Ya vie­ne la Min­ga Nacio­nal, todos con­tra el mal gobierno

Nos gus­ta a los colom­bia­nos la com­ba­ti­vi­dad de la lucha indí­ge­na. Ellos si saben poner al tro­te a este gobierno títe­re de Uri­be, por­que reúnen en sí mucho deco­ro. Bien­ve­ni­da la min­ga indí­ge­na que hoy reco­rre al país des­per­tan­do las conciencias.

Decir que la min­ga está infil­tra­da es un dis­pa­ra­te, una estig­ma­ti­za­ción absur­da. Esos argu­men­tos livia­nos los dic­ta el mie­do de las oli­gar­quías a la incon­for­mi­dad popu­lar que se va a gene­ra­li­zar fren­te al mal gobierno. Sabe Duque que el frá­gil dique con­tra la pro­tes­ta social edi­fi­ca­do sobre el temor a la pan­de­mia, ya no sir­ve para apa­ci­guar a un pue­blo resuel­to a luchar por sus dere­chos por el cam­bio polí­ti­co y social. Mue­re más gen­te rafa­güea­da con la mise­ria y el ham­bre que pro­du­ce la injus­ta polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, que por COVID19.

No fue nada inte­li­gen­te dejar plan­ta­da a la min­ga en Cali. ¿De dón­de saca Duque, que no se reúne con los indí­ge­nas por­que en ellos solo hay moti­va­cio­nes polí­ti­cas? El movi­mien­to indí­ge­na no es un reba­ño. Ellos son gen­te pen­san­te y muy polí­ti­ca, sí seño­res del gobierno.

¿O es que aún creen en esa creen­cia coa­gu­la­da del pasa­do de que los indios son irra­cio­na­les y no tie­nen alma? No fal­ta­ba más. Ellos son polí­ti­cos y repre­sen­tan una espe­ran­za para toda Colombia.

Duque no se reúne con la min­ga, por­que son indios. Si fue­ran el rey de Espa­ña o Mike Pom­peo los que soli­ci­ta­ran audien­cia, de segu­ro iría corrien­do has­ta el fin del mun­do para com­pla­cer­los. En el fon­do, en esta acti­tud de Duque hay una mani­fes­ta­ción racis­ta y de des­pre­cio, como la de esa sena­do­ra uri­bis­ta del Cau­ca que pro­po­ne divi­dir al Depar­ta­men­to en dos terri­to­rios: uno para los blan­cos, y otro para los indios. No inven­ten. Van a tener que escu­char a la min­ga indí­ge­na con­ver­ti­da en min­ga nacio­nal, de todos los colombianos.

La agen­da post pan­de­mia del movi­mien­to social y polí­ti­co está reple­ta de solu­cio­nes a la incon­for­mi­dad ciu­da­da­na: pri­me­ro, la paz com­ple­ta para Colom­bia, lue­go, la titu­la­ción de tie­rras a los cam­pe­si­nos, la refor­ma polí­ti­ca, el fin de la masa­cre de líde­res socia­les y de excom­ba­tien­tes, edu­ca­ción gra­tui­ta y de cali­dad, empleo, salud… Hay que revo­car, median­te refe­ren­do, a Duque por­que le que­dó gran­de gober­nar a Colom­bia, por­que es un gobierno ile­gí­ti­mo. Es un des­ca­ro, una afren­ta para el país, que habien­do lle­ga­do a la pre­si­den­cia de la repú­bli­ca con dine­ros del nar­co­trá­fi­co reco­lec­ta­dos por el Ñeñe Her­nán­dez, siga allí como si nada. Hay que revo­car tam­bién a ese fis­cal gene­ral que solo sir­ve a la impu­ni­dad de sus jefes polí­ti­cos Iván Duque y Álva­ro Uri­be. Antes que estos dos caba­lle­ros delin­cuen­tes des­tro­cen las cor­tes, el con­gre­so y lo que que­da de la JEP, antes que des­tru­yan la ver­dad del con­flic­to, es mejor que Colom­bia ente­ra les pida que se vayan.

Un nue­vo gobierno es posi­ble. Hay diri­gen­tes muy bue­nos que pue­den ser pre­si­den­tes de la Repú­bli­ca y muy capa­ces de cons­truir con el res­pal­do del pue­blo, un futu­ro de paz, con jus­ti­cia social, demo­cra­cia ver­da­de­ra y soberanía.

Toda la soli­da­ri­dad de Colom­bia con estos extra­or­di­na­rios diri­gen­tes indí­ge­nas y comu­ne­ros que hoy están en las calles pelean­do por los dere­chos de todos.

FARC-EP

Segun­da Marquetalia

Octu­bre 18 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *