Luis Arce nom­bra­do ofi­cial­men­te pre­si­den­te de Bolivia

La pro­cla­ma­ción de los resul­ta­dos ofi­cia­les de las elec­cio­nes del 18 de octu­bre, rea­li­za­da por el Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral de Boli­via (TSE) en con­fe­ren­cia de pren­sa el pasa­do vier­nes, mar­có el fin de un lar­go y con­vul­so pro­ce­so elec­to­ral y con­fir­mó la con­tun­den­te vic­to­ria del Movi­mien­to por Socia­lis­mo (MAS) en el plebiscito.

La lec­tu­ra de los expre­si­vos resul­ta­dos del pre­si­den­te del TSE, Sal­va­dor Rome­ro -nomi­na­do por la pre­si­den­ta de fac­to Jea­ni­ne Gómez y que se dis­tin­guió por la des­ca­li­fi­ca­ción de Evo Mora­les y por suce­si­vos apla­za­mien­tos de la fecha elec­to­ral- fue, por tan­to, de carác­ter alta­men­te sim­bó­li­ca y final­men­te aplau­di­da por los presentes.

Luis Arce y David Cho­quehuan­ca fue­ron elec­tos a la pre­si­den­cia y vice­pre­si­den­cia de Boli­via con alre­de­dor de 3.4 millo­nes de votos (55.1% de los votos con­ta­dos), más que sus dos com­pe­ti­do­res inme­dia­tos jun­tos, Car­los Mesa, con apro­xi­ma­da­men­te 1,8 millo­nes de votos (28,3%) y Luis Cama­cho, con algo más de 862 mil votos (14%).

La toma de pose­sión del nue­vo pre­si­den­te elec­to de Boli­via está pro­gra­ma­da para el 8 de noviem­bre, según infor­mó a perio­dis­tas la actual pre­si­den­ta del Sena­do, Eva Copa , y segui­rá al cie­rre, el 29 de octu­bre, de la Asam­blea Legis­la­ti­va saliente.

El MAS obtu­vo la mayo­ría de esca­ños tan­to en la Cáma­ra de Dipu­tados como en el Sena­do. En el pri­me­ro, eli­gió a 78 de los 130 repre­sen­tan­tes (60%), con­tra 35 de Comu­ni­dad Ciu­da­da­na (CC), de Car­los Mesa, y 14 de Cre­mos, de Luis Cama­cho. En el segun­do, eli­gió a 21 sena­do­res de 36 (8,3%), fren­te a 11 y 4 de CC y Cre­mos, respectivamente.

Los resul­ta­dos de Luis Arce y MAS supe­ra­ron la pro­yec­ción hecha en las urnas, ya alta, de una vic­to­ria con poco más del 50% de los votos, y pusie­ron fin a los inci­pien­tes inten­tos de la extre­ma dere­cha de repe­tir la ola de Pro­tes­ta vio­len­ta que con­du­jo al gol­pe de noviem­bre de 2019.

Los núme­ros electorales

La par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral fue masi­va, a pesar de la pan­de­mia y las res­tric­cio­nes impues­tas por las auto­ri­da­des, quie­nes pro­cla­ma­ron el esta­do de excep­ción seis días antes y seis días des­pués del ple­bis­ci­to y cerra­ron las fron­te­ras con los paí­ses veci­nos, don­de exis­te una impor­tan­te comu­ni­dad migran­te boliviana.

Cer­ca de 6,5 millo­nes de boli­via­nos acu­die­ron a las urnas (88,4%) y el voto otor­ga­do al MAS fue el más gran­de jamás otor­ga­do a cual­quier fuer­za polí­ti­ca en la his­to­ria del país.

Con Luis Arce, el MAS logró supe­rar el his­tó­ri­co resul­ta­do de 3,2 millo­nes de votos obte­ni­do por Evo Mora­les en 2014 y aumen­tar en un 17,5% el núme­ro de votos obte­ni­dos por el expre­si­den­te en las elec­cio­nes de 2019, al que siguió el gol­pe de Esta­do. que impi­dió la volun­tad popu­lar expre­sa­da en las urnas.

Car­los Mesa, cuyas denun­cias de frau­de elec­to­ral reso­na­ron en la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y deto­na­ron los enfren­ta­mien­tos que lle­va­rían al gol­pe, fue dura­men­te cas­ti­ga­do por los votan­tes y per­dió más del 20% de los votos obte­ni­dos en 2019.

La con­cen­tra­ción de votos en Luis Cama­cho, por par­te de la extre­ma dere­cha y la dere­cha anti-MAS, fue insu­fi­cien­te para que se con­vir­tie­ra en una fuer­za nacio­nal. El can­di­da­to que diri­gió los gru­pos que sem­bra­ron el terror duran­te el gol­pe de Esta­do de noviem­bre de 2019 obtu­vo la mayo­ría de sus votos (83%) en el depar­ta­men­to de San­ta Cruz y en seis de nue­ve depar­ta­men­tos ni siquie­ra lle­gó al 5%.

Por el con­tra­rio, MAS ganó en 314 de los 353 muni­ci­pios del país (89%), con 39 muni­ci­pios a repar­tir­se entre CC y Cre­mos (18 y 21, respectivamente).

En el exte­rior, la vota­ción del MAS fue supe­rior al pro­me­dio nacio­nal (68,9%), con CC y Cre­mos 11,7 y 16,8%, respectivamente.

En Argen­ti­na, país don­de Evo Mora­les esta­ba en el exi­lio y don­de se rea­li­za­ron míti­nes con el expre­si­den­te (a quien se le impi­dió votar por el TSE), la vic­to­ria del MAS fue con­tun­den­te: 88,1% de los votos, con el CC y o Cree­mos que se situa­rá en 6,7 y 2,1%, respectivamente.

Los resul­ta­dos dejan cla­ro el moti­vo de los inten­tos falli­dos del gobierno “pre­si­den­te de fac­to” de redu­cir las lis­tas de votan­tes en el extran­je­ro por descalificación.

La infor­ma­ción sobre los resul­ta­dos elec­to­ra­les en deta­lle es extraí­da de la pági­na del TSE y en la entra­da de Wiki­pe­dia dedi­ca­da a las elec­cio­nes en Boli­via .

Los resul­ta­dos con­fir­man que no hubo frau­de en 2019

Los resul­ta­dos glo­ba­les y par­cia­les de las elec­cio­nes del 18 de octu­bre de 2020, inclu­so en su con­teo pro­vi­sio­nal, mues­tran, según Jake Johns­ton, del Ame­ri­can Cen­ter for Eco­no­mic and Policy Research (CEPR), la fal­se­dad de las ale­ga­cio­nes de frau­de pre­sen­ta­das por la audi­to­ría de la OEA a las elec­cio­nes cele­bra­das en 2019.

Las denun­cias de un hipo­té­ti­co frau­de se basa­ron en un supues­to cam­bio “drás­ti­co” e “inex­pli­ca­do” en la ten­den­cia a votar en 226 minu­tos de 86 cen­tros de vota­ción, que la OEA con­si­de­ró mani­pu­la­do por el alto por­cen­ta­je obte­ni­do por MAS. Si se eli­mi­nan los votos a favor de Evo Mora­les, argu­men­tó, des­apa­re­ce­ría la ven­ta­ja que le dio la vic­to­ria en la pri­me­ra vuelta.

Los aná­li­sis esta­dís­ti­cos rea­li­za­dos por CEPR y varias otras ins­ti­tu­cio­nes, inclui­do el Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts (MIT) y la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, demos­tra­ron la ausen­cia de un cam­bio “inex­pli­ca­ble” en la ten­den­cia de vota­ción. Los fun­cio­na­rios de la OEA tam­po­co han mos­tra­do nun­ca públi­ca­men­te las actas “fal­sas” que podrían fun­da­men­tar el cargo.

Los votos con­ta­dos aho­ra en las mis­mas cir­cuns­crip­cio­nes con­fir­man que el patrón de resul­ta­dos no solo se man­tie­ne ya que el MAS aumen­ta el voto en 81 de los 86 cole­gios elec­to­ra­les , con la dife­ren­cia de que, esta vez, el mis­mo equi­po de la OEA no los ha impugnado.

Para Jake Johns­ton, la vic­to­ria logra­da no debe olvi­dar el papel de los acto­res inter­na­cio­na­les en el derro­ca­mien­to de un gobierno ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te y la for­ma en que la OEA ha pri­va­do a los boli­via­nos de dere­chos para hacer pre­va­le­cer “sus des­ca­ra­das intenciones”.

Tan­to Luis Arce como Evo Mora­les exi­gie­ron esta sema­na la renun­cia del secre­ta­rio gene­ral de la OEA, Luis Almagro.

Luis Arce recha­zó el vier­nes las feli­ci­ta­cio­nes de Alma­gro y, en decla­ra­cio­nes a La Razónpidió la renun­cia del uru­gua­yo por haber­se inmis­cui­do en los asun­tos inter­nos de Boli­via y por vio­lar no solo las nor­mas del país sino “de todo el orga­nis­mo obser­va­dor de Boli­via. un pro­ce­so elec­to­ral » . “Creo que las cosas están cla­ras”, dijo, con­ti­nuan­do: “no hubo frau­de, hubo un gol­pe de esta­do, una pre­pa­ra­ción para un gol­pe de esta­do, del que lamen­ta­ble­men­te la OEA for­mó parte.

Dos días antes, fue el turno de Evo Mora­les en su cuen­ta de twit­ter para exi­gir la renun­cia de Alma­gro por su fal­ta de “auto­ri­dad moral” para pre­si­dir los des­ti­nos de la OEA “y por tener” las manos man­cha­das de san­gre boli­via­na “. El ex man­da­ta­rio cul­pó al Secre­ta­rio Gene­ral y al líder de la Misión de Obser­va­ción de la OEA por “vio­la­cio­nes masi­vas a los dere­chos huma­nos” y “crí­me­nes de lesa huma­ni­dad”, que infor­ma­rá a la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal .

La des­ti­tu­ción del secre­ta­rio gene­ral de la OEA tam­bién fue for­mu­la­da por el Gru­po de Pue­bla, un foro polí­ti­co y aca­dé­mi­co inte­gra­do por pre­si­den­tes, ex pre­si­den­tes y figu­ras públi­cas de 12 paí­ses latinoamericanos.

Fuen­te: Abril Abril

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *