Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Frei Bet­to: “Cuba pue­de dar un ejem­plo al mun­do de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y edu­ca­ción nutri­cio­nal”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de octu­bre de 2020.

El día Mun­dial de la Ali­men­ta­ción lle­ga este año en el pavo­ro­so con­tex­to de una pan­de­mia glo­bal, que por su cos­to­so impac­to en el empleo y en la eco­no­mía mun­dial, incre­men­ta­rá crí­ti­ca­men­te la inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria en el mun­do. Pan­de­mia del ham­bre, ha pro­nos­ti­ca­do el teó­lo­go bra­si­le­ño Frei Bet­to, ase­sor de la FAO en estos temas, en los que sen­tó cáte­dra des­de los espe­ran­za­do­res días del pro­gra­ma Ham­bre Cero, que logró redu­cir sen­si­ble­men­te el núme­ro de ham­brien­tos en Bra­sil duran­te el gobierno de Luis Inacio Lula Da Sil­va y con­tri­bu­yó sen­si­ble­men­te a ali­viar el mapa del ham­bre en la región.

El reco­no­ci­do exper­to ha acti­va­do las alar­mas, a la vis­ta de los cos­tos eco­nó­mi­cos que pro­fun­di­za la pan­de­mia, pero tam­bién cree que la volun­tad polí­ti­ca pue­de hacer la dife­ren­cia.

Bajo esa cer­te­za, actúa hoy como ase­sor del Plan de Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria y edu­ca­ción nutri­cio­nal (SAN) que, con el apo­yo de la FAO, pre­sen­tó ofi­cial­men­te el Gobierno cubano el pasa­do 22 de julio. Sobre el sig­ni­fi­ca­do de este paso en un con­tex­to tan difí­cil, con­ver­sa­mos con Bet­to, por video con­fe­ren­cia.

Arleen Rodrí­guez : Le salu­da­mos des­de La Haba­na, que le quie­re tan­to, Frei Bet­to, en el día mun­dial de la ali­men­ta­ción y debo recor­dar que hace ape­nas unos meses Ud. habló de la pan­de­mia del ham­bre jun­to con la pan­de­mia de la COVID. ¿Hay algo qué cele­brar real­men­te en este 2020?

Frei Bet­to: Bueno pri­me­ro mis salu­dos, salud y salu­dos a todas la gen­te de Cuba, la gen­te que­ri­da, yo ven­go siguien­do muy de cer­ca todo lo que pasa ahí en la Isla y deseo lo mejor sobre todo el esfuer­zo que se hace para supe­rar la pan­de­mia y encon­trar la vacu­na Sobe­ra­na 01. Yo creo que sí, Cuba tie­ne un moti­vo muy espe­cial para cele­brar este día mun­dial de la ali­men­ta­ción y ese moti­vo es jus­ta­men­te la apro­ba­ción del Plan SAN, un plan de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y edu­ca­ción nutri­cio­nal, (apro­ba­do) por el Con­se­jo de Minis­tros el 22 de julio. El pre­si­den­te Díaz-Canel y el Pri­mer Minis­tro Marre­ro esta­ban ahí con todos los minis­tros. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria, Cuba tie­ne este plan que va a tener como pro­ta­go­nis­ta al pro­pio pue­blo cubano, des­de sus muni­ci­pios, des­de las redes sociales…Ese es un moti­vo de opti­mis­mo y espe­ran­za en el con­tex­to de la pan­de­mia.

Arleen: Pero los pro­nós­ti­cos de las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les son ver­da­de­ra­men­te dra­má­ti­cos por el cos­to de la pan­de­mia en el área de la ali­men­ta­ción: bajan las pro­duc­cio­nes de cerea­les, se incre­men­tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los pre­cios y ya se pro­nos­ti­ca que el núme­ro de pobres se mul­ti­pli­ca­rá y con ello el núme­ro de ham­brien­tos. Tam­bién, en esas par­ti­cu­la­res con­di­cio­nes, se ha refor­za­do el blo­queo con­tra Cuba, es decir que sobre Cuba pen­de el fan­tas­ma de la pan­de­mia y la reali­dad de un blo­queo que se ha recru­de­ci­do. ¿En esas con­di­cio­nes Frei Bet­to cree que sea posi­ble imple­men­tar el plan SAN? Este es un plan quie­ro acla­rar que tie­ne un año de con­ce­bi­do, se con­ci­bió no en con­di­cio­nes de pan­de­mia, pero me pre­gun­to si en las con­di­cio­nes actua­les de pan­de­mia y blo­queo refor­za­do será posi­ble lograr imple­men­tar este plan SAN.

Frei Bet­to: Sí yo creo que sí, sobre todo des­pués de haber leí­do y segui­do el dis­cur­so del pre­si­den­te Díaz-Canel en la ONU. En ese dis­cur­so él hace una denun­cia muy fuer­te del blo­queo, ese cri­mi­nal blo­queo, y al mis­mo tiem­po apun­ta que hubo un cre­ci­mien­to de ham­brien­tos en el mun­do según datos de la FAO de que el año pasa­do habían 690 millo­nes, ya aho­ra son 820 millo­nes de ham­brien­tos en el mun­do y posi­ble­men­te vamos a tener has­ta diciem­bre de este año 270 millo­nes más, o sea que sobre­pa­sa­rán los 1 000 millo­nes de ham­brien­tos. Enton­ces, la res­pues­ta que Cuba da a esta situa­ción es, pri­me­ro no tener ham­brien­tos: ha cum­pli­do muy bien los obje­ti­vos de desa­rro­llo den­tro de los pla­nes de la ONU en este sen­ti­do; segun­do, el hecho de haber apro­ba­do este plan de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y edu­ca­ción nutri­cio­nal; y sobre todo jun­tar, adi­cio­nar, sumar ese plan al plan del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social y tam­bién el tra­ba­jo en los terri­to­rios, tam­bién la tarea Vida que es un plan impor­tan­te por los cam­bios cli­má­ti­cos, los acci­den­tes cli­má­ti­cos que muchas veces afec­tan la pro­duc­ti­vi­dad de Cuba.

Y toda la socie­dad cuba­na, con este plan de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y edu­ca­ción nutri­cio­nal des­de la base de las escue­las, los cen­tros de cul­tu­ra, los medios de comu­ni­ca­ción, más sobre todo de los con­se­jos popu­la­res, las coope­ra­ti­vas, los sin­di­ca­tos, gen­te en la base, el municipio…Creo que sí se pue­de avan­zar bas­tan­te para lograr una mejor ali­men­ta­ción del pue­blo de Cuba.

Arleen: ¿Es decir que el con­tex­to actual, con blo­queo refor­za­do y pan­de­mia podría hacer inclu­so más nece­sa­rio el Plan SAN?

Frei Bet­to: Sí mucho más nece­sa­rio, por­que Cuba gas­ta dema­sia­do son 2 000 millo­nes de dóla­res al año para la impor­ta­ción de ali­men­tos e insu­mos y eso se pue­de redu­cir como está pre­vis­to el Plan SAN a tra­vés de 4 medi­das impor­tan­tes, pri­me­ro repa­rar el des­per­di­cio, el des­pil­fa­rro de ali­men­tos; segun­do valo­rar la diver­si­dad cul­tu­ral y Cuba tie­ne expe­rien­cia en mate­ria de culi­na­ria por­ci­na; ter­ce­ro inter­cam­biar las expe­rien­cias: las expe­rien­cias de una pro­vin­cia con otra, de un muni­ci­pio con otro, de mane­ra que se apro­ve­chen mejor las posi­bi­li­da­des no sola­men­te de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y con­su­mo de ali­men­tos, sino sobre todo, de crea­ti­vi­dad en la die­ta cuba­na.

Muchas veces la die­ta cuba­na se da de una mane­ra equi­vo­ca­da, sabe­mos que hay sobre­pe­so, hay obe­si­dad, sobre todo en las muje­res, por­que las muje­res tie­nen más tareas en las casas y enton­ces no pue­den evi­tar esto; y enton­ces yo creo que, cam­bian­do algu­nos hábi­tos ali­men­ta­rios ‑y ahí está el papel de la edu­ca­ción nutri­cio­nal, una edu­ca­ción que tie­ne que hacer­se en el hogar, en las escue­las, en los medios de comu­ni­ca­ción- creo que se pue­de tener una mesa más com­ple­ta y más ino­cua para toda la fami­lia cuba­na.

Arleen: Usted ha dicho que el pue­blo de Cuba no sólo es bene­fi­cia­rio o es bene­fi­cia­rio sí de este Plan SAN, pero es ante todo pro­ta­go­nis­ta. ¿En qué con­sis­te esa dico­to­mía?

Frei Bet­to: Pri­me­ro, Plan SAN no nace del aire, vie­ne de expe­rien­cias cuba­nas, de tra­ba­jos como por ejem­plo el PAM (el plan de auto­abas­te­ci­mien­to muni­ci­pal) que tie­ne en la raíz sono­ra de su nom­bre, el pan nues­tro de cada día.

Enton­ces, debe­mos inter­re­la­cio­nar todos estos pla­nes. Por eso, el Plan SAN es muy dis­ci­pli­na­rio y al mis­mo tiem­po trans­di­ci­pli­na­rio, si que­re­mos arti­cu­lar todos los sis­te­mas pro­duc­ti­vos de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos en Cuba. Yo que­ría lla­mar la aten­ción sobre eso: este plan SAN, bajo la direc­ción del Minis­tro de Agri­cul­tu­ra, Gus­ta­vo Rodrí­guez ha arti­cu­la­do 22 minis­te­rios y tam­bién aca­de­mias, uni­ver­si­da­des, aso­cia­cio­nes, ins­ti­tu­cio­nes o sea, bási­ca­men­te todas las ins­ti­tu­cio­nes cuba­nas están invo­lu­cra­das en la ela­bo­ra­ción de este plan, pero, como usted ha dicho Arleen es muy impor­tan­te el pro­ta­go­nis­mo del pue­blo. Cada uno debe hacer­se esta pre­gun­ta: de qué mane­ra pue­do con­tri­buir, par­ti­ci­par acti­va­men­te en el Plan SAN. Y, para cada muni­ci­pio hay muchí­si­mas suge­ren­cias en la agri­cul­tu­ra urba­na, sub­ur­ba­na, la agri­cul­tu­ra fami­liar que es fun­da­men­tal incre­men­tar en este momen­to; y jus­ta­men­te des­cu­brir las poten­cia­li­da­des que toda­vía Cuba tie­ne y toda­vía no han sido bien explo­ta­das.

Yo que­ría decir lo siguien­te, muchas veces el blo­queo que hay den­tro de la gen­te que no se mue­ve, que no tra­ba­ja, que no cree que sí se pue­de ir ade­lan­te, es mucho peor que el blo­queo que está afue­ra y hay que ven­cer este blo­queo tam­bién. Es decir, creo que aho­ra un plan que tie­ne como obje­ti­vo ali­men­tar a toda la pobla­ción cuba­na de una mane­ra sana, real­men­te es un rega­lo en este día mun­dial de la ali­men­ta­ción.

Arleen: Duran­te su más recien­te visi­ta a La Haba­na, Ud. par­ti­ci­pó en el aná­li­sis de los pre­pa­ra­ti­vos del Plan SAN. Allí decía el Pre­si­den­te Díaz-Canel que hay una pro­ble­má­ti­ca com­par­ti­da: ¿Cómo dis­mi­nuir esos 2 000 millo­nes de impor­ta­ción de ali­men­tos cada año y al mis­mo tiem­po garan­ti­zar todo lo que la pobla­ción nece­si­ta. Diga­mos que ese es el nudo gor­diano, ¿Ya hay res­pues­ta para esa pre­gun­ta?

Frei Bet­to: Sí, mira Cuba tuvo una expe­rien­cia muy difí­cil, cla­ro tam­bién muy posi­ti­va, que ha sido el perio­do espe­cial, o sea des­de ahí logró garan­ti­zar a las gen­tes una die­ta míni­ma que en los cin­co años del perio­do espe­cial no hizo a Cuba regre­sar o entrar en el mapa­mun­di del ham­bre. Des­de el ini­cio de la Revo­lu­ción, Cuba ya no figu­ra en el mapa del ham­bre de la ONU, enton­ces aho­ra las posi­bi­li­da­des son muchos mayo­res por­que el Plan SAN des­pier­ta las poten­cia­li­da­des que la Isla tie­ne de pro­duc­ción, de dis­tri­bu­ción, de com­par­tir expe­rien­cias, no sola­men­te en la agri­cul­tu­ra. Se debe incre­men­tar la pro­duc­ción de vege­ta­les, los huer­tos que se pue­den hacer en los hoga­res, en las escue­las, en los cen­tros de tra­ba­jo, o sea, hay muchas posi­bi­li­da­des que están des­cri­tas en el Plan SAN y se pue­den incre­men­tar en ese momen­to, por­que hay que ven­cer ese doble blo­queo, tene­mos que seguir luchan­do como el Pre­si­den­te Díaz-Canel ha denun­cia­do mucho en su dis­cur­so en la ONU con­tra el cri­mi­nal blo­queo de los Esta­dos Uni­dos, pero tam­bién con los blo­queos psi­co­ló­gi­cos y cul­tu­ra­les que tene­mos, ahí entra el rol de la edu­ca­ción nutri­cio­nal, para ven­cer blo­queos cul­tu­ra­les y para com­par­tir mejor las poten­cia­li­da­des ali­men­ta­rias que tie­ne Cuba.

Arleen: Se habla tam­bién de una siner­gia entre los esfuer­zos nacio­na­les de Cuba y la coope­ra­ción inter­na­cio­nal. ¿Cree posi­ble que en momen­tos en que todo el mun­do está espe­ran­do que la coope­ra­ción resuel­va sus pro­ble­mas, ten­dre­mos la posi­bi­li­dad de con­tar con un apor­te de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal?

Frei Bet­to: Bueno, yo pri­me­ro quie­ro sub­ra­yar y feli­ci­tar a Cuba por ese ejem­plo de soli­da­ri­dad ‑que vie­ne del espí­ri­tu de Mar­tí y el espí­ri­tu de Fidel- en los 39 paí­ses que fue­ron bene­fi­cia­dos por 4 000 pro­fe­sio­na­les de salud y real­men­te sigue sien­do un ejem­plo.

O sea, si Cuba es capaz de ser y ha sido siem­pre des­de el ini­cio de la Revo­lu­ción, soli­da­ria con aque­llos que viven difi­cul­ta­des sani­ta­rias del mun­do y tam­bién con aque­llos que tie­nen sus defi­cien­cias edu­ca­cio­na­les por­que hay muchos pro­fe­so­res cuba­nos en muchos paí­ses tam­bién hacien­do su ayu­da soli­da­ria, yo creo que esta soli­da­ri­dad inter­na es mucho más fácil y mucho más impor­tan­te aho­ra para ven­cer las difi­cul­ta­des, que vie­nen por una par­te del blo­queo y por otra par­te de la pan­de­mia. Es decir, la pan­de­mia tam­bién ha crea­do muchas difi­cul­ta­des por­que hay una sus­pen­sión del trans­por­te de ali­men­tos en el mun­do, una sus­pen­sión de mer­can­cías; aho­ra la ven­ta­ja que tie­ne la cul­tu­ra cuba­na es que no mira la ali­men­ta­ción como una mer­can­cía, en Cuba se mira la ali­men­ta­ción como un dere­cho de cada per­so­na y un dere­cho de toda la pobla­ción, este cam­bio cul­tu­ral es muy impor­tan­te.

Díaz-Canel tam­bién decía en su dis­cur­so: tene­mos que tras­for­mar nues­tra mane­ra de pen­sar y nues­tra mane­ra de actuar, y enton­ces ahí vie­ne el Plan SAN, jus­ta­men­te des­de las bases res­pec­ti­vas de los comi­tés ges­to­res, de las coope­ra­ti­vas, las aso­cia­cio­nes, des­de la base, la gen­te debe asu­mir­lo y lle­var­lo ade­lan­te. Y es muy impor­tan­te incre­men­tar eso des­de aho­ra.

Frei Bet­to es uno de los pres­ti­gio­sos inte­lec­tua­les lati­no­ame­ri­ca­nos que ha par­ti­ci­pa­do en la Mesa Redon­da.

Arleen: El Plan San tie­ne lo que se lla­ma la edu­ca­ción nutri­cio­nal, en lo que vamos a nece­si­tar en Cuba un pro­ce­so de alfa­be­ti­za­ción, por­que entre los pro­ble­mas que ya se men­cio­na­ban, las con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas que tie­ne el país con el tema ali­men­ta­rio, están tam­bién las tra­di­cio­nes en la ali­men­ta­ción que favo­re­cen por ejem­plo, la obe­si­dad. ¿Hay un méto­do Bet­to, una car­ti­lla para lograr que nos alfa­be­ti­ce­mos en edu­ca­ción nutri­cio­nal?

Frei Bet­to: Sí, hemos pre­pa­ra­do una car­ti­lla popu­lar expli­can­do todo el Plan SAN y tam­bién tocan­do este tema de edu­ca­ción nutri­cio­nal. Al sabor cubano le gus­ta mucho el dul­ce, el azú­car, es una Isla muy dul­ce y eso es bueno, pero que sea muy dul­ce la comi­da no es bueno, y esto como usted ha dicho, crea muchas enfer­me­da­des: dia­be­tes y tam­bién sobre­pe­so, obe­si­dad, dis­tur­bios glan­du­la­res, en fin, una serie de pro­ble­mi­tas de salud que la gen­te tie­ne por fal­ta de una edu­ca­ción nutri­cio­nal. Enton­ces, es muy impor­tan­te cam­biar hábi­tos ali­men­ta­rios, o sea, bus­car una noción y no sola­men­te una noción de que no se debe de des­per­di­ciar, tam­bién de qué se pue­de apro­ve­char.

Yo, muchas veces per­ci­bo aquí en Bra­sil cuán­tas cosas van a la basu­ra que se pue­den apro­ve­char y hacer una bue­na comi­da de esas cosas, y enton­ces muchas veces la gen­te por ejem­plo, no sabe que toda la papa pue­de ser bien apro­ve­cha­da, no sola­men­te la par­te inter­na, algu­nas fru­tas que la gen­te pone fue­ra la par­te exter­na y apro­ve­cha sola­men­te la par­te inter­na; y enton­ces la edu­ca­ción nutri­cio­nal tie­ne sus obje­ti­vos de cam­biar méto­dos ali­men­ta­rios y cos­tum­bres tra­di­cio­na­les de mane­ra que poda­mos todos tener una salud mejor, y es muy impor­tan­te tam­bién hacer ejer­ci­cios físi­cos, o sea, una serie de medi­das que tene­mos que adop­tar para tener una salud y una vida más pro­lon­ga­da, una vida más sana.

Arleen: Hace un año empe­zó a tra­ba­jar­se lo que ya es un hecho el Plan SAN y el país ya tie­ne invo­lu­cra­do prác­ti­ca­men­te a todos los minis­te­rios, el sis­te­ma empre­sa­rial, los muni­ci­pios etc. ¿En qué tiem­po usted cree que podrá hablar­se ya de resul­ta­dos con­cre­tos, tan­to de avan­ces en la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria como en la edu­ca­ción nutri­cio­nal que está bus­can­do el Plan SAN, Bet­to?

Frei Bet­to: Bueno, pri­me­ro yo creo que el arran­que del Plan SAN ha sido dado por la nue­va cons­ti­tu­ción apro­ba­da en febre­ro del 2019, que entre muchos artícu­los tie­ne dos, el 77 y el 78 que hablan direc­ta­men­te del dere­cho social a la ali­men­ta­ción sana e ino­cua, o sea, son artícu­los que garan­ti­zan el dere­cho al pue­blo cubano de tener una bue­na ali­men­ta­ción y para com­ple­men­tar esa deci­sión cons­ti­tu­cio­nal es que jus­ta­men­te la FAO pro­pu­so y el gobierno de Cuba ha abra­za­do el Plan SAN, pero hay que decir que el Plan SAN no ha sido hecho por la FAO, no, la FAO sola­men­te ase­so­ró a este con­jun­to de minis­te­rios y otras tan­tas ins­ti­tu­cio­nes cuba­nas que, des­de sus expe­rien­cias, han pro­pues­to diver­sos sis­te­mas para mejo­rar la situa­ción ali­men­ta­ria y nutri­cio­nal en Cuba; ahí se pue­de decir, el plan Tarea Vida, el Pro­gra­ma de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social que está ya mar­ca­do has­ta el 2030, el plan de depor­tis­tas terri­to­ria­les, el plan de auto abas­te­ci­mien­to muni­ci­pal, en fin, Cuba tie­ne todo un aba­ni­co de pla­nes, de deci­sio­nes guber­na­men­ta­les, que ya están en manos del pue­blo.

Lo úni­co por hacer es ver cómo des­de las difi­cul­ta­des que aho­ra mis­mo gene­ra de la pan­de­mia, pode­mos incre­men­tar este plan. Y eso no pue­de depen­der del gobierno, debe depen­der de deci­sio­nes de base, o sea, si la gen­te en la base, si la gen­te en el muni­ci­pio, la gen­te en el barrio, no toma en serio este plan, las cosas no van a avan­zar. Esto va a avan­zar si la gen­te aho­ra, no sola­men­te el 16 de octu­bre, día mun­dial de la ali­men­ta­ción, sino ade­más, des­de aho­ra en meses y meses de tra­ba­jo para lle­var ade­lan­te este plan SAN, el pue­blo cubano tie­ne que enfren­tar este momen­to para lle­var esta nue­va revo­lu­ción en la Revo­lu­ción y garan­ti­zar mayor sobe­ra­nía cuba­na tam­bién en mate­ria de ali­men­ta­ción.

Arleen: Impre­sio­na que en un perio­do para el mun­do car­ga­do de incer­ti­dum­bres del cual no esca­pa Cuba, Frei Bet­to nos está plan­tean­do el Plan SAN, ¿lo ve como una cer­te­za?

Frei Bet­to: Sí, efec­ti­va­men­te no sabe­mos cómo va a estar con­fi­gu­ra­do el mun­do des­pués de la pan­de­mia, pri­me­ro por­que toda­vía no hay una fecha para que ter­mi­ne, pero una cosa es segu­ra, que esta pan­de­mia vie­ne de un des­equi­li­brio ambien­tal que hemos pro­du­ci­do.

Hay que lla­mar la aten­ción Arleen: la natu­ra­le­za ha vivi­do millo­nes y millo­nes de años sin la incó­mo­da pre­sen­cia del ser humano y pue­de vivir más millo­nes de millo­nes de años sin nues­tra incó­mo­da pre­sen­cia, pero noso­tros no pode­mos vivir sin la natu­ra­le­za, en todo depen­de­mos de la natu­ra­le­za no sola­men­te para la ali­men­ta­ción, tam­bién, todos los mate­ria­les que tene­mos, la compu­tado­ra, un mue­ble, un zapa­to, la ropa, toda la mate­ria pri­ma vie­ne de la natu­ra­le­za, y enton­ces jus­ta­men­te el Plan SAN tie­ne su obje­ti­vo de incen­ti­var tam­bién la pre­ser­va­ción ambien­tal, hay un plan Tarea Vida, que está hacien­do un tra­ba­jo impor­tan­te en Cuba en este sen­ti­do, pero tam­bién es muy impor­tan­te incre­men­tar la agro­eco­lo­gía, o sea, cómo cada vez más pro­du­cir ali­men­tos sanos e ino­cuos, evi­tan­do una serie de situa­cio­nes que pue­den afec­tar nues­tra salud.

Y enton­ces sí, yo soy opti­mis­ta. Des­de el pun­to de vis­ta de la coyun­tu­ra mun­dial, qui­zás vamos a seguir con muchos con­flic­tos, mien­tras el impe­ria­lis­mo sigue devo­ran­do, mien­tras el capi­ta­lis­mo siga tenien­do hege­mo­nía. Pero creo que Cuba, como ya ha dado un ejem­plo de más de 60 años de Revo­lu­ción, de inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía, pue­de tam­bién aho­ra dar un ejem­plo al mun­do de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y de pro­fun­di­zar su edu­ca­ción nutri­cio­nal. Creo que sí, ese es un desa­fío que uste­des tie­nen la capa­ci­dad de ven­cer.

Arleen: Gra­cias Frei Bet­to, creo que los cuba­nos tene­mos que estar muy agra­de­ci­dos a un hom­bre que siem­pre ha sos­te­ni­do su pro­fun­da espi­ri­tua­li­dad acom­pa­ñan­do a Cuba, impul­san­do a Cuba, esti­mu­lan­do lo mejor de noso­tros, gra­cias otra vez Bet­to por acom­pa­ñar­nos de una mane­ra tan a la van­guar­dia en este pro­gra­ma SAN que segu­ra­men­te es un desa­fío para Cuba, pero es un desa­fío que expre­sa la volun­tad de hacer siem­pre y no que­dar­nos en la puer­ta a espe­rar que pasen las malas noti­cias y sea­mos par­te de ellas. Un abra­zo gran­de des­de Cuba que le sien­te par­te de ella.

Frei Bet­to: Gra­cias a uste­des. Los quie­ro. Muchas gra­cias a todos.

Arleen: Un abra­zo.

Fuen­tes: Insur­gen­te /​/​Cuba­de­ba­te

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *