Argen­ti­na. A 75 años del 17/​O. Qué que­da del pero­nis­mo fun­da­cio­nal

Por Ale­jan­dro Horo­wicz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​Gran­des Alamedas/​17 de octu­bre de 2020.

.

Por un 17 de octu­bre sud­ame­ri­cano

.

Antes del 17 de octu­bre de 1945 el Par­ti­do Comu­nis­ta tenía cen­te­na­res de diri­gen­tes sin­di­ca­les y nin­gún auto­mó­vil, aho­ra tie­ne 200 auto­mó­vi­les y nin­gún diri­gen­te sin­di­cal”, con­tó Ernes­to Gui­di­ci (1907 – 1992). En 1945 Giu­di­ci era miem­bro de su Comi­té Cen­tral cuan­do el pero­nis­mo se había que­da­do con los diri­gen­tes obre­ros. Las cosas vol­vie­ron a cam­biar; y en el 2020 ese chas­ca­rri­llo apli­ca a todas las fuer­zas polí­ti­cas.

Enton­ces: ¿Cuan­do los diri­gen­tes sin­di­ca­les ya no son diri­gen­tes polí­ti­cos de la cla­se obre­ra, como vie­ne suce­dien­do hace lar­gas déca­das, el pero­nis­mo en que se trans­for­mó? Esta es una pre­gun­ta alta­men­te per­ti­nen­te que ha reci­bi­do res­pues­tas implí­ci­tas. Vale la pena fechar esta nue­va situa­ción; y deter­mi­nar si se tra­ta de una “pro­ble­ma argen­tino” o esta­mos en pre­sen­cia de un fenó­meno de mayor enver­ga­du­ra. 

Cuan­do el pero­nis­mo obtu­vo la vic­to­ria elec­to­ral de 1946, tan­to en Fran­cia como en Ita­lia los tra­ba­ja­do­res vota­ban a socia­lis­tas y comu­nis­tas. Deja­ron de hacer­lo; la des­apa­ri­ción de los par­ti­dos comu­nis­tas y el derrum­be de la Unión Sovié­ti­ca pare­cen ínti­ma­men­te conec­ta­dos; en todo caso las fechas del derrum­be elec­to­ral comu­nis­ta, la des­apa­ri­ción del comu­nis­mo como fuer­za polí­ti­ca, y la caí­da del Muro de Ber­lín no pue­den igno­rar­se. No estoy esta­ble­cien­do una rela­ción de impli­ca­ción auto­má­ti­ca, pero es impo­si­ble des­co­no­cer la con­ti­güi­dad. 

Los tra­ba­ja­do­res argen­ti­nos ya no tie­nen diri­gen­tes polí­ti­cos obre­ros, los euro­peos tam­po­co. ¿Exis­te algu­na cla­se de cone­xión entre ambos tér­mi­nos? En la lec­tu­ra tra­di­cio­nal los obre­ros pero­nis­tas habían deja­do de ser socia­lis­tas, anar­quis­tas o comu­nis­tas. El pero­nis­mo era leí­do como fuer­te “retro­ce­so” de su cul­tu­ra polí­ti­ca. Una vic­to­ria de la ideo­lo­gía patro­nal sobre las tra­di­cio­nes rojas del movi­mien­to. Por tan­to, ambos pro­ce­sos no debie­ran estar conec­ta­dos, si esa eva­lua­ción fue­ra correc­ta. ¿Pero lo es? 

.

Un poco de his­to­ria 

El socia­lis­mo sur­ge en el siglo XIX como una corrien­te del movi­mien­to obre­ro euro­peo. Mejor dicho: como par­te de la lucha de ten­den­cias al inte­rior del movi­mien­to obre­ro. No todas eran revo­lu­cio­na­rias, y El Mani­fies­to Comu­nis­ta las cri­ti­co impia­do­sa­men­te. La I Inter­na­cio­nal no fue una orga­ni­za­ción mar­xis­ta. Aun­que la pre­sen­cia de Marx en ella oscu­re­ce este dato cla­ve: nin­gu­na de las fuer­zas que ope­ra­ba en ese movi­mien­to lo era. La derro­ta de la Comu­na de París mues­tra, en doble sen­ti­do, las enor­mes limi­ta­cio­nes con que inter­vino Marx en el movi­mien­to real: La direc­ción polí­ti­ca de la Comu­na no le pres­ta­ban exce­si­va aten­ción, y los tér­mi­nos de la derro­ta cer­ti­fi­can este aser­to: en nin­gún momen­to sus diri­gen­tes tra­ta­ron de trans­for­mar­se en direc­ción nacio­nal alter­na­ti­va. Defen­die­ron está­ti­ca­men­te Paris. Sin embar­go inven­ta­ron un nue­vo ins­tru­men­to his­tó­ri­co, el doble poder. Y con­vie­ne tener pre­sen­te que la derro­ta de 1871 ter­mi­nó sien­do el fin de la I Inter­na­cio­nal.

La II Inter­na­cio­nal tam­po­co es mar­xis­ta. Bas­ta leer la crí­ti­ca de Marx al pro­gra­ma de Gotha, don­de dos corrien­tes socia­lis­tas ale­ma­nas se fusio­nan, para saber que la social­de­mo­cra­cia nun­ca com­par­tió seme­jan­te apro­xi­ma­ción con­cep­tual. Solo se tra­ta­ba de un acuer­do polí­ti­co fecha­do bajo el retra­to de Marx. Por eso, cuan­do se des­ata la lucha de ten­den­cias y Berns­tein “revi­sa” El Mani­fies­to Comu­nis­ta, cen­tro del ata­que con­tra Marx y Engels, la idea mis­ma de revo­lu­ción pro­le­ta­ria que­da des­car­ta­da (1). Y la II Inter­na­cio­nal nun­ca fue mucho más que una tri­bu­na euro­pea de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na; una fede­ra­ción laxa de par­ti­dos que comu­ni­ca­ba reso­lu­cio­nes, que no obli­ga­ban a nadie, a la pren­sa. Y la Gue­rra Mun­dial 1914 – 1918 puso en cri­sis agó­ni­ca este mode­lo de inope­ran­cia polí­ti­ca. 

En cuan­to a la III Inter­na­cio­nal (cons­trui­da en derre­dor de la Revo­lu­ción Rusa de 1917 y el Par­ti­do Bol­che­vi­que), solo con­ser­vó la orien­ta­ción mar­xis­ta duran­te los cua­tro pri­me­ros con­gre­sos. El mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio se ter­mi­na con la vic­to­ria de Sta­lin en la lucha de ten­den­cias rusas y mun­dia­les en1927. Las vic­to­rias de Hitler y Fran­co, ante­ce­di­das por la de Mus­so­li­ni posi­bi­li­ta­ron la II Gue­rra Mun­dial con­se­cuen­cia direc­ta de aque­lla derro­ta his­tó­ri­ca. El inten­to de trans­for­mar la gue­rra impe­ria­lis­ta en gue­rra civil ter­mi­nó en derro­ta obre­ra en la gue­rra civil. Solo que el triun­fo mili­tar de la URSS, tras la últi­ma gue­rra inter­im­pe­ria­lis­ta, la bipo­la­ri­dad del orden inter­na­cio­nal emer­gen­te, cons­tru­yó un gran equí­vo­co: pare­cía que el comu­nis­mo avan­za­ba en T 40. Los tan­ques rusos “expor­ta­ban” la revo­lu­ción de Octu­bre. Cua­tro gene­ra­cio­nes de revo­lu­cio­na­rios fue­ron des­mo­ra­li­za­das, des­trui­das a caba­llo de este terri­ble equí­vo­co. A tres déca­das del derrum­be sovié­ti­co es hora de poner fin a tan volun­ta­rio­sa como inade­cua­da carac­te­ri­za­ción. 

.

Un 45 obre­ro y popu­lar

Reto­me­mos el hilo de la lucha de cla­ses en la Argen­ti­na. El pero­nis­mo nace el 17 de octu­bre como una “polí­ti­ca reac­ti­va” (2). Los lími­tes de su accio­nar se man­te­nían den­tro del con­torno dibu­ja­do por el blo­que de cla­ses domi­nan­tes. “Nadie rom­pía nada irre­pa­ra­ble, bas­ta­ba que los tra­ba­ja­do­res vota­ran y gana­ran para que redis­tri­bu­ye­ra de otro modo los bene­fi­cios del capi­tal; y si los tra­ba­ja­do­res podían efec­ti­va­men­te redis­tri­buir con el sim­ple ins­tru­men­to de votar, la con­fian­za en el capi­ta­lis­mo, en sus posi­bi­li­da­des, en su capa­ci­dad de satis­fa­cer sus nece­si­da­des, en el pero­nis­mo en suma, se veía mul­ti­pli­ca­da has­ta el infi­ni­to” (3). 

No se tra­ta­ba del “capi­ta­lis­mo inde­pen­dien­te” –supo­nien­do que tal cosa exis­ta- como sos­tie­nen los maqui­lla­do­res pro­fe­sio­na­les de la bur­gue­sía, sino de la con­fian­za en el capi­ta­lis­mo tal cual era, depen­dien­te, semi­gro­tes­co; ese era el mar­co don­de se resol­ve­rían el con­jun­to de las aspi­ra­cio­nes obre­ras. La opu­len­cia argen­ti­na –en medio de una cri­sis mun­dial des­co­mu­nal, con millo­nes de muer­tos y el ham­bre de las masas euro­peas – vela­ba la depen­den­cia ali­men­tan­do una poten­te ilu­sión: con repar­tir mejor, bas­ta­ba. El pero­nis­mo jamás se plan­teó otra cosa cada vez que alcan­zó el gobierno. Y las corrien­tes que pos­tu­la­ron ir más lejos – entre 1962 y 1975- fue­ron aplas­ta­das por María Este­la Mar­tí­nez de Perón y la dic­ta­du­ra bur­gue­sa terro­ris­ta del 76. 

No obs­tan­te el 17 de octu­bre de 1945 cons­ti­tu­ye un acon­te­ci­mien­to úni­co: “una movi­li­za­ción de masas opo­si­to­ras, pero es legal; es derro­tar a una de las dos frac­cio­nes mili­ta­res en pug­na, pero res­pal­dan­do a la más fuer­te que no es la pro­pia; es movi­li­za­ción, pero no es lucha; es lucha a con­di­ción de no ser com­ba­te; es obre­ra y popu­lar, pero no tie­ne deli­mi­ta­ción de la polí­ti­ca bur­gue­sa. Es una movi­li­za­ción por un jefe mili­tar del movi­mien­to obre­ro, sin movi­li­za­ción mili­tar en defen­sa del movi­mien­to obre­ro” (4). 

Algo que­da en cla­ro: la cla­se obre­ra tomó par­ti­do en la dispu­ta del blo­que de cla­ses domi­nan­tes y su orga­ni­za­ción, un genuino pro­duc­to de la lucha de cla­ses, se deno­mi­nó pero­nis­mo. Comu­nis­tas y socia­lis­tas, con su irres­tric­to apo­yo a la Unión Demo­crá­ti­ca, permitieron/​facilitaron que los diri­gen­tes obre­ros se pasa­ran con armas y baga­jes al Par­ti­do Labo­ris­ta. Par­ti­do que, jun­to al radi­ca­lis­mo disi­den­te, per­mi­tió el triun­fo elec­to­ral del gene­ral Perón en febre­ro de 1946. 

.

¿La fron­te­ra es el 76?

Duran­te 30 años los tra­ba­ja­do­res vota­ron masi­va­men­te al pero­nis­mo; y si bien su voto no alcan­za­ba para con­quis­tar la mayo­ría par­la­men­ta­ria, arras­tra­ban un con­jun­to hete­ro­gé­neo de capas medias del inte­rior y de los gran­des cen­tros urba­nos. En 1983, por pri­me­ra vez, no suce­dió tal cosa, un frag­men­to de los tra­ba­ja­do­res votó a Alfon­sín. En ese mis­mo 1983, en cam­bio, los tra­ba­ja­do­res ita­lia­nos y fran­ce­ses toda­vía vota­ban a la “izquier­da”. Votar socia­lis­tas y comu­nis­tas solo era votar la con­ti­nui­dad del wel­fa­re sta­te. Vale decir, el com­por­ta­mien­to elec­to­ral de los tra­ba­ja­do­res de los esta­dos “demo­crá­ti­cos” esta­ba conec­ta­do con su derro­ta his­tó­ri­ca como cla­se. 

La muer­te del gene­ral Perón sig­ni­fi­có el fin de su pro­gra­ma polí­ti­co. El Plan CGE – CGT cadu­có. En 1975 cam­bió el pro­gra­ma del par­ti­do del esta­do, Rodri­ga­zo median­te. El vie­jo Plan Pine­do de sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes indus­tria­les, con varian­tes y dife­ren­tes apo­ya­tu­ras socia­les, que­dó defi­ni­ti­va­men­te arrum­ba­do. Y el pro­gra­ma de José Alfre­do Mar­tí­nez de Hoz no fue otra cosa que la con­ti­nua­ción, a otra esca­la y en otras con­di­cio­nes polí­ti­cas, del Rodri­ga­zo. La derro­ta obre­ra hizo posi­ble eje­cu­tar ese nue­vo pro­gra­ma, con un aña­di­do: en 1983 el pago de la volu­mi­no­sa deu­da exter­na siguió sien­do todo el plan vigen­te. Esto deja en cla­ro la con­ti­nui­dad con­ser­va­do­ra des­de 1975, con­ti­nui­dad que no inte­rrum­pe sino ace­le­ra el jus­ti­cia­lis­mo mene­mis­ta con bom­bos y redo­blan­tes a par­tir de 1989. 

En 1945, en cam­bio, el pero­nis­mo era una “Yal­ta local”, una repro­duc­ción nacio­nal del nue­vo orden inter­na­cio­nal: el wel­fa­re sta­te en Argen­ti­na. En 1975 dejó de ser­lo, por deci­sión del blo­que de cla­ses domi­nan­tes. Para impo­ner el nue­vo pro­gra­ma la derro­ta obre­ra era impres­cin­di­ble. Pero el orden polí­ti­co pac­ta­do en Yal­ta toda­vía regía en Euro­pa. Has­ta la caí­da de la URSS siguió vigen­te; y los par­ti­dos comu­nis­tas expre­sa­ban elec­to­ral­men­te esa rela­ción de fuer­zas. 

Fin del equi­li­brio. En 1989 cae el Muro de Ber­lín, la URSS deja de ser reta­guar­dia de los par­ti­dos comu­nis­tas. La revo­lu­ción cien­tí­fi­co téc­ni­ca pone en cri­sis al vie­jo for­dis­mo con la apa­ri­ción del capi­tal tec­no­ló­gi­co, y el sur­gi­mien­to de la fábri­ca glo­bal. Arran­ca un nue­vo ciclo lar­go del capi­tal (5), y el cam­po obre­ro y popu­lar no para de retro­ce­der. Enton­ces como par­te del recu­le los par­ti­dos comu­nis­tas son des­trui­dos. El nota­ble incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad social del tra­ba­jo, imple­men­ta­do con­tra los tra­ba­ja­do­res, aumen­ta el ejér­ci­to labo­ral de reser­va por­que se nece­si­tan menos asa­la­ria­dos y no se redu­ce la jor­na­da labo­ral; esa for­ma del incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad pre­sio­na la masa sala­rial hacia la baja. Ade­más, la relo­ca­li­za­ción fabril debi­li­ta a los sin­di­ca­tos, achi­ca la cla­se obre­ra en Euro­pa incre­men­ta­do la chi­na, y así lima los ingre­sos fis­ca­les reque­ri­dos por el wel­fa­re sta­te. Por eso el esta­do de bien­es­tar avan­za endeu­da­do hacia la cri­sis per­ma­nen­te.

Si algo ha demos­tra­do el tra­ba­jo de Piketty (6) es un cam­bio bru­tal en la apro­pia­ción del exce­den­te, una con­cen­tra­ción sin paran­gón del ingre­so glo­bal, para el nue­vo ciclo en cur­so. El ante­rior, 1946 – 1991, en cam­bio, fue el perio­do de mejor dis­tri­bu­ción del ingre­so en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. La com­ple­ja cone­xión entre el pero­nis­mo y el movi­mien­to obre­ro glo­bal no debe des­co­no­cer­se. El hilo rojo de la lucha de cla­ses solo anti­ci­pó en Argen­ti­na el orden de Yal­ta, sin Yal­ta. 

La peri­pe­cia mene­mis­ta nos hizo saber que el cuar­to pero­nis­mo ya no tenía rela­ción orgá­ni­ca con el movi­mien­to obre­ro. Y que el pero­nis­mo resi­dual de sus diri­gen­tes sin­di­ca­les remi­tía a la des­com­po­si­ción del ante­rior. El paro gene­ral con­tra el gobierno María Este­la Mar­tí­nez de Perón, jun­to al Rodri­ga­zo, ter­mi­na­ron ponien­do fin a ese víncu­lo his­tó­ri­co. El movi­mien­to obre­ro retro­ce­dió, sin bata­lla deci­si­va, ante la dic­ta­du­ra bur­gue­sa terro­ris­ta. Des­de 1976 los tra­ba­ja­do­res no hicie­ron polí­ti­ca en tan­to cla­se social; esa era y sigue sien­do la tra­duc­ción colec­ti­va de la derro­ta. Vota­ron des­de 1983 en ade­lan­te, como ciu­da­da­nos dis­per­sos, un menú polí­ti­co que de nin­gu­na mane­ra se pro­po­nía cho­car, enfren­tar el nue­vo pro­gra­ma vigen­te. Inten­ta­ron y toda­vía inten­tan adap­tar­se des­de los sin­di­ca­tos. El sal­do esta a la vis­ta. La ban­co­cra­cia glo­ba­li­za­da tenía, sigue tenien­do un pro­gra­ma para saquear el mun­do, y ese orden polí­ti­co se repro­du­ce escru­pu­lo­sa­men­te en la Argen­ti­na. 

El ciclo “cri­sis de deu­da- recom­po­si­ción – cri­sis de deu­da”, o “saqueo – recons­truc­ción – saqueo” supo­ne una cier­ta divi­sión del tra­ba­jo: los par­ti­dos que saquean no recom­po­nen; y los que recom­po­nen no modi­fi­can las rela­cio­nes de poder, ni el pro­gra­ma del par­ti­do del esta­do. En este con­tex­to, el mosai­co pan­pe­ro­nis­ta que enca­be­za Alber­to Fer­nán­dez fren­te al pero­nis­mo de Juan Domin­go Perón, remi­te a la des­com­po­si­ción his­tó­ri­ca del esta­do nacio­nal. 

La esca­la glo­bal de los pro­ble­mas a resol­ver, la impo­si­bi­li­dad del vie­jo esta­do nacio­nal de enca­rar­los con un míni­mo de efi­ca­cia, hace que nin­gu­na fuer­za exce­da el muni­ci­pa­lis­mo. Una polí­ti­ca don­de la admi­nis­tra­ción de recur­sos muy esca­sos pasa a ser todo el pro­gra­ma. No se tra­ta de des­co­no­cer que no hay polí­ti­ca sin recur­sos, a con­di­ción de saber que el prin­ci­pal recur­so sigue sien­do la esca­la de la deci­sión. El mun­do se mue­ve en blo­ques supra­na­cio­na­les. Chi­na cons­ti­tu­ye por dere­cho pro­pio un blo­que que cuen­ta con res­pal­do mili­tar ruso. La Unión Euro­pea – sor­pre­si­va­men­te más acti­va en medio de la coro­na cri­sis – mues­tra que la dis­tan­cia polí­ti­ca con los EE.UU tien­de a ensan­char­se. Es la pri­me­ra vez que Ánge­la Mer­kel lide­ra una opción que no es la de Washing­ton. Y aun­que el pre­si­den­te Trump lle­va la ten­sión con Pekín a un pun­to que roza el con­flic­to arma­do, sus plan­teos anti Naf­ta – el muro con Méxi­co – no pros­pe­ra­ron. Esa es la esca­la de los que hacen polí­ti­ca glo­bal. 

El Mer­co­sur, en cam­bio, pasa por su peor momen­to en cin­co años. Si bien no se ter­mi­nó de des­ga­jar – exis­ten intere­ses dema­sia­do pode­ro­sos para liqui­dar­lo sen­ci­lla­men­te – , el gra­do de ane­mia que lo aque­ja es mani­fies­to. Ese es el pun­to: para que una fuer­za polí­ti­ca en la Argen­ti­na pue­da levan­tar cabe­za, seña­lar un hori­zon­te que exce­da la alter­nan­cia elec­to­ral, el muni­ci­pa­lis­mo paté­ti­co, debe pro­yec­tar­se a esca­la sud­ame­ri­ca­na. De lo con­tra­rio el agu­do pro­ce­so de des­com­po­si­ción polí­ti­ca que nos aque­ja, con su más que medio­cres con­duc­cio­nes, segui­rá orga­ni­zan­do este sin­sen­ti­do epo­cal capi­ta­lis­ta. Nece­si­ta­mos un 17 de Octu­bre sud­ame­ri­cano; es decir, la refun­da­ción del sen­ti­do de la polí­ti­ca como acti­vi­dad colec­ti­va. 

.

.

(1) Ale­jan­dro Horo­wicz, El hura­cán rojo. De Fran­cia a Rusia 1789 – 1917. Crí­ti­ca, Bue­nos Aires, 2019. 

(2) Ale­jan­dro Horo­wicz, Los cua­tro pero­nis­mos, pg 99. Ibí­dem. 

(3) Ale­jan­dro Horo­wicz, Los cua­tro pero­nis­mos, pg 99. Ibí­dem. 

(4) Ale­jan­dro Horo­wicz, Los cua­tro pero­nis­mos, pgs 99 y 100. Ibí­dem.

(5) Kon­drá­tiev, Niko­lái D, “Los gran­des ciclos de la vida eco­nó­mi­ca”; Ensa­yos sobre el Ciclo Eco­nó­mi­co:35 – 56; Gott­fried Haber­ler com­pi­la­dor. Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Méxi­co, 2ª ed. 1956.

(6) Tho­mas Piketty, El capi­tal en el siglo XXI. Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Bue­nos Aires, 2015.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *