Vene­zue­la. Tor­cer el bra­zo, tor­cer la democracia

Por Richard Bena­vi­des. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de octu­bre de 2020.

Lue­go de fina­li­za­da la Segun­da Gue­rra Mun­dial y crea­das las con­di­cio­nes nece­sa­rias a tra­vés de los meca­nis­mos finan­cie­ros naci­dos de los acuer­dos de Bret­ton Woods, EEUU se ha carac­te­ri­za­do por las impo­si­ción cons­tan­te de san­cio­nes y pre­sio­nes todo tipo a los dis­tin­tos paí­ses del mun­do, en muchos de ellos se han esgri­mi­do dis­tin­tos moti­vos, en un prin­ci­pio la lucha con­tra el comu­nis­mo y en los tiem­pos más actua­les han sido los DD.HH. o el terro­ris­mo, pero siem­pre las san­cio­nes tie­nen algo en común, son para apo­yar a dic­ta­du­ras o para derrum­bar gobier­nos demo­crá­ti­cos que no rin­den a los intere­ses del gobierno norteamericano.

La lis­ta de nacio­nes que han sido san­cio­na­das por los dis­tin­tos gobier­nos esta­dou­ni­den­ses son muchos, entre ellos pode­mos encon­trar: Corea del Nor­te, Cuba, Irán, Irak, Yugos­la­via, Bir­ma­nia, Zim­ba­bue, Bie­lo­rru­sia, Siria, Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, Sudán, Soma­lia, Libia, Cos­ta de Mar­fil, Líbano, Ucra­nia, Yemen, Sudan del Sur, Rusia y Vene­zue­la. Estas san­cio­nes en su gran mayo­ría han sido impues­tas por los EEUU de mane­ra uni­la­te­ral, dichas san­cio­nes siem­pre han sido fun­da­men­ta­das en una sola cosa, for­zar el colap­so de dicho país y con ello pro­du­cir un cam­bio polí­ti­co a tra­vés del chan­ta­je y la pre­sión eco­nó­mi­ca y política.

En un estu­dio rea­li­za­do a fina­les de los años 90 por los pro­fe­so­res Elliot y Huf­bauer1 de fina­les de los 90 del Ins­ti­tu­te for Inter­na­tio­nal Eco­no­mics, demos­tró que duran­te el siglo XX las san­cio­nes solo logra­ron el 38% de efec­ti­vi­dad o de su capa­ci­dad de con­se­guir los obje­ti­vos que se habían planteado. 

Los dis­tin­tos tipos de san­cio­nes son un tema rele­van­te al momen­to de ele­gir su alcan­ce y capa­ci­dad, por ejem­plo, si las san­cio­nes serán exten­si­vas o selec­ti­vas, en el caso de Vene­zue­la, las san­cio­nes cum­plen con estos 2 pará­me­tros nece­sa­rios en la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, ya que afec­tan a acto­res polí­ti­cos, pero tam­bién a las empre­sas y se extien­den de mane­ra extra­te­rri­to­rial; por otra par­te tam­bién exis­ten las san­cio­nes comer­cia­les o finan­cie­ras, al igual que las ante­rio­res ambas se apli­can en Vene­zue­la, por una par­te las comer­cia­les, que son las que tie­nen resul­ta­do en un cor­to pla­zo y las finan­cie­ras que son más dolo­sas en el tiem­po y afec­tan mucho más a la eco­no­mía de un país, soca­van­do la con­fian­za de inver­so­res, así como la ame­na­za de con­ce­der cré­di­tos o la prohi­bi­ción de inver­tir en deter­mi­na­do país pro­du­ce una hui­da masi­va de capi­ta­les que pone en ries­go la eco­no­mía de cual­quier nación. En ambos aspec­tos de las san­cio­nes uni­la­te­ra­les tie­nen múl­ti­ples obje­ti­vos, la des­es­ta­bi­li­za­ción del poder exis­ten­te, en el ejem­plo de Irak en el año 2001, los obje­ti­vos reales dife­rían de los obje­ti­vos públi­cos, EEUU y el Rei­no Uni­do, dije­ron que la inva­sión era para des­ar­mar al país, sin embar­go, el obje­ti­vo real era el cam­bio de régi­men y redu­cir la influen­cia de Irak en la región.

Woo­drow Wil­son, 28 pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, defen­dió las san­cio­nes eco­nó­mi­cas como una alter­na­ti­va a la gue­rra: “Una nación boi­co­tea­da es una nación a pun­to de la ren­di­ción. Apli­que­mos este reme­dio paci­fi­co, silen­cio­so y eco­nó­mi­co, y no será nece­sa­rio el uso de la fuer­za. La apli­ca­ción de un boi­cot no supo­ne pér­di­das de vidas fue­ra de la nación boi­co­tea­da, y al mis­mo tiem­po es un ele­men­to de pre­sión al que, a mi jui­cio, nin­gu­na nación moder­na se pue­de oponer”.

Las san­cio­nes por sí solas no lle­gan, siem­pre exis­ten intere­ses inter­nos y exter­nos que pre­pa­ran el terreno para la impo­si­ción de las san­cio­nes, en el caso de Vene­zue­la han sido públi­cos los reite­ra­dos lla­ma­dos por par­te de acto­res radi­ca­les de la opo­si­ción vene­zo­la­na al blo­queo e impo­si­ción de san­cio­nes, así como algu­nos más atre­vi­dos, a una inter­ven­ción mili­tar inter­na­cio­nal, estos acto­res han implan­ta­do entre sus socios inter­na­cio­na­les que Vene­zue­la repre­sen­ta una “ame­na­za” para la segu­ri­dad de la región, pero, esto se debe a una actua­ción deter­mi­na­da a cau­sar el mayor daño posi­ble a la nación, el articu­lo 39 de la car­ta de las Nacio­nes Uni­das per­mi­te al Con­se­jo de Segu­ri­dad tomar medi­das para man­te­ner o res­ta­ble­cer la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­nal, tras deter­mi­nar la exis­ten­cia de toda ame­na­za a la paz, que­bran­ta­mien­to de la paz o acto de agre­sión, es decir, es nece­sa­rio la “ame­na­za” como con­cep­to poten­cial­men­te acti­vo, y esta “ame­na­za” se debe basar en una ver­da­de­ra preo­cu­pa­ción inter­na­cio­nal, sien­do que no pue­de deter­mi­nar­se por moti­vos políticos.

En el art. 2.4 de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, se encuen­tra el prin­ci­pio de no inter­ven­ción, este prin­ci­pio nace para la defen­sa de los Esta­dos y sus gobier­nos de resol­ver sus asun­tos sin inje­ren­cia extran­je­ra, reco­no­ci­do por la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia en sen­ten­cia del 27 de junio de 1986, en el asun­to de las acti­vi­da­des mili­ta­res y para­mi­li­ta­res en y con­tra Nica­ra­gua2 dicha cor­te sen­ten­cia a los EEUU por pro­mo­ver una serie de actua­cio­nes en terri­to­rio nica­ra­güen­se, la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia sos­tie­ne en dicha sen­ten­cia sos­tie­ne que un Esta­do es libre de ele­gir su sis­te­ma polí­ti­co, eco­nó­mi­co, social y cultural.

San­cio­nes y vio­la­cio­nes de los DD.HH. con­tra Vene­zue­la por par­te de los EEUU: 

El ini­cio fron­tal de las accio­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción como for­ma de blo­que por par­te de los EEUU comien­za con Barack Oba­ma fir­man­do “Vene­zue­la Defen­se of Human Rights and Civil Society Act of 2014” del 13 de mar­zo de 20143 quien impo­ne san­cio­nes con­tra fun­cio­na­rios del gobierno vene­zo­lano, con­si­de­rán­do­los sin dere­cho a jui­cio o defen­sa vio­la­do­res de DD.HH. 

En mar­zo de 2015 el gobierno esta­dou­ni­den­se publi­ca la orden eje­cu­ti­va Execu­ti­ve Order 13692 of March 8, 20154 decla­ran­do a Vene­zue­la como una “ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria para la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Unidos”. 

En el año 2017 basán­do­se en la Orden Eje­cu­ti­va 13692 la OFAC san­cio­na en mayo a los miem­bros del Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia de Vene­zue­la por decla­rar en des­aca­to a la Asam­blea Nacio­nal5, el 31 de julio san­cio­nan al pre­si­den de la Repú­bli­ca, Nico­lás Madu­ro6.

En agos­to del 2017 se pro­mul­ga la orden eje­cu­ti­va Execu­ti­ve Order 13808 of August 24, 2017 don­de se apli­can nue­vas medi­das tan­to a ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses como a PDVSA, esta prohi­bi­ción de com­prar deu­da al gobierno vene­zo­lano y por otro lado la res­tric­ción al mer­ca­do de accio­nes esta­dou­ni­den­se por par­te de Venezuela. 

En el año 2018 con la pues­ta en mar­cha del meca­nis­mo del PETRO para inten­tar dar oxí­geno a la eco­no­mía vene­zo­la­na, Trump deci­de fir­mar una nue­va Orden eje­cu­ti­va Execu­ti­ve Order 13827 of March 19, 20187 don­de se prohí­be a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses la com­pra de esta mone­da digital.

En mayo del año 2018 se publi­ca la Orden Eje­cu­ti­va Execu­ti­ve Order 13835 of May 21, 20188 don­de se orde­na la prohi­bi­ción de com­pra de deu­da inter­na­cio­nal con el gobierno de Vene­zue­la y de todas sus entidades.

En noviem­bre Trump fir­ma la Orden Eje­cu­ti­va Execu­ti­ve Order 13850 of Novem­ber 1, 20189 ponien­do san­cio­nes con­tra toda per­so­na que ope­re en el sec­tor del oro de la eco­no­mía vene­zo­la­na o cual­quier otro sec­tor que con­si­de­re el gobierno de los Esta­dos Uni­dos y a cual­quie­ra que se con­si­de­re cóm­pli­ce de corrup­ción, de igual for­ma la OFAC desig­na a PDVSA blo­quean­do sus bienes.

En enero de 2019 dos días des­pués que Juan Guai­dó se auto­pro­cla­ma­ra “pre­si­den­te inte­ri­no” en una pla­za públi­ca, los Esta­dos Uni­dos impo­nen una nue­va Orden Eje­cu­ti­va Execu­ti­ve Order 13857 of January 25, 201910 en esta nue­va orden se vie­ne a eje­cu­tar unas de las esto­ca­das más duras a la ya gol­pea­da eco­no­mía vene­zo­la­na, se amplía la lis­ta de las enti­da­des de lo que se inter­pre­ta “gobierno de Vene­zue­la” se inclu­ye al Ban­co Cen­tral de Vene­zue­la y a PDVSA, se can­ce­lan todas las órde­nes de com­pra de petró­leo a PDVSA y se le entre­ga el con­trol de a la Asam­blea Nacio­nal de CITGO y por otra par­te se san­cio­na a la Com­pa­ñía Gene­ral de Mine­ría de Vene­zue­la (MINERVEN).

A prin­ci­pios de agos­to de ese mis­mo año se extien­de una nue­va Orden Eje­cu­ti­va Execu­ti­ve Order 13884 of August 5, 2019 don­de se apli­ca un embar­go com­ple­to con efec­tos extra­te­rri­to­ria­les a todos los bie­nes e intere­ses en pro­pie­dad del gobierno vene­zo­lano radi­ca­dos en los EEUU y ade­más se esta­ble­cen san­cio­nes secun­da­rias con­tra enti­da­des extran­je­ras y nacio­na­les que par­ti­ci­pen con el Gobierno de Venezuela.

Como hemos podi­do ver el esque­ma de las san­cio­nes no bus­ca otra cosa que no sea abier­ta­men­te un cam­bio de gobierno en Vene­zue­la, en un prin­ci­pio vela­do por la admi­nis­tra­ción Oba­ma, pero pues­to abier­ta­men­te en la esce­na inter­na­cio­nal con la nue­va admi­nis­tra­ción de Trump, los ata­ques sis­te­má­ti­cos con­tra el gobierno se hacen cada vez más deplo­ra­bles y más asfi­xian­tes para la socie­dad vene­zo­la­na, inclu­so el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos, en mar­zo de 2019, aprue­ba la reso­lu­ción 403 sobre los efec­tos nega­ti­vos de las san­cio­nes uni­la­te­ra­les impues­tas por los EEUU, las cua­les reper­cu­ten nega­ti­va­men­te el dere­cho a la vida, el dere­cho a la salud, a la aten­ción médi­ca, a no pasar ham­bre y por últi­mo el dere­cho a un nivel de vida digno, se han decla­ra­do que estas san­cio­nes pro­vo­can ele­va­dos cos­tos huma­nos e indis­cri­mi­na­dos, de esta for­ma dejan evi­den­cia que las san­cio­nes no vie­nen a afec­tar solo al gobierno vene­zo­lano, sino que tam­bién cau­san un gra­ve daño a la socie­dad vene­zo­la­na y a la economía. 

Exis­ten dis­tin­tas fra­ses que sir­ven para des­cri­bir lo que pre­ten­de EEUU al man­te­ner estas san­cio­nes y el ata­que con­ti­nua­do con­tra el pue­blo vene­zo­lano, el ex pre­si­den­te Nixon le decía a Kis­sin­ger antes de la lle­ga­da de Allen­de al poder, que había que “hacer gri­tar la eco­no­mía” Oba­ma en un ata­que de sin­ce­ri­dad habla­ba de “tor­cer el bra­zo” a otros paí­ses que no hicie­ran lo que EEUU que­rían, todo esto no es otra cosa que cuan­do la demo­cra­cia no les fun­cio­na o no son los resul­ta­dos espe­ra­dos, exis­ten for­mas de salir de gobier­nos “incó­mo­dos”, la demo­cra­cia solo sir­ve para sus alia­dos, cuan­do todo el aco­so inter­na­cio­nal no es sufi­cien­te, el sabo­ta­je, las inva­sio­nes y has­ta el uso de mer­ce­na­rios es plau­si­ble con tal de tor­cer la democracia. 


HUFBAUER y otros (1999). Eco­no­mics Sanc­tions Reconsidared.

CIJ, “Case con­cer­ning mili­tary and para­mi­li­tary acti­vi­ties in and against Nica­ra­gua (Nica­ra­gua vs. Uni­ted Sta­tes of Ame­ri­ca). Juris­dic­tion of the Court and admis­si­bi­lity of the appli­ca­tion Judg­ment”, de 26 de noviem­bre de 1984, Merits, Judg­ment, I.C.J. Reports 1986, Paí­ses Bajos, La Haya, p.14.

3 Vene­zue­la Defen­se of Human Rights and Civil Society Act of 2014. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.trea​sury​.gov/​r​e​s​o​u​rcecenter/sanctions/Programs/Documents/venezuela_publ_113_278.pdf

4 Execu­ti­ve Order 13692 of March 8, 2015 Bloc­king Pro­perty and Sus­pen­ding Entry of Cer­tain Per­sons Con­tri­bu­ting to the Situa­tion in Vene­zue­la, Fede­ral Regis­ter, Vol. 80, No. 47. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.trea​sury​.gov/​r​e​s​o​u​r​c​e​-​c​e​n​t​e​r​/​s​a​n​c​t​i​o​n​s​/​P​r​o​g​r​a​m​s​/​D​o​c​u​m​e​n​t​s​/​1​3​6​9​2​.​pdf

5 USDT, “Trea­sury Sanc­tions Eight Mem­bers of Venezuela’s Supre­me Court of Jus­ti­ce”, 18 de mayo de 2017. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.trea​sury​.gov/​p​r​e​s​s​c​e​n​t​e​r​/​p​r​e​ss-releases/Pages/sm0090.aspx

6 USDT, “Trea­sury Sanc­tions Eight Indi­vi­duals Invol­ved in Venezuela’s Ille­gi­ti­ma­te Cons­ti­tuent Assembly, 9 de agos­to de 2017. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.trea​sury​.gov/​p​r​e​s​s​-​c​e​n​t​e​r​/​p​r​e​ss-releases/Pages/sm0145.aspx

7 Execu­ti­ve Order 13827 of March 19, 2018 Taking Addi­tio­nal Steps to Address the Situa­tion in Vene­zue­la, Fede­ral Regis­ter, Vol. 83, No. 55. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.trea​sury​.gov/​r​e​s​o​u​r​c​e​c​e​n​t​e​r​/​s​a​n​c​t​i​o​n​s​/​P​r​o​g​r​a​m​s​/​D​o​c​u​m​e​n​t​s​/​1​3​8​2​7​.​pdf

8 Execu­ti­ve Order 13835 of May 21, 2018 Prohi­bi­ting Cer­tain Addi­tio­nal Transac­tions With Res­pect to Vene­zue­la, Fede­ral Regis­ter, Vol. 83, No. 101. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.trea​sury​.gov/​r​e​s​o​u​r​c​e​c​e​n​t​e​r​/​s​a​n​c​t​i​o​n​s​/​P​r​o​g​r​a​m​s​/​D​o​c​u​m​e​n​t​s​/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​_​e​o​_​1​3​8​3​5​.​pdf

9 Execu­ti­ve Order 13850 of Novem­ber 1, 2018 Bloc­king Pro­perty of Addi­tio­nal Per­sons­Con­tri­bu­ting to the Situa­tion in Vene­zue­la, Fede­ral Regis­ter, Vol. 83, No. 213. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.trea​sury​.gov/​r​e​s​o​u​r​c​e​c​e​n​t​e​r​/​s​a​n​c​t​i​o​n​s​/​P​r​o​g​r​a​m​s​/​D​o​c​u​m​e​n​t​s​/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​_​e​o​_​1​3​8​5​0​.​pdf

10 Execu­ti­ve Order 13857 of January 25, 2019 Taking Addi­tio­nal Steps To Address the Natio­nal Emer­gency With Res­pect to Vene­zue­la, Fede­ral Regis­ter, Vol. 84, No. 20. Dis­po­ni­ble en:https://​www​.trea​sury​.gov/​r​e​s​o​u​r​c​e​-​c​e​n​t​e​r​/​s​a​n​c​t​i​o​n​s​/​P​r​o​g​r​a​m​s​/​D​o​c​u​m​e​n​t​s​/​1​3​8​5​7​.​pdf

Fuen­te: Brics-Psuv

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *