Pen­sa­mien­to Crí­ti­co. Un cali­fa­to en Khorasan

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Medio Orien­te, 16 de octu­bre de 2020-.

Fren­te a las derro­tas que está sufrien­do la fran­qui­cia del Daesh en Afga­nis­tán tras los ata­ques, no solo de los Esta­dos Uni­dos y el Ejér­ci­to Nacio­nal Afgano (ENA), sino de los pro­pios tali­ba­nes que nun­ca han admi­ti­do en su terri­to­rio otras fuer­zas insur­gen­tes, a excep­ción de sus alia­dos his­tó­ri­cos de al-Qae­da, la wilā­yat Daesh Kho­ra­san, como se cono­ce al gru­po que ope­ra en Asía Cen­tral, se está batien­do en reti­ra­da. En sus filas se han des­ta­ca­do mili­cia­nos, no solo afga­nos, sino tam­bién extran­je­ros en su mayo­ría indios, tayi­kos y paquis­ta­níes, muchos de ellos vete­ra­nos de la gue­rra en Siria e Irak.

El pasa­do cua­tro de abril, la wilā­yat sufrió un gol­pe demo­le­dor cuan­do fue dete­ni­do Aslam Faroo­qi o Abdu­llah Orak­zai, el wali (gobernador)de la orga­ni­za­ción en Afga­nis­tán des­de 2018, tras la eli­mi­na­ción de Abu Saeed Baja­wo­ri, por fuer­zas afga­nas y esta­dou­ni­den­ses. La deten­ción del alto jefe mili­tar, jun­to a unos vein­te de sus hom­bres, en una ope­ra­ción mon­ta­da por la Direc­ción Nacio­nal de Segu­ri­dad (NDS), jun­to a la CIA, se pro­du­jo en la pro­vin­cia sure­ña de Kan­dahar. Según los tali­ba­nes Faroo­qi, no fue cap­tu­ra­do, sino que está bajo la pro­tec­ción de los esta­dou­ni­den­ses. Esta no es la pri­me­ra acu­sa­ción de los inte­gris­tas afga­nos sobre la con­ni­ven­cia entre el Daesh y el Depar­ta­men­to de Esta­do.

Se igno­ra­ba que la orga­ni­za­ción fun­da­da por Abu Bakr al-Bag­da­dí se encon­tra­ra ope­ran­do en Kan­dahar, una pro­vin­cia emble­má­ti­ca para el tali­bán, por ser con­si­de­ra­da como su lugar de naci­mien­to en 1994. Lo que lle­va a sos­pe­char que en reali­dad Faroo­qi, tras ver­se obli­ga­do a aban­do­nar sus posi­cio­nes en las pro­vin­cias nor­des­ti­nas de Nan­garhar y Kunar, bus­ca­ba refu­gio segu­ro en la poro­sa fron­te­ra con Pakis­tán, su país de origen.

La mayo­ría de los demás emi­reswalis del Daesh Kho­ra­san en Afga­nis­tán han muer­to a lo lar­go de estos dos últi­mos años, por lo que este habría sido este uno de los últi­mos gol­pes para ter­mi­nar de deca­pi­tar al gru­po que, a pesar de su enor­me capa­ci­dad de resis­ten­cia, tras sopor­tar casi cin­co años el ase­dio cons­tan­te de los bom­bar­deos nor­te­ame­ri­ca­nos, las ope­ra­cio­nes del ejér­ci­to afgano y las embos­ca­das del pro­pio tali­bán, final­men­te ten­dría que aban­do­nar su obje­ti­vo prin­ci­pal en Asía Cen­tral. Lo que en tiem­pos de los per­sas se cono­cía como Kho­ra­san (tie­rra del oes­te o tie­rra del sol) esta­ba con­for­ma­da por los actua­les terri­to­rios de Irán, Afga­nis­tán, Tayi­kis­tán, Turk­me­nis­tán y Uzbekistán.

La derro­ta del cali­fa­to en Irak y Siria, le ha qui­ta­do sus­ten­to finan­cie­ro y logís­ti­co a sus dis­tin­tas “sucur­sa­les” entre ellas a la wilā­yat Kho­ra­san, a lo que se le debe sumar que entre los pun­tos acor­da­dos con Washing­ton y la orga­ni­za­ción diri­gi­da por el mullah Hiba­tu­llah Akhund­za­da, está en cola­bo­rar con el com­ba­te al Daesh en el país, cues­tión en la que el Tali­bán estu­vo abo­ca­do des­de los pri­me­ros momen­tos en que el gru­po de al-Bag­da­dí se ins­ta­ló en el país.

El alto man­do que acom­pa­ña la deci­sión del mullah Akhund­za­da, sabe muy bien que pac­tar con los nor­te­ame­ri­ca­nos, será para mucho pac­tar con el pro­pio satán, como ellos mis­mos han lla­ma­do a los Esta­dos Uni­dos a lo lar­go de estos casi 20 años de gue­rra. Por lo que es lógi­co espe­rar que algu­nos man­dos medios pro­vin­cia­les se rebe­len a los acuer­dos que sus man­dos han fir­ma­do en Doha en febre­ro últi­mo con los dele­ga­dos de Donald Trump. Lo mis­mo que aho­ra están hacien­do con los “títe­res” de Kabul, como en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des han lla­ma­do al gobierno del pre­si­den­te Ash­raf Gani.

El Daesh, entien­de que cual­quier las deser­cio­nes del tali­bán, podrían redun­dar en su bene­fi­ció engro­san­do sus filas, por lo que aho­ra más que nun­ca resis­tir es cla­ve y para ellos y tras­la­dar su gue­rra a las anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas del nor­te afgano es una gran opor­tu­ni­dad, por lo amplio y permea­ble de las fron­te­ras. Con Tayi­kis­tán 1210 kiló­me­tros, con Turk­me­nis­tán 744 y con Uzbe­kis­tán 137, paí­ses don­de el Daesh tam­bién cuen­ta con gru­pos afi­nes que ope­ran en esos paí­ses des­de hace años y don­de el fun­da­men­ta­lis­mo se encuen­tra arrai­ga­do fuer­te­men­te tras casi ocho déca­das del “oscu­ran­tis­mo, ateo y mate­ria­lis­ta sovié­ti­co”.

Des­de y la gue­rra que la anti­gua Unión Sovié­ti­ca libro con­tra los muyahi­di­nes afga­nos, sos­te­ni­dos por una gigan­tes­ca enten­te de la que par­ti­ci­pa­ron las gran­des poten­cias occi­den­ta­les con Esta­dos Uni­dos a la cabe­za, que echó mano a los infi­ni­tos recur­sos eco­nó­mi­cos de las monar­quías petro­le­ras del gol­fo Pér­si­co y una enor­me lis­ta de nacio­nes que incluía des­de Pakis­tán a Egip­to, pasan­do por Israel y una con­fun­di­da China.

El des­en­la­ce final de esa gue­rra y la diso­lu­ción de la Unión Sovié­ti­ca, en la mayo­ría de las nacio­nes islá­mi­cas, des­de Nige­ria a Fili­pi­nas, los inte­gris­tas finan­cia­dos por las monar­quías del Gol­fo Pér­si­co fue­ron por todo, por lo que el ata­que a las torres de Nue­va York, no fue en abso­lu­to un comien­zo, sino una bata­lla más por Allah. Del fenó­meno de la inter­na­cio­na­li­za­ción de la cau­sa waha­bi­ta las anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas, de Asía Cen­tral, no han que­da­do exentas.

Por lo que el des­ban­de del Daesh en Afga­nis­tán, los cim­bro­na­zos inter­nos del tali­bán, que se están empe­zan­do a evi­den­ciar, como por ejem­plo con la ofen­si­va que están desa­rro­llan­do en la pro­vin­cia de Hel­mand, ha encen­di­do las alar­mas ya que podría obli­gar a inte­rrum­pir no solo las con­ver­sa­cio­nes intra afga­nas, sido demo­rar toda­vía más la reti­ra­da nor­te­ame­ri­ca­na del país, uno de los pun­tos fun­da­men­ta­les del acuer­do con los Esta­dos Uni­dos. Des­de hace varios días están sien­do ata­ca­das áreas cer­ca de Lash­kar Gah, la capi­tal pro­vin­cial, lo que obli­gó la inter­ven­ción del ENA, con el apo­yo aéreo esta­dou­ni­den­ses, por lo que cen­te­na­res de fami­lias debie­ron aban­do­nar­lo todo y esca­par de la zona. Has­ta el miér­co­les 14, efec­ti­vos del tali­bán ¿rebel­de a sus man­dos? seguían avan­zan­do hacia Lash­kar Gah, vio­lan­do el com­pro­mi­so con Washing­ton fir­man­do en febre­ro de no ata­car ciu­da­des. Al pare­cer esa ope­ra­ción se había deci­di­do antes de que el pre­si­den­te Trump anun­cia­ra, den­tro de la cam­pa­ña por su relec­ción, su volun­tad de repa­triar a todas sus tro­pas antes de Navidad.

En el ima­gi­na­rio tak­fi­ris­ta, el fana­tis­mo que des­pier­ta la nue­va esca­la­da entre Azer­bai­yán, nación musul­ma­na, por los irre­den­tos terri­to­rios de Nagorno-Kara­baj con­tra los “cru­za­dos” arme­nios y el esta­do de vola­ti­li­dad en que se encuen­tra Kir­guis­tán, tras las revuel­tas civi­les alen­ta­das por las sos­pe­chas de frau­de elec­cio­na­rio, que han obli­ga­do al pre­si­den­te Soo­ron­bái Jeen­bé­kov, este jue­ves 15 ha renun­ciar, con­for­man un esce­na­rio ópti­mo para acti­var a los gru­pos inte­gris­tas que ope­ran en la región.

El Valle de Fergana

Con un tama­ño de 22 mil kiló­me­tros cua­dra­dos, tan gran­de como la Repú­bli­ca de El Sal­va­dor, y com­par­ti­do por Uzbe­kis­tán, Tayi­kis­tán y Kir­guis­tán, don­de se arrai­gan las comu­ni­da­des más con­ser­va­do­ras de esas nacio­nes, sur­gie­ron orga­ni­za­cio­nes como el Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán (MIU), Jund al Khi­la­fah, la Unión Jihad Islá­mi­ca, lle­van años esta­ble­ci­das y habien­do hecho su jura­men­to de leal­tad o baya´t a al-Bag­da­dí serían un lugar per­fec­to para que los hom­bres del Daesh que aban­do­nan Afga­nis­tán, espe­ren una cam­bio de situa­ción en ese país, que los bene­fi­cie para vol­ver. En el valle de Fer­ga­na cuen­tan con sus “her­ma­nos” que podrán abas­te­cer­los, dar­le abri­go, logís­ti­ca y hombres.

Fue­ron muchos los muyahi­di­nes uzbe­cos, kir­gui­ses y tayi­kos, que par­ti­ci­pa­ron en el Daesh y en al-Qae­da en Afga­nis­tán y Pakis­tán, al igual que en la gue­rra en Siria e Irak. Qui­zás la figu­ra más rele­van­te haya sido el ex coro­nel del ejér­ci­to tayi­ko Gul­mu­rod Kha­li­mov, minis­tro de gue­rra del Esta­do Islá­mi­co, muer­to en Siria en 2017.

Los gobier­nos Kaza­jis­tán, Kir­guis­tán, Tayi­kis­tán, Turk­me­nis­tán y Uzbe­kis­tán eva­lúan, la posi­bi­li­dad del retorno de sus ciu­da­da­nos que han sobre­vi­vi­do a la gue­rra en Siria e Irak y pue­da vol­ver a sus paí­ses a for­ta­le­cer las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas loca­les, ya que han demos­tra­do tener un alto nivel de orga­ni­za­ción, se esti­ma que unos 5500 cen­troa­siá­ti­cos mar­cha­ron a la gue­rra en el Levan­te, divi­di­dos en unos 2 mil uzbe­kos, otros tan­tos de tayi­kos, 850 de Kir­guis­tán y de 500 a 600 de kaza­jos. Aun­que la mayo­ría de ellos habían sido reclu­ta­dos fue­ra de sus paí­ses y se encon­tra­ban vivien­do en Tur­quía, paí­ses del Gol­fo y Rusia.

En abril pasa­do, la inte­li­gen­cia ale­ma­na pudo des­ar­mar una red de muyahi­di­nes tayi­kos aso­cia­do con célu­las alba­ne­sas, que esta­ban ope­ran­do en Rena­nia del Nor­te-West­fa­lia, para lan­zar un gran ata­que en algún lugar de Europa.

La Kati­bat al-Imam al-Bukha­ri (Bata­llón del Imam al-Bukha­ri) por el reli­gio­so naci­do en la ciu­dad de Buja­rá, hoy Uzbe­kis­tán, en 810, mayo­ri­ta­ria­men­te com­pues­to por uzbe­kos. En la ciu­dad de Ale­po com­ba­tie­ron jun­to a dos orga­ni­za­cio­nes che­che­nas: al-Muha­ji­reen wal-Ansar y la Jamaat per­te­ne­cien­tes al Emi­ra­to del Cáu­ca­so, en esa alian­za tam­bién par­ti­ci­pó Tawhid wal Jihad, gru­po com­pues­to mayo­ri­ta­ria­men­te kirguises.

Así todo, las nacio­nes de Asía Cen­tral, con un espec­tro de más de 70 millo­nes de habi­tan­tes, no ha sufri­do gran­des accio­nes terro­ris­tas, en par­te a los estric­tos con­tro­les de los ase­so­res rusos, las que suce­die­ron fue­ron accio­nes espo­rá­di­cas casi indi­vi­dua­les y no par­te de cam­pa­ñas orques­ta­das como pue­den suce­der en otras nacio­nes don­de ope­ran orga­ni­za­cio­nes más estruc­tu­ra­das, lo que no deja de ser un ali­cien­te para los sue­ños de un cali­fa­to en Khorasan.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *