Decá­lo­go para enten­der la acre­cen­ta­da fero­ci­dad del blo­queo con­tra Cuba

Nues­tra eco­no­mía des­trui­da y nues­tra gen­te divi­di­da. El Gobierno esta­dou­ni­den­se, fiel a ese obje­ti­vo, extre­mó lo afi­la­do de sus garras en 2019 y 2020 para inten­tar que Cuba que­da­ra exhaus­ta y cer­ca­da.
Sin impor­tar­le los pro­ble­mas que tra­jo apa­re­ja­dos la COVID-19, el régi­men de la Casa Blan­ca arre­ció sus ata­ques… y limi­tó, obs­ta­cu­li­zó, ame­na­zó, per­si­guió o san­cio­nó a cuan­tos aspi­ra­ron a con­cre­tar nego­cios con la Isla, e inclu­so inti­mi­dó y cues­tio­nó a quie­nes osa­ron pen­sar en los médi­cos de la Henry Reeve como solu­ción para sus pue­blos en medio de una pan­de­mia que puso en cri­sis los sis­te­mas nacio­na­les de Salud de medio mun­do. Pero Cuba es mucha Cuba.
Este 22 de octu­bre de 2020, el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res pre­sen­tó, en con­fe­ren­cia de pren­sa vir­tual, el Infor­me sobre los daños del blo­queo a Cuba en el perio­do com­pren­di­do entre abril de 2019 y mar­zo de 2020. 
En esa eta­pa, el blo­queo cau­só pér­di­das en el orden de los 5 570,3 millo­nes de dóla­res, lo que repre­sen­ta un incre­men­to de alre­de­dor de 1 226 millo­nes de dóla­res con res­pec­to al perio­do ante­rior.
Como si no les bas­ta­ra el daño sos­te­ni­do por casi 60 años, el mon­to total de las afec­ta­cio­nes oca­sio­na­das por esta polí­ti­ca en un año reba­só la barre­ra de los 5 000 millo­nes de dóla­res.
A pre­cios corrien­tes, los daños acu­mu­la­dos duran­te casi seis déca­das ascien­den a 144 413,4 millo­nes de dóla­res, lo que sig­ni­fi­ca, toman­do en cuen­ta la depre­cia­ción del dólar fren­te al valor del oro en el mer­ca­do inter­na­cio­nal, que el blo­queo ha pro­vo­ca­do per­jui­cios cuan­ti­fi­ca­bles por más de un billón 098 008 millo­nes de dóla­res.
Gran­ma pone a dis­po­si­ción de su comu­ni­dad de lec­to­res un decá­lo­go para enten­der, en este últi­mo año, la fero­ci­dad de esta política. 

1. Entien­da que el obje­ti­vo de la polí­ti­ca de blo­queo es des­truir la Revo­lu­ción… a cual­quier cos­to
Entre abril de 2019 y mar­zo de 2020, los depar­ta­men­tos del Teso­ro y del Comer­cio de EE. UU., intro­du­je­ron cam­bios regu­la­to­rios al ampa­ro del blo­queo.
Con un alto efec­to inti­mi­da­to­rio para las con­tra­par­tes, la Ofi­ci­na para el Con­trol de Acti­vos Extran­je­ros (OFAC) impu­so 12 pena­li­da­des a enti­da­des esta­dou­ni­den­ses y de ter­ce­ros paí­ses, por vio­lar las Regu­la­cio­nes para el Con­trol de Acti­vos Cuba­nos. El mon­to de estas pena­li­da­des superó los 2 403 985 125 dóla­res.
Se ensa­ña­ron, espe­cial­men­te, con el sec­tor petro­lí­fe­ro, como par­te del cual fue­ron san­cio­na­das 34 embar­ca­cio­nes de PDVSA, y otras tan­tas com­pa­ñías extran­je­ras. El sec­tor ban­ca­rio fue tam­bién alta­men­te per­ju­di­ca­do con reper­cu­sio­nes en com­pa­ñías de Ale­ma­nia, Aus­tria e Ita­lia, cuyas pena­li­da­des ascen­die­ron a 1 300 millo­nes de dóla­res. 
En 2019, el Depar­ta­men­to de Esta­do actua­li­zó la Lis­ta de Enti­da­des Cuba­nas Res­trin­gi­das, median­te la inclu­sión de 12 nue­vas, con lo cual se lle­gó a un total de 223.
Ese mis­mo año, en junio, anun­cia­ron cam­bios regu­la­to­rios en la polí­ti­ca hacia Cuba, fun­da­men­tal­men­te diri­gi­dos al sec­tor de los via­jes, e inclu­ye­ron la eli­mi­na­ción de los via­jes «pue­blo a pue­blo» y la apli­ca­ción de una polí­ti­ca de dene­ga­ción de licen­cias para los via­jes de trans­por­te de pasa­je­ros (cru­ce­ros), las embar­ca­cio­nes recrea­ti­vas y las aero­na­ves pri­va­das.
Tam­bién se dis­pu­so que los via­je­ros esta­dou­ni­den­ses que lle­guen a Cuba, bajo cual­quie­ra de las 12 cate­go­rías auto­ri­za­das, no pue­dan rea­li­zar tran­sac­cio­nes finan­cie­ras direc­tas con empre­sas inclui­das en la Lis­ta de Enti­da­des Cuba­nas Res­trin­gi­das.
Duran­te 2019 tam­bién se apro­bó una polí­ti­ca gene­ral de dene­ga­ción de licen­cias para el arren­da­mien­to de aero­na­ves a aero­lí­neas esta­ta­les cuba­nas; se impi­dió la reex­por­ta­ción a Cuba de artícu­los extran­je­ros que con­ten­gan más de un 10 % de com­po­nen­tes esta­dou­ni­den­ses; y se orde­nó la revi­sión de la Excep­ción de Licen­cia «Apo­yo al Pue­blo Cubano» para que no se pue­dan rea­li­zar deter­mi­na­das dona­cio­nes al Gobierno de Cuba y el Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba.
Igual­men­te, se eli­mi­nó la auto­ri­za­ción para la expor­ta­ción de artícu­los pro­mo­cio­na­les y se emi­tie­ron nue­vas res­tric­cio­nes a la expor­ta­ción de bie­nes rela­cio­na­dos con las telecomunicaciones.

2. Denun­cie la ile­gal extra­te­rri­to­ria­li­dad del blo­queo
Este sis­te­ma de san­cio­nes repre­sen­ta una ame­na­za, tan­to para los intere­ses y dere­chos sobe­ra­nos de Cuba como para los de ter­ce­ros paí­ses. Abun­dan los ejem­plos sobre su apli­ca­ción, empe­zan­do por el Gru­po Air Fran­ce KLM que, en abril de 2019, comu­ni­có su deci­sión de sus­pen­der el acuer­do con Cuba­na de Avia­ción.
Entre otros ejem­plos, Petro­bras Uru­guay se negó a esta­ble­cer víncu­los con Cuba­na de Avia­ción por las ame­na­zas del blo­queo; a Via­jes Fala­be­lla, socio de Hava­na­tur, se le impu­sie­ron limi­ta­cio­nes para comer­cia­li­zar direc­ta o indi­rec­ta­men­te los hote­les cuba­nos; y la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal del Trans­por­te Aéreo sus­pen­dió el ser­vi­cio BSP para ofi­ci­nas nues­tras en Méxi­co, Ita­lia y Fran­cia, debi­do a pre­sio­nes.
La navie­ra Cos­co, con sede en un país asiá­ti­co, sus­pen­dió todos los envíos hacia Cuba, afec­tan­do fuer­te­men­te a Medi­cu­ba, y en noviem­bre de 2019 la com­pa­ñía Tri­va­go, empre­sa de tec­no­lo­gía espe­cia­li­za­da en pro­duc­tos y ser­vi­cios en hote­le­ría y alo­ja­mien­tos, con sede en Ale­ma­nia, eli­mi­nó a todas las ins­ta­la­cio­nes hote­le­ras cuba­nas de sus pla­ta­for­mas de bús­que­da en internet.

3. Nun­ca pien­se que una medi­da, como la acti­va­ción de los títu­los III y IV de la Ley Helms-Bur­ton, pue­de bene­fi­ciar de algu­na for­ma a los cuba­nos
Des­de 1996, la Helms-Bur­ton for­ta­le­ció el alcan­ce extra­te­rri­to­rial del blo­queo, afec­tan­do a empre­sas de ter­ce­ros paí­ses que han rea­li­za­do o rea­li­zan nego­cios con Cuba. 
Su Títu­lo III per­mi­te a anti­guos due­ños de pro­pie­da­des nacio­na­li­za­das en Cuba, la posi­bi­li­dad de deman­dar, ante los tri­bu­na­les de EE. UU., a los que de algu­na for­ma tuvie­ran con­tac­tos con dichas pro­pie­da­des, algo que había sido sus­pen­di­do des­de el mis­mo año 1996, con­sis­ten­te­men­te cada seis meses, por todos los pre­si­den­tes de EE. UU. Pero, por pri­me­ra vez en 23 años, el 2 de mayo de 2019 se ini­cia­ron pro­ce­sos lega­les al ampa­ro de esta Ley y has­ta el 31 de mar­zo de 2020, se habían pre­sen­ta­do un total de 25 deman­das, de las cua­les tres fue­ron reti­ra­das y 22 se man­tie­nen en curso.

4. Si los dere­chos del pue­blo cubano son piso­tea­dos de algu­na for­ma, es por el gobierno esta­dou­ni­den­se
En la Salud, des­de abril de 2019 has­ta mar­zo de 2020, esta polí­ti­ca cau­só pér­di­das en el orden de los 160 260 880 dóla­res. Los daños acu­mu­la­dos duran­te casi seis déca­das de su apli­ca­ción alcan­zan la cifra de
3 074 033 738 dóla­res en el sec­tor de la Salud.
Esta polí­ti­ca nie­ga el acce­so a tec­no­lo­gías médi­cas de pro­ce­den­cia esta­dou­ni­den­se o con más de un 10 % de com­po­nen­tes pro­ve­nien­tes de ese país.
Medi­cu­ba S.A. con­tac­tó a las sie­te com­pa­ñías pro­vee­do­ras y, ade­más, a otras 50 empre­sas. Las res­pues­tas esqui­vas o el silen­cio gene­ra­ron un con­si­de­ra­ble des­abas­te­ci­mien­to de fár­ma­cos e impor­tan­tes gas­tos adi­cio­na­les.
Se vie­ron afec­ta­dos, espe­cial­men­te, los sumi­nis­tros para tra­tar los sín­to­mas de la enfer­me­dad de Par­kin­son, dife­ren­tes tipos de cán­cer, así como la pro­ges­te­ro­na, uti­li­za­da en el Pro­gra­ma de Repro­duc­ción Asis­ti­da para evi­tar el par­to pre­ma­tu­ro o la ame­na­za de abor­to, y el Ace­ta­to de Abi­ra­te­ro­na para el tra­ta­mien­to del cán­cer de prós­ta­ta resis­ten­te a la cas­tra­ción.
A Cuba se le nie­ga la adqui­si­ción de pró­te­sis audi­ti­vas con tec­no­lo­gía de pun­ta, inclu­yen­do las bate­rías y las pie­zas de repues­to, dado que poseen algún com­po­nen­te estadounidense.

5. No crea todo lo que dicen sobre fle­xi­bi­li­za­cio­nes en el sec­tor de la ali­men­ta­ción
En el perio­do ana­li­za­do, en el sec­tor de la ali­men­ta­ción se con­ta­bi­li­zan daños por un valor apro­xi­ma­do de 428 894 637 dóla­res. Muchas de esas afec­ta­cio­nes se habrían evi­ta­do si las empre­sas cuba­nas pudie­ran acce­der al mer­ca­do de EE. UU. 
La empre­sa impor­ta­do­ra de ali­men­tos, Alim­port, regis­tró afec­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas debi­do a los ele­va­dos pre­cios del pollo con­ge­la­do en mer­ca­dos dis­tan­tes, en com­pa­ra­ción con el de EE. UU., al cual le fue impo­si­ble acce­der en el perio­do.
Los pre­cios de este pro­duc­to en los mer­ca­dos a los que la enti­dad cuba­na tuvo acce­so osci­lan entre los 350 y los 600 dóla­res por enci­ma del pre­cio de la tone­la­da métri­ca en el mer­ca­do esta­dou­ni­den­se.
Las difi­cul­ta­des en el sumi­nis­tro de com­bus­ti­ble a Cuba pro­vo­ca­ron inte­rrup­cio­nes en los ciclos pro­duc­ti­vos de varias enti­da­des del sec­tor agro­ali­men­ta­rio, así como en los cul­ti­vos.
En la fábri­ca Los Por­ta­les, situa­da en la pro­vin­cia de Pinar del Río, se para­li­zó la pro­duc­ción duran­te 77 días, pues sus alma­ce­nes se encon­tra­ban lle­nos de pro­duc­tos ter­mi­na­dos, pero no con­ta­ban con el com­bus­ti­ble para trans­por­tar­los, lo que oca­sio­nó una afec­ta­ción de al menos dos millo­nes de cajas de refres­co y agua deja­dos de pro­du­cir y comer­cia­li­zar, lo que equi­va­le a una pér­di­da de 10 900 000 dóla­res.
En los meses de noviem­bre y diciem­bre de 2019, debi­do a la no dis­po­ni­bi­li­dad de com­bus­ti­ble, se deja­ron de pro­du­cir 30 130 tone­la­das de arroz y más de 195 000 tone­la­das de vian­das. Tam­bién se deja­ron de reco­ger más de dos millo­nes de litros de leche y 481 tone­la­das de carne.

6. Acep­te que los cuba­nos en el exte­rior tam­bién pue­den ser impac­ta­dos por la polí­ti­ca de EE. UU. hacia su Patria
Para los cuba­nos resi­den­tes en el exte­rior, las regu­la­cio­nes del blo­queo tam­bién cons­ti­tu­yen obs­tácu­los coti­dia­nos. Se les impi­de abrir cuen­tas ban­ca­rias, uti­li­zar deter­mi­na­das tar­je­tas de cré­di­to o rea­li­zar tran­sac­cio­nes con nor­ma­li­dad, solo por poseer la nacio­na­li­dad cuba­na.
Con res­pec­to a los vue­los, tema que afec­tó con dure­za a las fami­lias cuba­nas, se anun­ció la sus­pen­sión de todos los vue­los de aero­lí­neas esta­dou­ni­den­ses des­de EE. UU. a Cuba, con excep­ción de los diri­gi­dos al Aero­puer­to Inter­na­cio­nal José Mar­tí de La Haba­na.
La medi­da entró en vigor el 10 de diciem­bre de 2019, y el 10 de enero de 2020 tam­bién sus­pen­die­ron todos los vue­los chár­te­res entre EE. UU. y Cuba, excep­to los diri­gi­dos al Aero­puer­to Inter­na­cio­nal de La Haba­na, hacia el cual se impu­so un lími­te al núme­ro de vue­los chár­ter.
Otra limi­ta­ción que afec­tó a las fami­lias cuba­nas, den­tro y fue­ra de la Isla, fue la impo­si­ción de un lími­te de has­ta mil dóla­res por tri­mes­tre a las reme­sas fami­lia­res, eli­mi­nar las reme­sas de dona­ción (no fami­lia­res) y sus­pen­der las trans­fe­ren­cias rela­cio­na­das con Cuba que ten­gan su ori­gen y des­tino fue­ra de EE. UU. 
El 25 de octu­bre de 2019, la com­pa­ñía Wes­tern Union Cana­da hizo públi­ca la deci­sión de limi­tar los mon­tos de las reme­sas que pue­den enviar­se a Cuba, en vir­tud de las medi­das res­tric­ti­vas anun­cia­das por el Gobierno de EE. UU. 
En febre­ro de 2020, entra­ría en vigor la nue­va nor­ma­ti­va de la com­pa­ñía esta­dou­ni­den­se Wes­tern Union, que eli­mi­na la posi­bi­li­dad de enviar reme­sas a Cuba des­de ter­ce­ros países.

7. Dis­tin­ga a la inti­mi­da­ción y la per­se­cu­ción con­tra quie­nes comer­cian con Cuba, como ele­men­to que carac­te­ri­za la posi­ción de la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se hacia la isla
El mon­to total de las afec­ta­cio­nes oca­sio­na­das por el blo­queo al sec­tor externo de la eco­no­mía cuba­na en este perio­do ascien­de a 3 013 951 129 dóla­res.
El efec­to disua­si­vo e inti­mi­da­to­rio de la polí­ti­ca de blo­queo sobre empre­sa­rios y enti­da­des de EE. UU. y de ter­ce­ros paí­ses, acen­tua­do a par­tir de la acti­va­ción del Títu­lo III de la Ley Helms-Bur­ton, ha pro­vo­ca­do la can­ce­la­ción de ope­ra­cio­nes comer­cia­les, accio­nes de coope­ra­ción y pro­yec­tos de inver­sión extran­je­ra que se encon­tra­ban en dife­ren­tes nive­les de desa­rro­llo.
 Tam­bién ha reper­cu­ti­do nega­ti­va­men­te en las ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rio-finan­cie­ras, que se rehú­san a tra­ba­jar con enti­da­des cuba­nas por temor a ser obje­to de san­cio­nes.
Las mayo­res afec­ta­cio­nes se apre­cian en los ingre­sos deja­dos de per­ci­bir por expor­ta­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios, con un valor de 2 475 700 000 dóla­res.
El turis­mo con­ti­núa sien­do el sec­tor más afec­ta­do en este aspec­to, al acu­mu­lar el 72,6 % del total. Esto equi­va­le a 1 798 millo­nes de dóla­res, lo que repre­sen­ta un aumen­to de 260 millo­nes con res­pec­to a la eta­pa ante­rior.
Dada la impo­si­bi­li­dad de rea­li­zar expor­ta­cio­nes hacia EE. UU. como resul­ta­do de las res­tric­cio­nes del blo­queo, se repor­tan afec­ta­cio­nes en el sec­tor agrí­co­la cubano que alcan­zan los 184 millo­nes de dóla­res.
De esta cifra, el 84,3 % se atri­bu­ye a las posi­bles expor­ta­cio­nes de la empre­sa
Haba­nos S.A., mien­tras que el res­to, unos 26,5 millo­nes de dóla­res, se corres­pon­den con expor­ta­cio­nes poten­cia­les de car­bón vege­tal de mara­bú, piña, miel, café y pro­duc­tos fres­cos des­ti­na­dos prin­ci­pal­men­te a los cru­ce­ros.
Entre abril de 2019 y mar­zo de 2020, la prohi­bi­ción de uti­li­zar el dólar ha pro­vo­ca­do afec­ta­cio­nes al comer­cio exte­rior cubano por un valor de 92 883 153 dóla­res, mien­tras que el incre­men­to del cos­to de financiamiento/​riesgo país se cuan­ti­fi­ca en 25 841 716 dólares.

8. Iden­ti­fi­que los sec­to­res esen­cia­les para la socie­dad cuba­na, como los prin­ci­pa­les blan­cos de agre­sión
Los ser­vi­cios de edu­ca­ción gra­tui­ta e inclu­si­va, a los cua­les el Esta­do cubano des­ti­nó el 23,7 % del gas­to social pre­su­pues­ta­do para el año 2020, se ven afec­ta­dos por caren­cias e insu­fi­cien­cias que limi­tan el pro­ce­so de ense­ñan­za y apren­di­za­je. Entre abril de 2019 y mar­zo de 2020, las afec­ta­cio­nes a este sec­tor se esti­man en 21 226 000 dóla­res.
El défi­cit de com­bus­ti­ble lace­ró gra­ve­men­te este sec­tor, al pun­to de impac­tar en 52 ins­ti­tu­cio­nes y con­lle­var a un reajus­te de los pla­nes y pro­gra­mas de estu­dio, así como de los hora­rios docen­tes. 
En el depor­te, la empre­sa Cuba­de­por­tes ha vis­to dis­mi­nui­da su capa­ci­dad de impor­tar imple­men­tos depor­ti­vos de mar­cas esta­dou­ni­den­ses, muchos de ellos de uso obli­ga­to­rio, según lo esti­pu­la­do en los regla­men­tos ofi­cia­les de las fede­ra­cio­nes inter­na­cio­na­les. Las afec­ta­cio­nes en el ámbi­to depor­ti­vo se cal­cu­lan en apro­xi­ma­da­men­te 9 995 000 dóla­res.
Por otra par­te, en el sec­tor de la cul­tu­ra las afec­ta­cio­nes están en el orden de los 22 150 000 dóla­res.
EE. UU. blo­quea la cir­cu­la­ción del arte cubano por el mun­do, per­si­guien­do y cen­su­ran­do su acción, así como exten­dien­do su estra­te­gia de ais­la­mien­to a las gran­des cor­po­ra­cio­nes inter­na­cio­na­les de la infor­ma­ción y los cir­cui­tos de dis­tri­bu­ción del arte.
Entre las afec­ta­cio­nes se encuen­tran las tra­bas en la comer­cia­li­za­ción del cine, debi­do a la impo­si­bi­li­dad de exhi­bir obras cine­ma­to­grá­fi­cas cuba­nas en EE. UU. Tam­bién en este tiem­po ha sido más feroz la cam­pa­ña de odio con­tra el sec­tor cul­tu­ral.
En el sec­tor de las comu­ni­ca­cio­nes y la infor­má­ti­ca, inclui­das las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, se esti­man en 64 274 000 042 dóla­res las pér­di­das.
Al difi­cul­tar y enca­re­cer la conec­ti­vi­dad en el país, con­di­cio­nar el acce­so a las pla­ta­for­mas y tec­no­lo­gías, y uti­li­zar el ciber­es­pa­cio para inten­tar sub­ver­tir el sis­te­ma polí­ti­co y jurí­di­co cubano, esta polí­ti­ca afec­ta nega­ti­va­men­te el desa­rro­llo de las comu­ni­ca­cio­nes en Cuba.
Etec­sa sigue sien­do la enti­dad con mayo­res afec­ta­cio­nes, regis­tran­do apro­xi­ma­da­men­te el 97 % del mon­to total de ese impacto. 

9. Des­con­fíe: la pan­de­mia de la COVID-19 no ha pro­vo­ca­do una «sua­vi­za­ción» del blo­queo
El impac­to nega­ti­vo del blo­queo se agra­va y resul­ta más cruel en el con­tex­to actual de enfren­ta­mien­to a la COVID-19. En mar­zo de 2020, debi­do a las res­tric­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, no pudo arri­bar a la Isla un dona­ti­vo de ven­ti­la­do­res pul­mo­na­res mecá­ni­cos, kits de diag­nós­ti­co, mas­ca­ri­llas y otros insu­mos médi­cos envia­dos por la com­pa­ñía chi­na Ali­ba­ba. 
Las com­pa­ñías sui­zas IMT Medi­cal AG y Acu­tro­nic medi­cal sys­tems ag, recien­te­men­te adqui­ri­das por una empre­sa con sede en EE. UU., ale­ga­ron las san­cio­nes del blo­queo para negar­se a entre­gar a Cuba ven­ti­la­do­res pul­mo­na­res mecá­ni­cos de alta tec­no­lo­gía. 
En abril de 2020, se cono­ció que los ban­cos sui­zos UBS, Ban­que Cler y Ban­co Can­to­nal de Basi­lea se nega­ron a trans­fe­rir dona­cio­nes rea­li­za­das por las orga­ni­za­cio­nes de soli­da­ri­dad hel­vé­ti­cas Medi­Cu­ba-Sui­za y Aso­cia­ción Sui­za-Cuba, por­que el nom­bre de la Isla apa­re­cía men­cio­na­do en el regis­tro de las tran­sac­cio­nes.
Las afec­ta­cio­nes cau­sa­das a acuer­dos bila­te­ra­les fir­ma­dos por Cuba con varios paí­ses de la región de las Amé­ri­cas, han per­ju­di­ca­do gra­ve­men­te la aten­ción médi­ca a 67 millo­nes de personas.

10. Agra­dez­ca el apo­yo de todas las voces que se alzan con­tra el blo­queo a Cuba
Han sido nume­ro­sas las soli­ci­tu­des tras­la­da­das al Pre­si­den­te de EE. UU. para que, en uso de sus facul­ta­des eje­cu­ti­vas, levan­te el blo­queo. 
Tam­bién, lue­go de que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) decla­ra­se a la COVID-19 como una pan­de­mia glo­bal, nume­ro­sos acto­res del sis­te­ma inter­na­cio­nal se han pro­nun­cia­do con­tra el blo­queo y/​o las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les de mane­ra gene­ral.
En el perio­do ana­li­za­do se regis­tra­ron, ade­más, 256 accio­nes de las orga­ni­za­cio­nes de soli­da­ri­dad con Cuba en 87 países. 

Autor: Yisell Rodrí­guez Milán

Fuen­te: Granma

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *