Nues­tra­mé­ri­ca. Entre­vis­ta al filó­so­fo mexi­cano Fer­nan­do Buen Adad: “El espí­ri­tu del Che sigue vivo en Bolivia”

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 octu­bre 2020.-

Fer­nan­do Buen Abad, filó­so­fo de for­ma­ción, es un inte­lec­tual cono­ci­do inter­na­cio­nal­men­te por su per­fil de estu­dio­so, ates­ti­gua­do en dece­nas de libros y artícu­los, y por su com­pro­mi­so polí­ti­co. Mexi­cano de naci­mien­to, miem­bro de la Red de Inte­lec­tua­les en Defen­sa de la Huma­ni­dad, aho­ra vive en Argen­ti­na y es cate­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Lanús.

En Vene­zue­la fue el crea­dor de la Uni­ver­si­dad Inter­na­cio­nal de las Comu­ni­ca­cio­nes (LAUICOM), enca­be­za­da por la perio­dis­ta Tania Díaz, vice­pre­si­den­ta de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te. Una idea que tomó for­ma duran­te el Foro de Sao Pau­lo, orga­ni­za­do en Cara­cas en julio de 2018, y que lue­go fue for­ma­li­za­do por decre­to pre­si­den­cial. En su fór­mu­la intro­duc­to­ria, LAUICOM resu­me su visión de la siguien­te mane­ra: “Uni­ver­si­dad Inter­na­cio­nal de Comu­ni­ca­cio­nes, medios, redes y pare­des para la libe­ra­ción de la conciencia”.

Con Buen Abad con­ver­sa­mos sobre la impor­tan­cia de estruc­tu­rar una comu­ni­ca­ción alter­na­ti­va a la hege­mó­ni­ca, pero tam­bién sobre la polí­ti­ca inter­na­cio­nal, sobre la vic­to­ria en Boli­via, y la Ley con­tra el blo­queo, pro­pues­ta en Vene­zue­la por el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, y apro­ba­da por la Asam­blea Nacio­nal Constituyente.

Aca­dé­mi­co, ensa­yis­ta, mili­tan­te. ¿Cómo pre­fie­res que te presenten?

Pre­fie­ro defi­nir­me como un tra­ba­ja­dor de la filo­so­fía, que tra­ba­ja en la pro­duc­ción del pen­sa­mien­to filo­só­fi­co actual, tra­tan­do de hacer­lo útil para la prác­ti­ca trans­for­ma­do­ra nece­sa­ria para nues­tro tiem­po. En par­ti­cu­lar, me dedi­co a desa­rro­llar algu­nas líneas en el cam­po de la semióti­ca, enten­di­da como dis­ci­pli­na eman­ci­pa­do­ra, como cien­cia para la eman­ci­pa­ción del pue­blo, que por ello debe ali­men­tar­se de corrien­tes avan­za­das de pen­sa­mien­to, de un pen­sa­mien­to filo­só­fi­co que cues­tio­ne la reali­dad que vivi­mos, que indi­ca las cau­sas y res­pon­sa­bles de los males que afli­gen a la huma­ni­dad en esta nefas­ta eta­pa. Me refie­ro a una corrien­te filo­só­fi­ca que cues­tio­na el sis­te­ma res­pon­sa­ble de esta bru­tal deca­den­cia del mun­do. Sí, diría que tra­ba­ja­dor de la filo­so­fía es la defi­ni­ción que me pare­ce más adecuada.

Como pro­fun­do cono­ce­dor de Amé­ri­ca Lati­na, ¿cómo lee la situa­ción en el con­ti­nen­te, a la luz de la pan­de­mia, de la vic­to­ria elec­to­ral en Boli­via y de la nue­va lucha por la hege­mo­nía que libra Esta­dos Unidos?

Amé­ri­ca Lati­na atra­vie­sa una fase com­ple­ja. Hemos vis­to cuán­tos gol­pes de Esta­do, inten­ta­dos o exi­to­sos, se han pro­du­ci­do: más o menos entre el 12 y el 15, y la máqui­na ideo­ló­gi­ca de los medios siem­pre ha sido una de las cabe­zas de puen­te que fun­cio­nó, antes, duran­te y des­pués de los gol­pes. Ha cons­trui­do ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas de des­truc­ción social, difun­dien­do fal­se­da­des, enga­ños y men­ti­ras en pro­fu­sión. Hoy el con­ti­nen­te ame­ri­cano tie­ne algu­nos pro­ce­sos elec­to­ra­les impor­tan­tes, como el de Boli­via, don­de el MAS obtu­vo una con­tun­den­te vic­to­ria, pero tam­bién el de Esta­dos Uni­dos, don­de viven muchos de nues­tros her­ma­nos, que sobre­vi­ven en las con­di­cio­nes par­ti­cu­lar­men­te duras que impo­nen el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo. Y lue­go esta­rán las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre en Vene­zue­la, que tam­bién son deci­si­vas para quie­nes viven en otras par­tes del con­ti­nen­te. La pan­de­mia ha deja­do al des­cu­bier­to las cala­mi­da­des pro­vo­ca­das por la cri­sis estruc­tu­ral del mode­lo capi­ta­lis­ta. Vemos una fal­ta de hos­pi­ta­les, camas, médi­cos, espe­cia­lis­tas en cui­da­do inten­si­vo, enfer­me­ras. Fal­ta todo para la asis­ten­cia sani­ta­ria, pero tam­bién fal­tan pro­fe­so­res, sala­rios y vivien­da. El capi­ta­lis­mo es una caren­cia sis­te­má­ti­ca pla­ni­fi­ca­da y cruel para los pue­blos y para la vida de las per­so­nas. Mien­tras que en los esca­lo­nes supe­rio­res hay abun­dan­cia y derro­che y rique­za obs­ce­na, la inmen­sa mayo­ría vive en esta con­di­ción de caren­cia. En este con­tex­to, com­pli­ca­do por la pan­de­mia, las elec­cio­nes tam­bién deben abor­dar la fal­ta de comu­ni­ca­ción. Paí­ses como Vene­zue­la sufren un blo­queo cri­mi­nal, se les nie­ga cual­quier posi­bi­li­dad de comu­ni­ca­ción con el res­to de paí­ses. Son víc­ti­mas de una per­se­cu­ción sis­te­má­ti­ca a tra­vés de san­cio­nes total­men­te ile­ga­les e irra­cio­na­les impues­tas por Esta­dos Uni­dos, exa­cer­ba­das por Trump. Las gran­des cor­po­ra­cio­nes que mani­pu­lan la eco­no­mía trans­na­cio­nal impo­nen su vio­len­cia sobre los sala­rios, sobre la infla­ción. Medi­das incle­men­tes con­tra el pue­blo vene­zo­lano que debe­rían dejar cla­ra la res­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes las impo­nen, y por tan­to deter­mi­nar el voto. En cam­bio sería un error creer­lo, por­que una de las prin­ci­pa­les estra­te­gias ideo­ló­gi­cas, semióti­cas y sim­bó­li­cas es cul­par a los gobier­nos pro­gre­sis­tas de esta situa­ción: por las muer­tes por coro­na­vi­rus, por la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial que toma dife­ren­tes for­mas según los con­tex­tos, pero que es sin embar­go uti­li­za­da por la dere­cha con­tra los gobier­nos pro­gre­sis­tas del con­ti­nen­te y con­tra la izquier­da. Con su doble rase­ro, la dere­cha mani­pu­la la opi­nión públi­ca al influir en los medios inter­na­cio­na­les, que se com­pro­me­ten a sem­brar la con­fu­sión y mani­pu­lar el males­tar de los sec­to­res popu­la­res en bene­fi­cio de quie­nes lo provocan.

¿Cuál es tu aná­li­sis de la vic­to­ria elec­to­ral del MAS en Bolivia?

Estas elec­cio­nes, que logra­ron dar la vuel­ta a una dic­ta­du­ra como la per­pe­tra­da por el Impe­rio en Boli­via, prue­ban que las raí­ces del cam­bio pene­tra­ron pro­fun­da­men­te en el pue­blo. La dimen­sión de esta vic­to­ria mar­ca­rá las déca­das pró­xi­mas no sólo del Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be, sino de todos los pue­blos que hubie­ran sen­ti­do algu­na vez impo­ten­cia o des­áni­mo. A pesar de todas las manio­bras, inclu­so sim­bó­li­cas, de los gol­pis­tas, el espí­ri­tu del Che sigue vivo en Boli­via. Toda­vía, aho­ra se nece­si­ta una gran sen­si­bi­li­dad en la eco­no­mía de los lide­raz­gos y mucho pul­so en las que deci­sio­nes, para evi­tar que vuel­van los gol­pes de esta­do. Se tie­ne que ejer­cer de inme­dia­to un rigu­ro­so con­trol popu­lar sobre la estruc­tu­ra de las Fuer­zas Arma­das así como sobre todo poder de armas. La ame­na­za derro­ta­da por las urnas no extin­gue el peli­gro y el entre­guis­mo. Hay que resol­ver vie­jas deman­das que que­da­ron a sos­la­yo en lo eco­nó­mi­co, nin­gún líder en nin­gún nivel debe caer en el buro­cra­tis­mo que tan­to irri­ta a los pueblos.

¿Cómo valo­ra la recien­te Ley anti­blo­queo apro­ba­da por la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te en Venezuela?

Es un ejem­plo intere­san­te, tam­bién en el plano jurí­di­co, de cómo las leyes son inú­ti­les cuan­do que­dan en el papel, como si fue­ran supra­his­tó­ri­cas, bue­nas para todas las oca­sio­nes y coyun­tu­ras. Tene­mos que afron­tar la reali­dad. La reali­dad de Vene­zue­la es la de un país blo­quea­do, lo que sig­ni­fi­ca que los mis­mos modos de gobierno deben adap­tar­se para ser efec­ti­vos. No se pue­de gober­nar de la mis­ma for­ma cuan­do fal­tan las con­di­cio­nes para el ejer­ci­cio de las fun­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas, ya que todo está blo­quea­do y nada se mue­ve. No pode­mos pen­sar que la ley o las estruc­tu­ras regu­la­to­rias per­ma­nez­can inmó­vi­les, inefi­ca­ces e inope­ran­tes por­que no se pue­den adap­tar a las nece­si­da­des con­cre­tas del momen­to. El espí­ri­tu de la ley tie­ne que ver con la preo­cu­pa­ción por faci­li­tar la movi­li­dad del apa­ra­to de gobierno ante una situa­ción como la actual en la que hay que tomar deci­sio­nes con rapi­dez: deci­sio­nes tác­ti­cas y estra­té­gi­cas que tie­nen que ver con la ofer­ta de ser­vi­cios bási­cos, con aten­ción pri­ma­ria y direc­ta a las nece­si­da­des socia­les, con la nece­si­dad de garan­ti­zar los dere­chos bási­cos a la pobla­ción. En este caso, un apa­ra­to legal escle­ró­ti­co es inú­til. Esta ley me pare­ce que tie­ne la pre­rro­ga­ti­va de mos­trar que cuan­do hay plas­ti­ci­dad en la lógi­ca de gobierno, es posi­ble y desea­ble que el cuer­po jurí­di­co, en todas sus arti­cu­la­cio­nes, se adap­te y se pres­te a ser un ins­tru­men­to de acción direc­ta y con­cre­ta para faci­li­tar la movi­li­dad del cuer­po social. Evi­den­te­men­te, esto requie­re mucho más con­trol, más par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca del pue­blo. No se tra­ta en abso­lu­to de entre­gar una fac­tu­ra en blan­co a los gober­nan­tes para que hagan lo que quie­ran, sino de brin­dar­les una herra­mien­ta ágil y fle­xi­ble para encon­trar rápi­da­men­te solu­cio­nes a favor del pue­blo, sal­tan­do el blo­queo. Esto, repi­to, no sig­ni­fi­ca para nada que se ins­ta­le una estruc­tu­ra jurí­di­co-polí­ti­ca que supere los dere­chos y la dig­ni­dad del pue­blo, al con­tra­rio. Y lo más com­pli­ca­do es esto: com­pren­der la tras­cen­den­cia estra­té­gi­ca de esta ley, y al mis­mo tiem­po enten­der que pre­ci­sa­men­te por eso requie­re una mayor par­ti­ci­pa­ción: por­que, al fin y al cabo, es una estra­te­gia para repo­li­ti­zar la vida nacio­nal en Vene­zue­la, para com­pren­der con más pro­fun­di­dad que nada se pue­de ana­li­zar e imple­men­tar fue­ra del con­tex­to en el que se deter­mi­na, y que si el con­tex­to impo­ne estas con­di­cio­nes, es fun­da­men­tal con­tar con las herra­mien­tas que le per­mi­tan actuar en una situa­ción excep­cio­nal, deter­mi­na­da por el blo­queo y la pan­de­mia. Ade­más, esta ley fue apro­ba­da por la ANC, órgano ple­ni­po­ten­cia­rio del poder popu­lar, que ofre­ce la máxi­ma garan­tía en tér­mi­nos lega­les y polí­ti­cos sim­bó­li­cos. En mi opi­nión, la ley ten­drá que empe­zar a mos­trar su uti­li­dad en el muy cor­to pla­zo, para que que­de cla­ro que es una ban­de­ra del pro­ce­so boli­va­riano, del gobierno socia­lis­ta, y que es una ban­de­ra impor­tan­te de cara a las elecciones.

La bata­lla de ideas, la lucha por opo­ner­se a la hege­mo­nía capi­ta­lis­ta tam­bién en el plano sim­bó­li­co, es una par­te impor­tan­te de la lucha de los pue­blos por su libe­ra­ción. ¿Cuá­les deben ser, para ti, las prin­ci­pa­les armas en esta batalla?

La bata­lla sim­bó­li­ca debe pre­pa­rar­se con muchas y dife­ren­tes herra­mien­tas. En aras de la sín­te­sis, pue­do resu­mir­los en tres ejes con­cre­tos, aun­que obvia­men­te hay muchos más. Una pri­me­ra herra­mien­ta tie­ne que ver con la con­so­li­da­ción de una cien­cia semióti­ca para la lucha, dada la situa­ción mediá­ti­ca que men­cio­né antes, que es la extre­ma con­cen­tra­ción de los medios en pocas manos, que espar­ce un ver­da­de­ro veneno ideo­ló­gi­co para con­ta­giar a los pue­blos. Con­si­de­ran­do la exis­ten­cia de esta situa­ción impe­ria­lis­ta en mate­ria de comu­ni­ca­ción, abso­lu­ta­men­te dele­té­rea para el pue­blo por­que lo ador­me­ce y lo entre­ga al poder que lo explo­ta, dados los ata­ques que se están des­atan­do sobre paí­ses que no se some­ten, se nece­si­ta una cien­cia eman­ci­pa­to­ria que per­mi­te iden­ti­fi­car con pre­ci­sión los esce­na­rios con­cre­tos en los que se desa­rro­lla esta lucha sim­bó­li­ca, que afec­ta a diver­sos ámbi­tos: obvia­men­te los de la estruc­tu­ra cul­tu­ral, tan­to en el ámbi­to domés­ti­co como en la estruc­tu­ra de valo­res, como super­es­truc­tu­ra, en el con­tex­to de leyes, uni­ver­si­da­des, de igle­sias, en defi­ni­ti­va, en el con­jun­to de rela­cio­nes socia­les que repro­du­cen el esque­ma gene­ral de la estruc­tu­ra sim­bó­li­ca domi­nan­te, y en las que es nece­sa­rio poder ofre­cer res­pues­tas a accio­nes efec­ti­vas. Con las herra­mien­tas cien­tí­fi­cas ade­cua­das, por ejem­plo, es posi­ble rea­li­zar una impor­tan­te acti­vi­dad de gue­rri­lla semióti­ca en el sen­ti­do que pre­ten­día Umber­to Eco. Pode­mos inten­tar lle­gar al cora­zón de la máqui­na de pro­duc­ción sim­bó­li­ca a nivel hege­mó­ni­co, para hacer un tra­ba­jo de eman­ci­pa­ción semán­ti­ca. Los tér­mi­nos con los que se cons­tru­yó el domi­nio ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral se pue­den inver­tir, pero es nece­sa­rio tra­ba­jar para vol­ver a seman­ti­zar nues­tros con­cep­tos. No pue­de ser que la dere­cha se apro­pie de un con­cep­to como el de la liber­tad, que per­te­ne­ce a las luchas popu­la­res, y lo jue­gue con­tra noso­tros, dan­do una bata­lla sim­bó­li­ca mien­tras nos que­da­mos des­con­cer­ta­dos. Debe­mos recom­po­ner el orden sim­bó­li­co, con este con­cep­to como con muchos otros. Tome­mos otro ejem­plo con res­pec­to a los hábi­tos o adic­cio­nes que se han ino­cu­la­do en las per­so­nas para indu­cir­las al some­ti­mien­to o inac­ción – alcoho­lis­mo, dro­gas, tele­vi­sión, redes socia­les… Adic­cio­nes que enca­jan en la lógi­ca comer­cial de repro­du­cir suje­tos tóxi­cos que no pien­san y ter­mi­nan actuar en con­tra de los intere­ses de los sec­to­res popu­la­res. Debe­mos tener una dis­cu­sión pro­fun­da sobre cada uno de estos temas para actuar en el cam­po de la gue­rra de gue­rri­llas semióti­ca. En ter­cer lugar, me pare­ce una tarea cru­cial orga­ni­zar escue­las de cua­dros en las que for­mar­se en semióti­ca eman­ci­pa­do­ra. Debe­mos tener com­pa­ñe­ros pre­pa­ra­dos no solo para deco­di­fi­car el dis­cur­so hege­mó­ni­co, sino para cons­truir nue­vos voca­bu­la­rios, nue­vas metá­fo­ras efec­ti­vas al ser­vi­cio del pen­sa­mien­to eman­ci­pa­to­rio y huma­nis­ta. Es muy impor­tan­te mul­ti­pli­car en todo el mun­do suje­tos capa­ces de repro­du­cir la pra­xis y la teo­ría cien­tí­fi­ca adap­ta­das a la coyun­tu­ra y los dife­ren­tes con­tex­tos. En mi opi­nión, se tra­ta de tareas de pri­mer orden, urgen­tes e impor­tan­tes para con­tra­rres­tar radi­cal­men­te los labo­ra­to­rios de gue­rra psi­co­ló­gi­ca que vemos que tam­bién tie­nen lugar en estas cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Aten­ción, esto no sur­ge de la volun­tad de algún aca­dé­mi­co des­vin­cu­la­do de la reali­dad, sino que debe sur­gir de las luchas socia­les, de las movi­li­za­cio­nes popu­la­res. Fue­ra de la lucha de cla­ses, todas las bue­nas inten­cio­nes ter­mi­nan debi­li­tán­do­se, cuan­do no tie­nen como meta la lucha dia­ria por la eman­ci­pa­ción colec­ti­va. Resu­mien­do, por tan­to: una de las urgen­cias del pre­sen­te, me pare­ce, es la de acti­var una cien­cia semióti­ca com­ba­ti­va y eman­ci­pa­do­ra que inclu­ya los esce­na­rios de trans­for­ma­ción y resis­ten­cia semán­ti­ca que hay que actuar y sos­te­ner y que se dedi­ca a la for­ma­ción y mul­ti­pli­ca­ción de cuadros.

La bur­gue­sía, cuan­do gana, se dedi­ca a des­truir la memo­ria his­tó­ri­ca de ante­rio­res inten­tos revo­lu­cio­na­rios. Esto, lamen­ta­ble­men­te, sigue fun­cio­nan­do espe­cial­men­te en los paí­ses capi­ta­lis­tas de Euro­pa. ¿Cuán­to cuen­ta la recu­pe­ra­ción de la memo­ria en tu trabajo?

La memo­ria es tam­bién un impor­tan­te cam­po de bata­lla sim­bó­li­co, un terri­to­rio don­de se deci­den temas cru­cia­les para la lucha de los pue­blos: y me refie­ro a la memo­ria tan­to colec­ti­va como indi­vi­dual. En las calles de Bue­nos Aires, en las pla­zas prin­ci­pa­les, toda­vía vemos un monu­men­to dedi­ca­do a uno de los peo­res cri­mi­na­les que ha teni­do este país, un ase­sino de los pue­blos ori­gi­na­rios, que coman­dó un ejér­ci­to en una bata­lla total­men­te asi­mé­tri­ca, injus­ta y geno­ci­da, y a pesar de éste per­ma­ne­ce allí sobre su caba­llo como autén­ti­co ven­ce­dor, como ejem­plo en la memo­ria his­tó­ri­ca de un país que si lo recuer­da es para borrar la memo­ria del pue­blo. Un monu­men­to into­ca­ble, sal­vo las pocas luces de resis­ten­cia semióti­ca que inten­ta­ron inter­ve­nir, pero fue­ron repri­mi­das. La bata­lla por la memo­ria sir­ve para com­pren­der el pre­sen­te y el futu­ro, como herra­mien­ta cru­cial para la crí­ti­ca del pasa­do, ya que no se pue­de per­ma­ne­cer ancla­do a los esque­mas del pasa­do para cons­truir el futu­ro, pero tam­po­co la his­to­ria pue­de redu­cir­se a una cues­tión de museo. Y, sobre todo, no se pue­de per­mi­tir que los ven­ce­do­res escri­ban la his­to­ria de los pue­blos que que­rían someter.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *