Ara­bia Sau­dí. Los regí­me­nes sau­dí e israe­lí temen derro­ta de Trump en las elec­cio­nes presidenciales

Resu­men Medio Orien­te, 24 de octu­bre de 2020-.

Ara­bia Sau­dí y el régi­men sio­nis­ta temen que con la derro­ta de Donald Trump en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Esta­dos Uni­dos, sus logros en los últi­mos cua­tro años en la Casa Blan­ca sean destruidos.

El prín­ci­pe here­de­ro de Ara­bia Sau­dí, Moham­med bin Sal­man, y el pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ya­min Netan­yahu, per­si­guen un obje­ti­vo común en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de EEUU. Esto es lo que Marc Cham­pion, corres­pon­sal inter­na­cio­nal de Bloom­berg, habla en un artículo.

Según Bloom­berg, a pesar de sus dife­ren­cias sobre intere­ses regio­na­les e inter­na­cio­na­les, Ara­bia Sau­dí y el régi­men sio­nis­ta quie­ren que el pre­si­den­te salien­te Donald Trump sea ele­gi­do para un segun­do man­da­to en la Casa Blan­ca por­que la derro­ta de Trump sig­ni­fi­ca el fra­ca­so de sus pla­nes y complots.

“Muchos gobier­nos en el mun­do cele­bra­rán la derro­ta del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, si se pro­du­ce; mien­tras que para otros las cosas podrían ser muy tris­tes, dado que Trump ha teni­do un his­to­rial bri­llan­te en el apo­yo a sus intere­ses y sus crí­me­nes. Ara­bia Sau­dí e “Israel” se encuen­tran entre los mayo­res per­de­do­res de un posi­ble revés de Trump en las elec­cio­nes de noviem­bre”, dijo Marc Champion.

Lo que tie­nen en común los par­ti­dos pro-Trump es su tira­nía, Ara­bia Sau­dí y el régi­men sio­nis­ta temen la derro­ta de Trump por­que mar­ca­ría la pér­di­da de sus logros de los últi­mos cua­tro años en la Casa Blan­ca, agre­ga el artículo.

El régi­men sio­nis­ta está preo­cu­pa­do por una posi­ble vic­to­ria de Biden en las elec­cio­nes, debi­do a la sus­pen­sión de los pro­gra­mas de coope­ra­ción entre Tel Aviv y Washing­ton y el cese de los logros obte­ni­dos duran­te cua­tro años de la pre­si­den­cia de Trump. A Ara­bia Sau­dí tam­bién le preo­cu­pa la cre­cien­te pre­sión en los asun­tos de dere­chos huma­nos, la reduc­ción de los acuer­dos de armas y el fin de la inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se en la gue­rra con­tra Yemen. Una preo­cu­pa­ción común sobre la lle­ga­da al poder de los demó­cra­tas en la Casa Blan­ca es el regre­so de EEUU al acuer­do nuclear de 2015 con Irán, según la mis­ma fuente.

Bloom­berg agre­ga que Trump tuvo una rela­ción pro­fun­da con Ara­bia Sau­dí duran­te los cua­tro años de su man­da­to, tan­to que eli­gió Riad para su pri­mer via­je ofi­cial al extran­je­ro en 2017, don­de fue reci­bi­do por los sau­díes fren­te a un sun­tuo­so hotel don­de se hos­pe­da­ba su delegación.

Trump tam­bién ofre­ció apo­yo per­so­nal y vetó las san­cio­nes del Con­gre­so cuan­do MBS fue ase­dia­do por las acu­sa­cio­nes de haber orde­na­do el ase­si­na­to en 2018 del des­ta­ca­do crí­ti­co del régi­men Yamal Khashog­gi. Si Joe Biden gana las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, Moham­mad bin Sal­man ten­drá moti­vos de preo­cu­pa­ción espe­cial­men­te dado que Joe Biden se pro­nun­ció con­tra Ara­bia Sau­dí en el ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de Yamal Khashog­gi. Biden tam­bién dijo que si gana­ban, no apo­ya­ría la agre­sión sau­dí con­tra Yemen. Está cla­ro que el anun­cio de tales posi­cio­nes por par­te de alguien que podría estar a car­go de la Casa Blan­ca está pro­vo­can­do el páni­co en el régi­men de Riad.

Ara­bia Sau­dí jugó un papel impor­tan­te en la deci­sión de Trump de reti­rar a EEUU del acuer­do nuclear. Riad había inclui­do una alian­za con Tel Aviv en su agen­da para obs­ta­cu­li­zar el pro­gre­so de las nego­cia­cio­nes nuclea­res ira­níes, aun­que no pudo impe­dir al final el acuerdo.

En lo que res­pec­ta a los sio­nis­tas, Trump ha vio­la­do repe­ti­da­men­te las vie­jas posi­cio­nes esta­dou­ni­den­ses: reco­no­ció la ane­xión de los Altos del Golán ocu­pa­dos por Israel en 1967 y tras­la­dó la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se de Tel-Aviv a Al Quds.

A pesar del fra­ca­so de los pla­nes sio­nis­tas de ane­xio­nar par­tes de Cis­jor­da­nia, el “acuer­do del siglo” podría relan­zar­se si Trump con­si­gue un segun­do man­da­to, y EEUU tra­ta­ría de imple­men­tar­lo bajo el pre­tex­to de res­tau­rar la paz en Orien­te Medio.

Trump tam­bién pro­mo­vió los acuer­dos de nor­ma­li­za­ción entre los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Bah­rein con el régi­men sio­nis­ta. Muchos israe­líes temen que el régi­men de Tel Aviv sea some­ti­do a un mayor escru­ti­nio bajo la admi­nis­tra­ción de Biden, y el régi­men de Netan­yahu se preo­cu­pa por el posi­ble regre­so de EEUU al acuer­do nuclear de Irán.

La publi­ca­ción de las pro­pues­tas del Par­ti­do Demó­cra­ta y los comen­ta­rios de Biden gene­ra­ron preo­cu­pa­cio­nes den­tro del régi­men israe­lí, espe­cial­men­te por­que los fun­cio­na­rios sio­nis­tas juga­ron un papel impor­tan­te en la reti­ra­da de Trump del acuer­do nuclear.

Ben­ya­min Netan­yahu tam­bién fue uno de los prin­ci­pa­les ins­ti­ga­do­res de la reti­ra­da de Trump del PAIC y el endu­re­ci­mien­to de las san­cio­nes con­tra Irán. Netan­yahu ha admi­ti­do repe­ti­da­men­te que fue res­pon­sa­ble de la deci­sión de Trump de reti­rar­se del acuer­do nuclear. El emba­ja­dor de Israel en Washing­ton, Ron Der­mer, tam­bién dijo en la reu­nión de la prin­ci­pal orga­ni­za­ción del lobby sio­nis­ta, el AIPAC, en 2019 que el lla­ma­mien­to para que EEUU se vuel­va a unir al acuer­do nuclear era inacep­ta­ble para “Israel”.

Fuen­te: Al Manar en Español

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *