His­to­ria, memo­ria, ver­dad y paz – Cons­tan­cia his­tó­ri­ca

Si que­re­mos cons­truir ver­da­de­ra paz con jus­ti­cia social, de nada vale la clau­di­ca­ción, el dejar­se coop­tar o ple­gar­se al len­gua­je polí­ti­ca­men­te correc­to aban­do­nan­do prin­ci­pios y el lega­do de lucha que nos deja­ron nues­tros fun­da­do­res. Acti­tu­des de sumi­sión y some­ti­mien­to no hacen más que alen­tar el auto­ri­ta­ris­mo del Blo­que de Poder Domi­nan­te y de los áuli­cos de las «solu­cio­nes» auto­ri­ta­rias y fas­cis­toi­des.

Las dispu­tas por las trans­for­ma­cio­nes socia­les que nos trai­gan la paz ver­da­de­ra no se ganan lison­jean­do al opre­sor, sino resis­tien­do con deter­mi­na­ción a quie­nes se opo­nen al cam­bio, sin renun­ciar a nues­tros prin­ci­pios, sin rene­gar de nues­tro pasa­do y del inmen­so lega­do his­tó­ri­co de la lucha gue­rri­lle­ra. Renun­ciar a él es negar­nos a noso­tros mis­mos, ani­qui­lar nues­tra esen­cia de revo­lu­cio­na­rios, lo que hemos sido y lo que somos como cons­truc­ción his­tó­ri­ca de idea­les altruis­tas, por enci­ma de nues­tros erro­res y defi­cien­cias.

Y en esto, la dispu­ta por el rela­to his­tó­ri­co ape­nas comien­za, y en tal terreno no es jus­to ni digno bajo el argu­men­to de la recon­ci­lia­ción, seguir hacien­do con­ce­sio­nes a una oli­gar­quía que trai­cio­na sus com­pro­mi­sos y que sobre las rui­nas del anhe­lo de paz de los colom­bia­nos se pavo­nea como si nada, con ínfu­las de gue­rra, de señor y de amo.

Exis­te nece­si­dad de seguir luchan­do por la paz con jus­ti­cia social, por­que por fin cul­mi­ne la con­fron­ta­ción béli­ca fra­tri­ci­da que día a día enlu­ta a Colom­bia, pero aca­ban­do con sus cau­sas enrai­za­das en los pro­ble­mas de mise­ria, des­igual­dad y exclu­sión polí­ti­ca. De tal suer­te que con­ti­nuar la bre­ga por for­jar la «paz com­ple­ta» impli­ca tomar de todas estas últi­mas expe­rien­cias de per­fi­dias, trai­cio­nes, des­acier­tos y clau­di­ca­cio­nes, como de los acier­tos y per­se­ve­ran­cias, los ele­men­tos para con­ti­nuar la lucha por mucho más de lo pac­ta­do en el falli­do Acuer­do de La Haba­na y en los incum­pli­dos al con­jun­to del movi­mien­to social y polí­ti­co, per­sis­tien­do en la bús­que­da de la «solu­ción polí­ti­ca» con todas las insur­gen­cias arma­das y no arma­das, y con todo tipo de estruc­tu­ras que se man­tie­nen al mar­gen de la lega­li­dad, pero a par­tir de cons­truir nue­vos esce­na­rios de enten­di­mien­to y com­pro­mi­so.

La per­sis­ten­cia de la gue­rra en los terri­to­rios, y del con­flic­to en gene­ral a lo lar­go y ancho de Colom­bia, es una mues­tra inmen­sa del fra­ca­so del Acuer­do de La Haba­na, lo cual no se pue­de obser­var ni pre­sen­tar como si se tra­ta­ra de una ano­ma­lía o «exter­na­li­dad» del orden social vigen­te que se expli­ca, como la gran pren­sa sue­le hacer­lo sir­vien­do de alto par­lan­te del esta­ble­ci­mien­to, para que este se auto excul­pe o se qui­te de enci­ma el pesa­do las­tre de res­pon­sa­bi­li­da­des que le corres­pon­den como geni­tor de la con­fron­ta­ción y artí­fi­ce de su per­ma­nen­cia.

El nau­fra­gio del más recien­te inten­to en serio de alcan­zar la paz, tie­ne tras­fon­dos de trai­cio­nes y accio­nes pre­me­di­ta­das de un régi­men que, pese a sus fisu­ras inter­nas, es mono­lí­ti­co en la defen­sa del neo­li­be­ra­lis­mo y de los intere­ses del impe­rio grin­go, como en la idea de des­ar­mar a las insur­gen­cias sin que ello impli­que des­mon­tar­se de sus pro­pios pri­vi­le­gios. Por ello la mez­quin­dad de los nego­cia­do­res de San­tos en la Mesa de con­ver­sa­cio­nes en Cuba, su poco inte­rés en defen­der lo sus­cri­to y su desidia en abrir vía tem­pra­na­men­te a los cuer­pos nor­ma­ti­vos y refor­mas que per­mi­tie­ran al menos sen­tar las bases para alcan­zar la mate­ria­li­za­ción de los Pla­nes y Pro­gra­mas que reque­ría la paz con jus­ti­cia social, todo lo cual echó por la bor­da cual­quier posi­bi­li­dad actual de recon­ci­lia­ción al agre­gár­se­le la deci­sión per­ver­sa del gobierno suce­sor, el de Iván Duque (en reali­dad el ter­cer man­da­to de Uri­be Vélez), en cuan­to «hacer tri­zas ese mal­di­to papel», que fue la deno­mi­na­ción que con­no­ta­dos espe­cí­me­nes del par­ti­do de gobierno le die­ron al Acuer­do.

Pro­si­guie­ron enton­ces los enemi­gos del Acuer­do de paz y sus socios de via­je con su des­co­no­ci­mien­to, en su tri­via­li­za­ción, en su ter­gi­ver­sa­ción, en su ata­que mediá­ti­co y legis­la­ti­vo; pues acu­dien­do a la tre­ta de su «revi­sión» se aden­tra­ron des­de el prin­ci­pio de la tor­tuo­sa imple­men­ta­ción en las aguas de su dis­tor­sión y de su incum­pli­mien­to mien­tras simu­la­ban y simu­lan el res­pe­to ins­ti­tu­cio­nal a los giro­nes en que han deja­do con­ver­ti­do el pac­to del 24 de noviem­bre de 2016.

De cual­quier mane­ra la fir­ma del Acuer­do y la bata­lla de múl­ti­ples sec­to­res polí­ti­cos y socia­les por hacer reali­dad las refor­mas que el país exi­ge para mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de las mayo­rías y avan­zar hacia trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les del orden social vigen­te, hicie­ron sen­tir su pre­sen­cia sen­tan­do un hito en la his­to­ria de Colom­bia, nue­va­men­te ponien­do en evi­den­cia los pro­fun­dos pro­ble­mas de mise­ria, des­igual­dad, exclu­sión y vio­len­cia polí­ti­ca entre muchos otros, a sus res­pon­sa­bles y a quie­nes se siguen resis­tien­do a cual­quier alter­na­ti­va de cam­bio que haga posi­ble la paz ver­da­de­ra y no la de la ren­di­ción o la de los sepul­cros.

Hoy entre los res­tos que que­dan del devas­ta­do Acuer­do de La Haba­na, por ahí sobre­aguan las mise­rias y limos­nas que repre­sen­tan las pres­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas de la rein­cor­po­ra­ción, pero lue­go de haber aca­ba­do con el carác­ter fun­da­men­tal­men­te colec­ti­vo de la mis­ma, en comu­ni­dad, que era la esen­cia de lo pac­ta­do, al lado de las trans­for­ma­cio­nes en bene­fi­cio del cam­po y sus pobla­do­res, o las refe­ri­das a la refor­ma polí­ti­ca y a la rei­vin­di­ca­ción de las víc­ti­mas del con­flic­to, que tam­bién nau­fra­ga­ron sin pena ni glo­ria o se con­vir­tie­ron, para el últi­mo caso, en fac­tor de vin­dic­ta y mul­ti­pli­ca­ción de resen­ti­mien­tos.

La indi­vi­dua­li­za­ción de las pre­ca­rias «solu­cio­nes» ter­mi­nó de des­ba­ra­tar la cohe­sión social y polí­ti­ca de los excom­ba­tien­tes. Su estig­ma­ti­za­ción, humi­lla­ción y per­se­cu­ción, suman­do a ello la des­fi­gu­ra­ción de la lla­ma­da jus­ti­cia tran­si­cio­nal, más el des­ba­ra­jus­te ideo­ló­gi­co del Par­ti­do de La Rosa han com­ple­ta­do el pano­ra­ma deso­la­dor de una paz que no fue como se acor­dó, ni fue com­ple­ta, ni siquie­ra par­cial y mucho menos esta­ble y dura­de­ra.

Mul­ti­pli­ca­das por la pro­pa­gan­da fas­cis­ta y por las pro­pias incohe­ren­cias e incon­se­cuen­cias de la mayo­ría de los voce­ros Rosa (excep­ción hecha de algu­nos res­pe­ta­bles mili­tan­tes), lo que sobre­sa­le son las ansias de lograr la con­de­na y el cas­ti­go espe­cial­men­te con­tra quie­nes hicie­ron par­te de la anti­gua coman­dan­cia de las FARC-EP, con­tan­do con la tole­ran­cia y man­se­dum­bre de los abdi­can­tes, de entre los que des­co­llan los seño­res Timo­león Jimé­nez y Car­los A. Loza­da.

Por ello nin­gu­na resis­ten­cia ni deba­te polí­ti­co serios se obser­van para impe­dir deci­di­da­men­te que se revier­tan los poquí­si­mos desa­rro­llos nor­ma­ti­vos favo­ra­bles media­na­men­te con­so­li­da­dos, tal como ocu­rrió con el falli­do inten­to de las obje­cio­nes pre­si­den­cia­les a la Ley Esta­tu­ta­ria de la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz. Mucho menos se obser­va deter­mi­na­ción en exi­gir polí­ti­cas de pla­nea­ción ni el dise­ño y eje­cu­ción de polí­ti­ca públi­ca para los ítem de la imple­men­ta­ción de las trans­for­ma­cio­nes pac­ta­das, comen­zan­do por la refor­ma Rural Inte­gral, o ‑des­con­tan­do las limosnas‑, algo más ele­men­tal que son los pro­yec­tos pro­duc­ti­vos para comu­ni­da­des y rein­cor­po­ra­dos.

Lla­ma la aten­ción que con voz de derro­tis­mo y abdi­ca­ción, una peque­ña grey sumi­sa de ex revo­lu­cio­na­rios que des­afor­tu­na­da­men­te siguen a la cabe­za de muje­res y hom­bres que hones­ta­men­te con­ti­núan cre­yen­do en el pro­ce­so de paz que ini­ció en La Haba­na, se ha con­ver­ti­do en la ofe­ren­te de sus pro­pios como mana­da de la que se pue­den tomar los chi­vos expia­to­rios que nece­si­ta el esta­ble­ci­mien­to, la extre­ma dere­cha y has­ta los embru­ja­dos por el hechi­zo ins­ti­tu­cio­nal, para que cómo­da­men­te se man­ten­ga el sta­tu quo, que no es otra cosa que el orden social vigen­te, seña­lan­do con el dedo acu­sa­dor a quie­nes osen siquie­ra inquie­tar­lo.

El deba­te de la his­to­ria enton­ces, como terreno de dispu­ta, pare­cie­ra ir sien­do gana­do por el Blo­que de Poder Domi­nan­te…; pero no todo está per­di­do. Por ello, bien seña­lan algu­nos estu­dio­sos de la coyun­tu­ra polí­ti­ca nacio­nal que esta­mos en un momen­to de «rela­ti­va inde­fi­ni­ción». Exis­te mucha incer­ti­dum­bre sobre el rum­bo que toma­rá el pro­ce­so polí­ti­co gene­ral fren­te a un esce­na­rio de con­tra­dic­cio­nes que se sin­te­ti­zan por un lado en la nece­si­dad de alcan­zar real­men­te las trans­for­ma­cio­nes de fon­do que requie­re el país para supe­rar los pro­ble­mas socia­les que die­ron rien­da suel­ta al con­flic­to, acu­dien­do a vías esen­cial­men­te polí­ti­cas que abran paso a la demo­cra­ti­za­ción cier­ta del país, o sim­ple­men­te dejar­nos lle­var hacia el terreno de las refor­mas lam­pe­du­sia­nas, el terreno de la para­do­ja gato­par­dia­na que se tra­du­ce en «cam­biar todo para que nada cam­bie», que no es otra cosa que el cacareo trans­for­ma­dor que no pasa de alte­rar sola­men­te la super­fi­cie de las estruc­tu­ras de poder. Y segu­ra­men­te este fue el derro­te­ro que por cuen­ta de la per­fi­dia se le fue dan­do al Acuer­do de La Haba­na, el de la «paz gato­par­dis­ta y paci­fi­ca­do­ra», cuan­do pudie­ron haber teni­do la posi­bi­li­dad de poner en mar­cha su poten­cial trans­for­ma­dor, crea­dor de una nue­va reali­dad social, don­de debi­mos caber todos en recon­ci­lia­ción. Para lo cual Maru­lan­da nos dejó las herra­mien­tas sufi­cien­tes que per­mi­tie­ran enfren­tar ese gato­par­dis­mo gene­ral­men­te opor­tu­nis­ta y para­li­zan­te, asu­mien­do la ofen­si­va ideo­ló­gi­ca con­tra los enga­ños de la cla­se domi­nan­te que se dis­fra­za de pro­gre­sis­mo para impo­ner su domi­nio con la aquies­cen­cia de los dis­traí­dos y ren­di­dos.

La dispu­ta sigue pen­dien­te, pero en nada ayu­da la clau­di­ca­ción o la nega­ción de algo que ya se había gana­do no para los rebel­des sino para encon­trar el camino de la recon­ci­lia­ción del con­jun­to social, lo cual era el reco­no­ci­mien­to del carác­ter polí­ti­co de la insur­gen­cia arma­da, de su lega­do his­tó­ri­co de lucha. Tor­nar­lo aho­ra en carác­ter de vic­ti­ma­rio al que hay que sacri­fi­car a toda cos­ta no es más que una estu­pi­dez que pro­lon­ga­rá la gue­rra y sus vic­ti­mi­za­cio­nes y pos­ter­ga­rá el anhe­lo de paz. En todo caso nues­tro des­tino no pue­de ser de eter­na con­fron­ta­ción o el del some­ti­mien­to per­pe­tuo a una cas­ta de opre­so­res corrup­tos que posan de san­tu­rro­nes mien­tras devo­ran la tran­qui­li­dad de las pobre­rías.

Los adue­ña­dos del poder tie­nen la his­to­ria, la memo­ria y la ver­dad hoy como una de sus mayo­res prio­ri­da­des, y mani­pu­la para lograr lec­tu­ras que le den reafir­ma­ción y legi­ti­mi­dad sin que ello le cues­te ceder en sus des­me­su­ra­dos pri­vi­le­gios, al tiem­po que demo­ni­zan a quie­nes lo han adver­sa­do, tal como lo hicie­ron, por ejem­plo, con la com­pi­la­ción de alre­de­dor de 20 mil pági­nas del deno­mi­na­do Infor­me Géne­sis que las Fuer­zas Arma­das entre­ga­ron a la Comi­sión de Escla­re­ci­mien­to de la Ver­dad para negar el carác­ter polí­ti­co y revo­lu­cio­na­rio de las FARC-EP.

Auna­do a esto se des­en­vuel­ve la arre­me­ti­da de des­pres­ti­gio con­tra la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz has­ta alcan­zar su total dis­tor­sión, por decir lo menos; o la inter­ven­ción deplo­ra­ble que el Gobierno hizo sobre el Archi­vo Nacio­nal y el Cen­tro Nacio­nal de Memo­ria His­tó­ri­ca, lo cual obli­gó a que orga­ni­za­cio­nes vic­ti­mi­za­das como la Unión Patrió­ti­ca, en su momen­to deci­die­ran reti­rar sus archi­vos de ésta últi­ma ins­ti­tu­ción.

La his­to­ria, la memo­ria y la ver­dad son un terreno en dispu­ta y aus­cul­tar entre sus pági­nas encuen­tra obs­truc­cio­nes como la de impe­dir por par­te del esta­ble­ci­mien­to el acce­so a los archi­vos del Esta­do, a la infor­ma­ción o des­cla­si­fi­ca­ción de archi­vos de inte­li­gen­cia, etc.

El escla­re­ci­mien­to de la ver­dad tie­ne estos obs­tácu­los, en medio de uno mayor que es que tal ejer­ci­cio pen­sa­do para el pos­con­flic­to se da sin que las expre­sio­nes del con­flic­to arma­do hayan des­apa­re­ci­do. Al lado de estas expre­sio­nes, per­sis­ten el mie­do, la gue­rra polí­ti­ca y la gue­rra jurí­di­ca, abrién­do­le espa­cio a la incer­ti­dum­bre den­sa como nebli­na que se le atra­vie­sa a la cons­truc­ción de la ver­dad, y más aho­ra que vie­jos acto­res insur­gen­tes, optan­do por la apos­ta­sía cobar­de, deci­den asu­mir el «len­gua­je polí­ti­ca­men­te correc­to», los pará­me­tros del Esta­do al que adver­sa­ron, el arre­pen­ti­mien­to del derro­ta­do, el seña­la­mien­to y la endil­ga­ción de cul­pas para los muer­tos o para los man­dos medios y com­ba­tien­tes de base, en vez de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca e his­tó­ri­ca com­ple­ta, inclu­yen­do acier­tos, des­acier­tos y erro­res gran­des o peque­ños por el alza­mien­to insur­gen­te sin poner­se por deba­jo del vic­ti­ma­rio per se que es el Esta­do y el impe­rio al que obe­de­ce sin lími­tes.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaOctu­bre 12 de 2020

El acuer­do

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *