Argen­ti­na. La pasión a pesar de la pan­de­mia: pos­ta­les de un 17 de Octu­bre que no fue vir­tual

Por Demián Ver­du­ga – 17 de octu­bre de 2020.

Des­de la maña­na hubo cara­va­nas de autos y camio­nes de los sin­di­ca­tos. Colo­res, cán­ti­cos y bar­bi­jos. Por la tar­de, la cara­va­na espon­tá­nea des­bor­dó las calles del Cen­tro.

Los pro­to­co­los sani­ta­rios y las pasio­nes popu­la­res no se lle­van bien. Hay un gru­po de jóve­nes en Ave­ni­da de Mayo y Car­los Pelle­gri­ni, jun­to al res­tau­rant Ronas. Son las 11:45 del sába­do 17 de Octu­bre de 2020, 75º ani­ver­sa­rio del Día de la Leal­tad Pero­nis­ta. Todos tie­nen algo ver­de: la reme­ra, o la gorra, o el pañue­lo, o el atuen­do que la pan­de­mia de Covid-19 puso de moda, el bar­bi­jo. El color no es por­que sea una mar­cha por la lega­li­za­ción del abor­to. Son camio­ne­ros. Es un gre­mio como el ves­tua­rio des­pués del par­ti­do, 90 por cieno mas­cu­lino. Al menos la mitad de los jóve­nes tie­ne un ins­tru­men­to: bom­bos, redo­blan­tes, trom­pe­tas. El cli­ma car­na­va­le­ro con­ta­gia, el coro­na­vi­rus tam­bién, diría el doc­tor Cahn.

Uno de los jóve­nes toca el bom­bo y sal­ta. El bar­bi­jo ver­de cae deba­jo de la boca y se lo tie­ne que aco­mo­dar a cada rato. Mal­di­ta vacu­na que no ter­mi­na de nacer.

Al mirar por enci­ma del hom­bro el con­tras­te impac­ta. Todo el cen­tro está igual a esta hora. Miles de autos, camio­nes, taxis, tocan­do boci­na, algu­nos gru­pos de a pie con­cen­tra­dos al esti­lo clá­si­co. Y de tan­to en tan­to calles vacías. Así se ve aho­ra Ave­ni­da de Mayo entre 9 de Julio y el Con­gre­so. Pare­ce que podría escu­char­se el vien­to via­jan­do por las vere­das, bor­dean­do las mesas que los bares pusie­ron afue­ra, rodean­do los pues­tos de dia­rios. Por suer­te, lo que se escu­cha son las trom­pe­tas, redo­blan­tes y el gri­to: “Vamos, camio­ne…”.

Al cami­nar hacia la Casa Rosa­da, la Ave­ni­da de Mayo está lle­na. Camio­nes reco­lec­to­res de resi­duos, Sca­nias sin el aco­pla­do, autos par­ti­cu­la­res con la gen­te sacan­do las ban­de­ras por la ven­ta­na. Los camio­nes resul­tan más poten­tes que las camio­ne­tas 4×4 de las mar­chas opo­si­to­ras, si qui­sie­ra prac­ti­car­se la com­pe­ten­cia fut­bo­le­ra que tan segui­do se le pone a la polí­ti­ca en la Argen­ti­na. Serían los Sca­nia con­tra las Ran­ge Rover.

Más allá apa­re­ce un camión con un gran glo­bo en el techo con for­ma de bom­bo. “Comer­cio”, dice en lo que sería el par­che para iden­ti­fi­car el sin­di­ca­to. En el con­torno del bom­bo hay fotos de Evi­ta. A unos pasos hay una parri­lla de metal en la vere­da y un hom­bre de pelo blan­co dan­do vuel­ta los cho­ri­zos con un tene­dor. El olor al car­bón y al cho­ri­zo se per­ci­ben de inme­dia­to. Enfren­te está el bar Tor­to­ni, con sus puer­tas de made­ra talla­da y vidrio. La esta­tua de Hora­cio Ferrer pare­ce que­rer cru­zar.

Sobre la calle Bolí­var, jus­to antes de cru­zar para lle­gar a la Pla­za de Mayo, hay un gru­po de la UTA. Están subi­dos a los techos de dos colec­ti­vos de la línea 150, agi­tan ban­de­ras y can­tan la mar­cha pero­nis­ta. Tra­tan, con mayor o menor éxi­to, de con­ser­var la dis­tan­cia entre ellos. Es que la pan­de­mia es enemi­ga de la pasión y pare­ce que hay pasio­nes difí­ci­les de con­te­ner. PUBLICIDAD

Dia­go­nal Nor­te y Bolí­var, en dia­go­nal a la Cate­dral con sus colum­nas roma­nas y dos filas de taxis esta­cio­na­das jun­to a la vere­da. Una mujer está jun­to a tres sacos en los que guar­da car­to­nes. Está levan­tan­do basu­ra de la calle y barrien­do. Hay dos nenas, pelo lar­go y sucio, sen­ta­das en el cor­dón de la vere­da a pocos pasos de la mujer, que sigue barrien­do y mue­ve la cade­ra al rit­mo de los redo­blan­tes y las trom­pe­tas que vie­nen des­de Ave­ni­da de Mayo. Es como si bai­la­ra. Un hom­bre con una reme­ra que dice UTA en medio de la pan­za pasa por la vere­da y le gri­ta:

–Feliz Día de la Leal­tad, veci­na.

La mujer deja de barrer y levan­ta la cabe­za.

–Feliz día.

No es posi­ble evi­tar que emer­ja la pre­gun­ta: por qué una mujer que cla­ra­men­te está pasan­do nece­si­da­des, ella y sus hijas, res­pal­da al gobierno. Una res­pues­ta rápi­da, aun­que exis­te, sería: la pasión. La más pre­jui­cio­sa diría: la enga­ñan, la mani­pu­lan. Y una ter­ce­ra opción: la con­fian­za. Esa per­cep­ción ínti­ma de que ser teni­do en cuen­ta, más allá de la dis­cu­sión que esta afir­ma­ción pue­de habi­li­tar. Con­fian­za de los pos­ter­ga­dos, des­con­fian­za de ese eufe­mis­mo lla­ma­do “los mer­ca­dos”.

Llue­ve. El día había empe­za­do con sol, calor y pesa­dez. Aho­ra, alre­de­dor de las 12, el cie­lo se cubrió de nubes gri­ses y llue­ve. Deba­jo del techo de un pues­to de dia­rios, un joven con un carri­to con cer­ve­zas le dice a un hom­bre de pelo blan­co que pasa a su lado:

–¿Dios es macris­ta? Se lar­gó.

El anciano se detie­ne.

–El Papa es pero­nis­ta.

Ambos se ríen.

Sigue llo­vien­do. Bolí­var y Bel­grano. El semá­fo­ro se pone rojo y un auto gris, vie­jo, fre­na. Aden­tro está a todo volu­men la mar­cha pero­nis­ta como si se tra­ta­ra de un dis­co de los Redon­dos. El joven que mane­ja abre la puer­ta del con­duc­tor y baja del auto. Movien­do los bra­zos ade­lan­te y atrás se pone a can­tar miran­do a los otros autos esta­cio­na­dos delan­te del semá­fo­ro. La llu­via le cae y le moja la cabe­za, la cara, el bar­bi­jo con el escu­do del PJ.

Unas rato des­pués, lue­go de que la pla­ta­for­ma 75 Octu­bres colap­sa­ra, según los orga­ni­za­do­res por un ata­que vir­tual masi­vo, las cara­va­nas de autos se mul­ti­pli­ca­rían. Sal­drán a cons­truir una ima­gen que que­da­rá gra­ba­da como la que cam­bió el rum­bo de la Argen­ti­na hace 75 años. Es la pasión a pesar de la pan­de­mia.

La cara­va­na pero­nis­ta

Ima­gen: Kala Moreno Parra

Fotos de Lean­dro Teys­sei­re y Kala Moreno Parra. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *