Méxi­co. Des­de las calles y entre cerros y barrancas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de octu­bre de 2020

En memo­ria de Rocío Mesino y Ran­fe­ri Hernández,

por su espí­ri­tu combativo

que nun­ca se arredró

ante la vio­len­cia caciquil.

El sello de su lucha agrietó

los muros del poder impune,

que abrie­ron las bre­chas en la Sie­rra y la Montaña,

por los nue­vos sen­de­ros de la jus­ti­cia y los dere­chos humanos.

El recuer­do que ten­go de Arnul­fo, cuan­do era peque­ño, fue en la fecha que ase­si­na­ron a mi espo­so y a mi hijo mayor. Venían de Coatla­co con unos marra­nos que habían com­pra­do para la matan­za. Paga­ron con su vida el pre­cio de estos ani­ma­les. Al dar­me la noti­cia, me puse a llo­rar y no me que­dó de otra que mon­tar­me en el burro, para ir a reco­ger sus cuer­pos. Arnul­fo, al ver­me llo­rar, tra­tó de con­so­lar­me dicien­do: “cuan­do yo este gran­de voy a tra­ba­jar. Te voy a com­prar un car­tón de pan, para que todos coma­mos en la casa. Aho­ri­ta sufres por­que esta­mos chi­qui­tos. Cuan­do sea gran­de ya no vas a sufrir. Te voy ayu­dar para que ya no laves la ropa aje­na y no vayas al cam­po a cor­tar la leña y traer­la en el burro. Voy a estu­diar para ayu­dar a la gen­te del pue­blo, por­que no tie­ne quien la defienda”.

Arnul­fo estu­dió la pri­ma­ria en Cua­lác, pero ante la muer­te de su her­mano en 1985, se cam­bió para Hua­mux­titlán, don­de ter­mi­nó la secun­da­ria. Dia­rio cru­za­ba el rio y se lle­va­ba algu­nas tor­ti­llas para almor­zar en el camino. Así salió ade­lan­te, has­ta que se fue a Chil­pan­cin­go con el apo­yo de su her­ma­na mayor. Como no tenía dine­ro se dedi­có a ven­der tor­tas. Pos­te­rior­men­te tra­ba­jó en una fon­da lavan­do trastes.

Cuan­do venía al pue­blo, se con­tra­ta­ba como peón para plan­tar arroz. En ese tiem­po el patrón que le decían el cha­rro, me dijo “tu hijo es muy tra­ba­ja­dor. En un día sacó el tajo y lo hizo bien, por­que su plan­ta no se cae”. Nun­ca ima­gi­né que Arnul­fo, pudie­ra tra­ba­jar den­tro del agua para plan­tar el arroz. Nun­ca supe don­de apren­dió, por eso tenía mucho orgu­llo de que fue­ra una per­so­na tra­ba­ja­do­ra. No me hice ilu­sio­nes de que fue­ra a ter­mi­nar la carre­ra, por eso me dio mucha feli­ci­dad, cuan­do me dijo que ya había hecho su examen final. Lo que más me sor­pren­dió es que empe­zó a inte­re­sar­se en los pro­ble­mas de la comu­ni­dad. Tam­bién me pidió que le ense­ña­ra hablar el naua. Cuan­do iba en la secun­da­ria no le gus­ta­ba hablar­lo y como que se aver­gon­za­ba de que yo lo habla­ra. Por eso, creí que algo esta­ba pasan­do con mi hijo, por­que como abo­ga­do le gus­ta­ba acom­pa­ñar a la gen­te de las comu­ni­da­des. Veía que iba con ellos al minis­te­rio públi­co y tam­bién visi­ta­ba a los pre­sos en la cár­cel. Me acuer­do que estu­vo un tiem­po en Tla­chi­no­llan, y ahí noté que le gus­tó defen­der más a la gen­te. Hoy a mis ochen­ta años, me hace sen­ti­do lo que me decías: “mamá tu siem­pre tra­ta de ayu­dar a la gen­te, no espe­res que te vayan a dar algo. Vas ayu­dar, pero no digas que le ayu­das­te, ni que no te dio nada. No mama­ci­ta no espe­res eso”.

Arnul­fo Cerón Soriano des­pués de tra­ba­jar como ase­sor jurí­di­co en la cabe­ce­ra muni­ci­pal de Metla­tó­noc, empe­zó a defen­der a los indí­ge­nas. Estan­do en el des­pa­cho de su cuña­do, fue asu­mien­do una pos­tu­ra más cri­ti­ca sobre el queha­cer del abo­ga­do par­ti­cu­lar. Sen­tía la nece­si­dad de tener un ingre­so para sos­te­ner a sus cua­tro hijos, pero tam­bién lo inter­pe­la­ba una reali­dad injus­ta y opro­bio­sa que enfren­tan los indí­ge­nas de la Mon­ta­ña. Vivía en el dile­ma de tra­ba­jar como abo­ga­do par­ti­cu­lar o asu­mir­se como un defen­sor comu­ni­ta­rio, sin que en ese momen­to tuvie­ra cla­ri­dad sobre este rol que empe­zó a desem­pe­ñar con los mis­mos casos que defen­día. Su con­tac­to con la gen­te le ganó el cora­zón, por­que no solo le recor­da­ba su infan­cia trá­gi­ca y lle­na de caren­cias, sino que empe­za­ba a com­pren­der la pro­ble­má­ti­ca estruc­tu­ral que pade­cen los pue­blos des­de la con­quis­ta. Fue muy recep­ti­vo al movi­mien­to que emer­gió en Chia­pas, cuan­do los zapa­tis­tas dije­ron ¡Bas­ta! Tam­bién le impac­tó el movi­mien­to indí­ge­na en Gue­rre­ro, por la com­ba­ti­vi­dad del Con­ce­jo Gue­rre­ren­se 500 años de Resis­ten­cia. Aún esta­ba en la uni­ver­si­dad y veía en las calles de Chil­pan­cin­go, las his­tó­ri­cas mar­chas de los indí­ge­nas acom­pa­ña­dos de sus ban­das de vien­to. Tuvo cono­ci­mien­to de la repre­sión que vivie­ron en el gobierno de Rubén Figue­roa. Eran noti­cias que aún no las pro­ce­sa­ba como par­te de sus preo­cu­pa­cio­nes pro­fe­sio­na­les, sin embar­go, le gene­ra­ba indig­na­ción por­que “eran sus paisanos”.

Arnul­fo al igual que Anto­nio Vivar Díaz, se reen­con­tra­ron en esta lucha emble­má­ti­ca por los dere­chos huma­nos, cuan­do deci­die­ron acom­pa­ñar por varios días a las mamás y papás de los 43 estu­dian­tes des­apa­re­ci­dos el 26 de sep­tiem­bre del 2014. Des­de aque­lla noche Arnul­fo y Anto­nio, die­ron un giro en sus vidas. Se entre­ga­ron de tiem­po com­ple­to a esta cau­sa y con­tri­bu­ye­ron en la orga­ni­za­ción del Fren­te Popu­lar de Tla­pa, para empla­zar a las auto­ri­da­des de los tres nive­les de gobierno a dar con el para­de­ro de los 43 nor­ma­lis­tas. Con el apo­yo de maes­tros y maes­tras de la CETEG y varias orga­ni­za­cio­nes de la región toma­ron el ayun­ta­mien­to de Tla­pa, como par­te de los acuer­dos asu­mi­dos por la Asam­blea Nacio­nal Popu­lar en Ayotzi­na­pa, de boi­co­tear las elec­cio­nes y con­for­mar los Con­se­jos Popu­la­res Muni­ci­pa­les. Esta lucha ha sido ardua y sór­di­da, por­que al inte­rior de las ins­ti­tu­cio­na­les guber­na­men­ta­les se han empo­tra­do estruc­tu­ras delin­cuen­cia­les que pro­te­gen intere­ses par­ti­cu­la­res. La denun­cia públi­ca y la pro­tes­ta social ha sido el antí­do­to para las auto­ri­da­des corrup­tas e impu­nes, que no tole­ran a las defen­so­ras y defen­so­res de dere­chos huma­nos, así como a las orga­ni­za­cio­nes socia­les inde­pen­dien­tes que han incre­pa­do al poder y des­nu­da­do sus tropelías.

Arnul­fo Cerón Soriano se hizo defen­sor al tro­pel de la lucha, en el cami­nar dia­rio al lado de los colo­nos, comer­cian­tes ambu­lan­tes, auto­ri­da­des comu­ni­ta­rias, amas de casa y estu­dian­tes. Sin pre­ten­der­lo asu­mió el com­pro­mi­so de ser por­ta­voz de sus deman­das y recla­mos, de exi­gir a las auto­ri­da­des aten­ción y res­pe­to a la pobla­ción indí­ge­na secu­lar­men­te dis­cri­mi­na­da. Ape­ló jun­to con el Fren­te Popu­lar de la Mon­ta­ña a la pro­tes­ta públi­ca, como últi­mo recur­so para ejer­cer su dere­cho a ser escu­cha­dos y aten­di­dos. Por estar de lado de los des­pro­te­gi­dos, fue ubi­ca­do como un actor inco­mo­do, como una per­so­na intran­si­gen­te, como un bra­vu­cón que no res­pe­ta­ba a las auto­ri­da­des. La fór­mu­la que uti­li­za­ron fue deni­grar su papel de defen­sor, de acu­sar­lo como un far­san­te y vivi­dor, de evi­den­ciar­lo ante la opi­nión públi­ca como alguien que lucra con la lucha social. La cam­pa­ña de des­pres­ti­gio fue par­te de este via­cru­cis de la cri­mi­na­li­za­ción de su lucha como defen­sor. Pos­te­rior­men­te, lle­ga­ron las ame­na­zas tele­fó­ni­cas y la vigi­lan­cia de sus movi­mien­tos que rea­li­za­ba con orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas. Se le colo­có en la miri­lla para ver en que momen­to podrían actuar con­tra su per­so­na. Tra­ta­ron de doble­gar­lo, de inti­mi­dar­lo de sacar­lo de esta órbi­ta de los dere­chos huma­nos. Su com­pro­mi­so por esta cau­sa le impi­dió clau­di­car, optó por no gene­rar des­con­cier­to al inte­rior de su fami­lia, ni des­ani­mo entre las filas de su organización.

A pesar de las ame­na­zas y del temor fun­da­do que tenía, se man­tu­vo fir­me en las jor­na­das de pro­tes­ta. Intuía que cami­na­ba en un terreno mina­do por la vio­len­cia y que en el con­tex­to de impu­ni­dad y com­pli­ci­dad que exis­tía entre acto­res esta­ta­les y de la delin­cuen­cia orga­ni­za­da, podría ges­tar­se una acción letal con­tra su per­so­na. Lo lle­gó a sen­tir como algo inmi­nen­te, por eso en sus noches de insom­nio, se levan­ta­ba para leer pasa­jes de la biblia que lo reani­ma­ran. Los tex­tos de los pro­fe­tas del nue­vo tes­ta­men­to fue­ron sus lec­tu­ras pre­fe­ri­das, tam­bién el libro de Job. Sus visi­tas casi dia­rias al cen­tro de reha­bi­li­ta­ción que fun­dó y que le puso por nom­bre “Luz de la últi­ma Espe­ran­za”, era un espa­cio de reen­cuen­tro don­de com­par­tía su expe­rien­cia, de como había logra­do salir del pan­tano de la embria­guez. Era una tera­pia que lo for­ta­le­cía y reafir­ma­ba sus con­vic­cio­nes de estar siem­pre al lado de quie­nes nece­si­tan ayu­da. Adqui­rió una for­ta­le­za de espí­ri­tu que le dio con­sis­ten­cia a su lucha como defen­sor de los dere­chos humanos.

La trá­gi­ca noche del 11 de octu­bre, Arnul­fo salió de su casa a una reu­nión, y ya no regre­só. Fue lle­va­do a una casa de segu­ri­dad, don­de lo inte­rro­ga­ron y tor­tu­ra­ron. Lo asfi­xia­ron, arran­cán­do­le la vida. Los per­pe­tra­do­res le espe­ta­ban su cons­tan­te acti­vis­mo en las mar­chas y blo­queos, con­tra el ayun­ta­mien­to de Tla­pa, y su renuen­cia a aban­do­nar el movi­mien­to, pese a las adver­ten­cias de que le cos­ta­ría muy caro, este desa­fío. Su des­apa­ri­ción y ase­si­na­to deve­lan un modus ope­ran­di letal con­tra defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos. Es una cri­mi­na­li­dad de alto impac­to, que bus­ca sepul­tar los sue­ños de jus­ti­cia por la que luchan los pue­blos y orga­ni­za­cio­nes socia­les. Su per­ver­si­dad es aca­llar las voces de hom­bres y muje­res, que han asu­mi­do el com­pro­mi­so de defen­der las cau­sas de quie­nes sufren el fla­ge­lo de la pobre­za y la vio­len­cia. En este cli­ma de impu­ni­dad don­de se han colu­di­do los gru­pos del cri­men orga­ni­za­do con las auto­ri­da­des loca­les para esta­ble­cer nego­cios ilí­ci­tos al ampa­ro del poder públi­co, se lle­ga al extre­mo de aten­tar con­tra la vida de los defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos, como suce­dió con Rocío Mesino, Ran­fe­ri Her­nán­dez y Arnul­fo Cerón Soriano, quie­nes lamen­ta­ble­men­te fue­ron ase­si­na­dos en el mes de octu­bre. Des­de las calles y entre los cerros y barran­cas, abrie­ron las bre­chas de la sie­rra y la Mon­ta­ña para defen­der los dere­chos humanos.

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en Tla­chi­no­llan

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *