Esta­dos Uni­dos. Mon­roe, Mc Kinley…Trump: el deseo his­tó­ri­co sobre Cuba

Por Isau­ra Diez Millán, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de octu­bre de 2020. 

Las san­cio­nes de Donald Trump con­tra Cuba bus­can que­brar el sis­te­ma socia­lis­ta cubano y afian­zar el año elec­to­ral, pero el deseo de influir en los desig­nios de la isla per­te­ne­ce a una estra­te­gia dise­ña­da des­de el siglo XIX, cuan­do Esta­dos Uni­dos ape­nas emer­gía como nación.
En exclu­si­va con Pren­sa Lati­na, la pro­fe­so­ra emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, Fran­cis­ca López, expli­có que des­de la épo­ca de las Tre­ce Colo­nias ya había un inte­rés por apro­piar­se de la isla, apre­cia­da des­de la dimen­sión eco­nó­mi­ca y valo­ra­da como una exten­sión más del terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano por la boca del Mississippi.

‘Esta posi­ción geo­grá­fi­ca, que abre las posi­bi­li­da­des hacia el Gol­fo de Méxi­co y el Mar Cari­be, influ­yó para que los padres fun­da­do­res vie­ran la adqui­si­ción de Cuba como par­te de su segu­ri­dad nacio­nal’, refie­re la doctora.

El pre­si­den­te Tho­mas Jef­fer­son (1801−1809) plan­teó a su suce­sor James Madi­son (1809−1817) que la situa­ción de Espa­ña y la pre­sen­cia de Napo­león Bona­par­te en la penín­su­la podía lle­var a una fácil adqui­si­ción de la Flo­ri­da y, con algu­na difi­cul­tad a la de Cuba, aspi­ra­ción mayor para él en ese momento.

En la déca­da de 1820 del siglo XIX el gobierno esta­dou­ni­den­se pres­tó mayor aten­ción a la Amé­ri­ca his­pa­na que cul­mi­na­ba su pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta fren­te a la metró­po­li ibérica.

En ese con­tex­to, el secre­ta­rio de Esta­do John Quincy Adams enun­ció en abril de 1823 la polí­ti­ca de la lla­ma­da Fru­ta Madu­ra, la cual expo­ne que Cuba esta­rá en manos de Espa­ña has­ta que pue­da gra­vi­tar hacia los Esta­dos Unidos.

Lue­go, en diciem­bre de ese mis­mo año, el pre­si­den­te James Mon­roe pro­cla­mó la cono­ci­da Doc­tri­na Mon­roe (Amé­ri­ca para los ame­ri­ca­nos), prin­ci­pio de la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos de no per­mi­tir la inter­ven­ción de las poten­cias euro­peas en los asun­tos inter­nos de los paí­ses del hemis­fe­rio americano.

En 1836 sur­gió uno de los pri­me­ros pla­nes con­cre­tos para la com­pra de Cuba plan­tea­do por el cón­sul Nicho­las Phi­lip Trist al pre­si­den­te Mar­tin Van Buren (1837−1841).

‘Varios his­to­ria­do­res coin­ci­den en seña­lar que la suma de 100 millo­nes para el pago de Cuba fue una pro­pues­ta que James K. Polk intro­du­jo en 1848, se tra­ta de una ofer­ta que se man­tu­vo en torno a esa cifra duran­te los años siguien­tes’, expli­ca López.

UNA NUEVA FORMA DE DOMINACIÓN

En 1898 se dan las con­di­cio­nes para que Esta­dos Uni­dos inter­ven­ga en la gue­rra his­pano-cuba­na, debi­do al desa­rro­llo pro­pio que alcan­za ese país y a sus posi­bi­li­da­des fren­te a una poten­cia debi­li­ta­da como España.

‘El Tra­ta­do de París (diciem­bre de 1898) pone fin al con­flic­to béli­co pero no reco­no­ce la inde­pen­den­cia de Cuba, tam­po­co la isla es tras­pa­sa­da a Esta­dos Uni­dos como fue el caso de Puer­to Rico y Fili­pi­nas, pero que­da ocu­pa­da de for­ma mili­tar supues­ta­men­te para su paci­fi­ca­ción y sin defi­ni­cio­nes cla­ras sobre el asunto’.

La inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se, así como la impo­si­ción de un gobierno mili­tar de aquel país gene­ró poco enten­di­mien­to entre los cubanos.

El desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos evi­den­cia­ba que los nacio­na­les no aguan­ta­rían por mucho tiem­po más la admi­nis­tra­ción mili­tar del vecino del Nor­te, por lo que se ensa­ya­ron otros meca­nis­mos de dominación.

Según la his­to­ria­do­ra, el pre­si­den­te William Mc Kin­ley expre­sa enton­ces que la futu­ra Cuba, levan­ta­da de las ceni­zas de la gue­rra, tie­ne que que­dar liga­da por lazos de sin­gu­lar inti­mi­dad y fuer­za con los Esta­dos Unidos.

‘Aquí hay una defi­ni­ción muy cla­ra de cuá­les eran los obje­ti­vos; pero la for­ma se deter­mi­na­rá por el desa­rro­llo de los acontecimientos’.

En 1900 comen­zó un perío­do de exal­ta­ción nacio­nal ante la con­for­ma­ción de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te y el 21 de febre­ro de 1901 ya la nacien­te Repú­bli­ca tenía su Car­ta Mag­na, pero comen­za­ría un momen­to que gene­ró opi­nio­nes encon­tra­das: cómo defi­nir las rela­cio­nes entre Cuba y Esta­dos Unidos.

El gober­na­dor mili­tar Leo­nard Wood trans­mi­tió a los cons­ti­tu­yen­tes las ins­truc­cio­nes del Secre­ta­rio de Gue­rra esta­dou­ni­den­se, Elihu Root, que con­te­nían par­te de los pos­te­rio­res artícu­los de la deno­mi­na­da Enmien­da Platt.

Pese al recha­zo en la isla a aque­llas esti­pu­la­cio­nes, el sena­dor Orvi­lle H. Platt pre­sen­tó al Sena­do una enmien­da a la Ley de Cré­di­tos del Ejér­ci­to que reco­gía los artícu­los que debían incor­po­rar­se como apén­di­ce a la Cons­ti­tu­ción de Cuba.

Apro­ba­da y san­cio­na­da por el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, la legis­la­ción gene­ró una reac­ción de recha­zo en la mayor de las Antillas.

La Enmien­da Platt era un meca­nis­mo de domi­na­ción polí­ti­co y jurí­di­co muy fuer­te por­que esta­ble­cía el dere­cho de inter­ven­ción para ‘pro­te­ger’ la inde­pen­den­cia de Cuba y daba a Esta­dos Uni­dos el dere­cho de exi­gir cuál era el gobierno ade­cua­do para la isla, expli­ca la profesora.

Por otro lado, vio­la­ba las pro­me­sas con­te­ni­das en la Reso­lu­ción Con­jun­ta apro­ba­da por el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se (1898), don­de se ase­gu­ra­ba que Cuba debía y tenía que ser libre e independiente.

En ese con­tex­to, el cons­ti­tu­yen­te Sal­va­dor Cis­ne­ros hizo pre­gun­tas cuya vigen­cia supera cual­quier con­tex­to his­tó­ri­co por­que guar­dan rela­ción con un axio­ma cons­tan­te de la polí­ti­ca uni­la­te­ral esta­dou­ni­den­se: la creen­cia de que tie­nen un ‘Des­tino Manifiesto’:

‘¿Las leyes que for­mu­la el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos tie­nen aca­so que ver algo con los cuba­nos?, ¿Son por ven­tu­ra obli­ga­to­rios para indi­vi­duos que no están bajo su juris­dic­ción, por más que esté san­cio­na­do por el pre­si­den­te de los ame­ri­ca­nos?’, cues­tio­na­ba Cis­ne­ros en su ale­ga­to Voto par­ti­cu­lar con­tra la Enmien­da Platt de 1901.

En ese mis­mo docu­men­to, ase­gu­ra­ba que el gobierno de los Esta­dos Uni­dos no con­sen­ti­ría que otra nación le vinie­se a poner con­di­cio­nes en un asun­to inte­rior cual­quie­ra de su gobierno.

EL TIO SAM QUIERE MÁS

A los meca­nis­mos de domi­na­ción jurí­di­cos, se le sumó la pre­sión eco­nó­mi­ca que Esta­dos Uni­dos ejer­cía sobre Cuba duran­te la eta­pa republicana.

La Enmien­da Platt plan­tea­ba un esta­tus ambi­guo de la otro­ra Isla de Pinos e impo­nía el arren­da­mien­to de par­te del terri­to­rio cubano para el esta­ble­ci­mien­to de bases nava­les y carboneras.

Las inver­sio­nes de Esta­dos Uni­dos en la isla habían comen­za­do en la épo­ca colo­nial; se esti­ma en 50 millo­nes de pesos el capi­tal inver­ti­do antes de 1895.

Sin embar­go, tras la ocu­pa­ción, los intere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos caye­ron sobre Cuba pues se sabía que las cua­tro quin­tas par­tes de la tie­rra fér­til se halla­ba sin cul­ti­var, la mayo­ría de las plan­ta­cio­nes esta­ban des­trui­das y sus due­ños arrui­na­dos por lo cual sería fácil adqui­rir terre­nos a muy bajos precios.

Leland H. Jenks (1892−1976), pro­fe­so­ra de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y de Socio­lo­gía en uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas, ase­gu­ró que para 1905 los esta­dou­ni­den­ses tenían del sie­te al 10 por cien­to de la super­fi­cie total de Cuba.

El cubano Manuel San­guily había pre­sen­ta­do un pro­yec­to de ley ante el Sena­do en 1903 prohi­bien­do la ven­ta de tie­rras a extran­je­ros; tan­to éste, como el pre­sen­ta­do por Emi­lio Artea­ga Que­sa­da, fue­ron recha­za­dos tras inten­sos debates.

‘Ello mani­fies­ta el com­pro­me­ti­mien­to de la cla­se alta cuba­na con las inver­sio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, recor­de­mos que en 1902 se esta­ble­ció un Tra­ta­do de Reci­pro­ci­dad que posi­bi­li­tó una con­cen­tra­ción del comer­cio exte­rior de Cuba con Esta­dos Uni­dos’, refie­re López.

Al comen­zar 1914 la situa­ción eco­nó­mi­ca de Cuba era débil con cier­ta depre­sión indus­trial y mer­can­til debi­do, sobre todo, al bajo pre­cio del azú­car. Washing­ton entra en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial en 1917 y La Haba­na lo secun­da inme­dia­ta­men­te después.

La cola­bo­ra­ción de Cuba se tra­du­jo en ven­der el azú­car a un pre­cio muy bajo impues­to por Esta­dos Uni­dos: en 1917 se había fija­do la cifra de 4.60 cen­ta­vos por libra.

En 1934, se acor­dó un nue­vo Tra­ta­do de Reci­pro­ci­dad Comer­cial que abrió aún más el mer­ca­do cubano a los pro­duc­tos nor­te­ame­ri­ca­nos, amplian­do el mar­gen de pre­fe­ren­cia aran­ce­la­ria a favor de Esta­dos Unidos.

Las inver­sio­nes de capi­tal nor­te­ame­ri­cano en la isla se mul­ti­pli­ca­ron y Cuba se con­vir­tió en una colo­nia eco­nó­mi­ca de aque­lla nación.

En 1959, estas inver­sio­nes supe­ra­ban los mil millo­nes de pesos, por lo que Cuba ocu­pa­ba uno de los pri­me­ros luga­res en la inver­sión nor­te­ame­ri­ca­na en Amé­ri­ca Lati­na, plan­tea el sitio web Cubavs­Blo­queo. Entre 1902 y 1959, per­so­nas y empre­sas, prin­ci­pal­men­te de intere­ses esta­dou­ni­den­ses, se hicie­ron de los sec­to­res eco­nó­mi­cos del país, con mayor peso en la indus­tria azu­ca­re­ra, trans­por­te, recur­sos mine­ra­les y la mayor par­te de la tierra.

EMBAJADORES QUE DICTAN LEYES

La his­to­ria­do­ra cuba­na Fran­cis­ca López enfa­ti­za que estas accio­nes de apro­pia­ción eco­nó­mi­ca ocu­rren a la par que otros meca­nis­mos de domi­na­ción polí­ti­ca como la pre­sen­cia cons­tan­te de repre­sen­tan­tes diplo­má­ti­cos y una inje­ren­cia per­ma­nen­te sobre lo que esta­ba pasan­do en Cuba, a veces con ame­na­zas de des­em­bar­cos de mari­nes como los ocu­rri­dos en 1912 y 1917.

El pri­mer emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se en Cuba fue Enoch H. Crow­der; una de sus visi­tas a la isla ocu­rrió en 1919 cuan­do lle­gó como envia­do per­so­nal del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se con el obje­ti­vo de ela­bo­rar un nue­vo códi­go elec­to­ral que regu­la­ra los comicios.

‘La impor­tan­cia de la pre­sen­cia de Crow­der en Cuba pue­de com­pro­bar­se con los memo­rán­dum que envia­ba al pre­si­den­te Alfre­do Zayas a par­tir de mar­zo de 1922, indi­cán­do­le las deci­sio­nes a tomar’, ase­gu­ra la especialista.

Estos ver­sa­ban sobre diver­sos tópi­cos: asun­tos finan­cie­ros, enmien­das cons­ti­tu­cio­na­les, regis­tro de elec­to­res, deu­das del Esta­do, apro­ba­ción de pre­su­pues­tos, la corrup­ción en las estruc­tu­ras esta­ta­les, pro­yec­to ban­ca­rio y has­ta el nom­bra­mien­to de los miem­bros del Gabi­ne­te, a cau­sa de lo cual aquel Con­se­jo de Secre­ta­rios fue cono­ci­do por ‘Gabi­ne­te Crowder’.

‘El envío de emba­ja­do­res esta­dou­ni­den­ses tie­ne como fin prin­ci­pal mediar en los asun­tos inter­nos de Cuba para evi­tar una solu­ción revo­lu­cio­na­ria, así ocu­rrió con Sum­mer Wells en 1933 o en 1959 con Phi­lip Bon­sal’, expli­ca la pro­fe­so­ra a Pren­sa Latina.

Lue­go del triun­fo de la Revo­lu­ción cuba­na en 1959 bajo el man­do del líder his­tó­ri­co Fidel Cas­tro, la inje­ren­cia esta­dou­ni­den­se en los desig­nios polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de la ansia­da isla lle­gó a su fin.

En los años pos­te­rio­res, el gobierno esta­dou­ni­den­se hizo más explí­ci­to su deseo de evi­tar el desa­rro­llo de Cuba ya sea con la inva­sión mer­ce­na­ria de 1961, sabo­ta­jes en la isla, cam­pa­ñas inter­na­cio­na­les, pla­nes de ase­si­na­to o con la impo­si­ción de un blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro de más de 60 años, que aún perdura.

La per­se­cu­ción de la Casa Blan­ca con san­cio­nes uni­la­te­ra­les con­tra este peque­ño terri­to­rio se incre­men­ta a medi­da que la isla se legi­ti­ma como un refe­ren­te de sobe­ra­nía nacional.

Duran­te todo este tiem­po las inten­cio­nes de Esta­dos Uni­dos por apro­piar­se de Cuba no han cam­bia­do, sino que han adap­ta­do su for­ma según el con­tex­to y al final se han que­da­do ahí: en intenciones.

Con las nue­vas dis­po­si­cio­nes del gobierno de Donald Trump para arre­ciar el blo­queo con­tra la isla ocu­rre igual, obe­de­cen al deseo de apro­pia­ción y a la coac­ción pro­pias de ese gobierno.

El mer­ca­do de Esta­dos Uni­dos está cerra­do para todos los pro­duc­tos cuba­nos, inclu­so aque­llos de reco­no­ci­mien­to mun­dial como ron, haba­nos, e inclu­so otros que resul­tan de nece­si­da­des para la vida huma­na, como medi­ca­men­tos y pro­duc­tos bio­tec­no­ló­gi­cos nove­do­sos en los que Cuba ocu­pa sitios de vanguardia.

Ade­más, el man­da­ta­rio repu­bli­cano ya había prohi­bi­do des­de antes los via­jes turís­ti­cos a Cuba, los vue­los char­ters, los cru­ce­ros, avio­nes y embar­ca­cio­nes pri­va­das, e inclu­so cerra­do los lla­ma­dos con­tac­tos ‘pue­blo a pue­blo’, toda una afren­ta al dere­cho ciu­da­dano reco­no­ci­do en la Cons­ti­tu­ción de la Unión Americana.

En tan­to, Cuba alcan­za mayor pres­ti­gio inter­na­cio­nal y defien­de su mode­lo de desa­rro­llo social fren­te a la cegue­ra de Esta­dos Uni­dos, que con más de dos siglos de his­to­ria aún no entien­de nada.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *