Cul­tu­ra. La FRAC y su odio al mains­tream moderno

Por David Monthiel. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de octu­bre de 2020.

La Fun­da­ción de Rape­ros Atí­pi­cos de Cádiz (FRAC) es una vete­ra­na de estos temas aho­ra can­den­tes: el uso del len­gua­je anda­lú, del acen­to, de la iden­ti­dad anda­lu­za, de la polí­ti­ca de la memo­ria, del cachon­deo, del bilin­güis­mo jamaico-gaditano.

Rape­ros irre­den­tos, letris­tas de poca ver­güen­za con mucha carre­te­ra y con­cier­tos detrás, car­na­va­le­ros under­ground, cuple­te­ros de ingen­te pro­duc­ción, for­ja­do­res del autén­ti­co dub poetry gadi­tano con sus roman­ce­ros, la FRAC ha pre­sen­ta­do nue­vo tema, #Bulo­cra­cia, y le da un repa­so a la actua­li­dad pan­dé­mi­ca y cul­tu­ral siem­pre man­te­nien­do la dis­tan­cia y con las manos recién moja­di­tas en gel hidro­al­cohó­li­co. Entre­vis­ta­mos a Pare­ja y Karim, con mas­ca­ri­llas, y nos res­pon­den bajo la incer­ti­dum­bre de una situa­ción extra­ña para la músi­ca y los con­cier­tos en directo.

-¿Cómo habéis lle­va­do la Pandemia?

-Karim: Bien, den­tro de lo que cabe. Noso­tros ya lle­vá­ba­mos cua­tro años en los que nos hemos bus­ca­do la vida con el gru­po, bási­ca­men­te mal­vi­vien­do. Entre mayo y octu­bre esta­ba lo fuer­te, cuan­do más toca­mos. El res­to de los meses no hay na que ras­cá. La pan­de­mia ha sido desas­tro­sa para el gru­po. Este mes de mayo pasa­do tenía­mos doce conciertos.

-Pare­ja: Todos a por tabaco.

K.: Cuan­do nos lo vimos venir, quie­ro decir, el con­fi­na­mien­to y todo eso, sabía­mos que quien se iba a lle­var la patá más gor­da iban a ser los con­cier­tos. Acep­ta­mos la situa­ción, ¿qué vamos a hacer? Pues hacer­le caso a Fer­nan­do Simón. Pa noso­tros ha sido una putada, pero, si te digo la ver­dad, nos ha ser­vi­do. Por­que en tan­tos años de la FRAC no hemos para­do nunca.

-Nun­ca, nunca?

P.: Solo pa carnaval.

K.: Cla­ro, para el roman­ce­ro, que con­si­de­ra­mos par­te del gru­po, y una par­te muy impor­tan­te. Es el dub poetry gadi­tano. Por eso digo que el parón nos vino bien. Ade­más hemos coti­za­do en otros tra­ba­jos, algo que tam­bién hace fal­ta. Por­que el gru­po, a veces, es una gran ruina.

-Pero no habéis para­do de sacar temas y videos, ¿no?

-K.: Des­de el lado crea­ti­vo ha esta­do la cosa de lujo. No hemos para­do. Hemos saca­do temas nue­vos. Cola­bo­ra­do con mucha gen­te, con el Coro­na­vi­rus Inter­band Ensem­ble (pro­yec­to de Cal­de Ramí­rez y Toto, de Music Komi­te), con CDZ Rap, con Pachan­gui­to (“Dos por cua­tro” y “Pan demia”). Apar­te del tema nue­vo, “Bulo­cra­cia”.

-Del que habla­re­mos des­pués, espérate.

K.: Tam­bién tene­mos pen­dien­te uno con gen­te de Bil­bao, de cone­xión eus­kal­dún-gadi­ta­na. Hay otra cola­bo­ra­ción con R de Rave, que ya for­ma par­te del gru­po en muchos aspec­tos. Por­que es alguien que nos está ayu­dan­do y echan­do el cable mucho.

P.: Hay otro tema con Paco Frac­ma, de Chi­cla­na. Que tam­bién saldrá.

K.: Por eso te digo que hemos salío refor­zaí­tos. Si no nos sal­va Chi­na tene­mos la espe­ran­za de que la pri­ma­ve­ra que vie­ne no la per­da­mos y tocar, pen­sa­mos que podría­mos estar entre­te­ni­dos den­tro de nues­tro cir­cui­to agra­da­ble y digno de la segun­da B musical.

-¿Y qué habéis hecho duran­te el con­fi­na­mien­to? ¿Yoga res­tau­ra­ti­vo? ¿Plas­ti­mo­del­si­mo extre­mo? ¿Gim­na­sia sueca?

K.: Yo he leí­do a #Bechia­re­lli.

-Pelo­ta-ere, pisha.

K.: Bueno tam­bién he gra­ba­do vein­te sesio­nes de músi­ca jamai­ca­na como Greens­ta­lin Selec­tah, que están todas subi­das en Ivoox.

-Bue­na man­te­ca, por cierto.

P.: Yo he esta­do pin­chan­do los fines de sema­na cum­bia con Pucho Para­gua en direc­tos del Face­book y per­fec­cio­nan­do mi téc­ni­ca de los susos de cre­ma relle­nos de arándanos.

-Pa entro.

P.: Bueno, ya lo ha dicho Karim, pero lo del Covid nos ha afec­ta­do mucho, y a la músi­ca en direc­to, por­que noso­tros no gana­mos dine­ro con el Spo­tify, ni de dere­chos de autor. Somos un gru­po, como mucha gen­te sabe, sin pro­mo­to­ras detrás, ni mana­ger. Nues­tra esce­na se ha vis­to muy afectada.

-Expli­ca la escena.

P.: Pues con­cier­tos en peque­ños pue­blos, fies­tas popu­la­res, even­tos socia­les, cole­gueo. Muchas cosas que se han teni­do que can­ce­lar. Noso­tros en reali­dad no hemos deja­do de pro­du­cir, vídeos, temas y siguien­do tra­ba­jan­do a nues­tro rit­mo, con el hán­di­cap de que no hemos podi­do dar conciertos.

-Bueno pues hablad­me del últi­mo tema. ¿Bulo­cra­cia?

K.: El tema de “Bulo­cra­cia” sur­ge por­que se jun­tan dos cosas. Por un lado, la cola­bo­ra­ción con Jen­ni­fer Pau­los, que es de Pon­fe­rra­da y que can­ta reg­gae con letras poten­tes y con los Dub Pre­si­dents, que han hecho la base. Hace tiem­po que habla­mos de hace un tema cola­bo­ra­ti­vo. Por otro lado está el vein­te ani­ver­sa­rio de La Hai­ne, un medio de con­tra­in­for­ma­ción. La gen­te de La Hai­ne nos pidió un tema para un reco­pi­la­to­rio y, cla­ro, tuvi­mos que hacer algo que habla­ra de la pren­sa y sus movi­das. Tú sabe, to las movi­das últi­mas de los nega­cio­nis­tas, los fachas, Ste­ve Bannon.

-¿Pero lo vais a meter en un dis­co nuevo?

P.: Qué va. “Bulo­cra­cia” no va estar en nin­gún dis­co nues­tro por­que aho­ra mis­mo no hay pen­dien­te dis­co. Qui­zá lue­go saca­re­mos algo. Pero aho­ra no es la idea. La cul­tu­ra del bulo no es algo nue­vo, fun­cio­na des­de siem­pre, inven­tar­se bulos para crear mie­do, el mie­do está laten­te, sobre todo des­pués de la pan­de­mia: tie­ne mie­do de la músi­ca, del cine, de la calle, de tocar­se. Es un ejem­plo per­fec­to es el de la oku­pa­ción. Yo he escu­cha­do decir a un nota: “es que ten­go mie­do salir de mi casa a com­prar el pan por­que ten­go temor de que me oku­pen la casa”.

K.: ¡Qué dis­pa­ra­te, osé!

-Bueno, qué me con­táis de esta cosa que se pue­de lla­mar “la nue­va esce­na anda­lu­za cul­tu­ral” en la que des­ta­can los Cali­fa­to 34, Anto­nio Manuel, The Gar­de­ner, Los Volu­ble, Bronquio…

K.: Yo recuer­do que gru­pos señe­ros como Rein­ci­den­tes, sin fal­tar al res­pe­to, ¿eh?, glo­ria pa ellos, can­ta­ban en cas­te­llano cerrao, y yo me pre­gun­ta­ba “¿Por qué no can­tan en anda­lú, joé?” En esta fase a la gen­te le impor­ta poco lo que digan y se lan­za a can­tar como habla. Y eso está de lujo. Se han rela­ja­do por fin. Pero no solo por la pro­pues­ta de Er Prin­zi­pi­to Andalú.

-Que uste­des adop­tas­teis antes que los Cali­fa­to, ¿no?

K.: Un poqui­to antes, pero no pasa na. Todos los que has nom­bra­do tra­tan y hablan de la iden­ti­dad anda­lu­za, cada uno a su rollo, a su esti­lo. La movi­da está en que yo me cogí un rebote.

-¿Tú un rebo­te, Karim? !No me lo creo!

K.: Yo digo las cosas que otros se callan.

-Que es des­de el cariño.

K.: Ya. Bueno, aho­ra en serio. Noso­tros lle­vá­ba­mos dan­do la taba­rra con el len­gua­je, la for­ma de expre­sar­se, con la iden­ti­dad, muchos años. Somos muy jar­ti­bles. Y en las épo­cas que había que pedir, rei­vin­di­car, noso­tros hemos esta­do siem­pre a dis­po­si­ción. Hemos esta­do ahí siem­pre. Y aho­ra, pare­ce que está de moda y es muy fácil. Pero de lujo, ¿eh? Insis­to. Eso sí: siem­pre hemos hecho algo que nos ha sali­do así. Algo muy anda­luz, pero más que anda­luz, gaditano.

-Hubo sus­pi­ca­cias por el artícu­lo de marras en este medio sobre este “nue­vo movi­mien­to”, ¿no?

K.: Cla­ro, es difí­cil acer­tar con una esce­na tan gran­de, la cosa esta­ba en que la FRAC es una vete­ra­na de estos temas aho­ra can­den­tes: el uso del len­gua­je, del acen­to, de la iden­ti­dad, de la polí­ti­ca de la memo­ria, del cachon­deo, del bilin­güis­mo jamai­co-gadi­ta­nos y tal. Y no difu­mi­nan. Yo pien­so que es nor­mal que todo lo que sale de Sevi­lla sale más impul­sa­do, la cosa del cen­tra­lis­mo y tener más medios. Aquí, en Cádiz, fue­ra par­te del car­na­val, poqui­to más. Pero en Cádiz hay mucha gen­te bue­na en todo: los Elec­tric Alley, The Aga­por­nis, el pia­nis­ta Javier Galia­na, los Music Komi­té. Cádiz es una peque­ña Jamai­ca. Pero aquí como no hayas can­ta­do con Mar­tí­nez Ares te que­das en un segun­do plano.

-Pero rei­vin­di­cáis la segun­da B de la músi­ca ¿no? Como el fut­bol modesto.

K.: Cla­ro, cla­ro. Tam­bién nos ha pasa­do una cosa. En Anda­lu­cía nos hemos vin­cu­la­do a cier­tas movi­das polí­ti­cas, por­que nues­tras letras son polí­ti­cas y cla­ras, aun­que aho­ra nos gus­ta meter más códi­go. Para toda esta esce­na yo creo que hay un fac­tor que jugó un papel estu­pen­do. Los Glo­rious Anda­lu­sian Emi­ra­te Memes hicie­ron mucho por esto. Ahí tie­ne que haber man­te­ca. Por­que esta gen­te hubo una épo­ca en la que le die­ron iden­ti­dad a Al Ánda­lus y te jar­ta­bas de reír. Hacían memes que son las cosas que com­par­tes y se pasan por el was­sa. Estoy segu­ro que algún cuñao de tu fami­lia se las ha comío con papas. De todos los artis­tas que dices, para mí lo mejor que he vis­to en los últi­mos diez años es el Fla­men­co is not a cri­me de Los Voluble.

-Eso es manteca.

K.: Cuan­do los vi en Cádiz no sabía muy bien a lo que iba. ¿Era una pin­cha­da? ¿O qué? Cono­cía a Beni­to y sabía que había cola­bo­ra­do con El Niño de Elche, sabía que eran unos cere­bri­tos. Y me sorprendió.

-A mí me dejó picueto.

K.: Ese día me morí. El momen­to “Pre­gón”, ese de “vamos a muer­te con dios” es tela mari­ne­ra. Por cier­to, a Los Volu­ble tam­po­co los nom­bran en el arti­cu­li­to de marras.

-¿Creéis que se podría sam­plear el carnaval?

K.: Noso­tros ya lo hemos hecho en muchos temas. ¿Qué pasa? Que como no somos mains­tream, pues no enca­ja. El fla­men­co ha enca­ja­do más.

P.: El car­na­val tie­ne menos reper­cu­sión en la músi­ca aun­que se cono­ce bas­tan­te. Por ejem­plo, nues­tro final de con­cier­to es el final del popu­rrí de “Los ton­tos de capi­ro­te”. Y ese final de popu­rrí se lo saben en Ses­tao, en Villa­vi­cio­sa. En el cam­po del Leal­tad se lo saben, en Car­de­deu tam­bién. Hay un mon­tón de sitios en los que la gen­te can­ta car­na­val gra­cias a noso­tros. Es más, hay cole­gas cata­la­nes que, estan­do de visi­ta, can­ta­ron paso­do­bles con Mano­lín Gál­vez en la Caleta.

-De locos.

P.: Noso­tros tene­mos deta­lla­zos car­na­va­le­ros en pala­bras, en per­so­na­jes, en comparaciones.

-Y el tema de las ayu­das a crea­do­res y tal… ¿Qué?

K.: El tema de las ayu­das es un tapa­bo­cas para que la gen­te se con­for­me. Las ayu­das solo las pue­den con­se­guir los que están en el mer­ca­do. Los que se pue­den dar de alta en cua­ren­ta o sesen­ta conciertos.

-¿Qué pen­sáis de la cam­pa­ña de Aler­ta Roja de la gen­te que tra­ba­ja en even­tos culturales?

P.: A mí, lo de aler­ta roja me pare­ce una cosa muy ambi­gua y mal hecha por­que está enga­ñan­do a mucha gen­te. Un segu­ra­ta nazi que se dedi­ca a los even­tos tenía pues­to el logui­to. Ya sabe tú.

-Bueno, un cues­tio­na­rio rapi­di­to de la actua­li­dad: Fer­nan­do Simón.

P.: Oja­lá fue­ra mi pare.
K.: A mí me da buen rollo por­que me recuer­da a los pure­tas del Cam­ba­la­che, y te lo ves vien­do car­na­val calle­je­ro de las buenas.

-El entre­na­dor del Cádiz de pri­me­ra, Álva­ro Cervera.

K.: Es un gafa bueno, qué más se pue­de pedir, tie­ne cara de vecino infor­má­ti­co. Yo lo apo­ya­ré siem­pre.
P.: Es un gran estra­te­ga, pero que se deje de ir a los toros que al final me va a caer mal.

-Trump.

P.: Tiri­ti­trum­ptrump.
K.: Un poten­cial roman­ce­ro, pero no ir de él, sino que él hicie­ra uno.

-Ayu­so.

P.: Repre­sen­ta cien por cien lo que que­re­mos expre­sar con la can­ción “Cara­jo­te”.
K.: Una poten­cial par­ti­ci­pan­te de shows televisivos.

-Torra.

P.: Es una tos­tá en cata­lán que a mí me gus­ta mucho por la maña­na.
K.: Al final, en todo lo que está pasan­do… apa­re­ce como víc­ti­ma del Esta­do español.

Ea, a juí. Muchas gracias.

Fuen­te: El Salto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *