Hai­tí. ¿Por qué se borra la memo­ria del Liber­ta­dor Jean Jac­ques Des­sa­li­nes en la his­to­ria de Lati­noa­mé­ri­ca y el mun­do?

Por Jack­son Jean*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de octu­bre de 2020.

El 17 de octu­bre es el día de la muer­te del Gene­ral Jean Jac­ques Des­sa­li­nes, el Liber­ta­dor de la Repu­bli­ca de Hai­tí, el pri­mer y úni­co país que logró hacer, el 18 de noviem­bre 1803, la revo­lu­ción social más com­ple­ta de la his­to­ria del mun­do: una revo­lu­ción anti­rra­cis­ta, anti­dis­cri­mi­na­to­ria y anti segre­ga­ción. Este gran estra­te­ga mili­tar hai­tiano ha ins­pi­ra­do al cubano y revo­lu­cio­na­rio José Anto­nio Apon­te, en 1812 y Fran­cis­co Miran­do en 1806 como así tam­bién a varios líde­res lati­no­ame­ri­ca­nos. Un Gene­ral de Viet­nam rela­tó que en 1970 fue ins­pi­ra­do por sus estra­te­gias mili­ta­res y que, gra­cias al últi­mo, han gana­do la gue­rra con­tra Esta­dos Uni­dos. Aun si, hoy su tác­ti­ca mili­tar es obje­to de estu­dios en muchos espa­cios aca­dé­mi­cos tan­to en Nor­te Amé­ri­ca, en Euro­pa como en Asia, por lo tan­to, su memo­ria como héroe ha des­apa­re­ci­do de los libros de his­to­ria del mun­do y de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos inclu­so en la Repu­bli­ca Domi­ni­ca­na y para­le­la­men­te sigue sien­do des­ho­no­ra­do por los gobier­nos hai­tia­nos ¿Por qué? En este día muy sim­bó­li­co para la his­to­ria de Hai­tí y para el ima­gi­na­rio del pue­blo hai­tiano, deci­di­mos hacer un aná­li­sis para expli­car la razón por la cual nues­tro liber­ta­dor sigue sien­do invi­si­bi­li­za­do.

Ana­li­za­mos este hecho des­de tres pun­tos de vis­ta dis­tin­tos ya que per­te­ne­ce­mos a tres (3) cam­pos dis­ci­pli­na­res dife­ren­tes. La pri­me­ra pers­pec­ti­va es de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les a car­go Claudy Bas­tien, Perio­dis­ta y Estu­dian­te Avan­za­do en Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les (EPyG-UNSAM) y la otra es socio­ló­gi­ca a car­go del Pro­fe­sor Henry Bois­ro­lin, Antro­pó­lo­go y final­men­te polí­ti­ca con­mi­go.

JEAN-JACQUES DESSALINES: UN HEROE VICTIMA DE LAS IDEOLOGIAS EUROCENTRICAS.

Los his­to­ria­do­res sue­len hacer una lis­ta de gran­des hom­bres que han mar­ca­do la his­to­ria mun­dial. Sin embar­go, por más impe­ria­lis­ta que fue­ra Napo­león Bona­par­te, la cruel­dad de Leo­pol­do II de Bél­gi­ca, el racis­mo de Adol­fo Hitler o el auto­ri­ta­ris­mo de Fran­klin D. Roo­se­velt sus nom­bres figu­ran entre los hom­bres más des­ta­ca­dos. ¿Pero qué hay de Jean Jac­ques Des­sa­li­nes, el gene­ral hai­tiano que des­ar­mó la fala­cia que hace creer que hay una raza supe­rior, y libe­ró a los escla­vos de San­to Domin­go?

Para enten­der por qué el nom­bre Des­sa­li­nes sigue en la som­bra, en pri­mer lugar, sin que­rer entrar en un deba­te racial, el color de su piel es uno de los ele­men­tos que cau­sa ese recha­zo legen­da­rio por­que es sabi­do que la his­to­ria de la huma­ni­dad la escri­be el Occi­den­te, muchas veces erró­nea­men­te, pero no pue­de per­mi­tir­se que este negro con hechos empí­ri­cos la rees­cri­ba. En segun­do lugar, los escri­tos de Char­les Dar­win sobre la raza, ya que desa­fió con gran éxi­to el mejor ejér­ci­to de la épo­ca que fue el ejer­ci­to napo­leó­ni­co con un gru­po de escla­vos sin recur­sos, sin “for­ma­ción mili­tar y expe­rien­cia”. Por lo tan­to, por ser ven­ce­dor, ese gru­po de mar­gi­na­les hace caer la idea de que los blan­cos son supe­rio­res a los negros. En ter­cer lugar, una pers­pec­ti­va webe­ria­na euro­cén­tri­ca que plan­tea que la Civi­li­za­tion empe­zó en Euro­pa mien­tras los paí­ses de ese con­ti­nen­te ilu­mi­na­do escla­vi­za­ron el res­to del mun­do has­ta que Des­sa­li­nes jun­to con un gru­po de “bar­ba­ros” puso fin a este pen­sa­mien­to impe­ria­lis­ta y abrió el camino inde­pen­den­tis­ta a todos los pue­blos opri­mi­dos del mun­do. En cuar­to lugar, ade­más de ser negro, no era inte­lec­tual has­ta que muchos afir­man que no sabía leer y escri­bir. Enton­ces, hon­rar­lo sería con­tra­de­cir la doc­tri­na supre­ma­cis­ta blan­ca en todos sus aspec­tos, ya que ser negro es sinó­ni­mo de anal­fa­be­to. Cabe agre­gar tam­bién que muchos his­to­ria­do­res no quie­ren dejar hue­llas de un incul­to en el museo de los gran­des hom­bres. Y final­men­te, se sue­le escu­char que era un mal­va­do neto, no solo por el slo­gan kou­pe tèt, bou­le kay (cor­tar la cabe­za, que­mar las casas) que difun­dió para obte­ner la inde­pen­den­cia en noviem­bre 1803 sino por la pre­ten­di­da masa­cre, alre­de­dor, de 300 per­so­nas blan­cas que tuvie­ron rela­ción direc­ta o indi­rec­ta con el impe­rio fran­cés para hacer per­pe­tuar la escla­vi­tud en la isla. De esa afir­ma­ción, supon­ga­mos que lo hizo ¿Qué pasó con le roi bâtis­seur (rey cons­truc­tor), Leo­pol­do II de Bél­gi­ca, que su cas­ti­go por des­obe­dien­cia era la ampu­tación de una mano de los con­go­le­ños? La res­pues­ta es sen­ci­lla, era euro­peo y blan­co. Por lo tan­to, la his­to­ria debe escri­bir sus nom­bres en letras de oro.

Aho­ra bien, seguir igno­ran­do el logro de Des­sa­li­nes pare­ce que Amé­ri­ca Lati­na here­dó o se con­ta­mi­nó tam­bién de pen­sa­mien­tos supre­ma­cis­tas, ya que, por evi­tar una exa­ge­ra­ción, son pocos los que saben que Hai­tí for­ma par­te de ese con­ti­nen­te y siquie­ra la exis­ten­cia de un tal Des­sa­li­nes. Qui­zá, debi­do a que cuan­do han estu­dia­do his­to­ria gene­ral no ha había ni un tex­to sobre la revo­lu­ción hai­tia­na, el segun­do país inde­pen­dien­te de todas las Amé­ri­cas. Sin embar­go, han leí­do muchos tex­tos sobre el siglo de las luces, la revo­lu­ción nor­te­ame­ri­ca­na o bur­gue­sa.

Final­men­te, se entien­de mejor por qué la sobe­ra­nía de un Esta­do no depen­de del tama­ño de su terri­to­rio sino qué otros Esta­dos están dis­pues­tos a reco­no­cer­lo por­que si fue­ra por el tama­ño el Vati­cano no sería un Esta­do sobe­rano con 0,44 km², es decir, para que uno ten­ga su lugar en la his­to­ria de los gran­des vale poco si fue­ra un liber­ta­dor, un sím­bo­lo con­tra la opre­sión por­que el Occi­den­te no lo ve con bue­nos ojos. Para ter­mi­nar, es nece­sa­rio pre­ci­sar que Des­sa­li­nes no era solo un hai­tiano, era un hom­bre uni­ver­sal que bus­ca­ba la liber­tad para todas las per­so­nas escla­vi­za­das y opri­mi­das en cual­quier par­te del mun­do. Por eso dijo nen­pòt moun ki te nan chèn ki pile tè sa, yo vin lib (cual­quier per­so­na que sea escla­vo una vez que esté en Hai­tí, será libre) has­ta que­rer com­prar la liber­tad de muchos negros en EE.UU. Tam­bién, en los tér­mi­nos de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, era un rea­lis­ta, sin haber leí­do Levia­tán de Tho­mas Hob­bes, por­que sabía por natu­ra­le­za que el ser humano siem­pre bus­ca el poder. Por eso cuan­do Napo­león se auto­pro­cla­mó empe­ra­dor de los fran­ce­ses hizo lo mis­mo en Hai­tí en 1805 bajo el nom­bre de Jac­ques I para equi­li­brar el poder, evi­tar y pre­pa­rar­se en caso de que el dés­po­ta ilus­tra­do vol­vie­ra.

Como Karl Pop­per escri­bió un papel para la his­to­ria hoy es más que nece­sa­rio que la his­to­ria ten­ga un papel para Des­sa­li­nes por sus logros, su huma­ni­dad, su vida y su pen­sa­mien­to, ya que hablar de igual­dad y jus­ti­cia social no tie­ne nin­gún sen­ti­do si no men­cio­na­mos el pri­me­ro que dio el ejem­plo.

JEAN- JACQUES DESSALINES: VIGENCIA DE UN REVOLUCIONARIO

Muchas veces se pue­den leer tex­tos que exal­tan y rei­vin­di­can figu­ras tales como Tous­saint L´Ouverture, Ale­xan­dre Pétion, Henry Chris­tophe, con­tan­do sus haza­ñas revo­lu­cio­na­rias; sin embar­go, guar­dan un estruen­do­so silen­cio con res­pec­to a Jean-Jac­ques Des­sa­li­nes, el que con­du­jo a la vic­to­ria al pue­blo escla­vi­za­do de la colo­nia de Saint-Domin­gue. Inclu­si­ve, por dis­tin­tos moti­vos, la his­to­ria escri­ta y difun­di­da sobre las gran­des figu­ras de esta gran revo­lu­ción anti­es­cla­vis­ta, anti­co­lo­nial, anti­rra­cis­ta, anti­ca­pi­ta­lis­ta triun­fan­te el 18 de noviem­bre de 1803, está lle­na de igno­mi­nias, men­ti­ras, difa­ma­cio­nes y agre­sio­nes en rela­ción a Jean-Jac­ques Des­sa­li­nes. Sí calum­nian tan­to a este gran revo­lu­cio­na­rio, que varios auto­pro­cla­ma­dos estu­dio­sos de la pro­ble­má­ti­ca hai­tia­na res­pon­sa­bi­li­zan a Des­sa­li­nes de la actual cri­sis que devo­ra al pue­blo hai­tiano sobre­vi­vien­do en con­di­cio­nes inhu­ma­nas. Algu­nos has­ta lle­gan a cues­tio­nar la for­ma adop­ta­da –Kou­pe tèt bou­le kay (Cor­tar cabe­zas que­mar casas)- por Des­sa­li­nes para ven­cer al sis­te­ma colo­nial escla­vis­ta. Es increí­ble, a más de 200 años des­de su ase­si­na­to per­pe­tra­do el 17 de octu­bre de 1806, cons­ta­tar que la ver­dad toda­vía no se ha res­ta­ble­ci­do total­men­te a pesar de algu­nos dig­nos esfuer­zos, sobre todo, de cier­tos his­to­ria­do­res e inte­lec­tua­les hai­tia­nos. En este mar­co, resul­ta, enton­ces, un deber y una obli­ga­ción tra­tar de encon­trar algu­nas razo­nes capa­ces de expli­car tal ensa­ña­mien­to en con­tra de este gigan­te de la his­to­ria hai­tia­na. Gigan­te por­que, entre sus enor­mes méri­tos como diri­gen­te revo­lu­cio­na­rio, es el que creó la ban­de­ra de Hai­tí el 18 de mayo de 1803, que pro­cla­mó la Inde­pen­den­cia de la pri­me­ra repú­bli­ca negra e inde­pen­dien­te del mun­do el 1 de enero de 1804, que libe­ró a los/​as esclavizados/​as de la par­te este de la isla que esta­ba bajo el yugo colo­nial espa­ñol, que ayu­dó a Miran­da, que inten­tó rea­li­zar una revo­lu­cio­na­ria refor­ma agra­ria, que esta­ble­ció en el artícu­lo 14 bis de la Cons­ti­tu­ción de 1805 que todos los hai­tia­nos cual­quie­ra sea el color de su piel será cono­ci­do bajo la domi­na­ción de negro.

Aho­ra bien, para ana­li­zar correc­ta­men­te lo que suce­de con Des­sa­li­nes es impres­cin­di­ble aprehen­der el rol nefas­to del pen­sa­mien­to colo­nial. Pues el silen­cio sobre esta figu­ra tras­cen­den­tal y el recha­zo mani­fes­ta­do varias veces en su con­tra, pro­vie­nen de los esque­mas men­ta­les for­ma­tea­dos y defor­ma­dos por lo que se cono­ce como pen­sa­mien­to colo­nial domi­na­do por el euro­cen­tris­mo. Dicho pen­sa­mien­to no pue­de acep­tar que un ex escla­vo de cam­po naci­do el 20 de setiem­bre de 1758, rebel­de des­de la infan­cia, que reci­bió crue­les cas­ti­gos por esa rebel­día que lo carac­te­ri­zó duran­te toda su exis­ten­cia, que fue prác­ti­ca­men­te un anal­fa­be­to según sus cate­go­rías, haya podi­do ven­cer no sólo en el cam­po de bata­lla sino tam­bién en el plano de las ideas a una poten­cia colo­nial euro­pea como Fran­cia. Es menes­ter recal­car que Des­sa­li­nes, duran­te la lucha por la Liber­tad Ple­na, no adop­tó como con­sig­na: Liber­tad, Igual­dad y Fra­ter­ni­dad, sino: Liber­tad o Muer­te. Su con­sig­na reve­ló toda una rup­tu­ra con una reali­dad, con toda una serie de para­dig­mas, y abrió la puer­ta hacia una ver­da­de­ra libe­ra­ción rom­pien­do las cade­nas que tenían los/​as esclavizados/​as en los pies, las manos, el cere­bro y el cora­zón. Fue la supre­ma­cía blan­ca, el mito de la “raza” supe­rior, que sucum­bió y que­dó hecha tri­zas en Hai­tí bajo el man­do de Des­sa­li­nes. Es que Des­sa­li­nes, más allá de algu­nos erro­res como ser humano, siem­pre tenien­do en cuen­ta el perío­do his­tó­ri­co en el que le tocó actuar, hizo posi­ble lo impen­sa­ble y lo inad­mi­si­ble sobre todo para los racis­tas. De ahí la prin­ci­pal razón para des­truir­lo en todo sen­ti­do.

Pero hay otros fac­to­res que habría que tener en cuen­ta para expli­car esta des­truc­ción per­ma­nen­te de la figu­ra de Des­sa­li­nes. Por ejem­plo, a dife­ren­cia de Tous­saint que ter­mi­nó con la escla­vi­tud en Saint-Domin­gue des­de 1793, pero pen­só y luchó por la auto­no­mía, Des­sa­li­nes com­pren­dió que la úni­ca sali­da era la Inde­pen­den­cia de Fran­cia. Por tan­to, enten­dió que había que exter­mi­nar a los escla­vis­tas fran­ce­ses. Y a dife­ren­cia de Pétion, Des­sa­li­nes defen­dió tam­bién a los sol­da­dos que lucha­ron con él “cuyos padres esta­ban en Áfri­ca”, tal como lo solía decir. Cabe recor­dar que Pétion fue uno de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del com­plot que cul­mi­nó con el ase­si­na­to de Des­sa­li­nes. Él se opo­nía feroz­men­te a la Refor­ma Agra­ria de Des­sa­li­nes. Las dife­ren­cias polí­ti­cas, ideo­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les entre ambos héroes de la Inde­pen­den­cia de Hai­tí fue­ron noto­rias. En efec­to, Pétion fue un liber­to (un mula­to en la jer­ga colo­nia­lis­ta) que estu­dió en Fran­cia y que inte­gró las tro­pas que envió Napo­león Bona­par­te en 1802 para res­tau­rar la escla­vi­tud. Fue des­pués del desa­rro­llo de una inten­sa lucha de cla­ses en medio de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio iné­di­to que se esta­ble­ció la alian­za entre Des­sa­li­nes y Pétion. En este sen­ti­do, sin duda algu­na, Pétion fue una figu­ra sobre­sa­lien­te de la lucha por la Inde­pen­den­cia. Y con su enor­me e inol­vi­da­ble ayu­da a Simón Bolí­var, Pétion se trans­for­mó en un gigan­te de la lucha por la liber­tad en Lati­noa­mé­ri­ca.

Antes de ter­mi­nar, cabe seña­lar que duran­te toda nues­tra his­to­ria y has­ta nues­tros días, varios polí­ti­cos y diri­gen­tes se aca­pa­ra­ron de la figu­ra de Des­sa­li­nes. Otra igno­mi­nia, pues son trai­do­res que no tie­nen nada que ver con Des­sa­li­nes. Para no remon­tar lejos, el actual pre­si­den­te de fac­to de Hai­tí, Jove­nel Moï­se, lo sue­le rei­vin­di­car en algu­nos dis­cur­sos. Resul­ta que este pre­si­den­te incul­pa­do por haber par­ti­ci­pa­do en el robo de más de 4 mil millo­nes de los Fon­dos Petro­ca­ri­be, recha­za­do por la inmen­sa mayo­ría del pue­blo, prin­ci­pal res­pon­sa­ble de varias masa­cres en barrios popu­la­res, que vota en con­tra de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na en los foros inter­na­cio­na­les, que mien­te per­ma­nen­te­men­te al pue­blo, que es un fiel vasa­llo del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, que sobre­vi­ve en el poder gra­cias al apo­yo incon­di­cio­nal del gobierno yan­qui, pre­ten­de rei­vin­di­car a veces a Des­sa­li­nes. Acti­tud per­ver­sa que con­fun­de a más de uno. Lo que es repug­nan­te, pues Jove­nel Moï­se es sim­ple­men­te un ase­sino y un per­so­na­je nefas­to que escu­pe dia­ria­men­te sobre Des­sa­li­nes y sobre nues­tra his­to­ria.

Afor­tu­na­da­men­te, en los últi­mos años la figu­ra de Des­sa­li­nes está ocu­pan­do un lugar pre­pon­de­ran­te en el seno del cam­po popu­lar y revo­lu­cio­na­rio en Hai­tí, en la lucha por nues­tra segun­da y defi­ni­ti­va Inde­pen­den­cia y Liber­tad Ple­na. Este tipo de Liber­tad que era fun­da­men­tal para Des­sa­li­nes, don­de todos/​as los/​las que sufrie­ron la domi­na­ción y explo­ta­ción más cruel de la his­to­ria al obte­ner su liber­tad tie­nen que gozar tam­bién de un bien­es­tar total. Y para esto, según Des­sa­li­nes, el Esta­do tie­ne que desem­pe­ñar un rol cla­ve. Otra posi­ción que com­prue­ba la genia­li­dad y la con­vic­ción revo­lu­cio­na­ria de Des­sa­li­nes. Tie­nen razón ‑al con­tra­rio de los indi­vi­duos que repi­ten las men­ti­ras y con­de­nan a Des­sa­li­nes como estú­pi­dos for­ma­tea­dos y defor­ma­dos por el euro­cen­tris­mo y el impe­ria­lis­mo- muchos de los actua­les lucha­do­res y mili­tan­tes de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes popu­la­res que están uti­li­zan­do de mane­ra crea­ti­va y crí­ti­ca el pen­sa­mien­to y la acción de Des­sa­li­nes. Así, la vigen­cia de este gran revo­lu­cio­na­rio es un hecho insos­la­ya­ble que impac­ta cada vez más en la men­te, en el cora­zón, en la con­cien­cia de todos/​as aquellos/​as que luchan por nues­tra liber­tad, nues­tra sobe­ra­nía y nues­tra auto­de­ter­mi­na­ción.

JEAN JACQUES DESSALINES: UNA MEMORIA ATRAPADA POR LA INGRATITUD, EL INTERES PERSONAL Y DE LA AUSENSIA DE POLITICA HISTORICA DE LOS GOBIERNOS HAITIANOS.

Tan­to duran­te la gue­rra de la revo­lu­ción hai­tia­na como des­pués del día de nues­tra inde­pen­den­cia, el país esta­ba ente­ra­men­te mili­ta­ri­za­do a fin de estar pre­pa­ra­do para una posi­ble inva­sión de Fran­cia. J.J. Des­sa­li­nes fue vota­do uná­ni­me­men­te por todos los jefes del ejér­ci­to como la auto­ri­dad supre­ma de la Nación. Él cre­yó en la dis­tri­bu­ción del poder, deci­dió fede­ra­li­zar el país en tres (3) par­tes: El Gran Sur, bajo el poder de Gene­ral A. Petion, el Gran Nor­te, Bajo el poder de H. Chris­tophe y el Gran Oes­te bajo su poder. Tam­bién se esfor­zó en evi­tar la lucha fra­tri­ci­da den­tro del nue­vo país como suce­dió entre Tous­saint y Rigaud, sabía que cual­quier con­flic­to interno podría debi­li­tar y des­es­ta­bi­li­zar el país y ser­vir de opor­tu­ni­dad o excu­sas a los poten­tes colo­nia­lis­tas de la épo­ca para inva­dir, él cre­yó en la no-dis­cri­mi­na­ción de color y cla­se al pun­to de ofre­cer a Ale­xan­dre Petion la mano de su hija Celi­me­ne, pero Petion no acep­tó. El país esta­ba en paz y segu­ro has­ta el día que se com­plo­ta­ron y ase­si­na­ron al empe­ra­dor el 17 de octu­bre 1806.

El día des­pués de la muer­te del fun­da­dor de la Nación Hai­tia­na, el país ha pari­do su pri­me­ra cri­sis polí­ti­ca. Exac­ta­men­te en el segun­do ani­ver­sa­rio de nues­tra inde­pen­den­cia, el 1 de enero 1816, una san­grien­ta gue­rra civil por el poder se inter­pu­so entre Ale­xan­dre Petion y Henry Chris­tophe cono­ci­da como la bata­lla de Sibert, que divi­dió al país en dos (2) esta­dos. En el ima­gi­na­rio de los hai­tia­nos, muchos sue­len pen­sar que peyi nou modi depi­lò nou asa­si­nen papa nou, Des­alin (Nues­tro país esta mal­di­to des­de el día que ase­si­na­ron a nues­tro Padre, J.J. Des­sa­li­nes) pero ana­li­zan­do la situa­ción de Hai­ti con la Éti­ca a Nicó­ma­co, VII de Aris­tó­te­les podría­mos con­cluir racio­nal­men­te que las cri­sis polí­ti­cas de nues­tro país tie­nen una estre­cha rela­ción con el uso exce­si­vo del poderla fal­ta de polí­ti­ca públi­ca como lo defi­ne de Roth (2007) es decir que las deci­sio­nes y accio­nes con obje­ti­vos públi­cos de res­tau­ra­ción de la ver­dad y memo­ria tan­to inter­na­men­te como en la polí­ti­ca exte­rior de Hai­tí a tra­vés de los dis­tin­tos con­su­la­dos y emba­ja­das en la región sobre nues­tros héroes per­ma­ne­ce como un pro­ble­ma o nece­si­dad insa­tis­fac­to­ria según los ciudadanos/​as.

La his­to­ria ofre­ce tres (3) cami­nos: la tra­di­ción, el archi­vo y la polí­ti­ca pero ana­li­zó tam­bién Enri­que De Gan­día, que cuan­do la his­to­ria se encuen­tra alte­ra­da a la polí­ti­ca pron­to u tar­de se ter­mi­na­ra des­fi­gu­ran­do debi­do a los que se apro­ve­chan del nue­vo ambien­te de liber­tad para lan­zar sus inter­pre­ta­cio­nes y teo­rías.

La memo­ria de J.J. Des­sa­li­nes vol­vió a sur­gir en la men­te colec­ti­va a par­tir de un dis­cur­so en 1844 que hizo el pre­si­den­te pro­vi­so­rio hai­tiano Char­les Rivie­res Herard antes de que su man­da­to fina­li­za­ra unos meses des­pués. Duran­te todos esos momen­tos, los paí­ses de Euro­pa, Fran­cia, por ejem­plo, eno­ja­do con­tra el empe­ro que derro­tó sus sis­te­mas racis­tas y escla­vis­tas, con­tra­tó escri­to­res como Jean Louis Dubro­ca para des­cri­bir y cari­ca­tu­rar a Des­sa­li­nes como una bes­tia sal­va­je y cruel a fin de ensu­ciar su memo­ria. Por otro lado, duran­te estas épo­cas mis­mas los mode­los polí­ti­cos, socia­les y cul­tu­ra­les de muchos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na inclu­so la Repu­bli­ca Domi­ni­ca­na eran estos paí­ses de Euro­pa, enton­ces no es sor­pren­den­te que J.J. Des­sa­li­nes este ausen­te en sus libros y memo­rias tam­bién.

El régi­men cam­peón en el uso polí­ti­co de la ima­gen de nues­tro padre J.J. Des­sa­li­nes fue el de la tira­nía de Duva­lier. Des­pués de la derro­ta de ese régi­men en 1986, nació una nue­va cons­ti­tu­ción, la cons­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca del 7 de febre­ro 1987, den­tro de los 5 días nacio­na­les y feria­dos que esta­ble­ció esa cons­ti­tu­ción, el día de la muer­te o del naci­mien­to de Des­sa­li­nes no está. Hoy, tan­to la opo­si­ción inexis­ten­te como el actual gobierno sin obje­ti­vo ni ideo­lo­gía sue­len usar los héroes en sus dis­cur­sos mien­tras inau­gu­ran sus retra­tos en car­te­le­ras de plás­ti­cos en recuer­do a sus memo­rias.

La inver­sión más gran­de que hizo el gobierno hai­tiano en Amé­ri­ca Lati­na en la coope­ra­ción cul­tu­ral a fin de con­me­mo­rar a Des­sa­li­nes es la cons­truc­ción de una pla­zo­le­ta con el bus­to de J.J. Des­sa­li­nes en Ecua­dor en 2015, el cual cues­ta solo apro­xi­ma­da­men­te 40 mil dóla­res. Cabe des­ta­car que, en la res­tau­ra­ción del úni­co bus­to de Jean Jac­ques Des­sa­li­nes exis­ten­te en Cuba, no par­ti­ci­pó ni un repre­sen­tan­te de la emba­ja­da de Hai­tí en Cuba. El 20 de sep­tiem­bre de ese año, día de naci­mien­to de Des­sa­li­nes, ni siquie­ra un tuit publi­có el gobierno actual para hon­rar su memo­ria, iró­ni­ca­men­te, el pre­si­den­te del país que votó en su con­tra en la OEA fue quien recor­dó a nues­tro héroe, el actual pre­si­den­te de la Repu­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Nico­las Madu­ro.

Cabe des­ta­car que, en la mayo­ría de las emba­ja­das de Amé­ri­ca Lati­na, no hay un Agre­ga­do Cul­tu­ral, el minis­te­rio de la cul­tu­ra de Hai­tí no orga­ni­za estric­ta­men­te nada vin­cu­la­do a la memo­ria ni siquie­ra de los crí­me­nes que come­tió la dic­ta­du­ra de Duva­lier, se trans­for­ma en una agen­cia de orga­ni­za­ción de car­na­va­les y de finan­cia­ción de “boli­ches” públi­cos des­de hace déca­das.

La nega­ción de los gobier­nos hai­tia­nos sobre la memo­ria y ver­dad, y la fal­ta de polí­ti­cas de repa­ra­cio­nes his­tó­ri­cas no solo con­tri­bu­ye en la invi­si­bi­li­za­ción de nues­tros héroes en la his­to­ria glo­bal como el liber­ta­dor Jean Jac­ques Des­sa­li­nes, sino tam­bién con­de­na al país a vivir repe­ti­da­men­te los mis­mos erro­res con los paí­ses extran­je­ros tales como:

  • El asun­to Rubal­ca­va, en 1861
  • El asun­to Batsh, en 1872
  • El asun­to Ghe­rar­di, en 1891
  • El asun­to Luders, en 1897
  • El asun­to Emil Peters, en 1914 etc.

En con­clu­sión, creo lo mis­mo que el des­ta­ca­do poe­ta y polí­ti­co negro, Aimé Césai­re, la memo­ria es un teso­ro que pode­mos com­par­tir con lo demás, pero si el pue­blo lo nie­ga es un pue­blo sin futu­ro o mejor dicho como el polí­ti­co bri­tá­ni­co, Wins­ton Chur­chill “Un pue­blo que nie­ga su pasa­do se con­de­na a vivir­lo de vuel­ta”.

*Estu­dian­te Avan­za­do en Polí­ti­ca e Inte­gran­te del Pro­gra­ma de Inves­ti­ga­ción y Exten­sión sobre Afro­des­cen­den­cia y Estu­dios Afro­dias­po­ri­cos (UNIAFRO) (IDAES-UNSAM).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *