Chi­le. «ACAB» en 3 tiem­pos

Por Cris­tó­bal San Mar­tín Gon­zá­lez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de octu­bre de 2020.

La yuta, los pacos, los perros. Ape­la­ti­vos y adje­ti­vos se mul­ti­pli­can con­for­me nue­vas gene­ra­cio­nes rein­ter­pre­ta­mos el hábi­to del mono­po­lio de la vio­len­cia [1]. A raíz de los even­tos sufri­dos en Chi­le, des­de el 18 de octu­bre de 2019, es nece­sa­rio inha­lar aire –lacri­mó­geno– y man­te­ner la nece­sa­ria com­pos­tu­ra para escri­bir este ensa­yo polí­ti­ca­men­te situa­do, teó­ri­ca­men­te […]

La yuta, los pacos, los perros. Ape­la­ti­vos y adje­ti­vos se mul­ti­pli­can con­for­me nue­vas gene­ra­cio­nes rein­ter­pre­ta­mos el hábi­to del mono­po­lio de la vio­len­cia [1]. A raíz de los even­tos sufri­dos en Chi­le, des­de el 18 de octu­bre de 2019, es nece­sa­rio inha­lar aire –lacri­mó­geno– y man­te­ner la nece­sa­ria com­pos­tu­ra para escri­bir este ensa­yo polí­ti­ca­men­te situa­do, teó­ri­ca­men­te sus­ten­ta­do y empí­ri­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Estos últi­mos ras­gos son tan rele­van­tes como urgen­tes, toda vez que la bur­bu­ja de la aca­de­mia uni­ver­si­ta­ria y sus gre­mios pro­fe­sio­na­les se han dis­tan­cia­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te de la coti­dia­ni­dad que afec­ta al común, lle­gan­do inclu­so a legi­ti­mar la tole­ran­cia repre­si­va y el con­trol de las sub­je­ti­vi­da­des [2].

Al con­tra­rio, bien­ve­ni­dos los suje­tos colec­ti­vos [3], muje­res y hom­bres mar­gi­na­dos que, sien­do invi­si­bi­li­za­dos, encau­zan pro­ble­má­ti­cas, inco­mo­di­da­des, dolo­res, deman­das y expec­ta­ti­vas de indi­vi­duos his­tó­ri­ca­men­te situa­dos. Más allá de la crí­ti­ca a la fic­ción libe­ral indi­vi­dua­lis­ta hege­mó­ni­ca, nues­tra apues­ta posee efec­tos éti­cos y retó­ri­cos. He aquí la razón de por qué escri­bir en plu­ral de la pri­me­ra per­so­na –Nos.

Con todo, ¿qué nos suce­dió el 18/​O? Algu­nos perio­dis­tas nos impu­sie­ron el voca­blo del “esta­di­llo social” –será el suje­to his­tó­ri­co quien lo deci­da. La reali­dad des­de enton­ces, en tér­mi­nos poli­cia­les, es que en Chi­le vivi­mos la expli­ci­ta­ción del mono­po­lio de la vio­len­cia, una reac­ción sin anes­te­sia que reve­la la bru­ta­li­dad poli­cial como una reali­dad sis­te­má­ti­ca en con­tra nues­tra. Es decir, la res­pues­ta al 18/​O fue un mero sín­to­ma, la gota que reba­só el vaso: la vio­len­cia poli­cial, por ende, exce­de espa­cial y tem­po­ral­men­te al 18 de octu­bre.

En las pró­xi­mas pági­nas, expli­ca­re­mos en tres tiem­pos por qué aca­bar con la poli­cía, tal como la cono­ce­mos en Chi­le. Para ello, alu­di­re­mos a tres pro­ce­sos con­ca­te­na­dos, de lar­go alien­to, los cua­les pue­den cate­go­ri­zar­se de la siguien­te for­ma: (a) la poli­cía corrup­ta, (b) la poli­cía y los DDHH, © la poli­cía y su des­le­gi­ti­ma­ción. Pero antes, una nece­sa­ria acla­ra­ción.

Sobre la vio­len­cia poli­cial

Abun­dan trans­ver­sa­les con­de­nas a la vio­len­cia, como si de un mani­fies­to való­ri­co se tra­ta­ra; intere­san­te, pero insus­tan­cial. Des­de la psi­co­lo­gía edu­ca­cio­nal y social nos agra­da defi­nir a la vio­len­cia como aquel acto deli­be­ra­do en don­de, asi­mé­tri­ca­men­te, se ejer­ce una fuer­za físi­ca –psi­co­ló­gi­ca o social– des­pro­por­cio­na­da con­tra un Otro [4]. La defi­ni­ción no sólo nos es útil, sino que aco­ta el fenó­meno de la bru­ta­li­dad poli­cial a un even­to espe­cí­fi­co: la asi­me­tría que con­ce­de amplio mar­gen de ven­ta­ja a la poli­cía. Podría­mos con­ti­nuar des­me­nu­zan­do la pro­ble­má­ti­ca de la vio­len­cia, por ejem­plo, hallan­do su géne­sis, pero este no es el espa­cio[5]. Raya para la suma: no cual­quier acto es vio­len­to; así mis­mo, reco­men­da­mos no con­fun­dir vio­len­cia con agre­si­vi­dad.

Aho­ra sí, ¿hable­mos de vio­len­cia? Chi­le habi­ta una vas­ta tra­ma his­tó­ri­ca cimen­ta­da al ale­ro de un mode­lo por­ta­liano-guz­ma­niano –sor­pre­sa: Die­go Por­ta­les y Jai­me Guz­mán – , ya que ambos fun­da­men­tan las bases cons­ti­tu­cio­na­les para la con­for­ma­ción ins­ti­tu­cio­nal de una vio­len­cia lega­li­za­da. Por supues­to, guar­dan­do las dife­ren­cias entre la déca­da del trein­ta del siglo XIX y la déca­da de los ochen­ta del siglo XX, es posi­ble hallar nexos gene­ra­cio­na­les entre una cla­se domi­nan­te y el ethos del suje­to his­tó­ri­co sumi­so que atra­vie­sa dos siglos [6].

¿Ello qué tie­ne de rele­van­te? Lo men­cio­na­mos en la intro­duc­ción: la vio­len­cia poli­cial exce­de espa­cial y tem­po­ral­men­te al 18 de octu­bre, y acu­ña sus ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos en un sis­te­má­ti­co rela­to que atra­vie­sa dos­cien­tos años: des­de el ase­si­na­to de Manuel Rodrí­guez has­ta el 18/​O, pasan­do por la ocu­pa­ción de la Arau­ca­nía, la matan­za en la Escue­la San­ta María de Iqui­que y el gol­pe de esta­do de 1973, entre otras glo­rias [7].

Arri­ba­mos, final­men­te, a la post dic­ta­du­ra –los últi­mos 30 pesos – , y será este el esce­na­rio des­de don­de fun­da­men­ta­re­mos los tres tiem­pos de por qué aca­bar con la poli­cía. No pre­ten­de­mos igno­rar el pasa­do, sino plan­tear una crí­ti­ca y una pro­pues­ta con­tem­po­rá­nea, encar­na­da en nues­tra gene­ra­ción. Aho­ra sí, los tres tiem­pos.

La poli­cía corrup­ta

Nos cria­mos bajo el eslo­gan de que Chi­le se enor­gu­lle­cía de poseer a la poli­cía menos corrup­ta de Lati­noa­mé­ri­ca, que los euro­peos se sor­pren­dían de los cara­bi­nie­ri chi­le­nos y que es vir­tual­men­te impo­si­ble sobor­nar a un poli­cía. Nos cabe la para­do­ja, pues: “que no lo vea­mos no sig­ni­fi­ca que no exis­ta”. La corrup­ción pue­de des­atar­se bajo el cie­lo azu­la­do o bien den­tro de los cuar­te­les.

Con­cer­nien­te a ello, CIPER Chi­le publi­có a ini­cios de 2017 una con­tun­den­te reco­pi­la­ción de archi­vos que arro­jan las más de cua­ren­ta aler­tas a pro­pó­si­to de irre­gu­la­ri­da­des inter­nas entre la poli­cía ver­de [8] –natu­ral­men­te, un mate­rial inad­ver­ti­do por la mass media de la tele­vi­sión – , la cual no se ago­ta entre sus párra­fos, sino que pode­mos des­ho­jar­la has­ta des­cu­brir dece­nas de artícu­los que rela­cio­nan “cara­bi­ne­ros” con “corrup­ción” [9]. Y para que el ami­gui­to libe­ral no nos eche mal de ojo, aquí van los datos que tan­to exci­tan: las adver­ten­cias se acu­mu­la­ron entre 2010 y 2017, entre asig­na­cio­nes inde­bi­das, com­pras con sobre­pre­cio, adqui­si­cio­nes ilí­ci­tas, irre­gu­la­res lici­ta­cio­nes, frau­de, millo­na­rias com­pras en TIC (tec­no­lo­gía de infor­ma­ción y comu­ni­ca­ción); la mal­ver­sa­ción ascien­de a ocho mil millo­nes de pesos. Deja­re­mos la polí­ti­ca fic­ción del cálcu­lo a Don Fran­cis­co y su show.

Con todo, el infor­me de CIPER aña­de que varios invo­lu­cra­dos con­ti­nua­ron en la ins­ti­tu­ción, mien­tras que otros se reti­ra­ron impu­nes –bene­fi­cios intac­tos – , pese a las lapi­da­rias con­clu­sio­nes de Con­tra­lo­ría y del Minis­te­rio del Inte­rior. La corrup­ción se reali­zó –¿o se rea­li­za aún? –, a gran esca­la.

Con­ven­ga­mos en que algo hue­le mal. Post 18/​O, abun­da­ron inves­ti­ga­cio­nes y opi­nio­nes res­pec­to a cómo refor­mar esta ins­ti­tu­ción. Lucía Dam­mert y Mau­ri­cio Duce levan­tan, vía CIPER [10], una exhaus­ti­va pro­pues­ta para la refor­ma de Cara­bi­ne­ros, basán­do­se en tres cri­sis: la poli­cía es inefi­caz, posee exce­si­va auto­no­mía, y está des­le­gi­ti­ma­da. Los auto­res diag­nos­ti­can bajo una alar­man­te pre­mi­sa: “Cara­bi­ne­ros no cum­ple sus prin­ci­pa­les fun­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les”. Ello es deli­ca­do, y nóte­se que esbo­za­mos este docu­men­to a cua­ren­ta días del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y duran­te la sema­na en que Con­tra­lo­ría recién ha toma­do car­tas en el asun­to: for­mu­lan car­gos con­tra sie­te altos man­dos de la ins­ti­tu­ción [11].

El tópi­co de la poli­cía y la corrup­ción evo­ca dis­cu­sio­nes que van des­de la refor­ma has­ta la refun­da­ción total –los gru­púscu­los que voci­fe­ran “refor­mar”, usual­men­te, nada año­ran cam­biar – ; peor aún, oímos voces que cla­man la “moder­ni­za­ción de las poli­cías”. A pro­pó­si­to de ello, creo que en Lati­noa­mé­ri­ca podría­mos inter­cam­biar las más atro­ces expe­rien­cias que nos ven­die­ron bajo la pro­pa­gan­da de la “moder­ni­za­ción”: así nos metie­ron el neo­li­be­ra­lis­mo y mili­ta­ri­za­ron a las poli­cías.

Para aca­bar con la poli­cía, por tan­to, ni refor­ma ni moder­ni­za­ción bas­tan. Con­tre­ras, Mon­te­ro y Sala­zar lo con­clu­yen en su estu­dio: Cara­bi­ne­ros no es con­tro­la­do exter­na­men­te y, jurí­di­ca­men­te, se adhie­re a un régi­men legal­men­te dife­ren­cia­do[12]. Más atri­bu­cio­nes a una ins­ti­tu­ción inefi­caz y roí­da por la corrup­ción impli­ca­rían una tre­men­da insen­sa­tez.

La poli­cía y los DDHH

Arri­ba­dos a este pun­to, acla­ra­cio­nes pre­vias a una pre­gun­ta que debie­ra estar ya sal­da­da: ¿poseen DDHH las poli­cías y las fuer­zas de orden?, sí, pero aten­ción… debe­mos pre­ci­sar que las vio­la­cio­nes a los DDHH pue­den ser aco­me­ti­das sólo por el Esta­do –en su exten­sión, por sus fuer­zas poli­cia­les – , esto sig­ni­fi­ca que (a) un civil o par­ti­cu­lar no pue­de, lite­ral­men­te, vio­lar los DDHH de un poli­cía, (b) que el encar­ga­do de velar por los dere­chos de los agen­tes poli­cia­les es el mis­mo Esta­do, y © que nin­gún mani­fes­tan­te, even­tual­men­te, per­de­ría sus DDHH come­ta la acción que come­ta [13]. Por favor, no vol­va­mos sobre estos fal­sos dile­mas.

No qui­sié­ra­mos noso­tros revi­sar toda la his­to­ria –muy polí­ti­ca– de Cara­bi­ne­ros en este bre­ve espa­cio, sobre todo con­si­de­ran­do nues­tro obje­ti­vo situa­do a la his­to­ria recien­te, mas es urgen­te reme­mo­rar la géne­sis de fac­to en el ori­gen de esta poli­cía: para echar lec­tu­ra a su nexo con el auto­ri­ta­rio gobierno de Ibá­ñez y su rol polí­ti­co, leer sobre el pro­ta­go­nis­mo de Cara­bi­ne­ros en las cri­sis polí­ti­cas en Chi­le [14], y así barrer­nos la idea de un cua­dro poli­cial “neu­tro”. El naci­mien­to de esta ins­ti­tu­ción está ínti­ma­men­te liga­do a ideas auto­ri­ta­rias.

¿Posee lo ante­rior con­se­cuen­cias?, cree­mos que sí, y el siglo XX está pla­ga­do de tra­ge­dias. No obs­tan­te, es la rela­ción Cara­bi­ne­ros y DDHH el víncu­lo más deli­ca­do, his­tó­ri­ca­men­te hablan­do. Post 18/​O, un acier­to tele­vi­si­vo –un mila­gro– reve­ló cómo se desa­rro­lla­ban talle­res de DDHH en la ins­ti­tu­ción [15]. En resu­men, un equi­po perio­dís­ti­co acce­dió en febre­ro de 2019 a un taller diri­gi­do por cua­tro exper­tos del INDH, quie­nes dic­tan cáte­dra y recrean situa­cio­nes hipo­té­ti­cas. Sugie­ren, por ejem­plo, la deten­ción de un mani­fes­tan­te en una pro­tes­ta públi­ca, quien es lle­va­do a comi­sa­ría, sien­do obli­ga­do a des­nu­dar­se y rea­li­zar sen­ta­di­llas para saber si guar­da algo en su cuer­po. La pre­gun­ta: ¿se ajus­ta el rela­to a un pro­to­co­lo que res­pe­te los DDHH del dete­ni­do? Nos roba­ron has­ta la capa­ci­dad de asom­bro: de un apro­xi­ma­do de 250 cara­bi­ne­ros –for­ma­ción pre­via– un 54,8% está de acuer­do con el rela­to men­cio­na­do, sugi­rien­do que se ajus­ta a un pro­to­co­lo de DDHH.

Este es el ins­tan­te en don­de el ami­gui­to chu­pa­fu­si­les nos inter­pe­la, argu­men­tan­do que ape­nas la mitad apro­bó el rela­to, una mayo­ría aco­ta­da. Muy cier­to es, ami­gui­to, pero suce­de que (1) este gru­po de mues­tra poseía for­ma­ción pre­via en DDHH, (2) según datos del mis­mo estu­dio sólo 14 mil de 60 mil efec­ti­vos cara­bi­ne­ros se han capa­ci­ta­do en DDHH –cómo será el res­to – , y (3) en mate­ria de DDHH menor cono­ci­mien­to hay entre sub­ofi­cia­les, jus­ta­men­te el esca­la­fón mayo­ri­ta­rio que enfren­ta la pro­tes­ta social.

Tareas pen­dien­tes, inclu­so reco­no­ci­das por la coro­nel Kari­na Soza, de la Direc­ción de DDHH en Cara­bi­ne­ros[16]: tópi­cos de tor­tu­ra, des­apa­ri­cio­nes for­za­das, y temas de memo­ria. Asun­tos de his­to­ria y memo­ria por­que, todo indi­ca, la liga­zón de Cara­bi­ne­ros con el auto­ri­ta­ris­mo recien­te con­ti­núa sien­do grue­sa[17], una tarea pen­dien­te inclu­so para los gobier­nos de la post dic­ta­du­ra. Con todo, una sín­te­sis de las vio­la­cio­nes a los DDHH, tras el 18/​O, pode­mos hallar­la en los infor­mes de Amnis­tía Inter­na­cio­nal y Human Rights Watch: el indis­cu­ti­ble diag­nós­ti­co que cae como bal­de de agua fría sobre el oasis del “demó­cra­ta” Sebas­tián Piñe­ra es la con­clu­sión uná­ni­me de sis­te­ma­ti­ci­dad de vio­la­cio­nes a los DDHH en Chi­le[18].

La poli­cía ver­de posee una yaya, su carác­ter mili­ta­ri­za­do. Esto no es nin­gún inven­to. Cual­quier pati­pe­la­do –como nos bau­ti­za­ra la “hono­ra­ble” JVR– pue­de bus­car la Ley Orgá­ni­ca de Cara­bi­ne­ros y leer, tex­tual­men­te, que la ins­ti­tu­ción es “poli­cial téc­ni­ca y de carác­ter mili­tar”[19]. Pen­sa­mos que la dis­po­si­ción legal no es tan gra­ve como el uso –abu­so– que de ella se extrae: con­te­ner la rabia de los mar­gi­na­dos[20]. Así, en las demo­cra­cias con­tem­po­rá­neas asis­ti­mos a una mili­ta­ri­za­ción de las poli­cías, ten­den­cia que reac­cio­na a la mar­gi­na­li­za­ción den­tro de las urbes[21]; en otras pala­bras, ya no se edi­fi­can muros para man­te­ner afue­ra a la bar­ba­rie, sino que se la inser­ta den­tro, en bol­so­nes de pobre­za.

Ante el avan­ce de la mili­ta­ri­za­ción poli­cial, ¿qué hace­mos con los DDHH? Clau­dio Fuen­tes hace un lla­ma­do a des­mi­li­ta­ri­zar Cara­bi­ne­ros, basán­do­se en un tene­bro­so diag­nós­ti­co: pri­me­ro, exis­te un pro­ble­ma de nula ges­tión civil en dicha ins­ti­tu­ción; segun­do, su doble jerar­quía dife­ren­cia­da no acep­ta répli­ca entre agen­tes; ter­ce­ro, son Cara­bi­ne­ros quie­nes defi­nen sus pro­pias prio­ri­da­des y estra­te­gias[22]. Esto es deli­ca­do por una razón exter­na y otra inter­na: res­pec­ti­va­men­te, quién con­tro­la a los con­tro­la­do­res y la obje­ción de con­cien­cia. Con­cer­nien­te a esta últi­ma, nos pare­ce gra­cio­so cómo cier­tos gru­púscu­los –como los auto­de­no­mi­na­dos “pro­vi­da”– abu­san de ella, pero la des­car­tan cuan­do un pela­do es obli­ga­do a dis­pa­rar con­tra ciu­da­da­nos des­ar­ma­dos: “sólo seguía órde­nes”, mal argu­men­tan.

En fin, con datos duros sobre la mesa, ¿qué hacer? Para aca­bar con la poli­cía, tres nue­vas medi­das con­cre­tas: (1) edu­car­los sus­tan­ti­va y trans­ver­sal­men­te en dere­chos huma­nos y memo­ria his­tó­ri­ca, (2) des­mi­li­ta­ri­zar­los, y (3) con­trol efec­ti­vo por par­te de los pode­res del Esta­do (no por el gobierno de turno).

La poli­cía y su des­le­gi­ti­ma­ción

Des­co­no­ce­mos si esta temá­ti­ca se tra­du­ce en un fenó­meno mun­dial, pero en Chi­li­to, al menos, el dato es con­tun­den­te: pos­tu­la­cio­nes a Cara­bi­ne­ros des­cien­den un 71%. El Sub­se­cre­ta­rio J. F. Galli se tiró los pelos y decla­ró que harán fal­ta muchos efec­ti­vos para hacer fren­te –¿hacer fren­te a qué?, nos pre­gun­ta­mos – , ante lo cual el gobierno estu­dia una “nue­va carre­ra poli­cial” sin dis­mi­nuir los están­da­res[23]. No sabe­mos qué les ofre­ce­rán a los noví­si­mos pos­tu­lan­tes, pero cier­ta­men­te las pala­bras de Galli resue­nan como ame­na­za cuan­do decla­ra “no habrá segu­ri­dad públi­ca si no hay cara­bi­ne­ros”.

Sea­mos jus­tos, en todo caso, pues el des­cen­so para con­ver­tir­se en yuta bien podría expli­car­se por múl­ti­ples cau­sas, no nece­sa­ria­men­te una repul­sión hacia la ins­ti­tu­ción. Sin embar­go, la cifra no es menor: de for­ma cons­tan­te, las pos­tu­la­cio­nes des­cien­den, año a año, entre un 5% y un 10%, por lo que se dedu­ce que el actual 71% es efec­to direc­to del levan­ta­mien­to de octu­bre pasa­do. Tan­to es así que los actua­les pos­tu­lan­tes repre­sen­tan mera­men­te un 29% del año ante­rior. Los datos yacen en el mis­mo noti­ción.

No es para menos. Duran­te las dos pri­me­ras sema­nas del levan­ta­mien­to se dis­pa­ra­ron 104 mil tiros por esco­pe­tas anti­dis­tur­bios; y si el núme­ro no nos dice nada, sépa­se que duran­te todo el año 2018 se dis­pa­ra­ron 2.500 tiros[24]. Esto lo infor­ma la mis­mí­si­ma ins­ti­tu­ción, y si a ello aña­di­mos la tra­ge­dia de los trau­mas ocu­la­res, obte­ne­mos un tene­bro­so esce­na­rio en don­de el pino­che­tis­mo recal­ci­tran­te pue­de hacer gár­ga­ras de satis­fac­ción.

Siem­pre nos hemos cues­tio­na­do por qué una fami­lia explo­ta­da u opri­mi­da envia­ría a uno de sus miem­bros a engro­sar las filas del ejér­ci­to o la poli­cía. Cues­tio­nar es sen­ci­llo, mas la reali­dad nos dic­ta que aven­tu­rar­se a una carre­ra mili­tar o poli­cial sig­ni­fi­ca una mejo­ra en la cali­dad de vida, segu­ri­dad, salud y pen­sión dig­na. Así, no es sor­pre­si­vo que un grue­so con­tin­gen­te de efec­ti­vos pro­ven­ga de sec­to­res mar­gi­na­dos u opri­mi­dos; lo alar­man­te es que, inclu­so den­tro, las dife­ren­cias estra­ti­fi­ca­das se refle­jan entre esca­la­fo­nes de sub­ofi­cia­les y ofi­cia­les, repro­du­cien­do la domi­na­ción polí­ti­ca. Nos hemos cues­tio­na­do por qué una fami­lia se iden­ti­fi­ca­ría con el gru­po opre­sor, pero la pre­gun­ta debie­ra refor­mu­lar­se: ¿cómo hacer para rena­cio­na­li­zar las fuer­zas de nues­tros jóve­nes a su lugar de ori­gen?[25]

Todos sabe­mos, sin embar­go, que exis­te una per­pe­tua, rebel­de y fecun­da ver­tien­te en la des­le­gi­ti­ma­ción que sufre la poli­cía ver­de, un suje­to his­tó­ri­co que nos exce­de como chi­le­nos y no hemos aún men­cio­na­do. Eduar­do Klein lo sin­te­ti­za en su poe­ma Eme, y refie­re al pri­mer mie­do que en Chi­le comien­za con esa letra: Mapu­che[26].

Alu­dir a “nues­tros” pue­blos ori­gi­na­rios mapu­ches nos evo­ca tan­ta vis­ce­ra­li­dad, que redo­bla­mos esfuer­zos para con­ser­var la com­pos­tu­ra. En la his­to­ria recien­te, el Wall­ma­pu es fatal­men­te aso­cia­do a con­cep­tos como Coman­do Jun­gla, Ope­ra­ción Hura­cán, Camio­ne­ros, Mon­ta­jes, Cami­lo Catri­llan­ca. No nos intere­sa hilar el deta­lle noti­cio­so de cada hito, sino com­pren­der sus con­se­cuen­cias en pers­pec­ti­va: (a) cómo una poli­cía que se supo­ne de exce­len­cia se ve diez­ma­da por la resis­ten­cia mapu­che[27], (b) cómo cada acción de la ins­ti­tu­ción se tra­du­ce en un auto­sa­bo­ta­je, y © cómo cara­bi­ne­ros se gana el repu­dio nacio­nal –plu­ri­na­cio­nal– a cada ope­ra­ción que aco­me­te en la zona.

Por una par­te, para asi­mi­lar la gue­rra que el huin­ca le ha decla­ra­do al Wall­ma­pu, es nece­sa­rio enten­der cómo fun­cio­nan los agen­tes infil­tra­dos, sus poli­cías encu­bier­tos, el segui­mien­to a ter­ce­ros –sin per­mi­so judi­cial – , el usu­fruc­to de fon­dos reser­va­dos y la ley anti­te­rro­ris­ta[28]. Por otra par­te, para asi­mi­lar el des­ca­la­bro interno que ha sig­ni­fi­ca­do en la ins­ti­tu­ción, es nece­sa­rio com­pren­der: las vio­la­cio­nes a los DDHH en el Wall­ma­pu, la insu­fi­cien­cia de pro­to­co­los, el rol deco­ra­ti­vo del gene­ral Rozas, el fra­ca­so del Coman­do Jun­gla y la Ope­ra­ción Hura­cán, los mon­ta­jes, la sali­da de Villa­lo­bos, el uso de chat para incul­par a ter­ce­ros y el ase­si­na­to de Catri­llan­ca[29]. Nos que­da un des­fal­co total en Cara­bi­ne­ros: la furia inter­na, la caren­cia de lide­raz­go y la inexis­ten­cia de moti­va­ción.

Si noso­tros fué­ra­mos cara­bi­ne­ros –no lo somos, estu­dia­mos– esta­ría­mos muy rabio­sos, y no es para menos. No obs­tan­te, más rabio­sos esta­ría­mos en con­tra de los supe­rio­res y en con­tra de las coa­li­cio­nes gober­nan­tes, sobre todo aque­llas que se sacan la foto de rigor, pero al menor indi­cio de irre­gu­la­ri­dad aban­do­nan el buque y sacri­fi­can al Minis­tro del Inte­rior. Se cua­ja, enton­ces, un males­tar den­tro de la ins­ti­tu­ción; afue­ra, mien­tras tan­to, el vul­go ni siquie­ra los res­pe­ta.

Para aca­bar con la poli­cía, con­clu­yen­do este ter­cer tiem­po, no han sido nece­sa­rias tra­mas ni encru­ci­ja­das popu­la­res. Bas­tó una ins­ti­tu­ción que cava­ra su pro­pia tum­ba, des­le­gi­ti­mán­do­se a par­tir de sus actos y de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas a nues­tra socie­dad. A veces, la poli­cía se aca­ba a sí mis­ma.

Refle­xio­nes fina­les

Dos acla­ra­cio­nes que exce­den a la poli­cía. Pri­me­ro, nos hemos diver­ti­do bro­mean­do a pro­pó­si­to de los cole­gas perio­dis­tas; todo ha sido una gene­ra­li­za­ción for­za­da, ya que deben dis­tin­guir­se: hay perio­dis­tas fara­las y Perio­dis­tas. Los pri­me­ros habi­tan la bur­bu­ja de la mass media y devie­nen meros por­ta­vo­ces de “gen­te bien”; los segun­dos, en cam­bio, aún pue­den con­si­de­rar­se legí­ti­mos soca­va­do­res –esos que salen en bol­sas y muer­tos cuan­do tocan los intere­ses de la oli­gar­quía lati­no­ame­ri­ca­na – , una estir­pe en extin­ción[30].

Segun­do, ema­na en Chi­le –y occi­den­te– una reac­ción[31] ultro­na a las deman­das y expre­sio­nes inor­gá­ni­cas de los mar­gi­na­dos y des­pla­za­dos: por­ta­ron suás­ti­cas, vis­tie­ron sába­nas blan­cas, pro­pi­cia­ron gol­pes de esta­do, ame­na­za­ron a mari­qui­tas en el ter­cer mun­do y, hoy, admi­ran líde­res “polí­ti­ca­men­te inco­rrec­tos” mien­tras enar­bo­lan extra­ñas ban­de­ras de ser­pien­tes liber­ta­rias y supre­ma­cis­tas. No se requie­ren citas ni refe­ren­cias, todos sabe­mos que estos puña­dos poseen nom­bres, ape­lli­dos, par­ti­dos, cana­les en You­Tu­be y pági­nas de shit­pos­ting. Nues­tra labor es urgen­te para las nue­vas gene­ra­cio­nes, toda vez que un ado­les­cen­te pue­de fas­ci­nar­se cómo­da­men­te entre sus “opi­nó­lo­gos” ver­bo­rrei­cos[32].

Aho­ra sí, ¿cómo aca­bar con la poli­cía? “ACAB en tres tiem­pos” nos ha ser­vi­do de guía diag­nós­ti­ca para suge­rir tres nudos crí­ti­cos –como dicen los pro­fes uni­ver­si­ta­rios– entre cara­bi­ne­ros: su corrup­ción, su ten­sión con los dere­chos huma­nos y su des­le­gi­ti­ma­ción. Res­pec­to al pri­mer tiem­po, ni refor­ma ni moder­ni­za­ción bas­tan, ya que ambas resue­nan a la “ale­gría” que nos ven­die­ron bajo el arcoí­ris; Chi­le debe reto­mar el voca­blo de la refun­da­ción. Res­pec­to al segun­do tiem­po, se requie­re, den­tro, una edu­ca­ción sus­tan­ti­va y trans­ver­sal en memo­ria y dere­chos huma­nos, des­mi­li­ta­ri­za­ción y con­trol efec­ti­vo por par­te de los tres pode­res del Esta­do. Res­pec­to al ter­cer tiem­po, este ha ser­vi­do más como mani­fies­to y des­crip­ción que como tipi­fi­ca­ción de medi­das con­cre­tas.

A un año del levan­ta­mien­to popu­lar inor­gá­ni­co de octu­bre, muchas vici­si­tu­des nos han atra­ve­sa­do: la cri­sis, los toques de que­da, los mili­cos en la calle, la pola­ri­za­ción, la pan­de­mia, la cua­ren­te­na, el ple­bis­ci­to. ¿Dón­de yace el enemi­go pode­ro­so?, para efec­tos de nues­tro ensa­yo, la poli­cía ver­de cons­ti­tu­ye uno de los tan­tos pode­ro­sos enemi­gos –la PDI mere­ce otro sinies­tro docu­men­to – , por su opo­si­ción de cla­se a los intere­ses de nues­tro Suje­to His­tó­ri­co. El males­tar vis­ce­ral es com­pren­si­ble, mas siem­pre es sig­ni­fi­ca­ti­vo notar que muchos de sus efec­ti­vos per­te­ne­cen a nues­tros gru­pos y estra­tos, ¿qué hacer con ellos?[33]. Res­pi­re­mos aire lacri­mó­geno y man­ten­ga­mos la com­pos­tu­ra: tar­de o tem­prano, la pan­de­mia aca­ba­rá –como esta poli­cía– y reple­ta­re­mos las calles nue­va­men­te para abra­zar­nos en Pla­za Dig­ni­dad.

[1] Cf. Max Weber, “La polí­ti­ca como voca­ción”, El Polí­ti­co y el Cien­tí­fi­co, Madrid, Alian­za Edi­to­rial, 2012.

[2] Véa­se una crí­ti­ca polí­ti­ca a la buro­cra­cia ins­ti­tu­cio­nal, gre­mial y uni­ver­si­ta­ria en Car­los Pérez Soto, “Psi­co­lo­gía y Epis­te­mo­lo­gía”, Sobre la Con­di­ción Social de la Psi­co­lo­gía, San­tia­go, LOM Edi­cio­nes, 2009.

[3] No es vago reto­mar el con­cep­to de un Suje­to His­tó­ri­co. Inclu­so pre­vio a los his­to­ria­do­res mar­xis­tas ingle­ses –no estruc­tu­ra­lis­tas– y antes del mis­mí­si­mo Marx, es posi­ble ya ras­trear la idea del folk­geist en el con­tex­to del idea­lis­mo ale­mán. Apos­ta­mos a una recu­pe­ra­ción de este con­cep­to, real y sus­tan­cial.

[4] No nega­mos que la vio­len­cia sea un con­cep­to en dispu­ta, pero la cate­go­ría refe­ren­cia­da acla­ra la expe­rien­cia de la bru­ta­li­dad poli­cial: inten­ción, asi­me­tría y fuer­za des­pro­por­cio­na­da. Véan­se los apor­tes de Neva Mili­cic y Ana María Arón, Cli­ma social esco­lar y desa­rro­llo per­so­nal, San­tia­go, Edi­cio­nes UC, 2017, apli­ca­do al con­tex­to edu­ca­cio­nal. 

[5] En todo caso, para una expli­ca­ción rotun­da­men­te más sus­tan­cial que cual­quier paper inde­xa­do, óiga­se la obra de Por­ta­voz, Dón­de empie­za. Nos pare­ce la apues­ta más con­tun­den­te en hallar el ori­gen de la vio­len­cia.

[6] En su afán buro­crá­ti­co, la aca­de­mia nos exi­ge refe­ren­ciar y citar ideas aje­nas. Un aná­li­sis his­tó­ri­co res­pec­to a las con­tra­dic­cio­nes entre cla­ses y pode­res, a lo lar­go de dos siglos, pue­de hallar­se en Julio Pin­to y Gabriel Sala­zar, His­to­ria Con­tem­po­rá­nea de Chi­le, LOM Edi­cio­nes, 2010.

[7] Por supues­to, rea­li­za­mos aquí un símil entre las fuer­zas repre­si­vas del ejér­ci­to, las poli­cías, cara­bi­ne­ros y FFAA, a pesar de que nues­tro ensa­yo alu­da explí­ci­ta­men­te a cara­bi­ne­ros.

[8] El infor­me com­ple­to pode­mos hallar­lo bajo la auto­ría de Gabrie­la Piza­rro, “Corrup­ción en Cara­bi­ne­ros: las más de 40 aler­tas que nadie qui­so escu­char”, en CIPER Chi­le, San­tia­go, 16 de mar­zo de 2017, extraí­do de https://​www​.ciper​chi​le​.cl/​2​0​1​7​/​0​3​/​1​6​/​c​o​r​r​u​p​c​i​o​n​-​e​n​-​c​a​r​a​b​i​n​e​r​o​s​-​l​a​s​-​m​a​s​-​d​e​-​4​0​-​a​l​e​r​t​a​s​-​q​u​e​-​n​a​d​i​e​-​q​u​i​s​o​-​e​s​c​u​c​h​ar/

[9] Paco­ga­te debe la mejor eti­que­ta que titu­la la vario­pin­ta corrup­ción de esta corroí­da poli­cía. Bus­que usted los voca­blos de corrup­ción y cara­bi­ne­ros para hallar un sin­fín de repor­ta­jes, anun­cios, noti­cias y aler­tas.

[10] El deta­lla­do docu­men­to exce­de a la coyun­tu­ra de la vio­len­cia poli­cial des­ata a fina­les del año 2019: Lucía Dam­mert y Mau­ri­cio Duce, “Pro­pues­tas para ini­ciar un pro­ce­so de refor­ma a Cara­bi­ne­ros de Chi­le”, en CIPER Chi­le, San­tia­go, 26 de noviem­bre de 2019, extraí­do de https://​www​.ciper​chi​le​.cl/​2​0​1​9​/​1​1​/​2​6​/​p​r​o​p​u​e​s​t​a​s​-​p​a​r​a​-​i​n​i​c​i​a​r​-​u​n​-​p​r​o​c​e​s​o​-​d​e​-​r​e​f​o​r​m​a​-​a​-​c​a​r​a​b​i​n​e​r​o​s​-​d​e​-​c​h​i​le/

[11] Nos que­da seguir ras­tro a esta iné­di­ta deci­sión de Con­tra­lo­ría: Nés­tor Abur­to, “Cara­bi­ne­ros: Con­tra­lo­ría for­mu­la car­gos a 7 gene­ra­les del Alto Man­do por esta­lli­do social del 18‑O”, en Bio­bío Chi­le, San­tia­go, 11 de sep­tiem­bre de 2020, extraí­do de https://​www​.bio​bio​chi​le​.cl/​e​s​p​e​c​i​a​l​/​r​e​p​o​r​t​a​j​e​s​/​2​0​2​0​/​0​9​/​1​1​/​c​a​r​a​b​i​n​e​r​o​s​-​c​o​n​t​r​a​l​o​r​i​a​-​f​o​r​m​u​l​a​-​c​a​r​g​o​s​-​a​-​7​-​g​e​n​e​r​a​l​e​s​-​d​e​l​-​a​l​t​o​-​m​a​n​d​o​-​p​o​r​-​e​s​t​a​l​l​i​d​o​-​s​o​c​i​a​l​-​d​e​l​-18 – 0.shtml

[12] Pablo Con­tre­ras, Ricar­do Mon­te­ro y Sebas­tián Sala­zar, “Cara­bi­ne­ros: una ins­ti­tu­ción que (legal­men­te) se man­da sola”, en CIPER Chi­le, San­tia­go, 30 de enero de 2020, extraí­do de https://​www​.ciper​chi​le​.cl/​2​0​2​0​/​0​1​/​3​0​/​c​a​r​a​b​i​n​e​r​o​s​-​u​n​a​-​i​n​s​t​i​t​u​c​i​o​n​-​q​u​e​-​l​e​g​a​l​m​e​n​t​e​-​s​e​-​m​a​n​d​a​-​s​o​la/

[13] Lo refe­ren­cia­do posee docu­men­ta­ción a estan­te lleno; no es sobre­in­ter­pre­ta­ción, sino una lite­ra­li­dad. Comen­ce­mos revi­san­do lo bási­co en Bár­ba­ra Barre­ra, “10 pre­gun­tas y res­pues­tas para enten­der qué son los DDHH”, U. Chi­le, San­tia­go, 7 de noviem­bre de 2019, extraí­do de https://​www​.uchi​le​.cl/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​1​5​9​0​1​6​/​1​0​-​p​r​e​g​u​n​t​a​s​-​y​-​r​e​s​p​u​e​s​t​a​s​-​p​a​r​a​-​e​n​t​e​n​d​e​r​-​q​u​e​-​s​o​n​-​l​o​s​-​d​e​r​e​c​h​o​s​-​h​u​m​a​nos

[14] Reco­men­da­mos revi­sar el bre­ve, aun­que con­tun­den­te, tra­ba­jo de Danny Mon­sál­vez y Mario Val­dés, “El pro­ta­go­nis­mo de Cara­bi­ne­ros de Chi­le en las cri­sis polí­ti­cas des­de el tér­mino del gobierno de Ibá­ñez del Cam­po al Movi­mien­to del Gene­ral Arios­to Herre­ra”, en Tiem­po y Espa­cio, No. 16, Uni­ver­si­dad del Bio­bío, 2006.

[15] Mar­ta Esca­lo­na, “¿Cómo se pre­pa­ran y cuán­to saben? Así es un taller de DDHH en Cara­bi­ne­ros”, en CHVNOTICIAS, San­tia­go, 27 de noviem­bre de 2019, extraí­do de https://​www​.chv​no​ti​cias​.cl/​r​e​p​o​r​t​a​j​e​s​/​c​o​m​o​-​e​s​-​t​a​l​l​e​r​-​d​d​-​h​h​-​c​a​r​a​b​i​n​e​r​o​s​_​2​0​1​9​1​1​27/

[16] Sus decla­ra­cio­nes están en el mis­mo acier­to perio­dís­ti­co. Así mis­mo, por su “mayor” baga­je en mate­ria de DDHH es noto­ria su inmi­nen­te apa­ri­ción en pren­sa, toda vez que debe “salir a dar expli­ca­cio­nes”.

[17] Dos opi­nio­nes vin­cu­lan a Cara­bi­ne­ros con valo­res anti­de­mo­crá­ti­cos y el pino­che­tis­mo. Una ema­na de Enri­que Villa­nue­va, “Las Fuer­zas Arma­das siguen sien­do pino­che­tis­tas”, en Dia­rio Uni­ver­si­dad de Chi­le, San­tia­go, 24 de julio de 2017, extraí­do de http://​radio​.uchi​le​.cl/​2​0​1​7​/​0​7​/​2​4​/​l​a​s​-​f​u​e​r​z​a​s​-​a​r​m​a​d​a​s​-​s​i​g​u​e​n​-​s​i​e​n​d​o​-​p​i​n​o​c​h​e​t​i​s​t​as/ Otra crí­ti­ca sur­ge de Car­los Huneeus, “Cara­bi­ne­ros ha lle­ga­do a un gra­de de auto­no­mía incom­pa­ti­ble con la demo­cra­cia”, en Pala­bra Públi­ca, San­tia­go, 28 de diciem­bre de 2018.

[18] Una exhaus­ti­va revi­sión de los infor­mes pode­mos hallar­la en Clau­dio Nash, “La vio­len­cia esta­tal y sus res­pon­sa­bles en los infor­mes sobre dere­chos huma­nos”, en CIPER Chi­le, San­tia­go, 2 de diciem­bre de 2019, extraí­do de https://​www​.ciper​chi​le​.cl/​2​0​1​9​/​1​2​/​0​2​/​l​a​-​v​i​o​l​e​n​c​i​a​-​e​s​t​a​t​a​l​-​y​-​s​u​s​-​r​e​s​p​o​n​s​a​b​l​e​s​-​e​n​-​l​o​s​-​i​n​f​o​r​m​e​s​-​s​o​b​r​e​-​d​e​r​e​c​h​o​s​-​h​u​m​a​n​os/

[19] Ley No. 18.961, “Ley Orgá­ni­ca Cons­ti­tu­cio­nal de Cara­bi­ne­ros”, en Biblio­te­ca del Con­gre­so Nacio­nal, mar­zo de 1990 (actua­li­za­ción de febre­ro de 2020).

[20] Nues­tra hipó­te­sis es que el 18/​O fue un levan­ta­mien­to popu­lar inor­gá­ni­co –caren­te de orga­ni­za­ción– que debie­ra mutar hacia un movi­mien­to orgá­ni­co con explí­ci­tos obje­ti­vos socio­eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos.

[21] Hay un tex­to fabu­lo­so que revi­sa todo aque­llo que la “triun­fal” socie­dad de libre mer­ca­do ocul­ta bajo la alfom­bra, para­dó­ji­ca­men­te den­tro de las ciu­da­des más exi­to­sas: Loïc Wac­quant, Parias Urba­nos. Mar­gi­na­li­dad en la ciu­dad del mile­nio, Bue­nos Aires, Manan­tial, 2001.

[22] Clau­dio Fuen­tes, “Tarea urgen­te: des­mi­li­ta­ri­zar Cara­bi­ne­ros”, en CIPER Chi­le, San­tia­go, 23 de enero de 2019, extraí­do de https://​www​.ciper​chi​le​.cl/​2​0​1​9​/​0​1​/​2​3​/​t​a​r​e​a​-​u​r​g​e​n​t​e​-​d​e​s​m​i​l​i​t​a​r​i​z​a​r​-​c​a​r​a​b​i​n​e​r​os/

[23] La revi­sión deta­lla­da yace en El Mer­cu­rio; aquí hemos reu­ni­do la infor­ma­ción más nota­ble, por­que no posee­mos una sus­crip­ción a ese pas­quín: Emol, “Brus­ca caí­da en las pos­tu­la­cio­nes a la Escue­la de Cara­bi­ne­ros: bajan un 71% lue­go de la cri­sis social”, en El Mer­cu­rio, San­tia­go, 6 de sep­tiem­bre de 2020, extraí­do de: https://​www​.emol​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​N​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​2​0​/​0​9​/​0​6​/​9​9​7​1​5​4​/​B​r​u​s​c​a​-​c​a​i​d​a​-​p​o​s​t​u​l​a​c​i​o​n​e​s​-​E​s​c​u​e​l​a​-​C​a​r​a​b​i​n​e​r​o​s​.​h​tml

[24] Mau­ri­cio Wei­bel y Matías Jara, “Cara­bi­ne­ros reve­la que dis­pa­ró 104 mil tiros de esco­pe­ta en las pri­me­ras dos sema­nas del esta­lli­do social”, en CIPER Chi­le, San­tia­go, 18 de agos­to de 2020, extraí­do de https://​www​.ciper​chi​le​.cl/​2​0​2​0​/​0​8​/​1​8​/​c​a​r​a​b​i​n​e​r​o​s​-​r​e​v​e​l​a​-​q​u​e​-​d​i​s​p​a​r​o​-​1​0​4​-​m​i​l​-​t​i​r​o​s​-​d​e​-​e​s​c​o​p​e​t​a​-​e​n​-​l​a​s​-​p​r​i​m​e​r​a​s​-​d​o​s​-​s​e​m​a​n​a​s​-​d​e​l​-​e​s​t​a​l​l​i​d​o​-​s​o​c​i​al/ 

[25] Es inevi­ta­ble recor­dar el caso del rebel­de sol­da­do David Velo­so, quien se negó a par­ti­ci­par del esta­do de emer­gen­cia; lue­go de ser dete­ni­do, fue dado de baja y hoy resi­de en su comu­ni­dad. Tarea pen­dien­te para noso­tros, pues aquí hay cier­ta soli­da­ri­dad de cla­se dig­na de ser ana­li­za­da: Clau­dio Sil­va, “Ejér­ci­to deter­mi­nó baja del sol­da­do David Velo­so que se nega­ra a par­ti­ci­par del esta­do de emer­gen­cia”, en ADN, San­tia­go, 12 de noviem­bre de 2019, extraí­do de https://​www​.adn​ra​dio​.cl/​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​1​9​/​1​1​/​1​2​/​e​j​e​r​c​i​t​o​-​d​e​t​e​r​m​i​n​o​-​b​a​j​a​-​d​e​l​-​s​o​l​d​a​d​o​-​d​a​v​i​d​-​v​e​l​o​s​o​-​q​u​e​-​s​e​-​n​e​g​a​r​a​-​a​-​p​a​r​t​i​c​i​p​a​r​-​d​e​l​-​e​s​t​a​d​o​-​d​e​-​e​m​e​r​g​e​n​c​i​a​-​3​9​7​8​0​8​2​.​h​tml

[26] Eduar­do Klein, “Eme”, en Nue­va Anto­lo­gía, Tal­ca, Pue­blo­cul­to, 2017.

[27] Nota men­tal: por favor, nun­ca más lla­mar­los “arau­ca­nos”.

[28] Véan­se sie­te infor­mes reser­va­dos, en Nico­lás Sepúl­ve­da, “Infor­mes reser­va­dos de Cara­bi­ne­ros: así se infil­tran los agen­tes encu­bier­tos en la zona mapu­che”, en CIPER Chi­le, San­tia­go, 8 de agos­to de 2019, extraí­do de https://​www​.ciper​chi​le​.cl/​2​0​1​9​/​0​8​/​0​8​/​i​n​f​o​r​m​e​s​-​r​e​s​e​r​v​a​d​o​s​-​d​e​-​c​a​r​a​b​i​n​e​r​o​s​-​a​s​i​-​s​e​-​i​n​f​i​l​t​r​a​n​-​l​o​s​-​a​g​e​n​t​e​s​-​e​n​c​u​b​i​e​r​t​o​s​-​e​n​-​l​a​-​z​o​n​a​-​m​a​p​u​c​he/

[29] Un diag­nós­ti­co robus­to de lo men­cio­na­do pode­mos hallar­lo en Móni­ca Gon­zá­lez, “Furia des­ata­da en Cara­bi­ne­ros: fue­ra de con­trol y sin pilo­to”, en CIPER Chi­le, San­tia­go, 12 de noviem­bre de 2019, extraí­do de https://​www​.ciper​chi​le​.cl/​2​0​1​9​/​1​1​/​1​2​/​f​u​r​i​a​-​d​e​s​a​t​a​d​a​-​e​n​-​c​a​r​a​b​i​n​e​r​o​s​-​f​u​e​r​a​-​d​e​-​c​o​n​t​r​o​l​-​y​-​s​i​n​-​p​i​l​o​to/

[30] Cual­quier pro­fe­sio­nal com­pro­me­ti­do en las cien­cias socia­les y las huma­ni­da­des debie­ra sope­sar­se epis­te­mo­ló­gi­ca, éti­ca y polí­ti­ca­men­te en Car­los Pérez Soto, Sobre un con­cep­to his­tó­ri­co de cien­cia. De la epis­te­mo­lo­gía actual a la dia­léc­ti­ca, San­tia­go, LOM Edi­cio­nes, 2008.

[31] No con­fun­dir con el con­ser­va­du­ris­mo. Este es, por defi­ni­ción, anti­rre­vo­lu­cio­na­rio, sin dis­po­si­ción a los cam­bios apre­su­ra­dos; los reac­cio­na­rios, en cam­bio, abu­san de la retó­ri­ca revo­lu­cio­na­ria y tie­nen por obje­ti­vo “vol­ver” a un esta­do ante­rior, recu­pe­rar, res­tau­rar, res­ta­ble­cer.

[32] Este no es el espa­cio para expla­yar­nos, pero gran par­te de la impron­ta en estos gru­pos se basa en el vita­lis­mo de pen­sa­do­res y lite­ra­tos como Nietz­sche, una filo­so­fía que pro­mue­ve “el deseo por el deseo”, esto es, luchar por luchar, y lue­go des­pre­ciar al Otro. Oja­lá tuvié­ra­mos más espa­cios para des­ple­gar esta adver­ten­cia.

[33] Nóte­se que ni siquie­ra desa­rro­lla­mos aquí el ver­gon­zo­so actuar, par­cial, de esta poli­cía ante mani­fes­ta­cio­nes acae­ci­das “de Pla­za Dig­ni­dad hacia arri­ba”.

Fuen­tes: Car​caj​.cl /​/​Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *