Argen­ti­na. A 75 años del 17/​O: Relec­tu­ras 17 de Octu­bre

Por Luci­la Pagliai, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​Grandes Ala­me­das /​17 de octu­bre de 2020.

.

Este núme­ro de Gran­des ala­me­das pro­po­ne revis­tar dos tex­tos de carác­ter y alcan­ce diver­so: un bre­ve frag­men­to del libro de Rodol­fo Puig­grós El Pero­nis­mo: sus cau­sas sobre el pro­ce­so que des­em­bo­có en el 17 de Octu­bre de 1945; y el dis­cur­so El 17 de Octu­bre de 1945, Día de la Leal­tad que, cin­co años des­pués, Eva Perón diri­gió al pue­blo reu­ni­do en Pla­za de Mayo, des­de el bal­cón de la Casa Rosa­da con Perón a su lado. 

El tex­to crí­ti­co de Puig­grós sobre el acon­te­ci­mien­to y su coyun­tu­ra- lúci­do, docu­men­ta­do y con inter­pre­ta­cio­nes ori­gi­na­les como es habi­tual en sus escri­tos– inte­gra el últi­mo volu­men de la His­to­ria crí­ti­ca de los par­ti­dos polí­ti­cos argen­ti­nos, cuya 2ª edi­ción (Car­los Pérez edi­tor, Bue­nos Aires, 1971) se abre con un Pró­lo­go de Juan Domin­go Perón, que lle­va impre­sa su fir­ma y la fecha de puño y letra: “Madrid, 10 de abril de 1971”. A pesar de su carác­ter de para­tex­to cir­cuns­tan­cial, ade­más de cons­ti­tuir un aval a la línea his­to­rio­grá­fi­ca e inter­pre­ta­ti­va de Puig­grós, este bre­ve escri­to mues­tra a Perón en su veta de con­duc­tor polí­ti­co y esta­dis­ta refle­xi­vo sobre su pro­pia prác­ti­ca imbri­ca­da con los pro­ce­sos de la his­to­ria recien­te que lo ha teni­do como pro­ta­go­nis­ta (1941−1945, perío­do en el que se cen­tra este libro de Puig­grós). En cuan­to a los suce­sos ante­rio­res y pos­te­rio­res al 17 de Octu­bre, esta es la mira­da que Perón refle­ja en ese Pró­lo­go: “Cuan­do el plan [de las gran­des refor­mas nece­sa­rias] estu­vo lis­to, pre­sen­té a los jefes y ofi­cia­les sus con­clu­sio­nes y les mani­fes­té la nece­si­dad de lla­mar a elec­cio­nes para que el Pue­blo deci­die­ra entre noso­tros o la Unión Demo­crá­ti­ca, que sos­te­nía lo con­tra­rio. Era su dere­cho. Sur­gie­ron en ese momen­to difi­cul­ta­des entre los jefes y ofi­cia­les que no com­par­tían la opi­nión. Ello dio moti­vo a mi renun­cia a todos los car­gos que inves­tía y mi reti­ro de la Revo­lu­ción [del 4 de Junio]. Mi ale­ja­mien­to pro­du­jo como era de espe­rar una gran con­vul­sión popu­lar, espe­cial­men­te en la Cla­se Tra­ba­ja­do­ra. Acu­sa­do de pre­pa­rar un gol­pe de esta­do, fui apre­sa­do y con­fi­na­do en la isla Mar­tín Gar­cía. Enton­ces se pro­du­jo el 17 de octu­bre, que hizo posi­ble las elec­cio­nes y el triun­fo del Pero­nis­mo.”

El dis­cur­so de Eva Perón del 17 de Octu­bre de 1950 tie­ne como núcleo argu­men­ta­ti­vo la Leal­tad a Perón, ins­ti­tui­da a par­tir del “acon­te­ci­mien­to del res­ca­te” del 17 del ‘45, a tra­vés del diá­lo­go y la con­fian­za esta­ble­ci­da entre el Líder y su Pue­blo. Si bien Eva Duar­te de Perón (así la men­cio­nan en la épo­ca los dis­cur­sos ofi­cia­les) se refie­re al acon­te­ci­mien­to fun­dan­te de esa rela­ción, en este dis­cur­so –de retó­ri­ca encen­di­da que movi­li­za a un audi­to­rio con el cual la ora­do­ra bus­ca iden­ti­fi­car­se- hace hin­ca­pié en otro 17 de Octu­bre: el de 1946, cuan­do cua­tro años antes, el ya Pre­si­den­te Perón se diri­ge a ese pue­blo que lo ungió como tal al ase­gu­rar­le el triun­fo elec­to­ral, rati­fi­cán­do­lo como su con­duc­tor. Con el abor­da­je de los suce­si­vos temas, el anda­mia­je del dis­cur­so va mos­tran­do que la con­tra­ca­ra de la Leal­tad es la trai­ción (de pro­pios y aje­nos). Ini­cia­do con la ape­la­ción a “Mis que­ri­dos des­ca­mi­sa­dos de ayer y de hoy, maña­na y de siem­pre”, el cie­rre apues­ta a actua­li­zar el com­pro­mi­so colec­ti­vo ‑casi de sal­va­ción públi­ca- de pro­te­ger y defen­der al Líder en tan­to artí­fi­ce y garan­te de las con­quis­tas socia­les obte­ni­das por los des­ca­mi­sa­dos de la ape­la­ción ini­cial: “Por eso todo el pue­blo está de pie; obser­va, vigi­la y hace de la leal­tad su cul­to, su ley y su ban­de­ra: Leal­tad que hace tem­blar la Pla­za his­tó­ri­ca en la noche del res­ca­te. Leal­tad que se hará jus­ti­cia con su pro­pia mano el día de la trai­ción. Leal­tad que sólo pue­den sen­tir los que quie­ren a la Patria y no se ven­den al oro extran­je­ro. Leal­tad de dos ami­gos que jun­tos for­ja­ron el des­tino de la Patria y el fer­vor del pue­blo que los sigue. Leal­tad de todo un pue­blo que sien­te que en su alma no cabe la trai­ción, y cuan­do la sos­pe­cha pasa como una som­bra hay un solo gri­to: ¡La vida por Perón!”

En la sec­ción Relec­tu­ras de Gran­des ala­me­das 6 (diciem­bre de 2018) se pue­den leer docu­men­tos fun­dan­tes del Pero­nis­mo, enca­be­za­dos por el dis­cur­so inau­gu­ral de Perón del 17 de Octu­bre de 1945. 

.


A con­ti­nua­ción, los tex­tos pro­pues­tos para su relec­tu­ra en este núme­ro de Gran­des ala­me­das: el 17 de Octu­bre de 1945 como irrup­ción en la pax de la Argen­ti­na blan­ca.

.


RODOLFO PUIGGRÓS: EL 17 DE OCTUBRE  (frag­men­to)

En: El Pero­nis­mo: sus cau­sas(pp 157 – 160)

His­to­ria crí­ti­ca de los par­ti­dos polí­ti­cos argen­ti­nos V (Bue­nos Aires, Edi­to­rial Galer­na, 2006). Dise­ño de cubier­ta e ilus­tra­ción: Sebas­tián Puig­grós.

© Dere­cho­ha­bien­tes de Rodol­fo Puig­grós. 

.

C:Documents and SettingsLucilaMis documentosDocumentos LPGRANDES ALAMEDAS et alGRANDES ALAMEDAS- Revista digital (oct 16 en ad)n° 12 Grandes alamedas (pub 0ct 2020)Relecturas GA 121- puiggrós p 157.jpg

C:Documents and SettingsLucilaMis documentosDocumentos LPGRANDES ALAMEDAS et alGRANDES ALAMEDAS- Revista digital (oct 16 en ad)n° 12 Grandes alamedas (pub 0ct 2020)Relecturas GA 122- puiggrós p 158.jpg C:Documents and SettingsLucilaMis documentosDocumentos LPGRANDES ALAMEDAS et alGRANDES ALAMEDAS- Revista digital (oct 16 en ad)n° 12 Grandes alamedas (pub 0ct 2020)Relecturas GA 123- puiggrós p 159.jpg _​_​_​C:Documents and SettingsLucilaMis documentosDocumentos LPGRANDES ALAMEDAS et alGRANDES ALAMEDAS- Revista digital (oct 16 en ad)n° 12 Grandes alamedas (pub 0ct 2020)Relecturas GA 124- puiggrós p 160.jpg 


El 17 de Octu­bre de 1945, “Día de la Leal­tad” 

Dis­cur­so de Eva Duar­te de Perón

(17 de Octu­bre de 1950, Pla­za de Mayo, Bal­cón de la Casa Rosa­da, Bue­nos Aires)

Mis que­ri­dos des­ca­mi­sa­dos de ayer y de hoy, maña­na y de siem­pre:

A todos uste­des, que com­pren­die­ron en la hora deci­si­va que peli­gra­ba el des­tino de la Patria y juga­ron su vida para que triun­fa­ra la jus­ti­cia, a uste­des, que res­ca­ta­ron al coro­nel Perón de las garras del odio y con amor encen­die­ron el impul­so y alien­tan toda­vía su fuer­za aglu­ti­nan­te que trans­for­mó la Patria con asom­bro del mun­do. 

Es el amor de uste­des el que flo­re­ció en el res­ca­te hace cua­tro años. 

Hace cua­tro años des­de este mis­mo bal­cón, bajo este mis­mo peda­zo de cie­lo y fren­te a esta mis­ma mul­ti­tud del pue­blo, se con­sa­gró un hom­bre, nues­tro que­ri­do Coro­nel Perón. Hoy, y por siem­pre sea, vuel­ve a vivir­se la jor­na­da glo­rio­sa, que que­da incor­po­ra­da a la his­to­ria de la Patria como clá­si­ca defi­ni­ción de la argen­ti­ni­dad. 

Hace cua­tro años esta his­tó­ri­ca pla­za se reen­con­tra­ba en sus ansias de jus­ti­cia, en sus anhe­los de bien­es­tar, en su fir­me deter­mi­na­ción de liber­tad. 

Hace cua­tro años, mis que­ri­dos des­ca­mi­sa­dos, se reen­car­na­ba el gri­to del Cabil­do, con sos­tén de pue­blo, al ampa­ro de una volun­tad tam­bién f irme, que es la volun­tad de nues­tro pue­blo argen­tino. 

Des­de estos mis­mos bal­co­nes, el líder aso­ma­ba como un sol, res­ca­ta­do por el pue­blo y para el pue­blo, sin más armas que sus que­ri­dos des­ca­mi­sa­dos de la Patria, retem­pla­dos en el tra­ba­jo.

Este es el ori­gen puro de nues­tro Líder. Es nece­sa­rio decir­lo y des­ta­car­lo. 

No salió de las com­bi­na­cio­nes de un comi­té polí­ti­co. No es el pro­duc­to del repar­to de las pre­ben­das. No supo, no sabe, ni sabrá nun­ca de la con­quis­ta de las volun­ta­des, sino por los cami­nos lim­pios de la jus­ti­cia. 

Esa es la raíz de la razón de ser del 17 de Octu­bre. Esa es su par­ti­da de naci­mien­to.

Nació en los sur­cos, en las fábri­cas y en los talle­res. Sur­ge de lo más noble de la acti­vi­dad nacio­nal. 

Fue con­ce­bi­do por los tra­ba­ja­do­res en el tra­ba­jo y su desa­rro­llo con­tem­pla sus aspi­ra­cio­nes tam­bién en el tra­ba­jo. 

El 17 de octu­bre, mis que­ri­dos des­ca­mi­sa­dos, es una aspi­ra­ción, es un can­to hecho ya reali­dad. Esta­mos en una obra que nada ni nadie podrá dete­ner. 

Ya he teni­do opor­tu­ni­dad de decir, iden­ti­fi­ca­da con el líder, que el pero­nis­mo no se apren­de ni se pro­cla­ma, se com­pren­de y se sien­te. Por eso es con­vic­ción y es fe. 

Por eso, tam­bién, no impor­tan los reza­ga­dos del des­per­tar nacio­nal, yo no deseo, no quie­ro para el pero­nis­mo, a los ciu­da­da­nos sin mís­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. 

Que no se incor­po­ren, que que­den reza­ga­dos, si no están con­ven­ci­dos. El que ingre­se, que vuel­que su cabe­za y su cora­zón sin reta­ceos, para afron­tar nues­tras luchas, que siem­pre habrán de ter­mi­nar en un glo­rio­so 17 de Octu­bre. 

Pero en nues­tro movi­mien­to no tie­ne cabi­da el inte­rés y el cálcu­lo. Mar­cha­mos con la con­cien­cia hecha jus­ti­cia que recla­ma la huma­ni­dad de nues­tros días. Pero­nis­mo es la fe popu­lar hecha par­ti­do en torno a una cau­sa de espe­ran­za que fal­ta­ba en la Patria.

Hace poco tiem­po, para defi­nir mi con­di­ción de pero­nis­ta, expre­sé: 

“Lucha­mos por la Inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía de la Patria, por la dig­ni­dad de nues­tros hijos y de nues­tros padres, por el honor de una ban­de­ra, por la feli­ci­dad de un pue­blo escar­ne­ci­do y sacri­fi­ca­do en aras de una ava­ri­cia y un egoís­mo que no nos han traí­do sino dolo­res y luchas esté­ri­les y des­truc­ti­vas”.

Si el pue­blo fue­ra feliz y la Patria gran­de, ser pero­nis­ta sería un dere­cho. En nues­tros días, ser pero­nis­ta es un deber. Por eso soy pero­nis­ta. 

Soy pero­nis­ta por con­cien­cia nacio­nal, por pro­ce­den­cia popu­lar, por con­vic­ción per­so­nal y por apa­sio­na­da soli­da­ri­dad y gra­ti­tud a mi pue­blo, vivi­fi­ca­do y actuan­te otra vez por el rena­ci­mien­to de sus valo­res espi­ri­tua­les y la capa­ci­dad rea­li­za­do­ra de su Jefe, el Gene­ral Perón.

Esta es la defi­ni­ción de un pero­nis­mo autén­ti­co, que tie­ne su raíz en la mís­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. Esta es la defi­ni­ción del pero­nis­mo del 17 de Octu­bre de 1945, sin otro inte­rés, sin otro cálcu­lo, sin otra pro­yec­ción que el bien­es­tar de la Patria, tra­du­ci­do en el bien­es­tar de los tra­ba­ja­do­res en sus múl­ti­ples acti­vi­da­des.

Yo invi­to al pue­blo a medi­tar sobre el sig­ni­fi­ca­do, sobre la hon­da pro­yec­ción del 17 de Octu­bre. Es la úni­ca, la autén­ti­ca, la defi­ni­ti­va revo­lu­ción popu­lar que se ope­ra en nues­tro pue­blo. 

Una revo­lu­ción his­tó­ri­ca se jus­ti­fi­ca cuan­do sus cau­sas socia­les, polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas las deter­mi­nan. Y ahí está la jus­ti­fi­ca­ción de la revo­lu­ción his­tó­ri­ca del 17 de Octu­bre. Fue deter­mi­na­da por cau­sas socia­les, polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. 

En lo social, el aban­dono total de la jus­ti­cia, con el enquis­ta­mien­to de los pri­vi­le­gios y la explo­ta­ción del tra­ba­ja­dor. 

En lo polí­ti­co, con la sis­te­ma­ti­za­ción del frau­de en favor de los par­ti­dos que se tur­na­ban en el Gobierno o se lo qui­ta­ban mutua­men­te según el menor o mayor apo­yo de los intere­ses en jue­go y en lo eco­nó­mi­co, el entre­guis­mo y la ven­ta del país, sur­gi­dos de sus reyer­tas.

Con­tra ello, y para des­truir ese esta­do de cosas, el pue­blo res­ca­tó a su Líder y lo ubi­có, en este bal­cón el 17 de octu­bre de 1945.

Cum­plo una obra emi­nen­te pero­nis­ta, que se ins­pi­ra en la doc­tri­na del Gene­ral Perón y tie­ne como fun­da­men­to y base los prin­ci­pios socia­les que arran­ca del 17 de octu­bre. 

Toda mi acción está diri­gi­da a los tra­ba­ja­do­res de la Patria y a inter­pre­tar el pen­sa­mien­to y el sen­ti­mien­to del Gene­ral Perón, con quien tra­to de cola­bo­rar en su incan­sa­ble labor, en favor del pue­blo que él tan­to ama. 

No creo que mis acti­vi­da­des para miti­gar el dolor de los nece­si­ta­dos pue­dan cons­ti­tuir un méri­to. Por el con­tra­rio, lo inter­pre­to como un deber de quien pue­de hacer­lo.

Quie­ro aho­ra des­ta­car la enor­me satis­fac­ción que me pro­du­ce aus­cul­tar esta per­fec­ta uni­dad entre el pue­blo y el Gene­ral Perón. 

Hecho nue­vo que tam­bién tie­ne su ori­gen en el 17 de octu­bre. 

Movi­dos, dina­mi­za­dos por idén­ti­cos anhe­los y las mis­mas aspi­ra­cio­nes, el pue­blo y su Líder for­man hoy una uni­dad indes­truc­ti­ble, que con­so­li­dan y ensan­chan el camino del movi­mien­to pero­nis­ta.

De nada val­drá, enton­ces, el mez­quino reta­ceo de los reza­ga­dos y los resen­ti­dos. 

Feliz­men­te para noso­tros, en nues­tra his­to­ria los lucha­do­res siem­pre han sido los más, y los reza­ga­dos los menos. 

El pue­blo, en todas sus eta­pas, mar­chó a la cabe­za de las mino­rías aco­mo­da­ti­cias. Y alcan­zó sus obje­ti­vos comu­nes siem­pre que encon­tró un con­duc­tor capaz de seña­lar­le los cami­nos y de uni­fi­car sus ener­gías popu­la­res, evi­tan­do su dis­per­sión. Y aban­do­nó a los cos­ta­dos del sen­de­ro, como se aban­do­na a lo inú­til, a los cobar­des inca­pa­ces de cola­bo­rar en la gran­de­za de la Patria. 

Sólo así fue posi­ble nues­tra Inde­pen­den­cia, unien­do la con­se­cuen­cia y la com­ba­ti­vi­dad de los sec­to­res más popu­la­res de la pobla­ción a los anhe­los y a la con­cien­cia de los hom­bres de Mayo. 

Sólo así fue posi­ble la epo­pe­ya de la gue­rra por la libe­ra­ción de medio con­ti­nen­te, cuan­do los gau­chos, los des­ca­mi­sa­dos, siguien­do la alta ins­pi­ra­ción san­mar­ti­nia­na lle­va­ron la ban­de­ra de la liber­tad y auto deter­mi­na­ción a las pla­yas del Pací­fi­co. 

Y sólo así fue posi­ble nues­tra segun­da y defi­ni­ti­va libe­ra­ción, cuan­do los tra­ba­ja­do­res argen­ti­nos, uni­dos en un solo blo­que alre­de­dor del Coro­nel Perón, pro­cla­ma­ron, en un día como hoy y en este his­tó­ri­co lugar, que sus vie­jos enemi­gos, la oli­gar­quía y el impe­ria­lis­mo, ya no tenían nada que hacer en esta nue­va Argen­ti­na, otra vez en mar­cha por­que había encon­tra­do su con­duc­tor. 

Ya saben los des­ca­mi­sa­dos que la ban­de­ra pero­nis­ta no será jamás arria­da. 

Los cien­tos de miles de cora­zo­nes que hoy pal­pi­tan en esta pla­za his­tó­ri­ca, cons­ti­tu­yen el sím­bo­lo de la leal­tad. 

Por eso, con ese nom­bre, se ha deno­mi­na­do el 17 de Octu­bre “Día de la Leal­tad” por­que encar­na la leal­tad de un pue­blo para con su líder, día de la leal­tad entre her­ma­nos de una mis­ma cau­sa que mar­chan segu­ros de su fuer­za y de su des­tino.

El 17 de Octu­bre, com­pa­ñe­ros, ya está defi­ni­ti­va­men­te incor­po­ra­do a la his­to­ria de la Patria, por volun­tad sobe­ra­na de su pue­blo. Se cie­rra y comien­za una nue­va eta­pa de la vida argen­ti­na que trans­for­ma fun­da­men­tal­men­te su fiso­no­mía social, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. 

Por eso, el Líder de los argen­ti­nos, nues­tro glo­rio­so Gene­ral Perón, pue­de hoy afir­mar, con razón y orgu­llo, al mun­do ente­ro, des­de el Preám­bu­lo de la Nue­va Cons­ti­tu­ción Argen­ti­na, que for­ma­mos “una Nación social­men­te jus­ta, eco­nó­mi­ca­men­te libre y polí­ti­ca­men­te sobe­ra­na”.

Por eso todo el pue­blo está de pie; obser­va, vigi­la y hace de la leal­tad su cul­to, su ley y su ban­de­ra: 

Leal­tad que hace tem­blar la Pla­za his­tó­ri­ca en la noche del res­ca­te. 

Leal­tad que se hará jus­ti­cia con su pro­pia mano el día de la trai­ción. 

Leal­tad que sólo pue­den sen­tir los que quie­ren a la Patria y no se ven­den al oro extran­je­ro. 

Leal­tad de dos ami­gos que jun­tos for­ja­ron el des­tino de la Patria y el fer­vor del pue­blo que los sigue. 

Leal­tad de todo un pue­blo que sien­te que en su alma no cabe la trai­ción, y cuan­do la sos­pe­cha pasa como una som­bra hay un solo gri­to:

¡La vida por Perón!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *