Colom­bia. El úni­co super­vi­vien­te de la gue­rri­lla Baigorri

Por Unai Aran­za­di. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de octu­bre de 2020.

Cono­ce­dor del docu­men­tal inves­ti­ga­ti­vo que Unai Aran­za­di está diri­gien­do sobre la enig­má­ti­ca vida del gue­rri­lle­ro nava­rro, Pedro Bai­go­rri Apez­te­guia, el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal colom­biano ha faci­li­ta­do un encuen­tro clan­des­tino en el que el perio­dis­ta ha podi­do entre­vis­tar al úni­co super­vi­vien­te del gru­po arma­do que coman­dó Baigorri.

La vida de Pedro Bai­go­rri Apez­te­guia, naci­do el 1 de noviem­bre de 1939 en la loca­li­dad nava­rra de Zabal­di­ka, es un mis­te­rio que está cos­tan­do años des­ve­lar. Ni la fami­lia, que lo vio muy pocos días en su edad adul­ta, ni la mayor par­te de sus ami­gos y com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia, quie­nes dado el carác­ter secre­to de Bai­go­rri solo fue­ron cono­ce­do­res de los epi­so­dios con­cre­tos en los que coin­ci­die­ron, tie­nen las pie­zas com­ple­tas de ese rom­pe­ca­be­zas que fue su vida. Este nava­rro, que cre­ció en acuar­te­la­mien­tos mili­ta­res por el tra­ba­jo de Guar­dia Civil que desem­pe­ñó su padre, se fue de Iru­ñea a Donos­tia al poco de cum­plir la mayo­ría de edad. 

Allí fue coci­ne­ro del Hotel María Cris­ti­na, pre­pa­ró un ines­pe­ra­do almuer­zo para el dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co e ideó su paso al Esta­do fran­cés en 1959. La revo­lu­ción le espe­ra­ba, pero no en la Espa­ña fas­cis­ta don­de habría teni­do que enfren­tar­se a su padre, sino en París, don­de, ade­más de incor­po­rar­se a un coman­do del Fren­te de Libe­ra­ción Nacio­nal arge­lino, fue chef del lujo­so hotel Prín­ci­pe de Gales y se ena­mo­ró de una popu­lar bai­la­ri­na mexi­ca­na con la que se iría a Cuba como ase­sor de una serie de pro­yec­tos turís­ti­cos y gastronómicos.

Ya en La Haba­na, pasa­do 1962, Bai­go­rri tra­bó amis­tad con los her­ma­nos Cas­tro. Tam­bién tra­tó con el Che y el minis­tro Núñez Jimé­nez, el hom­bre que lo tra­jo de París y le abrió las puer­tas de su casa en el barrio de Mira­mar. Pasa­dos unos años de feli­ci­dad en una Haba­na fer­vo­ro­sa, Bai­go­rri es aban­do­na­do por su pare­ja, que­dán­do­se solo y más entre­ga­do que nun­ca a la vida revo­lu­cio­na­ria que soña­ba des­de que apren­día judo y estu­dia­ba fran­cés en la anti­gua Biblio­te­ca Gene­ral de Nava­rra. «Dis­pues­to a virar­se», como se decía de aque­llos inter­na­cio­na­lis­tas que die­ron el sal­to a pla­yas y sel­vas que no eran las suyas, Bai­go­rri hizo el cur­so de gue­rri­lla con otros revo­lu­cio­na­rios, la mayo­ría colom­bia­nos. Así, en 1967 esta­ría via­jan­do a Colom­bia pre­vio paso por París e Iru­ñea, don­de vería por últi­ma vez a su familia.

Ya esta­ble­ci­do en Bogo­tá, tra­ba­ja como chef de lujo a la par que lan­za su pri­me­ra inten­to­na gue­rri­lle­ra con dos per­so­na­jes cla­ve, el médi­co Tulio Bayer, famo­so por haber pro­ta­go­ni­za­do ya una insu­rrec­ción arma­da en 1961, y William Ramí­rez, un des­ta­ca­do soció­lo­go que aún vive para con­tar­lo. Tan­to en esta pri­me­ra eta­pa de la vida gue­rri­lle­ra de Bai­go­rri (de la que en 7K dimos la pri­mi­cia en 2016) como en la pos­te­rior y últi­ma (de la que has­ta hoy se des­co­no­cía prác­ti­ca­men­te todo) el “tío Ramón”, tal y como se le cono­ce en el ELN al tes­ti­go que nos reci­be en Colom­bia, estu­vo siem­pre jun­to al zabal­di­ka­rra. Deci­di­do a des­ve­lar los últi­mos secre­tos de aque­llo que Bai­go­rri apor­tó al incon­clu­so pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que vive Colom­bia, el “tío Ramón” deja a un lado sus gra­ves pro­ble­mas de salud, y asis­te a un encuen­tro clan­des­tino para ofre­cer una infor­ma­ción que solo él cono­ce de prin­ci­pio a fin: La vida y muer­te del gue­rri­lle­ro Bai­go­rri en las mon­ta­ñas de Colombia.

Cor­dial, volun­ta­rio­so y cons­cien­te de que es el úni­co por­ta­dor de una memo­ria jamás escri­ta, este octo­ge­na­rio con medio siglo de expe­rien­cia gue­rri­lle­ra a sus espal­das, habla de for­ma dul­ce y pau­sa­da, tra­tan­do de dar a cono­cer, no solo al Bai­go­rri insu­rrec­to, sino un capí­tu­lo fun­da­men­tal de la actual gue­rra inter­na que se sigue vivien­do en el Cari­be colom­biano. Hechas las pri­me­ras pre­sen­ta­cio­nes de un encuen­tro difí­cil en el que no se per­mi­ten cáma­ras, “el tío Ramón” se lan­za de lleno a por un deta­lle que con­si­de­ra deter­mi­nan­te para que la fami­lia pue­da dar con los res­tos óseos del inter­na­cio­na­lis­ta nava­rro. «Antes de comen­zar qui­sie­ra decir­le que la muer­te de Bai­go­rri se pro­du­jo el día 8 de octu­bre a las 18.00 horas. No fue el día 6 de octu­bre como se ha publi­ca­do. Pero para que se com­pren­da todo, tene­mos que remon­tar­nos a cuan­do lo cono­cí, que fue en 1969. Pedro Bai­go­rri fue a la Sie­rra Neva­da de San­ta Mar­ta con Tulio Bayer y William Ramí­rez, y allí está­ba­mos unos poqui­tos más que los ayudábamos».

Bai­go­rri, ado­les­cen­te como pin­che del Hotel Yol­di, en Iru­ñea, y a lado, en 1957 (el pri­me­ro por la izquier­da), con ami­gos en la donos­tia­rra pla­ya de La Con­cha. Bajo esta foto, con Colom­bia Moya en La Haba­na. Sobre estas líneas, el Hotel Prín­ci­pe de Gales (París), en el que fue un chef de éxito.

En el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio gua­ji­ro. Tra­tan­do de enca­be­zar ese gru­po esta­ba el doc­tor Tulio Bayer, un hom­bre muy alto, de casi dos metros, con voca­ción de escri­tor (había escri­to un par de libros) y, según sus detrac­to­res en la pro­pia izquier­da, más dota­do para la teo­ría revo­lu­cio­na­ria que para la vida gue­rri­lle­ra. Jun­to a él y Pedro esta­ba el ter­ce­ro que tam­bién fue entre­na­do en Cuba, William Ramí­rez, un per­fil inte­lec­tual que enfren­tó a un Tulio que no avan­za­ba en sus pla­nes y se pasa­ba los días fuman­do, bebien­do y escri­bien­do. «Es cier­to que en la sie­rra, en ese peque­ño cam­pa­men­to en el que esta­ban Pedro Bai­go­rri, William Ramí­rez y Tulio Bayer, había des­con­fian­za entre William y Tulio. Dis­cu­tían y había ten­sio­nes, pero lo que William ha con­ta­do, de que Tulio lo qui­so matar yen­do a cazar no suce­dió así».

En febre­ro del 2016, William dijo a 7K que salie­ron a cazar algo para comer y en un des­cui­do Tulio le dis­pa­ró por detrás para inten­tar matar­lo hacien­do creer al res­to del gru­po que fue­ra un acci­den­te. «Pero no, Tulio no le dis­pa­ró a William por atrás. Qui­zás William lo sin­tió así, pero fue un lío con un chi­ni­to (joven­ci­to) al que se le dis­pa­ró la Beret­ta del 12 con doble gati­llo que usa­ban para cazar. Tulio se la qui­tó de las manos al chi­ni­to y cuan­do William se acer­có a ver qué había pasa­do, pen­só que Tulio lo qui­so matar. Tulio era una bue­na per­so­na. Se le ha cri­ti­ca­do bas­tan­te, pero fue un revo­lu­cio­na­rio y sacri­fi­có una gran carre­ra pro­fe­sio­nal por sacar a los pobres de la mise­ria. Yo ten­go un buen recuer­do de él aún con sus debi­li­da­des, por­que todos somos hom­bres y como hom­bres no somos per­fec­tos. Su entre­ga pesa mucho más que aque­llo del fumar y beber en la Sierra».

Según cuen­ta el tío Ramón, «este gru­po gue­rri­lle­ro hacía par­te del Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Gua­ji­ro al que se cono­cía como MOREG, fun­da­do por el médi­co colom­biano Jai­me Velás­quez, que era de Fun­da­ción pero vivía en Valle­du­par, un señor que tenía amis­tad con Tulio Bayer y lo había tra­ta­do ante­rior­men­te en Cuba. En el gru­po eran seis. Pedri­to, Ramón, un médi­co que venía de Cuba pero era colom­biano, otro que era de Pas­to, más William y Tulio». Gra­cias a este encuen­tro con este his­tó­ri­co coman­dan­te del ELN, des­cu­bri­mos que aque­lla pri­me­ra expe­rien­cia gue­rri­lle­ra de Bai­go­rri con Ramí­rez y Bayer ope­ra­ba bajo el para­guas de ese exó­ti­co y falli­do “movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio gua­ji­ro” del que, dicho sea de paso, no halla­mos ras­tro o men­ción algu­na ni en Inter­net ni en las heme­ro­te­cas con­sul­ta­das. «Cier­ta­men­te aquel gru­po fue algo muy par­ti­cu­lar, con tan poca gen­te y duran­do tan poco tiem­po…», apun­ta con cle­men­cia el vete­rano exguerrillero.

Puen­te de San Pedro.

Acer­cán­do­se al ELN. Aque­lla expe­rien­cia en la falli­da gue­rri­lla del MOREG fue frus­tran­te para todos sus inte­gran­tes. Tan­to es así que el doc­tor Tulio Bayer ter­mi­nó mar­chán­do­se exi­lia­do a París, mien­tras otros ami­gos de Pedro Bai­go­rri, como William Ramí­rez, aban­do­na­ron para siem­pre toda inten­ción de con­ti­nuar luchan­do como gue­rri­lle­ros mon­te arri­ba. Por el con­tra­rio, Bai­go­rri, al que tan­to William como el “tío Ramón” retra­tan valien­te y dis­ci­pli­na­do, se man­tu­vo dis­pues­to a con­ti­nuar la lucha revo­lu­cio­na­ria en otra orga­ni­za­ción afín si es que se daban las con­di­cio­nes para inte­grar­se en ella. Según recuer­da el “tío Ramón”, «el cam­pa­men­to del MOREG en la Sie­rra Neva­da de San­ta Mar­ta lo aban­do­na­mos en 1969. Deja­mos algu­nas armas, mochi­las y car­pas en una cale­ta escon­di­da, pero los indí­ge­nas chi­mi­la nos las roba­ron. No el indí­ge­na de con­fian­za que anda­ba con noso­tros y nos dijo dón­de escon­der­las, sino otros que nos debie­ron ver des­de la distancia».

Se dio la cir­cuns­tan­cia de que antes de que el MOREG se disol­vie­ra apa­re­ció en Valle­du­par (la capi­tal del depar­ta­men­to des­de la cual se les apo­ya­ba) un gru­po de jóve­nes revo­lu­cio­na­rios. «En junio de 1969 venía un gru­po de seis com­pa­ñe­ros para con­for­mar un fren­te en la Sie­rra Neva­da de San­ta Mar­ta, o al menos esa era la idea. Lle­ga­ron orien­ta­dos por el ELN a Valle­du­par, pero los días pasa­ban y el ELN no los reci­bía por­que aca­ba­ban de fusi­lar a unos comandantes».

El “tío Ramón” se refie­re a un oscu­ro pro­ce­so de pur­ga inter­na que ter­mi­nó con el fusi­la­mien­to de los ele­nos Víc­tor Medi­na Morón, Julio Cesar Cor­tés y Helio­do­ro Ochoa. Al ser algu­nos de estos de la mis­ma zona del Cesar a la que habían lle­ga­do, «las célu­las del ELN se encon­tra­ban como aga­za­pa­das espe­ran­do a ver qué pasa­ba, de modo que nin­gu­na qui­so res­pon­der­le a estos seis mucha­chos que lle­ga­ron para inte­grar­se en el ELN. El úni­co que anda­ba asis­tién­do­los por allá era el sin­di­ca­lis­ta Víc­tor Eloy Mie­les», quien muchos años más tar­de, en 1999, ter­mi­na­ría ase­si­na­do por los para­mi­li­ta­res cuan­do era diri­gen­te sin­di­cal en la mul­ti­na­cio­nal sui­za Nestlé.

En aque­llos meses de 1969 el “tío Ramón” inter­ce­dió por los recién lle­ga­dos a Valle­du­par, faci­li­tan­do el con­tac­to con el gru­po del MOREG en el que esta­ba Pedro. Una vez se disol­vió el MOREG, estos seis jóve­nes, que se hacían lla­mar “Fren­te Simón Bolí­var” se reu­nie­ron con Bai­go­rri, el “tío Ramón” y algún otro vete­rano de la gue­rri­lla gua­ji­ra como Tomás Aré­va­lo. Jun­tos y en asam­blea, deci­die­ron aunar fuer­zas, con­su­mar la incor­po­ra­ción al ELN y ope­rar bajo el nom­bre de “Fren­te Anto­nio Nari­ño”. Pedro Bai­go­rri se pon­dría al frente.

Pedro Bai­go­rri con una peque­ña pis­to­la en las pro­xi­mi­da­des de Bogotá.

Bai­go­rri al fren­te. Pedro Bai­go­rri regre­só a Bogo­tá. Hizo vida nor­mal y, valién­do­se de su carac­te­rís­ti­co her­me­tis­mo, se pro­te­gió a sí mis­mo y a los de su alre­de­dor gra­cias a no com­par­tir sus pla­nes con nadie. A la par que tra­ba­jó en las mejo­res coci­nas de la ciu­dad, fue por­me­no­ri­zan­do los deta­lles y pre­pa­ra­ti­vos que reque­ría su nue­va subi­da al mon­te. De un día para otro, y casi sin des­pe­dir­se, regre­só al depar­ta­men­to del Cesar, don­de le espe­ra­ba el “tío Ramón”, su ami­go más fiel has­ta el mis­mo ins­tan­te de su muer­te. «Había pleno con­sen­ti­mien­to de Fabio Vás­quez (máxi­mo diri­gen­te de la gue­rri­lla enton­ces) para ser ELN. Pedro man­tu­vo comu­ni­ca­cio­nes con él», seña­la con deter­mi­na­ción. Vás­quez, falle­ci­do en Cuba el pasa­do año, fue uno de los fun­da­do­res del ELN.

«Noso­tros fui­mos crean­do la base social del ELN. Nues­tra base de ope­ra­cio­nes esta­ba en la Serra­nía del Peri­já, pero ya en el lado vene­zo­lano. El cam­pa­men­to se lla­ma­ba el Des­en­ga­ño. Éra­mos un gru­po de doce y Pedro Bai­go­rri, cuyo nom­bre de gue­rra era Andrés, coman­da­ba la mayor par­te de las ope­ra­cio­nes jun­to a Tomás Aré­va­lo, cuyo nom­bre de gue­rra era Cami­lo». Según rela­ta, iban entran­do a pue­blos para hacer con­tac­tos. «A veces lle­gá­ba­mos has­ta La Gua­ji­ra o Saba­na Rubia, que es una sie­rra lími­te con Vene­zue­la. Lle­gá­ba­mos a pasar dos o tres meses has­ta regre­sar al cam­pa­men­to. Creá­ba­mos bases de apo­yo. Con Pedro hice una mar­cha de vein­te días y vein­te noches, des­de Bolí­var has­ta la Gua­ji­ra. Comen­zá­ba­mos la mar­cha a las 7 de la noche, atra­ve­san­do cié­na­gas, potre­ros y todo tipo de terre­nos. Yo cono­cía cam­pe­si­nos de Bolí­var y Cesar. Ellos nos ayu­da­ban. A veces yo me acer­ca­ba antes y pedía algo coci­na­do, por­que no tenía­mos comi­da. La traía, cená­ba­mos y cami­ná­ba­mos has­ta las cua­tro y media o cin­co de la mañana».

Tan­to en aque­llos rece­sos como en los cor­tos perio­dos que pasa­ban en el cam­pa­men­to, ambos gue­rri­lle­ros inter­cam­bia­ban expe­rien­cias. El “tío Ramón” podía hablar­le de aque­lla gue­rri­lla del Vicha­da de la que hizo par­te jun­to a Tulio Bayer, y Pedro de su cola­bo­ra­ción con un coman­do del FLN arge­lino en París. «Me dijo que había una chi­ca colom­bia­na inte­gra­da en su gru­po pro arge­lino. ¿Será su expa­re­ja Colom­bia Moya? Tam­bién que fue con ellos con quie­nes apren­dió el sis­te­ma estan­co de no saber quié­nes te man­da­ban las órde­nes o para quién hacías algo. Pero eso de que el nue­vo gru­po que crea­mos nos lla­má­ba­mos FLN en honor al Fren­te de Libe­ra­ción Nacio­nal arge­lino no es cier­to y no sé por qué se ha publi­ca­do. Éra­mos del ELN», insis­te decidido.

En el cam­pa­men­to de la Serra­nía del Peri­já, Pedro Bai­go­rri tenía un perro, al que lla­mó Beju­co, que es una plan­ta tre­pa­do­ra típi­ca del Cari­be. Tam­bién era cono­ci­do por su aus­te­ri­dad y entre­ga a la lec­tu­ra. «No era de ir detrás de las muje­res», dice “tío Ramón”. «Nada de eso. Ni de tra­gos ni de muje­res. Era muy rec­to y enfo­ca­do a la misión polí­ti­ca». La rela­ción con los cam­pe­si­nos era muy bue­na. Bai­go­rri se preo­cu­pa­ba de lle­gar a ellos median­te el uso de su len­gua­je. «Que­ría apren­der a hablar como la gen­te sen­ci­lla. Usa­ba sus mis­mas pala­bras y los cam­pe­si­nos lo veían cercano».

Un rin­cón del cemen­te­rio de Curu­ma­ní, don­de se cree que pue­da estar la fosa con sus res­tos mortales.

Tes­ti­go de su muer­te. Corría el verano de 1972 y Bai­go­rri comen­za­ba a ser un vete­rano. Había pasa­do de la teo­ría a la prác­ti­ca. Diri­gió varios asal­tos arma­dos. Dis­pa­ró y le dis­pa­ra­ron. Fue­ron dos años a sal­to de mata de La Gua­ji­ra al Peri­já, y del Cesar a las pro­xi­mi­da­des de los depar­ta­men­tos de Bolí­var y Nor­te de San­tan­der, tejien­do una red de rutas y com­pli­ci­da­des uti­li­za­das por el ELN has­ta el día de hoy. Y siem­pre, en todo momen­to, Pedro Bai­go­rri jugó al des­pis­te. Rehu­yó dejar ras­tro, las foto­gra­fías, e inclu­so hizo creer ser quien no era, lo cual gene­ra­ría con­fu­sio­nes en una inte­li­gen­cia mili­tar que pen­só que se tra­ta­ba de Domin­go Laín, sacer­do­te ara­go­nés que aca­ba­ba de entrar como gue­rri­lle­ro a esa zona del Caribe.

Aque­lla eta­pa de cre­cien­te hos­ti­ga­mien­to mili­tar, el “tío Ramón” la recuer­da así. «En 1972, cuan­do regre­sa­mos al Peri­já, el Ejér­ci­to se metió de pleno a por noso­tros. Lle­gó un enla­ce de la direc­ción nacio­nal (del ELN) y pidió que asis­tié­ra­mos a una asam­blea en el depar­ta­men­to de Bolí­var. Sali­mos cua­tro del cam­pa­men­to. Pedro Bai­go­rri, Tomás Aré­va­lo, un com­pa­ñe­ro del Cau­ca lla­ma­do Rem­ber­to Ortu­dua­na y yo. Tam­bién se nos jun­tó Alber­to Álva­rez, un cam­pe­sino que ins­trui­mos en el cam­pa­men­to del Desengaño. 

El 8 de octu­bre, bajan­do por la que­bra­da de San Pedro, para­mos en casa de un señor lla­ma­do Don Trino para des­can­sar y almor­zar. A las seis de la tar­de, cuan­do comen­za­ba a oscu­re­cer, aban­do­na­mos la casa de Don Trino para reanu­dar la mar­cha, pero el Ejér­ci­to nos esta­ba espe­ran­do para matar­nos. Eran cien­tos de sol­da­dos estra­té­gi­ca­men­te situa­dos. Nos denun­ció un peque­ño gana­de­ro lla­ma­do Ami­na­dad Man­zano, quien anda­ba con otro hom­bre lla­ma­do Pedro Quin­te­ro. Años des­pués se hizo jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria sobre ese sapo (Ami­na­dad, el pre­sun­to dela­tor). Enton­ces, nada más comen­zar a des­cen­der el cami­ni­to, la llu­via de dis­pa­ros y gra­na­das comen­zó. Pedro murió rápi­do con su cara­bi­na San Cris­tó­bal en la mano. Tomás y Rem­ber­to también. 

A este últi­mo, alias Ramón, le vi la cara arran­ca­da por una gra­na­da. Fue una embos­ca­da sin duda para matar­nos, aun­que yo pude sal­var la vida echán­do­me a una ace­quia por la cual me arras­tré como pude. Tenía un tiro en el talón y otro en mi morral. Me hice un tor­ni­que­te y tre­pé por una zona muy escar­pa­da. Des­de la dis­tan­cia veía los heli­cóp­te­ros, el dis­po­si­ti­vo mili­tar enor­me… Des­pués de tres días sin agua, dur­mien­do al raso y comien­do un ratón cru­do para sobre­vi­vir, el 11 de octu­bre con­se­guí lle­gar has­ta don­de esta­ba nues­tro cam­pa­men­to en Peri­já. En esa zona fue don­de me recu­pe­ré y más tar­de pude seguir en el ELN, don­de he desa­rro­lla­do toda mi vida revo­lu­cio­na­ria por la trans­for­ma­ción social de mi país».

Han pasa­do varias horas de con­ver­sa­ción, y el “tío Ramón” está ago­ta­do. Aun así, se esme­ra por cubrir estos últi­mos vacíos en la bio­gra­fía de Pedro. Ya incor­po­ra­do y camino a per­der­se de nue­vo en esa his­to­ria de luchas clan­des­ti­nas, aún por escri­bir, se des­pi­de con un fuer­te abra­zo y un men­sa­je como epi­ta­fio. «Quie­ro que se sepa esto que le he rela­ta­do, por­que solo que­do yo para con­tar­lo. Pedro fue una per­so­na gene­ro­sa e ínte­gra. Salu­de a su fami­lia con todo mi afec­to. Colom­bia y el ELN hon­ran su memoria».

La Que­bra­da de San Pedro, tes­ti­go de la embos­ca­da en la que murió el gue­rri­lle­ro navarro

Fuen­te: Gara /​/​7K

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *