ma­li­dad que se da en Chi­le con Espa­ña o con Fran­cia, don­de aún tie­nen segu­ro de cesan­tía de ayu­das del esta­do. No tie­ne comparación.

Las con­cen­tra­cio­nes que vol­vie­ron con fuer­za a un año de la revuelta.

Pero no voy a com­pa­rar por­que las pro­ble­má­ti­cas son otras y creo que no es bueno com­pa­rar por­que tam­bién hay sin­gu­la­ri­da­des. Lo que me da mie­do es que tan­to en Chi­le como en Fran­cia, Espa­ña, Esta­dos Uni­dos y en el res­to del mun­do, la nue­va nor­ma­li­dad es que los nue­vos fas­cis­mos no tie­ne pudor alguno es mos­trar todas la cara y todas sus caretas.

Es decir, pen­sa­ba en una ima­gen muy poten­te hace unos día en Fran­cia don­de en una mar­cha LGTB los nazis hicie­ron una con­tra­mar­cha. En Madrid ayer, no sé cuan­do, los nazis mar­cha­ron tam­bién, o sea aho­ra pare­ce es súper nor­mal que los nazis mar­chen tam­bién bajo el para­dig­ma de la liber­tad de expresión.

Yo creo que la nue­va nor­ma­li­dad abre una fase en que los fas­cis­mos pue­dan decir y hacer lo que quie­ran. Pue­dan decir a des­ta­jo: Sí, yo odio a los ára­bes o los negros, odio al pobre, odio el flai­te (mar­gi­nal), odio a la mise­ria, odio a la otra cla­se y pare­cie­ra que fue­ra como una pola­ri­za­ción mundial.

¿Cómo crees que será el des­pués del Ple­bis­ci­to en Chi­le este Domingo?

¿Qué se vie­ne? Difí­cil decir­lo. Por­que esta rebe­lión tie­ne una pro­fun­da ale­gría, y creo que nin­gu­na bala va a ser capaz de apa­gar­la u opa­car este cla­mor popu­lar. Por­que tene­mos un cuer­po social popu­lar al cual nos han tira­do tan­tas balas que vamos a seguir de pie.

Lo que si me da mie­do es que sol­tar esto es sol­tar muchas cosas. Pero lo que ver­da­de­ra­men­te me da mie­do, ade­más de esta vio­len­cia mili­tar y poli­cial, es la social­de­mo­cra­cia. Esta nue­va mayo­ría que está nego­cian­do por aba­jo y lo han hecho des­de el día uno entra­do a la tran­si­ción demo­crá­ti­ca y que hoy pre­ten­de vol­ver a instalarse.

Y por eso, votar para el ple­bis­ci­to sí, pero la pelea no pue­de que­dar­se allí. La lucha hay que seguir­la en la calle, no hay que sol­tar la calle y hay que poten­ciar las orga­ni­za­cio­nes de todo tipo.

Será un tra­ba­jo de joye­ria de todas las orga­ni­za­cio­nes y asam­bleas coor­di­na­do­ras des­de Ari­ca a Pun­ta Arenas.

Esta­mos en un momen­to álgi­do de pan­de­mia racis­ta y de cri­sis, todo movi­mien­to que se levan­te con­tra esto, suma. Todo suma y es necesario.

Creo que este dis­cur­so de la nor­ma­li­dad, que este dis­cur­so pan­dé­mi­co se pue­de con­tra­rres­tar con soli­da­ri­dad y afec­to. Para mí, va a ser con el noso­tres, jun­tes, des­de lo colec­ti­vo, des­de los afec­tos, des­de la cal­ma. Por­que creo que vie­nen tiem­pos muchí­si­mos más duros de los que pen­sa­mos. Y como se vie­ne algo tan duro, quie­ro estar cal­ma­da para poder tomar deci­sio­nes de la mis­ma for­ma. No quie­ro per­mi­tir­le a esta pan­de­mia que se incrus­te en mis afec­tos, en la capa­ci­dad de soli­da­ri­dad y de orga­ni­za­ción política.

Fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *