Argen­ti­na. Todo indi­ca­ría que la con­sig­na «tie­rra por tie­rra» podría con­ver­tir­se en reali­dad para quie­nes resis­ten des­de hace 3 meses en la toma de Guernica

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de octu­bre de 2020.

Hay nove­da­des impor­tan­tes y cier­ta­men­te posi­ti­vas en la toma de tie­rras de Guer­ni­ca. Por pri­me­ra vez comien­za a vis­lum­brar­se una solu­ción con­cen­sua­da. Jus­ta­men­te cuan­do esta ges­ta aca­ba de cum­plir tres meses des­de aquel día en que más de 2000 fami­lias deci­die­ron recu­pe­rar un espa­cio don­de cons­truir un techo para vivir más o menos dig­na­men­te.
Antes de este momen­to un poco más alen­ta­dor hubie­ron muchos palos en la rue­da. Recor­de­mos: La bru­tal cam­pa­ña de ter­gi­ver­sa­ción por par­te del gobierno muni­ci­pal y el pro­vin­cial, a la que se suma­ron los medios hege­mó­ni­cos, gene­ran­do la idea que quie­nes esta­ban en Guer­ni­ca eran fora­ji­dos, moni­to­rea­dos por las orga­ni­za­cio­nes socia­les. Nada de eso era cier­to, ellos lo sabían pero usa­ban el típi­co recur­so para deni­grar a las y los lucha­do­res.
Tam­bién se inten­tó la habi­tual ame­na­za de “cui­da­do que vie­ne Ber­ni”, ponien­do en la repre­sión el cen­tro de las solu­cio­nes que no apa­re­cían en las mesas de diá­lo­go. Tam­bién esa tác­ti­ca se fue al gare­te gra­cias a la uni­dad y resis­ten­cia de los vecinos.

En cada una de las oca­sio­nes en que se pro­du­je­ron posi­bi­li­da­des de diá­lo­go entre los dele­ga­dos, las orga­ni­za­cio­nes socia­les, la Gre­mial de [email protected] y el gobierno pro­vin­cial, más allá de las chi­ca­nas ofi­cia­les, los lucha­do­res y lucha­do­ras popu­la­res siem­pre ofre­cie­ron solu­cio­nes, mien­tras que el minis­tro Larro­que se jac­ta­ba de que la gran mayo­ría de los veci­nos de la toma “acep­ta­ban las pro­pues­tas del gobierno y esta­ban deci­di­dos a des­alo­jar “man­sa­men­te” las tie­rras “usur­pa­das” (sic).Para ello, pusie­ron en jue­go el recur­so de las dádi­vas y el asis­ten­cia­lis­mo. Inclu­so se pro­du­cían inter­ven­cio­nes de los fun­cio­na­rios en los medios, anun­cian­do que “ya son 600 las fami­lias que han fir­ma­do para irse”. Todo eso se fue derrum­ban­do poco a poco, ya que los úni­cos que podían dar cifras reales son los pro­pios veci­nos que aguan­ta­ron a pie fir­me allí en la toma. Llue­ve o true­ne o se inun­de, como ocu­rrie­ra en varias oca­sio­nes, muy pocos fue­ron los que desertaron.

Por fin, des­pués de movi­li­za­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias, adhe­sio­nes de orga­nis­mos de Dere­chos Huma­nos, per­so­na­li­da­des como Adol­fo Pérez Esqui­vel y Nora Cor­ti­ñas, sin­di­ca­lis­tas com­ba­ti­vos, dipu­tados de izquier­da, y has­ta lla­ma­mien­tos inter­na­cio­na­les exi­gien­do que se pare el des­alo­jo, se fue­ron ganan­do peque­ñas pero sig­ni­fi­ca­ti­vas bata­llas. En todo momen­to pri­vó la uni­dad en la acción entre los veci­nos y las orga­ni­za­cio­nes, y ese ha sido un fac­tor muy impor­tan­te en este proceso.

Así se lle­ga a este pasa­do fin de sema­na, en que, tra­ba­jan­do con­tra reloj, las orga­ni­za­cio­nes y les dele­ga­des comen­za­ron a escu­char pro­pues­tas bien con­cre­tas por par­te de sus inter­lo­cu­to­res. Como la con­sig­na siem­pre fue “tie­rra por tie­rra”, en un momen­to sur­gió esa posi­bi­li­dad más o menos real. A par­tir de ello, se resol­vió hacer un nue­vo cen­so bajo con­trol de los veci­nos y veci­nas, y la super­vi­sión del CELS y el SERPAJ y el Cole­gio de Tra­ba­ja­do­res Socia­les de La Pla­ta. La nove­dad fue, que por pri­me­ra vez los fun­cio­na­rios del gobierno entra­ron a la toma y copar­ti­ci­pa­ron de esa acti­vi­dad. Como con­clu­sión de la expe­rien­cia, sur­gió otra gran ver­dad que des­min­tió cate­gó­ri­ca­men­te a las cifras que daba el Gobierno sobre cuán­tas fami­lias que­da­ban en el pre­dio. Se com­prue­ba que son más de mil y eso da fuer­za a la idea de que la solu­ción debe ser para todas y todos ellos.
Como dice el bole­tín de la Coor­di­na­do­ra de Dele­ga­des: El cen­so fue ela­bo­ra­do bajo las con­di­cio­nes de los veci­nos, con pre­gun­tas limi­ta­das para dar cuen­ta de la can­ti­dad de fami­lias que recla­man tie­rra para vivir, este cen­so, como el ante­rior des­mien­te sin obje­cio­nes las cifras que fun­cio­na­rios del gobierno han difun­di­do en los medios de comu­ni­ca­ción, inten­tan­do ins­ta­lar la idea de que la recu­pe­ra­ción de tie­rras de Guer­ni­ca había sido “vacia­da”.
Lejos de eso, la lucha y el recla­mo de tie­rra para vivir sigue sien­do sos­te­ni­do por las fami­lias que lle­van 3 meses exac­tos des­de aquel 20 de julio. La solu­ción a este recla­mo social por tie­rra y vivien­da solo pue­de ser abor­da­da satis­fac­to­ria­men­te man­te­nien­do la mesa de nego­cia­ción y sus­pen­dien­do el des­alo­jo dic­ta­do para el perío­do del 15 al 30 de octubre.

Aho­ra, que pare­ce que los mis­mos fun­cio­na­rios que en un momen­to emba­rra­ron la can­cha per­ci­ben que el pro­ble­ma es más impor­tan­te que el que ima­gi­na­ban, es la hora de apu­rar las solu­cio­nes. Por un lado sus­pen­der defi­ni­ti­va­men­te el des­alo­jo, y como afir­man las y los veci­nos: «dedi­car todos los esfuer­zos a dar­le una sali­da a este recla­mo que se pue­de resu­mir en tie­rra para las fami­lias. Los veci­nos y veci­nas tene­mos la mejor volun­tad de bus­car una sali­da a nues­tro recla­mo y espe­ra­mos una pro­pues­ta ade­cua­da por par­te del gobierno que impli­que un lote de tie­rra para cada una de nues­tras fami­lia”.
Oja­lá que pri­ve el sen­ti­do común y no haya retro­ce­sos en las pro­me­sas hechas estos días, de tras­la­dar a toda la toma a otras tie­rras que exis­ten en el Muni­ci­pio, con acce­so a los ser­vi­cios de agua y luz, a la espe­ra de los lotes defi­ni­ti­vos. Se lo mere­cen quie­nes tan­to han lucha­do para visi­bi­li­zar, ponien­do el cuer­po, una situa­ción tan gra­ve como es el hecho de ser tra­ba­ja­do­res o des­ocu­pa­dos, vivir en la calle y no tener un techo para pro­te­ger­se jun­to a sus familias.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *