Boli­via. El MAS derro­tó al neoliberalismo

Por Hedel­ber­to López Blanch, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 octu­bre 2020.-

La rotun­da vic­to­ria elec­to­ral obte­ni­da por el Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS) ha repre­sen­ta­do un gol­pe con­tun­den­te a las fuer­zas de la dere­cha nacio­nal y regio­nal que habían impues­to una dic­ta­du­ra neo­li­be­ral, y a la par demos­tró el irres­tric­to apo­yo que le pro­fe­sa el pue­blo boli­viano al pri­mer pre­si­den­te indí­ge­na de su his­to­ria, Evo Mora­les Aima.

El triun­fo obte­ni­do por el MAS en los comi­cios efec­tua­dos este 18 de octu­bre, han echa­do por tie­rra todas las arti­ma­ñas rea­li­za­das por las fuer­zas reac­cio­na­rias que el 10 de noviem­bre de 2019 die­ron un san­grien­to gol­pe de Esta­do con­tra Evo, tras éste haber gana­do esas elec­cio­nes con más del 10 % sobre su más cer­cano rival.

En aque­lla oca­sión, la for­mu­la Evo Mora­les-Álva­ro Gar­cía Line­ra alcan­zó el 46,86 % de los votos, mien­tras que su opo­nen­te, el dere­chis­ta Car­los Mesa, obtu­vo 36,73 %.

No obs­tan­te, la dere­cha des­co­no­ció los resul­ta­dos y la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) con su funes­to secre­ta­rio gene­ral al fren­te, Luís Alma­gro, y el infaus­to Gru­po de Lima, decla­ra­ron que hubo frau­de en las elec­cio­nes. Meses des­pués, varias orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les demos­tra­ron que Evo obtu­vo un lim­pio triun­fo, pero ya el mal esta­ba hecho.

Des­pués del gol­pe de Esta­do, la repre­sión no se hizo espe­rar y el pue­blo fue aco­sa­do con saña y vio­len­cia por las fuer­zas mili­ta­res y poli­cia­les que deja­ron un sal­do de 40 muer­tos y nume­ro­sos heri­dos, mien­tras los prin­ci­pa­les diri­gen­tes del MAS fue­ron per­se­gui­dos, encar­ce­la­dos o impul­sa­dos al exi­lio. Todo esto rea­li­za­do con el bene­plá­ci­to de la OEA y del gobierno de Esta­dos Unidos.

En esta oca­sión, como todas las encues­tas daban como posi­ble gana­dor a Luís Arce, la pre­si­den­ta de fac­to Jea­ni­ne Áñez y los gol­pis­tas pos­pu­sie­ron en tres oca­sio­nes la cele­bra­ción de los comi­cios al avi­zo­rar que per­de­rían el poder y deja­rían de lle­nar sus bol­si­llos de dóla­res lo cual han logra­do con el robo de las rique­zas del país.

Aho­ra, la can­di­da­tu­ra del MAS, Luís Arce-David Cho­quehuan­ca, se alzó con el 53,4 % de los votos, mien­tras que Car­los Mesa solo obtu­vo el 30,5 %.

Duran­te el año que la dere­cha man­tu­vo el poder con un sis­te­ma neo­li­be­ral, la eco­no­mía boli­via­na decre­ció a 5,4 %; cer­ca de un millón de ciu­da­da­nos ingre­sa­ron en el nivel de pobre­za; el des­em­pleo se expan­dió por toda la nación y la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, por la desidia y fal­ta de aten­ción médi­ca, ha pro­vo­ca­do la muer­te a 8 268 per­so­nas y 145 000 con­ta­gia­dos. Boli­via es el ter­cer país del mun­do con mayor núme­ro de falle­ci­dos per cápi­ta por la covid 19, con 70 dece­sos por cada 100 000 personas.

Indis­cu­ti­ble­men­te que las haza­ñas eco­nó­mi­cas y socia­les que reali­zó el gobierno de Evo Mora­les des­de enero de 2006 fue­ron las que han per­mi­ti­do rever­tir el gol­pe de Esta­do y dar el triun­fo a la fór­mu­la Arce-Choquehuanca.

Antes de 2006, las carac­te­rís­ti­cas en Boli­via eran la inse­gu­ri­dad polí­ti­ca ciu­da­da­na con una gran pobre­za, fal­ta de edu­ca­ción y de aten­ción a la salud del pue­blo, mien­tras que la eco­no­mía sufría un saqueo indiscriminado.

En su pri­mer man­da­to, se acor­da­ron medi­das para nacio­na­li­zar empre­sas y rique­zas pro­duc­ti­vas, mine­ras y de ser­vi­cios, y comen­zó la eta­pa para dejar atrás más de dos siglos de explo­ta­ción por par­te de gobier­nos extran­je­ros y com­pa­ñías trans­na­cio­na­les con la anuen­cia de las oli­gar­quías criollas.

Con ante­rio­ri­dad, los prin­ci­pa­les pro­duc­tos ener­gé­ti­cos y empre­sas públi­cas crea­das por la revo­lu­ción de 1952 habían sido pri­va­ti­za­dos o ven­di­dos a pre­cios de rema­te. Este pro­ce­so se acre­cen­tó entre 1985 y 2005 duran­te los gobier­nos neo­li­be­ra­les, (el últi­mo pre­si­di­do por el actual derro­ta­do can­di­da­to Car­los Mesa) ya que el Esta­do dejó de con­tro­lar el 70 % de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va y su prin­ci­pal indus­tria, Yaci­mien­tos Petro­lí­fi­cos Fis­ca­les Boli­via­nos (YPFB), reci­bía rega­lías de solo 18 % por par­te de las transnacionales.

Al nacio­na­li­zar­se la indus­tria de los hidro­car­bu­ros se esta­ble­ció una polí­ti­ca de reten­ción del sec­tor, divi­di­do en 50 % de rega­lías, 7 % en ganan­cias recu­pe­ra­bles de empre­sas ope­ra­do­ras de YPFB y pago de impues­tos y paten­tes. De esa for­ma se ase­gu­ró que el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal y el pue­blo obtu­vie­ran ingre­sos por miles de millo­nes de dóla­res y a la par se pro­mo­vió la recu­pe­ra­ción de rique­zas y recur­sos como un hecho de jus­ti­cia social y económica.

Esas medi­das pro­pi­cia­ron dis­mi­nuir la pobre­za y dina­mi­zar la eco­no­mía fami­liar al aumen­tar el con­su­mo en los hogares.

Se cons­tru­ye­ron en el país 35 hos­pi­ta­les de segun­do nivel, 1 061 esta­ble­ci­mien­tos de salud y 18 550 cen­tros para aten­der a la pobla­ción. La mayo­ría de esas ins­ta­la­cio­nes fue­ron aban­do­na­das por el gobierno de fac­to de Jea­ni­ne Áñez.

El Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) aumen­tó anual­men­te en 4,9 % y pasó de 9 000 millo­nes de dóla­res en 2005 a 50 500 millo­nes y un equi­va­len­te per cápi­ta de 4 000 dólares.

La pobre­za extre­ma se redu­jo en ese perío­do de 38,2 % a 15,2 % y la pobre­za mode­ra­da de 60,6 % a 34,6 %, las tasas de dis­mi­nu­ción más altas del con­ti­nen­te. La espe­ran­za de vida pasó de 63,8 años a 73,5 años en 2019.

Boli­via se situó enton­ces como uno de los paí­ses con mayo­res nive­les de asis­ten­cia esco­lar en pri­ma­ria, decla­ra­da por la UNESCO como libre de anal­fa­be­tis­mo debi­do a la ayu­da brin­da­da en ese sec­tor por Cuba y Vene­zue­la, y cons­tru­yó 16 773 uni­da­des edu­ca­ti­vas en esos 14 años.

Pese a todas las arti­ma­ñas de los gol­pis­tas, de la OEA y del gobierno esta­dou­ni­den­se para tra­tar de pre­ser­var en el poder a las fuer­zas de dere­cha, el pue­blo boli­viano vol­vió a dar mues­tras de su valen­tía como ocu­rrió en 2002 cuan­do con masi­vas mani­fes­ta­cio­nes logró sacar del poder al man­da­ta­rio neo­li­be­ral Gon­za­lo Sán­chez de Lozada.

De todas for­mas, el pue­blo y todas las fuer­zas demo­crá­ti­cas y pro­gre­sis­tas del mun­do, ten­drán que seguir aten­to para que no vuel­va a suce­der otro gol­pe de Estado.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *