Vene­zue­la. ¿De qué mane­ra afec­ta el blo­queo a las impor­ta­cio­nes del Estado?

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de octu­bre de 2020.

La con­fi­gu­ra­ción petro­le­ra y ren­tís­ta de la eco­no­mía vene­zo­la­na ha mar­ca­do su patrón de fun­cio­na­mien­to en los últi­mos 100 años. El aspec­to más visi­ble de esta con­fi­gu­ra­ción his­tó­ri­ca es la depen­den­cia de las impor­ta­cio­nes de una amplia gama de bie­nes y ser­vi­cios tan­to de con­su­mo final como de mate­rias pri­mas para uso indus­trial, finan­cia­das en gran medi­da con el dine­ro deri­va­do de las expor­ta­cio­nes petro­le­ras: los «petro­dó­la­res».

Esta rela­ción de depen­den­cia ha crea­do un mar­co de vul­ne­ra­bi­li­dad his­tó­ri­ca que ha las­tra­do las posi­bi­li­da­des de un desa­rro­llo eco­nó­mi­co endó­geno y genuino en Vene­zue­la. La eco­no­mía vene­zo­la­na, jus­ta­men­te por la con­di­ción impor­ta­do­ra impues­ta por las com­pa­ñías petro­le­ras esta­dou­ni­den­ses y anglo­ho­lan­de­sas a prin­ci­pios del siglo XX, se encuen­tra nota­ble­men­te expues­ta a las tur­bu­len­cias eco­nó­mi­cas glo­ba­les y a la caí­da de los pre­cios en el mer­ca­do petro­le­ro internacional.

His­tó­ri­ca­men­te, Vene­zue­la ha esta­do mar­ca­da por estos vai­ve­nes. Las caí­das seve­ras en el ingre­so petro­le­ro en otras épo­cas debi­do al decli­ve de los pre­cios inter­na­cio­na­les del cru­do han deri­va­do en cri­sis eco­nó­mi­cas, impi­dien­do man­te­ner en alto el rit­mo de impor­ta­cio­nes para abas­te­cer el mer­ca­do interno.

La depen­den­cia de las impor­ta­cio­nes es supe­rior al 50%. Esta cifra varía en fun­ción del ren­glón del pro­duc­to impor­ta­do, pero en tér­mi­nos gene­ra­les el balan­ce ha sido his­tó­ri­ca­men­te negativo.

Las prin­ci­pa­les impor­ta­cio­nes vene­zo­la­nas se divi­den en: petro­le­ras, ali­men­tos y medi­ci­nas, mate­rias pri­mas e insu­mos industriales.

En algu­nos ren­glo­nes, la depen­den­cia supera el 70%, como es el caso de algu­nos insu­mos quí­mi­cos para medi­ci­nas y mate­rias pri­mas ali­men­ta­rias o para el con­su­mo final (arroz, tri­go, maíz, etc.).

Por vía direc­ta o indi­rec­ta, el Esta­do vene­zo­lano ha asu­mi­do la gran mayo­ría de las impor­ta­cio­nes al con­tro­lar el flu­jo de los petrodólares.

En resu­men, el nivel de con­su­mo de la pobla­ción es alta­men­te depen­dien­te de los pro­duc­tos impor­ta­dos y de las divi­sas petro­le­ras obte­ni­das por el Esta­do vene­zo­lano. Por ende, una caí­da del ingre­so petro­le­ro afec­ta direc­ta­men­te la can­ti­dad de bie­nes impor­ta­dos, impul­san­do el enca­re­ci­mien­to de los mis­mos y dis­mi­nu­yen­do la capa­ci­dad adqui­si­ti­va de la pobla­ción en últi­ma instancia.

Datos y ele­men­tos básicos

A sabien­das de esta vul­ne­ra­bi­li­dad his­tó­ri­ca, el gobierno de los Esta­dos Uni­dos ha des­ple­ga­do un seve­ro blo­queo con­tra las impor­ta­cio­nes vene­zo­la­nas, con miras a dete­rio­rar el con­su­mo de ali­men­tos, medi­ci­nas y otros bie­nes bási­cos de la población.

Para ello, han imple­men­ta­do diver­sas estrategias:

  • Blo­queo a cuen­tas de ban­cos e ins­ti­tu­cio­nes vene­zo­la­nas en ban­cos inter­na­cio­na­les des­de don­de se rea­li­zan los pagos de las impor­ta­cio­nes. En 2016 – 2017, a raíz del Decre­to Oba­ma (2015) y de la Asam­blea Nacio­nal domi­na­da por la opo­si­ción, fue­ron cerra­das las cuen­tas vene­zo­la­nas del Esta­do vene­zo­la­na en ban­cos como Citi­bank, Com­merz­bank, entre otras ins­ti­tu­cio­nes, impi­dien­do rea­li­zar impor­ta­cio­nes uti­li­zan­do el sis­te­ma finan­cie­ro internacional.
  • Apli­ca­ción de res­tric­cio­nes seve­ras con­tra PDVSA y Cit­go en 2017, 2018 y 2019 que cerra­ron el mer­ca­do esta­dou­ni­den­se a la expor­ta­ción petro­le­ra vene­zo­la­na, su prin­ci­pal des­tino. Esto pro­du­jo una caí­da seve­ra en los ingre­sos per­ci­bi­dos por el Esta­do vene­zo­lano, limi­tan­do su capa­ci­dad de rea­li­zar impor­ta­cio­nes bási­cas. El ban­co Torino Capi­tal, en un infor­me publi­ca­do en 2019 sobre los impac­tos de las «san­cio­nes» petro­le­ras, afir­ma que, entre 2017 y 2019, las medi­das de ase­dio de Washing­ton con­tra PDVSA pro­vo­ca­ron una caí­da en la pro­duc­ción de 797 mil barri­les dia­rios, lo que repre­sen­ta­ría unos 16 mil 900 millo­nes de dóla­res no percibidos.
  • Robo, secues­tro y con­fis­ca­ción a manos de ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les de fon­dos públi­cos vene­zo­la­nos, entre acti­vos petro­le­ros, dine­ro líqui­do y oro, por el orden de los 30 mil millo­nes de dóla­res, lo que repre­sen­ta otro obs­tácu­lo estra­té­gi­co para rea­li­zar impor­ta­cio­nes. Esta manio­bra de saqueo inte­gral se ha jus­ti­fi­ca­do en la pre­si­den­cia fake del dipu­tado Juan Guai­dó y su supues­ta cam­pa­ña de «pro­tec­ción de los acti­vos venezolanos».

Esta estra­te­gia de agre­sión mul­ti­for­me y blo­queo amplia­do con­tra las capa­ci­da­des finan­cie­ras del Esta­do vene­zo­lano para rea­li­zar impor­ta­cio­nes bási­cas y vita­les para el con­su­mo de la pobla­ción vene­zo­la­na, ha teni­do resul­ta­dos dramáticos.

Según cifras del infor­me men­cio­na­do de Torino Capi­tal, en 2013 las impor­ta­cio­nes públi­cas direc­tas e indi­rec­tas estu­vie­ron por el orden de los 45 mil millo­nes de dóla­res, mien­tras que las de ali­men­tos ascen­die­ron a 11 mil millo­nes. En los años pos­te­rio­res se regis­tra una caí­da crí­ti­ca has­ta lle­gar al año 2018, cuan­do las impor­ta­cio­nes regu­la­res sólo alcan­za­ron 9 mil millo­nes de dóla­res y las ali­men­tos, 2 mil 300 millo­nes de dólares.

En 2019, según esti­ma­cio­nes pri­va­das apo­ya­das en cifras del BCV, las impor­ta­cio­nes se man­tu­vie­ron en un orden simi­lar a las de 2018 pero con una cla­ra ten­den­cia a la baja, agu­di­zan­do la cri­sis eco­nó­mi­ca y la infla­ción debi­do al colap­so de las impor­ta­cio­nes y la reduc­ción de la ofer­ta de pro­duc­tos disponibles.

En 2020, con el recru­de­ci­mien­to del blo­queo inte­gral con­tra la eco­no­mía vene­zo­la­na por par­te del gobierno esta­dou­ni­den­se y apo­ya­do por el sec­tor radi­cal de los par­ti­dos anti­cha­vis­tas, la caí­da de las impor­ta­cio­nes ha mar­ca­do un nue­vo hito alar­man­te. En mar­zo de este año, el pre­si­den­te de la Cáma­ra de Indus­tria­les y Adua­ne­ros del esta­do La Guai­ra, Rus­vel Gutié­rrez, seña­ló que la caí­da de las impor­ta­cio­nes pri­va­das había caí­do en un 98%, agra­van­do la cri­sis indu­ci­da de las impor­ta­cio­nes públicas.

Recien­te­men­te, en el mar­co de la pre­sen­ta­ción de la Ley Anti­blo­queo, el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro deta­lló: «Entre 2014 y 2019, Vene­zue­la expe­ri­men­tó la más brus­ca caí­da de ingre­sos exter­nos de su his­to­ria, qui­zás es pri­me­ra vez que me refie­ro a estos núme­ros de mane­ra públi­ca: en seis años per­di­mos el 99% del volu­men de ingre­sos en divi­sas». La cifra pre­sen­ta­da por el Pre­si­den­te ilus­tra el colap­so de las impor­ta­cio­nes pro­duc­to del blo­queo y cómo ha sido dete­rio­ra­do el ingre­so en divi­sas del país para poder rea­li­zar com­pras extran­je­ras que per­mi­tan enfren­tar la crisis.

Se pue­de afir­mar que el blo­queo de los Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la ha agu­di­za­do la cri­sis de la eco­no­mía ren­tís­ti­ca vene­zo­la­na, apro­ve­chan­do sus vul­ne­ra­bi­li­da­des históricas.

El colap­so de las impor­ta­cio­nes ini­ció en 2014 – 2015, jus­to cuan­do las pri­me­ras medi­das de blo­queo comen­za­ron a eje­cu­tar­se de mane­ra for­mal con­tra Vene­zue­la, lo cual ha dete­rio­ra­do la capa­ci­dad adqui­si­ti­va del vene­zo­lano de a pie.

El Esta­do vene­zo­lano, pese a la cri­sis de los pre­cios petro­le­ros y el ase­dio con­tra PDVSA, cuen­ta con los recur­sos nece­sa­rios para ele­var las impor­ta­cio­nes. ¿Qué lo impi­de? El secues­tro de más de 30 mil millo­nes de dóla­res en el extran­je­ro, la con­fis­ca­ción ile­gal de Cit­go y el ais­la­mien­to for­za­do del país del sis­te­ma finan­cie­ro inter­na­cio­nal para rea­li­zar las com­pras de pro­duc­tos que el país necesita.

Dado que el blo­queo ha des­plo­ma­do las impor­ta­cio­nes, la tarea estra­té­gi­ca para el nue­vo ciclo par­la­men­ta­rio debe fun­da­men­tar­se en tres estra­te­gias de ofen­si­va: rup­tu­ra del blo­queo, rea­li­za­ción de impor­ta­cio­nes estra­té­gi­cas y cam­bio de orien­ta­ción del mode­lo eco­nó­mi­co hacia la pro­duc­ción inter­na para supe­rar el obs­tácu­lo his­tó­ri­co de ser una eco­no­mía dependiente.

El dipu­tado Juan Guai­dó y los dipu­tados opo­si­to­res liga­dos a su fal­so inte­ri­na­to han sido cóm­pli­ces y artí­fi­ces de la caí­da de las impor­ta­cio­nes vene­zo­la­nas: en 2017, Julio Bor­ges envío dece­nas de car­tas a ban­cos inter­na­cio­na­les para que cerra­ran las cuen­tas vene­zo­la­nas y, en ade­lan­te, direc­ta­men­te soli­ci­ta­ron «san­cio­nes» para blo­quear la prin­ci­pal fuen­te de ingre­sos del país: PDVSA.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *