Para­guay. Fide­li­dad corrupta

Por Miguel H. López*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de octu­bre de 2020.

La situa­ción de la tie­rra en Para­guay sigue sien­do la prin­ci­pal difi­cul­tad que impi­de avan­zar hacia un esce­na­rio dife­ren­te de ins­ti­tu­cio­na­li­dad y de mejo­ría en la dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de la rique­za del país. Por estos días el tema de las miles de hec­tá­reas mal habi­das, rega­la­das de modo sucio e ile­gal a ami­gos de la dic­ta­du­ra stro­nis­ta, está nue­va­men­te en el tape­te, lle­nan­do los medios de dis­cur­sos de con­fron­ta­ción y tra­tan­do de des­viar la aten­ción del fon­do del pro­ble­ma: la nece­si­dad de recu­pe­rar esas 7.851.296 hec­tá­reas y apli­car­las a la refor­ma agra­ria como modo de devol­ver, de algu­na mane­ra, cier­ta jus­ti­cia social al cam­po y al campesinado.

En el cen­tro de las dis­cu­sio­nes se colo­có el sena­dor del con­ser­va­dor Par­ti­do Patria Que­ri­da, Fidel Zava­la. Pri­me­ra­men­te como rase­ro moral exi­gien­do el res­pe­to a la pro­pie­dad pri­va­da y con­tra­ata­can­do a sec­to­res polí­ti­cos y orga­ni­za­cio­nes que defien­den la recu­pe­ra­ción de algu­nas pro­pie­da­des públi­cas usur­pa­das, rei­vin­di­ca­das por gru­pos de labrie­gos ocu­pan­tes y sin­tie­rras. Su ensa­ya­da cata­du­ra de hono­ra­bi­li­dad duró poco. Una audi­to­ría de 2019 del Minis­te­rio del Ambien­te y el Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble, hizo que la reali­dad lo vis­tie­ra como es y que­da­ra en evi­den­cia que el ladrón juz­ga por lo que es o hace: El insig­ne legis­la­dor inva­de (y se apro­pia de) 115 hec­tá­reas del Par­que Nacio­nal Yby­cuí, en el Depar­ta­men­to de Para­gua­rí [1]. Aun­que negó tal situa­ción y ale­gó que los lími­tes están dados por los cau­ces natu­ra­les, la inves­ti­ga­ción del orga­nis­mo del Esta­do cuen­ta otra ver­dad [2].

Allí no aca­ba la cosa. La fami­lia Zava­la figu­ra en la lar­ga lis­ta de ape­lli­dos “hono­ra­bles” de fami­lias que se enri­que­cie­ron y reci­bie­ron cien­tos o miles de hec­tá­reas de la mejor tie­rra del Para­guay, que iba des­ti­na­da a pla­nes agra­rios. No se la mere­cían, no cons­ti­tuían suje­to de la refor­ma agra­ria, pero como eran pro­hi­ja­dos del san­gui­na­rio dic­ta­dor Stroess­ner, reci­bie­ron de gra­cia y por leal­tad esas exten­sio­nes de un modo espurio.

El con­ser­va­dor legis­la­dor siguió espe­tan­do supues­tos atri­bu­tos de decen­cia y acu­san­do a otros de lo que él y su fami­lia vie­nen hacien­do hace mucho. Entre los ante­ce­den­tes des­ta­ca­bles figu­ra que en 2011 su her­mano César Zava­la ven­dió al Esta­do Para­gua­yo, a pre­cio de mer­ca­do, par­te de las tie­rras mal habi­das reci­bi­das en 1984 de la dic­ta­du­ra, en Ita­púa. Des­de esos mis­mos años, el mis­mo estu­vo tra­tan­do de que­dar­se con tie­rras de los indí­ge­nas Mbya de Maku­tin­ga, en el mis­mo depar­ta­men­to. Esta par­te de la his­to­ria tie­ne cir­cuns­tan­cias y denun­cias de atro­pe­llos, de incur­sión de civi­les arma­dos y de pre­po­ten­cia con trá­fi­co de influen­cia en con­tra de los habi­tan­tes ances­tra­les de la región que se ampa­ran en un títu­lo legal del INDI [3].

La his­to­ria de los Zava­la, de reci­bir tie­rras de for­ma ile­gal bajo la dic­ta­du­ra, está regis­tra­da en los infor­mes de la Comi­sión de Ver­dad y Jus­ti­cia [4]. Pero, aho­ra que sus casos están evi­den­cia­dos como mues­tra del peor latro­ci­nio al país, el sena­dor pre­ten­de des­co­no­cer la vali­dez del resul­ta­do de las inves­ti­ga­cio­nes e infor­me de la Comi­sión, que en defi­ni­ti­va son la ver­dad asu­mi­da ofi­cial­men­te por el Esta­do sobre lo que fue la dic­ta­du­ra stro­nis­ta y sus con­se­cuen­cias [5]. Echan­do ver­so al peri­mi­do esta­tu­to agra­rio, puso bajo duda has­ta el aná­li­sis de los inves­ti­ga­do­res sobre la pose­sión de aque­llas tie­rras de ori­gen irre­gu­lar. Aun­que en el fon­do, todos sabe­mos que el dis­cur­so polí­ti­co nun­ca resis­ti­rá ante la evi­den­cia de los archi­vos y docu­men­tos. Por aho­ra son solo sus pala­bras con­tra los regis­tros que lo desmienten.

El vie­jo jue­go del ata­que como defen­sa, solo pone en entre­di­cho la situa­ción del legis­la­dor patria­que­ri­dis­ta que hace tiem­po vie­ne con­fron­tan­do con diver­sos sec­to­res de la socie­dad al defen­der a los gre­mios de la pro­duc­ción y la gana­de­ría; y con ellos la des­truc­ción masi­va de bos­ques ale­gan­do ade­más que el calen­ta­mien­to glo­bal es un asun­to irreal que res­pon­de a razo­nes ideo­ló­gi­cas. Para no trai­cio­nar la pro­sa­pia fami­liar, a tales dis­la­tes se había suma­do su her­mano, Die­go Zava­la, ale­gan­do en infe­li­ces decla­ra­cio­nes que si alguien está en con­tra de la defo­res­ta­ción debe mudar­se de planeta.

Los Zava­la son uno de los muchos ejem­plos de gru­pos que se alza­ron con bie­nes del país. Por estos actos deben ren­dir cuen­tas, más tem­prano que tar­de ante la Jus­ti­cia y la sociedad.

El pro­ble­ma de la tie­rra y su tenen­cia es uno de los asun­tos cen­tra­les para enten­der y defi­nir el país. Es por ello que la recu­pe­ra­ción de las casi 8 millo­nes de hec­tá­reas mal habi­das y su redis­tri­bu­ción entre los cam­pe­si­nos –como par­te de un plan sos­te­ni­do y asis­ti­do, con capa­ci­dad, infra­es­truc­tu­ra e inver­sión- es la úni­ca mane­ra de incor­po­rar algo de jus­ti­cia en un país tan des­igual como Paraguay.


[1] https://​www​.rdn​.com​.py/​2​0​2​0​/​1​0​/​2​0​/​f​i​d​e​l​-​z​a​v​a​l​a​-​t​i​e​n​e​-​1​1​5​-​h​e​c​t​a​r​e​a​s​-​d​e​l​-​p​a​r​q​u​e​-​n​a​c​i​o​n​a​l​-​d​e​-​y​b​y​c​u​i​-​s​e​g​u​n​-​d​o​c​u​m​e​n​t​os/

[2] https://​www​.adn​di​gi​tal​.com​.py/​z​a​v​a​l​a​-​n​i​e​g​a​-​q​u​e​-​s​u​s​-​t​i​e​r​r​a​s​-​e​s​t​e​n​-​e​n​-​e​l​-​p​a​r​q​u​e​-​l​a​-​r​o​s​a​d​a​-​d​e​-​y​b​y​c​ui/

[3] https://​elsur​ti​.com/​o​l​i​g​a​r​q​u​i​a​/​r​e​p​o​r​t​a​j​e​/​2​0​2​0​/​1​0​/​1​6​/​h​e​r​m​a​n​o​-​d​e​-​s​e​n​a​d​o​r​-​z​a​v​a​l​a​-​v​e​n​d​i​o​-​t​i​e​r​r​a​s​-​m​a​l​h​a​b​i​d​a​s​-​a​l​-​i​n​d​e​rt/

[4] http://​www​.dhnet​.org​.br/​v​e​r​d​a​d​e​/​m​u​n​d​o​/​p​a​r​a​g​u​a​i​/​c​v​_​p​a​r​a​g​u​a​i​_​t​o​m​o​_​0​4​_​p​a​r​t​e​_​1​.​pdf

[5] https://​www​.ulti​maho​ra​.com/​f​i​d​e​l​-​z​a​v​a​l​a​-​c​r​i​t​i​c​a​-​i​n​f​o​r​m​e​-​v​e​r​d​a​d​-​y​-​j​u​s​t​i​c​i​a​-​t​i​e​r​r​a​s​-​m​a​l​h​a​b​i​d​a​s​-​n​2​9​1​0​5​5​7​.​h​tml

*Fuen­te: Ade­lan­te Noticias

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *