Cuba ¿Hay una nue­va estra­te­gia eco­nó­mi­ca o la estra­te­gia es imple­men­tar lo ya aprobado?

Por Omar Ever­leny Pérez Villa­nue­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de octu­bre de 2020.

No se debe ser pesi­mis­ta cuan­do el gobierno cubano aprue­ba algún docu­men­to, una ley, un plan, una estra­te­gia. No obs­tan­te, suce­de que a lo lar­go de los últi­mos 12 años se han apro­ba­do varios docu­men­tos con una lógi­ca ade­cua­da para el desa­rro­llo del país, y aun­que se ha indi­ca­do que los cam­bios no deben espe­rar las calen­das grie­gas, la reali­dad ha demos­tra­do que las imple­men­ta­cio­nes se dila­ta­ron mucho en el tiempo.

Recien­te­men­te se ha publi­ca­do que habrá com­ple­men­ta­rie­dad entre todos los acto­res eco­nó­mi­cos de la socie­dad cuba­na: la empre­sa esta­tal socia­lis­ta, las coope­ra­ti­vas en gene­ral, los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, la micro, peque­ña y media­na empre­sa, y la inver­sión extran­je­ra. Algo digno a tener en cuen­ta. Sin embar­go, des­de la apro­ba­ción de los linea­mien­tos eco­nó­mi­cos del 6to Con­gre­so del Par­ti­do ya se habla­ba de la casi tota­li­dad de estos actores.

Hace algu­nos años se pro­du­jo la para­li­za­ción total de las apro­ba­cio­nes de nue­vas coope­ra­ti­vas por dife­ren­tes fac­to­res, y aun hoy no se ha des­ple­ga­do con la fuer­za nece­sa­ria la crea­ción de este tipo de empre­sas, tan nece­sa­rias para el teji­do empre­sa­rial. Las nue­vas coope­ra­ti­vas rela­cio­na­das con la cons­truc­ción, por ejem­plo, ya nece­si­tan su apro­ba­ción por las enti­da­des desig­na­das al efec­to, dada la ele­va­da des­ca­pi­ta­li­za­ción de los inmue­bles del país, inclu­yen­do las vivien­das, espe­cial­men­te en gran­des zonas de la Habana.

Igual suce­dió con los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia — eufe­mis­mos aun exis­ten­tes — , a quie­nes les para­li­za­ron sus licen­cias para revi­sar algu­nos aspec­tos que, según el esta­do, esta­ban afec­tan­do a las ins­ti­tu­cio­nes cubanas.

Se espe­ra que esta vez no se pro­duz­can nue­vos inten­tos de fre­nar a estos acto­res. Y que la tan anun­cia­da lis­ta nega­ti­va no sea de varias cuartillas.

No sería con­tra­pro­du­cen­te que al sec­tor pri­va­do local se le auto­ri­za­ra el desa­rro­llo de ini­cia­ti­vas con capi­tal extran­je­ro, en peque­ña esca­la u otra, y que su apor­te no nece­sa­ria­men­te se mida en capi­tal sino en inno­va­ción y cono­ci­mien­to del con­tex­to cubano.

La posi­bi­li­dad de impor­tar o expor­tar por todos esos acto­res es un paso audaz, pero que se venía exi­gien­do hace mucho tiem­po ante la situa­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca que ha veni­do atra­ve­san­do el país como con­se­cuen­cia de fac­to­res inter­nos y exter­nos noci­vos a la eco­no­mía. Entre estos debe­mos men­cio­nar el cri­mi­nal blo­queo de Esta­dos Uni­dos, los efec­tos adver­sos del COVID-19, que ha man­te­ni­do al país ero­gan­do cuan­tio­sas sumas de dine­ro para la com­pra de equi­pos y medi­ca­men­tos, pero tam­bién la inefi­cien­cia inter­na y el incum­pli­mien­to de metas y planes.

Se espe­ra con ansie­dad que no se siga pos­ter­gan­do la pro­pues­ta de la crea­ción de las micro, peque­ñas y media­nas empre­sas, que debe ser una medi­da entre las recien­te­men­te anun­cia­das por el pre­si­den­te de la Comi­sión de Imple­men­ta­ción de los Linea­mien­tos, Marino Muri­llo. Es decir, no solo la esfe­ra finan­cie­ra se ajus­ta­rá, si no que la con­tra­par­ti­da de esos cam­bios esta­rá en la ofer­ta que el país desa­rro­lle, y muchas de ellas debe­rán ser pro­du­ci­das por estas MPYMES.

Cuba ha pasa­do por varias eta­pas en el pro­ce­so de desa­rro­llo de la inver­sión extran­je­ra. Des­de la visión a modo de “un com­ple­men­to” no muy sig­ni­fi­ca­ti­vo den­tro de la eco­no­mía cuba­na, has­ta ser con­si­de­ra­da un esla­bón deci­si­vo den­tro del desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país. Se ha expues­to que Cuba nece­si­ta más de 2 500 millo­nes de dóla­res anua­les de inver­sión extran­je­ra direc­ta para lograr tasas de cre­ci­mien­to acor­des a las nece­si­da­des actua­les de la eco­no­mía cubana.

Sin embar­go, año tras año se escu­cha sobre la baja cap­ta­ción de inver­sión extran­je­ra, o los pla­nes no alcan­za­dos en este rubro, y se repi­ten casi siem­pre los mis­mos argu­men­tos. Lo con­cre­to es que no cam­bia radi­cal­men­te, ni se obtie­nen los rit­mos de cre­ci­mien­to de la inver­sión extran­je­ra que se deman­dan. A lo sumo se han logra­do recur­sos com­pro­me­ti­dos por 1 000 millo­nes de dóla­res en un año.

No hay que repe­tir más que la eco­no­mía cuba­na deman­da inver­sio­nes, y que la inver­sión extran­je­ra pue­de ser la fuen­te actual más pro­ba­ble de cap­ta­ción de esos recur­sos en el mediano pla­zo. La situa­ción de cri­sis ya des­cri­ta no debe per­mi­tir­se el lujo de des­pe­dir o no aten­der como se mere­cen a aque­llos que desean inver­tir en Cuba.

El pro­ce­so de apro­ba­ción de la inver­sión extran­je­ra hay que repen­sar­lo a pro­fun­di­dad para que pue­da ser relan­za­do con éxi­to. No se pue­de estar tan con­ven­ci­dos de que no se han alcan­za­do inver­sio­nes pre­vis­tas por aspec­tos sub­je­ti­vos y que ya se cuen­ta con un pro­ce­di­mien­to per­fec­to para alcan­zar­las. Que con­ti­nua­men­te se men­cio­ne lo de la ven­ta­ni­lla úni­ca no va a pro­du­cir los resul­ta­dos nece­sa­rios de la inver­sión extran­je­ra, aun­que sea un paso muy impor­tan­te para ace­le­rar las aprobaciones.

Las 15 medi­das recien­tes para esti­mu­lar la empre­sa esta­tal cuba­na, que se suman a un gru­po de otras apro­ba­das ya hace un tiem­po, van enca­mi­na­das a dar­le auto­no­mía a la empre­sa. Pero me pre­gun­to, con las cole­ti­llas que aun apa­re­cen en par­te de ellas, cuán cier­ta es la inten­sión de otor­gar­les la auto­no­mía que requieren.

¿No sería tam­bién nece­sa­rio el estu­dio del fun­cio­na­mien­to de los mono­po­lios en algu­nas acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, en ausen­cia de una com­pe­ten­cia sana con bene­fi­cios para todos?, ¿no podría haber varias empre­sas de tele­fo­nía celu­lar en el país, inclu­so bajo la mis­ma enti­dad esta­tal? En un mun­do don­de el comer­cio elec­tró­ni­co es el que guia­rá el des­tino del comer­cio interno de los paí­ses, es vital tener una infra­es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes fuer­te y de calidad.

Lo recien­te­men­te anun­cia­do pone en evi­den­cia algo sin­gu­lar, que es una sola mone­da de cir­cu­la­ción nacio­nal. Pero por supues­to habrá un tipo de cam­bio USD/​CUP, ya que la situa­ción “tran­si­to­ria” nos mues­tra una dola­ri­za­ción par­cial por la exis­ten­cia de tien­das en MLC, dan­do espa­cio a prue­bas y erro­res, refor­mas y ajus­tes, tenien­do una red de segu­ri­dad de tra­pe­cis­tas, que radi­ca en la exis­ten­cia de esa red de tien­das para cap­tar las reme­sas de ayu­das fami­lia­res en MLC, satis­fa­cer nece­si­da­des de la pobla­ción afor­tu­na­da con esa mone­da y a la vez cana­li­zar las uti­li­da­des en MLC en bien del CUP.

Una duda evi­den­te de los cuba­nos sin reme­sas es si el esta­do ven­de­ría algu­nas can­ti­da­des de MLC por CUP. Cree­mos que sería pru­den­te, pero lo que suce­de es que el esta­do debe prio­ri­zar las com­pras de pro­duc­tos en MLC, para garan­ti­zar ven­tas en esa mone­da y que no se pro­duz­can des­abas­te­ci­mien­tos de bie­nes en esas tien­das, y a la vez cana­li­zar un por cien­to para la recu­pe­ra­ción de la indus­tria nacional.

Exis­te, como par­te de la lógi­ca expre­sa­da por los máxi­mos diri­gen­tes, la refor­ma eco­nó­mi­ca en vías de imple­men­ta­ción. Se lle­va­rían a cabo cua­tro medi­das, entre las cua­les esta­ría dejar cir­cu­lan­do solo el CUP, esta­ble­cer una úni­ca tasa de cam­bio para todos los acto­res del país, un incre­men­to de pre­cios y con ello incre­men­tos de sala­rios y jubi­la­cio­nes. Y esto nos lle­va a una duda: ¿Se afec­ta­rán los aho­rros de las per­so­nas? ¿Evi­den­te­men­te son par­te de los daños colaterales?

Esos mis­mos daños no se pue­den amor­ti­guar, ya que el país está sufrien­do hoy una gene­ra­li­za­da esca­sez de pro­duc­tos y ser­vi­cios, que impi­den hacer gas­tos pre­vis­tos con una par­te de los aho­rros. Por ejem­plo, si habías deci­di­do remo­de­lar tu casa, o sus­ti­tuir pie­zas del baño o de la coci­na, te encuen­tras con res­tric­cio­nes de ofer­ta de esos medios. Evi­den­te­men­te la lógi­ca fue la com­pra de ali­men­tos ante las res­tric­cio­nes finan­cie­ras del país, polí­ti­ca que no tie­ne obje­ción, ya que se tra­ta de sobre­vi­ven­cia de la población.

Es vital para Cuba incen­ti­var la lle­ga­da de reme­sas, por eso sería atrac­ti­vo la deter­mi­na­ción de incen­ti­vos para la loca­li­za­ción de las reme­sas en esfuer­zos pro­duc­ti­vos, más que en el con­su­mo. Hay que mos­trar volun­tad de acep­tar­las; polí­ti­ca­men­te las auto­ri­da­des debe­rían bus­car atrac­ti­vos para que eso suce­da, y debe­ría ser par­te de la agen­da del pos­pues­to even­to de La Nación y su Emigración.

Todo lo anun­cia­do ha esta­do en los docu­men­tos que ya se habían apro­ba­do por los dos Con­gre­sos del Par­ti­do ante­rio­res (2011 y 2016), se ha apro­ba­do en las dife­ren­tes sesio­nes del Par­la­men­to cubano, en los más altos nive­les del gobierno, como el Buró Polí­ti­co, el Con­se­jo de Minis­tros, etc. Es decir, hay con­sen­so del camino a reco­rrer, ¿enton­ces?

En con­clu­sión, la hoja de ruta está ya anun­cia­da, y da espe­ran­za. Espe­re­mos que el día cero se encuen­tre ya en la agen­da que están usan­do habi­tual­men­te los deci­so­res de esa polí­ti­ca y que no espe­ren a la nue­va agen­da del pró­xi­mo año. El capi­tal polí­ti­co lo tie­nen. ¿Qué falta?

fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *