Bra­sil. Cre­ce en Río el poder elec­to­ral de los para­mi­li­ta­res y sicarios

Por Eric Nepo­mu­ceno. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de octu­bre de 2020.

“Mili­cia­nos” advier­ten al elec­to­ra­do de amplias áreas tan­to de Río como de muni­ci­pios veci­nos sobre las con­se­cuen­cias de no ele­gir a sus candidatos.

El domin­go 15 de noviem­bre los 5.570 muni­ci­pios bra­si­le­ños ele­gi­rán alcal­des y con­ce­ja­les. Y en un grue­so puña­do de ellos, todos en el área metro­po­li­ta­na de la ciu­dad de Río de Janei­ro, un nue­vo ele­men­to polí­ti­co está refor­zan­do, con énfa­sis, su actua­ción electoral.

Trá­ta­se de los “mili­cia­nos”, como son lla­ma­dos en Bra­sil los ban­dos de sica­rios, oriun­dos de las poli­cías civil y mili­tar, y de bomberos.

No se tra­ta exac­ta­men­te de una nove­dad. En 2018, las “mili­cias” tuvie­ron impor­tan­te rol jun­to a los elec­to­res de Jair Bol­so­na­ro, de su hijo mayor, Fla­vio, que lle­gó al Sena­do nacio­nal, y lle­va­ron a un des­co­no­ci­do juez, Wil­son Witzel, al gobierno de Río (aho­ra ale­ja­do por la Jus­ti­cia, por corrupción).

La fami­lia pre­si­den­cial, a pro­pó­si­to, en espe­cial Bol­so­na­ro y Fla­vio, tie­ne anti­guas vin­cu­la­cio­nes con una de las más crue­les “mili­cias” de Río, la “Ofi­ci­na del Crimen”.

Bas­ta con recor­dar la cer­ca­nía del clan con un san­gui­na­rio “mili­ciano”, Adriano da Nóbre­ga, exca­pi­tán de la Poli­cía Mili­tar de Río, y la mano dere­cha de la fami­lia, el exsar­gen­to Fabri­cio de Queiróz.

Nóbre­ga fue fusi­la­do en un escon­di­te en el inte­rior de Bahía, y Quei­róz está, jun­to a la espo­sa, en pri­sión domiciliaria.

Lo que impre­sio­na este año es la mane­ra abier­ta con que los “mili­cia­nos” advier­ten al elec­to­ra­do de amplias áreas tan­to de Río como de muni­ci­pios veci­nos sobre las con­se­cuen­cias de no ele­gir a sus can­di­da­tos. Ellos son pre­sen­ta­dos a los habi­tan­tes de las loca­li­da­des por la “mili­cia”, tan­to en reunio­nes con­vo­ca­das en algún bar como en las resi­den­cias de las fami­lias pre­via­men­te adver­ti­das sobre la “visi­ta”.

Tal actua­ción, amplia­da con base en expe­rien­cias ante­rio­res, se resu­me en acom­pa­ñar aten­ta­men­te el resul­ta­do, exa­mi­nan­do las actas de urnas. Cuan­do otro can­di­da­to que no es el “indi­ca­do” apa­re­ce con más votos, los votan­tes de la región son adver­ti­dos de que están en peli­gro. Este año la adver­ten­cia vino por anti­ci­pa­do: los “cabos elec­to­ra­les”, encar­ga­dos de tra­ba­jar para deter­mi­na­dos can­di­da­tos, fue­ron avi­sa­dos de que en caso de derro­ta esta­rán “en la mira”, o sea, pasi­bles de sufrir agre­sio­nes vio­len­tas o ser suma­ria­men­te fusilados.

Otro méto­do estre­na­do aho­ra con­sis­te en que los habi­tan­tes de regio­nes con­tro­la­das pre­sen­ten su com­pro­ban­te de voto para reci­bir peque­ñas can­ti­da­des de dine­ro. Y al mis­mo tiem­po son adver­ti­dos de que en caso de que el can­di­da­to “correc­to” sea derro­ta­do, habrá represalias.

A todo eso se refor­zó un hábi­to regis­tra­do en elec­cio­nes ante­rio­res: can­di­da­tos a cual­quier pues­to, tan­to legis­la­ti­vo como eje­cu­ti­vo, no pue­den hacer cam­pa­ña en áreas con­tro­la­das sin auto­ri­za­ción del coman­do “mili­ciano”. Al menos doce can­di­da­tos a con­ce­jal en ciu­da­des de la región metro­po­li­ta­na de Río fue­ron ase­si­na­dos duran­te la actual cam­pa­ña, y más de medio cen­te­nar fue amenazado.

El soció­lo­go José Clau­dio Alves, que estu­dia las “mili­cias” des­de hace vein­te años, dijo al dia­rio Folha de S.Paulo que las elec­cio­nes de 2020 serán el momen­to de apo­teo­sis de los paramilitares.

Alves entien­de que el dis­cur­so de la extre­ma dere­cha defen­dien­do la eli­mi­na­ción suma­ria de “ban­di­dos” y que se arme a la pobla­ción, con­cen­tra­do espe­cial­men­te en el actual pre­si­den­te Bol­so­na­ro, favo­re­ce­rá la elec­ción de can­di­da­tos vin­cu­la­dos a las “mili­cias”. Otro fac­tor, cla­ro, son las ame­na­zas pre­vias, reno­va­das a cada día.

Sur­gi­das hace poco más de vein­te años, ini­cial­men­te las “mili­cias” se dedi­ca­ban a dar com­ba­te al nar­co­trá­fi­co en las zonas menos favo­re­ci­das de Río y ciu­da­des veci­nas. Actua­ban al mar­gen de la ley, bajo el bene­plá­ci­to de la Jus­ti­cia y de las fuer­zas de seguridad.

Muy rápi­da­men­te aumen­ta­ron su radio de acción y pasa­ron a la extor­sión, ven­dien­do de todo, des­de butano a ser­vi­cio de tele­vi­sión por cable, domi­nan­do el trans­por­te y, cla­ro, ofer­tan­do “pla­nes de segu­ri­dad”. En varios pun­tos del área metro­po­li­ta­na se aso­cia­ron a los nar­co­tra­fi­can­tes, y avan­za­ron en la inva­sión de áreas públi­cas con cons­truc­cio­nes ilegales.

Con la lle­ga­da de Bol­so­na­ro a la pre­si­den­cia y del aho­ra defe­nes­tra­do Wil­son Witzel al gobierno pro­vin­cial, las “mili­cias” des­cu­brie­ron nue­vas fuen­tes de ingre­so. Y des­de el ini­cio de la pan­de­mia, per­fec­cio­na­ron sus méto­dos: aho­ra ven­den pla­zas en hos­pi­ta­les públicos.

Fren­te a la iner­cia gene­ral, 57,5 por cien­to del terri­to­rio de la ciu­dad de Río está bajo con­trol “mili­ciano”. Eso sig­ni­fi­ca que poco más de la ter­ce­ra par­te de la pobla­ción – casi dos millo­nes 200 mil per­so­nas – viven en esas zonas. Hay 165 barrios de la región metro­po­li­ta­na que son blan­cos de dispu­ta entre tra­fi­can­tes y para­mi­li­ta­res. Eso sig­ni­fi­ca otros casi dos millo­nes 700 mil per­so­nas. En Río, sola­men­te cin­co barrios están libres de “mili­cia­nos”.

De las urnas de noviem­bre sal­ta­rá un núme­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de cri­mi­na­les. Ellos van a legis­lar. Y no hay cómo impedirlo.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *