Boli­via. Anto­nio Abal: «Aquí ven­ci­mos al neo­li­be­ra­lis­mo, a Trump y a la OEA»

Por Car­los Azná­rez y María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de octu­bre de 2020.

El MAS ha aplas­ta­do a la dic­ta­du­ra con un resul­ta­do ini­cial impre­sio­nan­te y que con el correr del con­teo ofi­cial fue cre­cien­do aún más, y es pro­ba­ble que se logre una cifra a favor del Ins­tru­men­to Polí­ti­co que ron­de el 60% de los votos. Con la satis­fac­ción de esta vic­to­ria que con­sa­gra a Lucho Arce como Pre­si­den­te de Boli­via y David Cho­quehuan­ca como vice, con­sul­ta­mos a un buen ami­go de nues­tro medio, el ex cón­sul boli­viano en Argen­ti­na Anto­nio Abal, para escu­char su refle­xión sobre lo logra­do y lo que está por venir a par­tir de ahora. 

-Car­los, un agra­de­ci­mien­to por la cober­tu­ra y por ese inte­rés de hacer de Boli­via una trin­che­ra don­de se han expre­sa­do muchas de las angus­tias del con­ti­nen­te y aho­ra muchas de las feli­ci­da­des que vamos bus­can­do. Este triun­fo tie­ne que ver pri­me­ro con una derro­ta, como tu seña­la­bas, a la dic­ta­du­ra. Tie­ne que ver con una derro­ta a las ideas neo­li­be­ra­les, pero tam­bién, en el fon­do es una derro­ta para las inten­cio­nes de Trump y para esta espe­cie de colo­nia, o minis­te­rio de colo­nias que es la OEA. Para ellos está dedi­ca­do este triun­fo. Por­que es un revés pese a todas las maqui­na­cio­nes que han hecho. Lue­go, ese pue­blo que ha sabi­do com­por­tar­se, esos pue­blos ori­gi­na­rios que han teni­do capa­ci­dad de resis­ten­cia y han defi­ni­do este esce­na­rio en Boli­via, que espe­ra­mos se vaya con­ta­gian­do a otros paí­ses del con­ti­nen­te. Como es el caso de los her­ma­nos chi­le­nos, vaya un abra­zo para los pue­blos que resis­ten. Tene­mos en con­jun­to una sola misión: hacer socie­da­des más libres, más demo­crá­ti­cas y con mayor pro­ta­go­nis­mo del pueblo.

-Dón­de crees que radi­ca la for­ta­le­ce de este pue­blo que ha sabi­do resis­tir enco­na­da­men­te a una dic­ta­du­ra, que la carac­te­ri­zo, no solo como neo­li­be­ral en lo eco­nó­mi­co, pero tam­bién fas­cis­ta, racis­ta, colo­nia­lis­ta, que le ha cau­sa­do mucho dolor al pue­blo boli­viano en estos meses. Y sobre todo, en este tiem­po de pan­de­mia, un dolor aña­di­do por la fal­ta de sis­te­ma sani­ta­rio y una corrup­ción ver­gon­zo­sa. e ¿Dón­de creés que está la raíz de esta gran victoria?

-Esta madru­ga­da, vi muchos men­sa­jes de her­ma­nos de pro­vin­cias, her­ma­nos que viven muy ale­ja­dos de La Paz, lejos de San­ta Cruz, ellos se feli­ci­ta­ban a sí mis­mos y se envia­ban ben­di­cio­nes. Estos her­ma­nos eran per­te­ne­cien­tes a una igle­sia evan­gé­li­ca, cla­ra­men­te. ¿Qué quie­ro decir? Que las dife­ren­cias que pue­den exis­tir en el plano eco­nó­mi­co, en el plano reli­gio­so, han sido supe­ra­das por la iden­ti­dad, los pue­blos ori­gi­na­rios han pues­to pri­me­ro su iden­ti­dad y han mar­cha­do en con­se­cuen­cia. Este es el gran secre­to. Esta fuer­za de la iden­ti­dad que se ha con­ta­gia­do a sec­to­res empo­bre­ci­dos de la socie­dad y por supues­to una cla­se media que ha apos­ta­do a una mejo­ra eco­nó­mi­ca. Tam­bién hay que valo­rar el reen­cuen­tro de los pue­blos ori­gi­na­rios que están en el área rural, que for­man par­te de estos ani­llos de tra­ba­ja­do­res y migran­tes que están en la ciu­dad de Poto­sí, por ejem­plo. En Poto­sí pese a todos los anun­cios se logró un triun­fo con­tun­den­te, por­que es una región de años, un pue­blo de iden­ti­dad. Creo que ahí radi­ca el espí­ri­tu fuer­te, demo­crá­ti­co y de iden­ti­dad con el ins­tru­men­to polí­ti­co que es el Pac­to de Uni­dad. Son los pue­blos ori­gi­na­rios y ahí ha juga­do un papel fun­da­men­tal la pre­sen­cia del her­mano David Choquehuanca.

Anto­nio Abal

-Recién nom­bra­bas a Cho­quehuan­ca, quien en la cam­pa­ña se her­ma­nó con otro refe­ren­te que tie­ne que ver con el con­tac­to direc­to con el pue­blo indí­ge­na que es Feli­pe Quis­pe, el Mall­ku, ¿va a ser esta la defi­ni­ti­va en que el pue­blo indí­ge­na, el pue­blo cam­pe­sino boli­viano, ten­ga más protagonismo?

-Están recu­pe­ran­do el pro­ta­go­nis­mo que siem­pre han teni­do. No hay que olvi­dar lo que fue el Pac­to de Uni­dad en que los pue­blos ori­gi­na­rios cons­tru­ye­ron el pac­to pre­cons­ti­tu­yen­te y la apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción. Están recu­pe­ran­do su sitio, por­que en los pri­me­ros años de gobierno de Evo Mora­les, tuvie­ron pre­sen­cia deter­mi­nan­te. Aho­ra, enri­que­ci­da con varios gru­pos que hicie­ron opo­si­ción a Evo Mora­les, pero que han recu­pe­ra­do este pro­ta­go­nis­mo y se han adhe­ri­do a este pro­yec­to que están enca­be­zan­do Luis y David. Por ejem­plo, en el Pac­to de Uni­dad, se han ale­ja­do her­ma­nos del CIDOB que repre­sen­tan los gru­pos de tie­rras bajas, de los her­ma­nos orien­ta­les de Boli­via. Pero estoy segu­ro que no van a pasar más de 20 o 30 días que van a tener un con­gre­so y van reorien­tar su orga­ni­za­ción para vol­ver al seno del Pac­to de Uni­dad y estar tam­bién pre­sen­tes en la recons­truc­ción del Esta­do Plurinacional

-Si hay algo que tie­ne este triun­fo, es que, por lo aplas­tan­te, hay una mayo­ría del MAS en el Par­la­men­to. Mayo­ría que le va a per­mi­tir, en con­di­cio­nes muy difí­ci­les en el plano social y eco­nó­mi­co, no tener que estar lidian­do con los palos en la rue­da que le van a poner para salir ade­lan­te con una ley u otra ley ¿Cuál sería tu idea de recons­truc­ción de este país en este mar­co, y qué tipo de medi­das se pue­de plan­tear el gobierno que asu­ma a par­tir de ahora?

-Pien­so que hay que pro­fun­di­zar pri­me­ro para den­tro, es decir las eco­no­mías comu­ni­ta­rias, que son pro­duc­to­ras, que garan­ti­zan una base ali­men­ta­ria, creo que tie­ne que ser una de las pri­me­ras tareas. Lo dijo David Cho­quehuan­ca en la cam­pa­ña. Y com­bi­nar esto con nues­tro posi­cio­na­mien­to en el mer­ca­do inter­na­cio­nal por el mane­jo de recur­sos, como el gas, el litio y los mine­ra­les. Creo que hay esta esa fusión entre el plan­tea­mien­to eco­nó­mi­co de una visión más amplia, inde­pen­dien­te­men­te de las corrien­tes, hay algu­nos que tie­nen la ten­ta­ción de lla­mar neo­key­ne­sia­nis­mo a esta mane­ra de ver la eco­no­mía, pero yo creo que Luis Arce va saber com­bi­nar muy bien en este fenó­meno eco­nó­mi­co mun­dial nues­tra eco­no­mía, y hacia aden­tro ese for­ta­le­ci­mien­to del mer­ca­do interno y el apo­yo a los pro­duc­to­res direc­tos. Por ejem­plo, las Pymes, las peque­ñas empre­sas, tie­nen que reci­bir todo el apo­yo del Esta­do para gene­rar fuen­tes de tra­ba­jo como siem­pre lo han hecho y ade­más para ir reem­pla­zan­do los pro­duc­tos de impor­ta­ción. En esta medi­da, las peque­ñas empre­sas pro­duc­to­ras están desa­fia­das a pro­du­cir bien y mejor para con­su­mo interno. Esta­mos entran­do a otra eta­pa, pre­sio­na­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial y ahí es que hay que com­bi­nar ima­gi­na­ción, crea­ti­vi­dad, pero tam­bién asis­ten­cia a los ver­da­de­ros agen­tes que pro­du­cen rique­za en los países.

-¿Qué papel creés que va a jugar esta dere­cha derro­ta­da, que sigue tenien­do una fuer­te base en San­ta Cruz, con Fer­nan­do Cama­cho y otros personajes?

-Lo pri­me­ro que pien­so es que van a hacer es con­ver­tir­se en un refe­ren­te regio­nal. Cama­cho va a ir a gober­na­dor y va a con­so­li­dar un movi­mien­to polí­ti­co. Creo que eso es lo pri­me­ro que van a hacer. Y lue­go por supues­to pon­drán pie­dras en el camino. Pero por la mayo­ría rela­ti­va que tie­ne aho­ra el Ins­tru­men­to Polí­ti­co, va a tener que hacer algún tipo de alian­zas, no direc­ta­men­te con Car­los Mesa aun­que eso en algún momen­to lo pode­mos ana­li­zar mejor. Car­los Mesa no tie­ne un ins­tru­men­to, no tie­ne par­ti­do, tie­ne coa­li­ción y en esta coa­li­ción hay dos cosas a tener en cuen­ta. Hay repre­sen­tan­tes de pue­blos ori­gi­na­rios que van a ser dipu­tados y sena­do­res con cla­ra defen­sa del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal por­que ellos han sido cons­truc­to­res de eso, enton­ces todo aque­llo que vaya en con­tra de debi­li­tar las pro­pues­tas del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, los par­la­men­ta­rios de Comu­ni­dad Ciu­da­da­na, por­que no son de Mesa, van a tomar posi­ción. Este es mi pri­mer apun­te. En segun­do lugar, el grue­so o el núcleo de apo­yo que ha teni­do Car­los Mesa está estruc­tu­ra­do sobre el vie­jo MIR, Movi­mien­to Boli­via Libre, que es social­de­mó­cra­ta, por lo tan­to medi­das que vayan a favo­re­cer a sec­to­res de la cla­se media van a ser apo­ya­dos por estos par­la­men­ta­rios. Creo que ese va a ser el papel de estos par­la­men­ta­rios, por­que yo no le atri­bu­yo nin­gu­na capa­ci­dad de lide­raz­go, per­so­nal y polí­ti­co a Car­los Mesa. No está para esas ligas, ha demos­tra­do la debi­li­dad en mane­jo polí­ti­co cuan­do ha sido Pre­si­den­te. Enton­ces serán los blo­ques par­la­men­ta­rios que él ha logra­do intro­du­cir, los que van a obrar tal vez de mane­ra inde­pen­dien­te y más pro­cli­ves a apo­yar las pro­pues­tas del Ins­tru­men­to Político.

-Una cosa que sue­le suce­der cuan­do una dic­ta­du­ra es derro­ta­da, en este caso por la vía elec­to­ral, es que sur­gen por par­te de los gana­do­res dis­cur­sos paci­fi­ca­do­res, de recon­ci­lia­ción. En este caso, ya David y tam­bién Lucho Arce han seña­la­do: “nos tene­mos que abra­zar todos los boli­via­nos y boli­via­nas cuan­do ter­mi­nen las elec­cio­nes” que final­men­te le die­ron la vic­to­ria la MAS. Pero es evi­den­te que la dic­ta­du­ra ha come­ti­do crí­me­nes que debe­rían ser juz­ga­dos, la acti­tud nefas­ta del minis­tro Muri­llo, los ase­si­na­tos en Saca­ba y Sen­ka­ta, ¿Creés que habrá cas­ti­go para los cul­pa­bles de tan­to dolor para los boli­via­nos y bolivianas?

-Sos­pe­cho que la pro­pues­ta es esta: tie­ne que haber cla­ra­men­te recon­ci­lia­ción, pero tie­ne que haber una recon­ci­lia­ción del pue­blo de Boli­via. No con los agen­tes que han des­trui­do la cre­di­bi­li­dad del Esta­do, que han des­trui­do la eco­no­mía del Esta­do. Ahí tie­ne que actuar la Jus­ti­cia, tene­mos un mar­co jurí­di­co legal, la demo­cra­cia es la apli­ca­ción de esos mar­cos jurí­di­cos lega­les para que esos mar­cos sean res­pe­ta­dos. Por lo tan­to, todas aque­llas figu­ras que tie­nen deli­tos pena­les, que son cer­ca de 50, van a tener que ser juz­ga­das. Creo que la expe­rien­cia inter­na­cio­nal que tie­ne David Cho­quehuan­ca, ha esta­do en varios paí­ses y cono­ce, por ejem­plo, el efec­to de estas con­ci­lia­cio­nes sola­men­te de for­ma, como es el caso de Sudá­fri­ca, los cono­ce muy bien. Enton­ces sabe has­ta dón­de se pue­de cami­nar y has­ta dón­de hay que dejar el paso a la jus­ti­cia. Ese va ser uno de los desa­fíos. Por­que cons­truir un esta­do fuer­te y res­pe­tuo­so del mar­co ins­ti­tu­cio­nal supo­ne tam­bién actos de jus­ti­cia. Lo que mucha gen­te dice aho­ra y ha dado su voto por el Ins­tru­men­to Polí­ti­co, es para que haya jus­ti­cia. No me olvi­do, por ejem­plo, del cole­ga perio­dis­ta San­tia­go Moro que tie­ne que acla­rar­se la razón y moti­vo de su muer­te, y ese es un papel des­co­llan­te de la defen­sa de la demo­cra­cia y de la vigen­cia del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal. Eso, por ejem­plo, sería un acto de jus­ti­cia, que los cul­pa­bles rin­dan cuen­tas a la justicia.

-Y tam­bién está pen­dien­te la liber­tad del repór­te­ro argen­tino Facun­do Mola­res que está dete­ni­do des­de el gol­pe y en una situa­ción de salud muy com­pli­ca­da. Esta vic­to­ria tam­bién ha sido a nivel inter­na­cio­nal y de toda Lati­noa­mé­ri­ca, una vic­to­ria con­tra la OEA y con­tra el gru­po de Lima. Por­que si hay dos orga­nis­mos regio­na­les en los cua­les la dic­ta­du­ra se apo­yó, han sido pre­ci­sa­men­te esos dos. Espe­re­mos, que así como le esta­mos exi­gien­do al gobierno argen­tino, que tam­bién se vaya Boli­via del Gru­po de Lima. Sería muy salu­da­ble que Boli­via jue­gue un papel rec­tor impor­tan­te en esta recons­ti­tu­ción de la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na que nos mere­ce­mos, que se vuel­va a apun­tar a que sea la CELAC la que nos repre­sen­te como pueblos.

-Decía­mos que no por con­ta­gio sino por nece­si­dad his­tó­ri­ca, los pue­blos saben lo que tie­nen que hacer, con­fío que el pue­blo peruano va a cam­biar el gobierno, a apos­tar a otra cosa y eso va a per­mi­tir entre otras cosas que el Gru­po de Lima sea un recuer­do ingra­to para toda Lati­noa­mé­ri­ca, un ins­tru­men­to arti­fi­cial para un momen­to deter­mi­na­do para debi­li­tar y hacer que los pue­blos entre en con­flic­to. Ya sabe­mos quié­nes esta­ban detrás, los voce­ros inter­na­cio­na­les, que toda­vía tie­nen algún oído recep­ti­vo por algún lugar. Caso con­cre­to: Var­gas Llo­sa que vino con sus dis­cur­sos reac­cio­na­rios. Todo esto va a pasar a segun­do nivel y aho­ra hay que cons­truir nue­vos esce­na­rios de la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na. En eso tam­bién tene­mos mucha fe en el pro­ce­so chi­leno. El tema del refe­rén­dum de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te es vital, enton­ces ahí expre­sa­mos la soli­da­ri­dad, el apo­yo incon­di­cio­nal al pue­blo chi­leno que sigue en las calles y que tam­bién jun­to con los pue­blos ori­gi­na­rios, con los her­ma­nos mapu­ches, tene­mos un hori­zon­te común que construir.

-Como ves en el perío­do que se abri­rá aho­ra la situa­ción de la muje­res, esas inmen­sas lucha­do­ras de polle­ra y rei­vin­di­ca­do­ras de la wilpha­la? Ahí está el caso, por ejem­plo, de Patri­cia Arce, ele­gi­da sena­do­ra por Cocha­bam­ba, jus­ta­men­te ella que sufrió vejá­me­nes por par­te de la dictadura,

-Las orga­ni­za­cio­nes de muje­res, pri­me­ro la Bar­to­li­na Sisa, pero hay otra orga­ni­za­ción que es de las com­pa­ñe­ras inter­cul­tu­ra­les, tie­nen a la cabe­za diri­gen­tes de mucha vali­dez, que ven cla­ra­men­te aho­ra el rol polí­ti­co que tie­nen que jugar. Enton­ces, van a cam­biar las con­di­cio­nes, yo creo, que en las elec­cio­nes sub­na­cio­na­les que se vie­nen van a haber muje­res gober­na­do­ras, que van a salir del Ins­tru­men­to Polí­ti­co, y tam­bién alcal­de­sas. Estoy segu­ro que esto va a demos­trar que el mis­mo Ins­tru­men­to Polí­ti­co debe prio­ri­zar a estas orga­ni­za­cio­nes que han resis­ti­do y han tra­ba­ja­do dura­men­te en este tiem­po. Com­pa­ñe­ras que han deja­do abso­lu­ta­men­te todo y han ido al terri­to­rio a hacer tra­ba­jo orga­ni­za­ti­vo. Enton­ces, cree­mos que es una deu­da pen­dien­te que tie­ne el pro­ce­so y ade­más el Ins­tru­men­to Polí­ti­co con las her­ma­nas per­te­ne­cien­tes prin­ci­pal­men­te a pue­blos originarios.

-Anto­nio muchí­si­mas gra­cias por esta entre­vis­ta. Todo nues­tra soli­da­ri­dad para este nue­vo tiem­po del pue­blo boliviano.

-Salu­do cor­dial a Resu­men Lati­noa­mé­ri­ca, un abra­zo pro­fun­do por­que real­men­te uste­des han sido barri­ca­das de comu­ni­ca­ción que nos han faci­li­ta­do las pala­bras, la voz, ampli­fi­car las cosas que han pasa­do en Boli­via. Esto es inapre­cia­ble, sola­men­te los que enten­de­mos de soli­da­ri­dad sabe­mos lo que hay detrás. Agra­de­ci­mien­to espe­cial y espe­ra­mos que ya Resu­men Lati­no­ame­ri­cano tam­bién esté pre­sen­te en este nue­vo perio­do del pro­ce­so de cam­bio en Bolivia.

Trans­crip­ción: Julia Mottura

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *