Cuba. La pan­de­mia y sus sis­te­ma de salud pública

Por Ernes­to Esco­bar Soto, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 octu­bre 2020.

La impar y extra­or­di­na­ria poten­cia­li­dad del sis­te­ma de Salud Públi­ca cubana.

La pan­de­mia sigue aso­lan­do a la huma­ni­dad, al tiem­po que se des­ata una colo­sal cri­sis eco­nó­mi­ca social, con impor­tan­tes cam­bios en el esce­na­rio geo­po­lí­ti­co mun­dial. El mun­do regis­tra más de 40 millo­nes de con­ta­gia­dos por la Covid19 (cada tres días se suma alre­de­dor de un millón de con­ta­gia­dos) y sobre­pa­sa el millón de falle­ci­dos. Las Amé­ri­cas se man­tie­nen como el epi­cen­tro de la pan­de­mia en el pla­ne­ta. El pla­ne­ta sufre del rebro­te de la enfermedad.

En Cuba se han con­ta­gia­do con el virus más de 6 mil per­so­nas, con poco más de un cen­te­nar de falle­ci­dos para un 1.99 % de leta­li­dad y el 90% de altas médi­cas. En el país no ocu­rrie­ron falle­ci­mien­tos por la enfer­me­dad de niños, muje­res emba­ra­za­das, ni tra­ba­ja­do­res de la salud en el país, no así en misio­nes en el extran­je­ro don­de 4 cola­bo­ra­do­res inter­na­cio­na­lis­tas cuba­nos per­die­ron la vida. Se regis­tra en las esta­dís­ti­cas como falle­ci­do por el Covi19, a todo aquel que aun­que mue­ra por otras enfer­me­da­des res­pon­de posi­ti­va­men­te a la prue­ba de PCR.

Nin­gún cen­tro de salud cubano ha colap­sa­do, el per­so­nal sani­ta­rio que labo­ra en los hos­pi­ta­les y en las salas de cui­da­do inten­si­vo (UCI) cuen­ta con todos los medios de pro­tec­ción para ellos y los enfer­mos. Todos los enfer­mos con­ta­gia­dos fue­ron inter­na­dos en hos­pi­ta­les y cuan­do fue nece­sa­rio aten­di­dos en salas de tera­pia inten­si­va. Cuba socia­lis­ta, un peque­ño país lati­no­ame­ri­cano, sub­de­sa­rro­lla­do, aco­sa­do y blo­quea­do por el gobierno de los EE.UU., ha podi­do enfren­tar con éxi­to a la pan­de­mia gra­cias a su sis­te­ma de salud públi­ca, a sus cen­tros de inves­ti­ga­ción de cien­tí­fi­ca y a su pobla­ción que se des­ta­có por su apo­yo, par­ti­ci­pa­ción y disciplina.

El enfren­ta­mien­to a la pan­de­mia en las extre­ma­da­men­te difí­ci­les con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas del país, arro­ja posi­ti­vas expe­rien­cias que se corres­pon­den con las amplias poten­cia­li­da­des que ofre­ce el sis­te­ma socia­lis­ta cubano. Se ela­bo­ró un Plan de Medi­das para el Enfren­ta­mien­to a la Covid19 que invo­lu­cró a todos los Orga­nis­mos de la Admi­nis­tra­ción Cen­tral del Esta­do; las auto­ri­da­des pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les; al Min­sap y su sis­te­ma de salud públi­ca; la cor­po­ra­ción bio­tec­no­ló­gi­ca Bio­Cu­ba­Far­ma, los cen­tros de inves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas, inclui­das las exac­tas y socia­les; las uni­ver­si­da­des, las empre­sas esta­ta­les, el sec­tor no esta­tal y la población.

El pre­si­den­te Miguel Díaz Canel ha diri­gi­do dia­ria­men­te por espa­cio de más de 8 meses a todos estos fac­to­res para enfren­tar a la Covid 19, lo que ha per­mi­ti­do alcan­zar posi­ti­vos resul­ta­dos. El nove­do­so pro­to­co­lo de aten­ción clí­ni­ca a los infec­ta­dos de la Covid19, ela­bo­ra­do por Cuba, ha dis­mi­nui­do los casos de los falle­ci­mien­tos. El tra­ba­jo rea­li­za­do ha ser­vi­do ade­más, para ele­var el reco­no­ci­mien­to social al per­so­nal de salud y a los cien­tí­fi­cos, así como a los agen­tes de la poli­cía que han con­tri­bui­do con pro­fe­sio­na­li­dad a man­te­ner el orden y la disciplina.

El Plan de Medi­das adop­ta­do con­tem­pló: el ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo de todos los sos­pe­cho­sos (has­ta el momen­to habían sido ais­la­dos más 115 mil per­so­nas) en cen­tros pre­pa­ra­dos para aten­der­los; se rea­li­za la bús­que­da acti­va y per­so­nal de casos posi­ti­vos casa por casa en todas las comu­ni­da­des; el diag­nós­ti­co opor­tuno y gra­tui­to con prue­bas PCR en todos los terri­to­rios del país; el tra­ta­mien­to indi­vi­dua­li­za­do a los enfermos;

De igual modo se ela­bo­ró un nove­do­so pro­to­co­lo de inves­ti­ga­ción-aten­ción a los con­va­le­cien­tes que se gene­ra­li­zó en todas las uni­da­des ser­vi­cios de salud del país. El mis­mo inclu­ye medi­das: pre­ven­ti­vas, tera­péu­ti­cas y de reha­bi­li­ta­ción, el que se modi­fi­ca sis­te­má­ti­ca­men­te en base a las evi­den­cias cien­tí­fi­cas y a las expe­rien­cias de los médicos.

El pro­to­co­lo ha ido evo­lu­cio­nan­do gra­cias a las inves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas y a las expe­rien­cias y prác­ti­cas del sis­te­ma de salud públi­ca cubano. Se han rea­li­za­do más de 700 inves­ti­ga­cio­nes y hay 16 ensa­yos clí­ni­cos en eje­cu­ción. Se uti­li­za­ron fár­ma­cos de pro­ba­da efi­ca­cia y se pro­du­je­ron más de 22 nue­vos medi­ca­men­tos: anti­in­fla­ma­to­rios, inmu­no­mo­du­la­do­res, anti­vi­ra­les, como Jus­vin­za, Ito­li­zu­mab, Nasal­fe­ron y Bio­mo­du­li­na T y los Inter­fe­ro­nes. De igual modo se usa la trans­fu­sión de plas­ma de con­va­le­cien­tes del virus, y se expe­ri­men­ta con bue­nos resul­ta­dos la ozo­no­te­ra­pia rec­tal en per­so­nas diag­nos­ti­ca­das con la enfer­me­dad, y con las célu­las madres para los dados de alta médi­ca que como secue­la pre­sen­tan lesio­nes en los pulmones.

Las uni­da­des de salud apli­can pro­to­co­los de aten­ción sico­so­cial y de aten­ción de salud men­tal a los que han sido afec­ta­dos por el nue­vo coro­na virus y lo nece­si­ten. Se desa­rro­llan pro­gra­mas de amplia­ción y moder­ni­za­ción de las salas de tera­pia inten­si­va y de exten­sión de los labo­ra­to­rios de PCR para abar­car a todas las pro­vin­cias del país. Se usan 4 diag­nos­ti­ca­do­res cuba­nos y la indus­tria cons­tru­ye 250 ven­ti­la­do­res de emer­gen­cia para pacien­tes entubados.

Es nece­sa­rio des­ta­car la infor­ma­ción que el Gru­po de tra­ba­jo con­tra la Covid19 pre­si­di­da por el pre­si­den­te Díaz Canel, ha ofre­ci­do dia­ria­men­te sobre la pan­de­mia a tra­vés de los medios nacio­na­les y loca­les de mane­ra exhaus­ti­va, veraz y trans­pa­ren­te. Esta infor­ma­ción ha ser­vi­do para que el pue­blo cubano ele­ve su cono­ci­mien­to sobre todo lo con­cer­nien­te al nue­vo coro­na virus, las for­mas de pre­ve­nir­lo y sus efectos.

Duran­te los más de 8 meses en los que Cuba ha enfren­ta­do a la pan­de­mia aun­que el sis­te­ma de salud vio afec­ta­do seve­ra­men­te sus ser­vi­cios no se detu­vo su fun­cio­na­mien­to. En el pri­mer semes­tre con cie­rre del 30 de julio pasa­do se rea­li­za­ron más de 200 mil ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas, de ellas 85 mil de ciru­gía mayor y 25 mil ambu­la­to­rios. De igual for­ma, se hicie­ron 19 tras­plan­tes rena­les. Fue­ron aten­di­dos todos los casos de diá­li­sis inclui­do el ser­vi­cio de trans­por­te de los pacien­tes a los hos­pi­ta­les. Se efec­tua­ron 2 millo­nes de con­sul­tas en hos­pi­ta­les y 3 millo­nes en los Con­sul­to­rios de la Fami­lia. 29 mil niños nacie­ron en los hospitales.

Solo unos pocos paí­ses desa­rro­lla­dos, con ele­va­dos nive­les cien­tí­fi­cos en la bio­tec­no­lo­gía y la inge­nie­ría gené­ti­ca como Chi­na, Rusia, EE.UU., Gran Bre­ta­ña y Ale­ma­nia tra­ba­jan en unos 80 pro­yec­tos de vacu­nas para com­ba­tir a la pan­de­mia del nue­vo coro­na virus. Cuba que labo­ra acu­cio­sa­men­te en 4 can­di­da­tos vacu­na­les, ofi­cia­li­zó el regis­tro de la pri­me­ra deno­mi­na­da Sobe­ra­na 01. El pasa­do 24 de agos­to comen­zó la pri­me­ra fase de los ensa­yos de la vacu­na con volun­ta­rios. Has­ta aho­ra los resul­ta­dos son exce­len­tes. Este pro­ce­so ter­mi­na­rá en enero del 2021. Si los resul­ta­dos son satis­fac­to­rios Cuba comen­za­rá la pro­duc­ción indus­trial del fár­ma­co en el pri­mer tri­mes­tre de 2021. En este mes se regis­tró la segun­da vacu­na cuba­na y de inme­dia­to se ini­cia­ron las prue­bas correspondientes.

Al igual que en otros paí­ses en las pasa­das sema­nas en La Haba­na y en varias pro­vin­cias, al rela­jar­se ofi­cial­men­te las medi­das de con­fi­na­mien­to, se pre­sen­ta­ron nue­vos rebro­tes cau­sa­dos por indis­ci­pli­nas socia­les y la vio­la­ción de las medi­das de segu­ri­dad. En los últi­mos 15 días se habían con­ta­gia­do más de 600 per­so­nas. Esto pro­vo­có que las auto­ri­da­des decla­ra­ran la cua­ren­te­na en las áreas en que se habían mani­fes­ta­do estos bro­tes y la apli­ca­ción de nue­vo de rigu­ro­sas medi­das de pro­tec­ción epi­de­mio­ló­gi­ca para evi­tar su pro­pa­ga­ción, lo que está dan­do bue­nos resul­ta­dos. Como pro­me­dio se hacen más de 7 mil prue­bas (PCR) en todos los terri­to­rios del país, para un acu­mu­la­do de 777 247. Se han crea­do labo­ra­to­rios para rea­li­zar estas prue­bas en las 15 pro­vin­cias del país.

SUPERANDO EL REBROTE Y EL TRÁNSITO A LA NUEVA NORMALIDAD

Tenien­do en cuen­ta diver­sos pará­me­tros de salud, entre ellos la dis­mi­nu­ción con­ti­nua de los nue­vos infec­ta­dos por 100 mil habi­tan­tes y el cie­rre de las áreas de cua­ren­te­na por el con­ta­gio, el gobierno cubano aca­ba de decla­rar ofi­cial­men­te que las 12 pro­vin­cias don­de se superó el rebro­te de la pan­de­mia pasa­rán a una “nue­va nor­ma­li­dad” o nor­ma­li­dad posi­ble. El trán­si­to a esta nue­va fase se hará de mane­ra gra­dual y asi­mé­tri­ca.
Solo La Haba­na y las pro­vin­cias de Cie­go de Ávi­la y San­ti Spí­ri­tus regis­tran toda­vía algu­nos casos con ten­den­cia decre­cien­te y per­ma­ne­ce­rán en las fases ante­rio­res has­ta supe­rar la enfer­me­dad. Es de espe­rar la con­ti­nui­dad de rebro­tes en dis­tin­tas zonas del país, pero las auto­ri­da­des sani­ta­rias con­fían en que serán controlados.

Para el país es indis­pen­sa­ble miti­gar el seve­ro impac­to eco­nó­mi­co oca­sio­na­do por la Covid 19 y el recru­de­ci­mien­to del blo­queo del gobierno de Esta­dos Uni­dos. Solo la aten­ción a la pan­de­mia le ha cos­ta­do al país casi mil millo­nes de pesos no pla­ni­fi­ca­dos en el pre­su­pues­to. Exis­te con­cien­cia de que no pode­mos con­fiar­nos y bajar la vigi­lan­cia y que debe­mos apren­der a vivir con esta epi­de­mia bajo el estric­to con­trol de la enfer­me­dad y de la dis­ci­pli­na social, por lo menos has­ta que las vacu­nas pue­dan inmu­ni­zar a los cubanos.

Entre la nue­vas medi­das se halla la de apli­car los pro­to­co­los de salud y de cua­ren­te­na solo a los veci­nos de la cua­dra o man­za­na (o comu­ni­da­des si fue­ra nece­sa­rio) en don­de se halla detec­ta­do el bro­te de la infec­ción, pero sin dete­ner la pro­duc­ción, los ser­vi­cios y la vida social en el res­to de los terri­to­rios. En los casos de sos­pe­cho­sos o de per­so­nas que han teni­do con­tac­tos con con­fir­ma­dos, per­ma­ne­ce­rán ais­la­dos en sus domi­ci­lios con todos los pro­to­co­los de salud esta­ble­ci­dos y bajo el con­trol y la aten­ción del médi­co y del enfer­me­ro de la comu­ni­dad. En todos los cen­tros docen­tes y cen­tros de tra­ba­jo se man­ten­drán los pro­to­co­los de segu­ri­dad y vigi­lan­cia. La pobla­ción debe con­ti­nuar con el uso de las mas­ca­ri­llas y lo de guar­dar la dis­tan­cia físi­ca señalada.

Se comien­za gra­dual­men­te a abrir el país al turis­mo inter­na­cio­nal. Los via­je­ros deben venir con el docu­men­to de salud que cer­ti­fi­que ofi­cial­men­te que no son por­ta­do­res de la enfer­me­dad. En cada aero­puer­to a todos los via­je­ros que entren al país se les rea­li­za­rán las prue­bas PCR, para lue­go con­ti­nuar a vaca­cio­nar en sus hote­les de des­tino. En todas las ins­ta­la­cio­nes turís­ti­cas se ubi­can equi­pos médi­cos con epi­de­mió­lo­gos para aten­der cual­quier situa­ción que se presente.

Fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *