Esta­do espa­ñol. El perio­dis­ta David Sega­rra docu­men­ta las luchas en defen­sa de l’Horta de Valen­cia

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 octu­bre 2020.-

Per molt que bufe el vent se hace eco de las resis­ten­cias en el Forn de Barra­ca, La Pun­ta, Beni­ma­clet o Albo­raia.

La Auto­vía V‑21 es la carre­te­ra de acce­so a la ciu­dad de Valen­cia por el nor­te. En julio de 2019 el Minis­te­rio de Fomen­to, con­tro­la­do por el PSOE, apro­bó el ini­cio de las expro­pia­cio­nes para la amplia­ción a tres carri­les de uno de sus tra­mos, Carrai­xet-Valèn­cia. El movi­mien­to Per l’Horta denun­cia que la eje­cu­ción de las obras supo­ne la des­truc­ción de 62.000 metros cua­dra­dos de huer­ta, entre los muni­ci­pios de Albo­raia (24.500 habi­tan­tes) y Valen­cia.

Este verano, tras más de una sema­na de pro­tes­tas, la fami­lia pro­pie­ta­ria y los acti­vis­tas logra­ron dete­ner la ins­ta­la­ción de una torre eléc­tri­ca en uno de los cam­pos –en Albo­raia- afec­ta­dos por la amplia­ción de la V‑21. En este con­tex­to se pro­du­cen las movi­li­za­cio­nes. Per l’Horta y el colec­ti­vo Forn de Barra­ca con­vo­ca­ron el pasa­do 27 de sep­tiem­bre una mar­cha con­tra la auto­vía, que reco­rrió las obras y per­mi­tió obser­var el “enor­me impac­to” de la pro­lon­ga­ción sobre l’Horta.

La mar­cha ter­mi­nó en el Forn de Barra­ca. Esta alque­ría cen­te­na­ria fue demo­li­da hace un año para ampliar la V‑21, pese a la resis­ten­cia pací­fi­ca –duran­te diez días- en la casa. La guar­dia civil reali­zó el des­alo­jo al ama­ne­cer, sin mos­trar orden judi­cial, con un dis­po­si­ti­vo que los acam­pa­dos cali­fi­ca­ron como “des­pro­por­cio­na­do” y que incluía un heli­cóp­te­ro, más de un cen­te­nar de agen­tes y 20 vehícu­los. La mayor par­te de las per­so­nas des­alo­ja­das requi­rie­ron aten­ción médi­ca. Tam­bién se impi­dió ejer­cer la liber­tad de infor­ma­ción a perio­dis­tas acre­di­ta­dos, entre otras “irre­gu­la­ri­da­des” denun­cia­das por el colec­ti­vo. Los cua­tro acti­vis­tas dete­ni­dos fue­ron pues­tos en liber­tad con car­gos. Una sema­na antes, el 20 de sep­tiem­bre de 2019, las maqui­na­rias derri­ba­ron la alque­ría de Baya­rri, cuyo ori­gen data de fina­les del siglo XVIII, con el mis­mo obje­ti­vo: la amplia­ción de la auto­vía.

El Forn de Barra­ca se ha con­ver­ti­do en un emble­ma de la defen­sa de l’Horta. Autor de una vein­te­na de docu­men­ta­les, el perio­dis­ta David Sega­rra inclu­ye en su últi­ma pro­duc­ción, Per molt que bufe el vent, imá­ge­nes de la lucha social y la des­truc­ción de esta masía; el títu­lo del docu­men­tal remi­te al dicho popu­lar valen­ciano “Per molt que bufe el vent no s’apaguen les estre­les”, con el que fina­li­za su ante­rior audio­vi­sual, Savis de l’horta. El 26 de sep­tiem­bre fue estre­na­do Per molt que bufe el vent en un cine al aire libre, la Terras­sa Lumie­re de Albo­raia.

Res­pec­to a la Auto­vía V‑21, el autor ha esta­do fil­man­do las pro­tes­tas a par­tir de 2017 (ese año el Minis­te­rio de Fomen­to, en manos del PP, lici­tó las obras de amplia­ción en el tra­mo Carrai­xet-Valèn­cia y Per l’Horta orga­ni­zó mar­chas con­tra la infra­es­truc­tu­ra); en otros fren­tes, Sega­rra ha reco­gi­do imá­ge­nes gra­ba­das por acti­vis­tas, perio­dis­tas y docu­men­ta­lis­tas des­de 2000. Por ejem­plo, sobre la implan­ta­ción de la Zona de Acti­vi­da­des Logís­ti­cas (ZAL) del Puer­to de Valen­cia en l’Horta de La Pun­ta, que aún en 2020 no está ope­ra­ti­va y con­tra la que el Tri­bu­nal Supre­mo emi­tió una sen­ten­cia en 2015.

La lucha popu­lar fren­te a la ZAL y el Puer­to –con un papel cen­tral de la comu­ni­dad de muje­res- tuvo su pun­to álgi­do en 2002 y 2003, pero no pudo impe­dir que las exca­va­do­ras arra­sa­ran 73 hec­tá­reas de huer­ta y cer­ca de 150 fami­lias per­die­ran la tie­rra y modo de vida. Des­apa­re­cie­ron alque­rías his­tó­ri­cas, casas de huer­ta, vivien­das y barra­cas.

No es el pun­to final. Hace una sema­na el colec­ti­vo Forn de Barra­ca y Mar­full-Acció Eco­lo­gis­ta Agró des­ple­ga­ron una pan­car­ta gigan­te con la con­sig­na “No a la ZAL. Recu­pe­rem l’Horta”, en un edi­fi­cio aban­do­na­do de Soció­po­lis (macro­ba­rrio fra­ca­sa­do de 348.000 metros cua­dra­dos en la peda­nía de La Torre, al sur de la capi­tal, que los acti­vis­tas cali­fi­ca­ron como “una mues­tra más de urba­nis­mo sal­va­je”). Perio­dis­ta en su día del quin­ce­nal L’Avanç, David Sega­rra tam­bién foto­gra­fió en 2001 a los acti­vis­tas de Sal­vem l’Horta de Beni­ma­clet enca­de­na­dos a las máqui­nas y fren­te a la aco­me­ti­da poli­cial; tra­ta­ban de fre­nar la cons­truc­ción de la Ron­da Nord de Valen­cia sobre la zona hor­tí­co­la del barrio.

Renai­xem, Savis de l’horta, La mola és nos­tra y Terra de Mui­xe­ran­ga son los últi­mos docu­men­ta­les del cofun­da­dor de L’Avanç. En cuan­to a Per molt que bufe el vent,se ha finan­cia­do con una cam­pa­ña de micro­me­ce­naz­go, que ha obte­ni­do un 40% más de los 8.000 euros ini­cial­men­te pre­vis­tos; una par­te de este exce­den­te se apor­ta­rá a la acti­vi­dad de Per l’Horta y a los resis­ten­tes del Forn de Barra­ca que afron­tan jui­cios y mul­tas. Ade­más, el pro­yec­to ha con­ta­do con la cola­bo­ra­ción de la edi­to­rial Sem­bra Lli­bres, el dise­ña­dor Die­go Mir y Per l’Horta.

Entre­vis­ta­do en el pro­gra­ma CGT en Acción de Radio Kla­ra, el perio­dis­ta apun­tó una pers­pec­ti­va de la con­ser­va­ción de l’Horta a lar­go pla­zo: “L’Horta tie­ne mil años de his­to­ria, es un sis­te­ma agrí­co­la que ha sobre­vi­vi­do a todos los regí­me­nes polí­ti­cos. De hecho, Valen­cia es la úni­ca metró­po­li euro­pea rodea­da por un ani­llo de huer­ta mile­na­ria, que no se hubie­ra pre­ser­va­do sin la resis­ten­cia de las labra­do­ras y labra­do­res con su tra­ba­jo, y de los veci­nos y movi­mien­tos socia­les que han lucha­do con cora­je, mucho esfuer­zo y sufri­mien­to: esta ha sido su gran vic­to­ria. En el siglo XX, el cre­ci­mien­to urba­nís­ti­co y el desa­rro­llis­mo de los años 60 cau­só la mayor ame­na­za y des­truc­ción en la his­to­ria de l’Horta; la cla­ve es man­te­ner viva, pro­duc­ti­va y fér­til la super­fi­cie res­tan­te”.

Los docu­men­tos ofi­cia­les dan cuen­ta de esta pér­di­da duran­te las últi­mas déca­das; según el Plan de Acción Terri­to­rial (PAT) de l’Horta de Valèn­cia (2018), “si en 1950 sólo había des­apa­re­ci­do un 10% de huer­ta his­tó­ri­ca, en 2006 esta ten­den­cia se ha acen­tua­do de for­ma alar­man­te, al haber­se cons­ta­ta­do una des­apa­ri­ción de huer­ta his­tó­ri­ca del 30%” (Infor­me de Sos­te­ni­bi­li­dad Ambien­tal). El geó­gra­fo urba­nis­ta Víc­tor Soriano i Pique­ras, autor de La huer­ta de Valen­cia. Un pai­sa­je men­guan­te, deta­lla a par­tir de foto­gra­fías aéreas com­pa­ra­das y car­to­gra­fía que entre 1956 y 2011 la super­fi­cie de huer­ta se redu­jo en un 64% (más de la mitad de esta pér­di­da se pro­du­jo en los pri­me­ros 20 años del perio­do, por fac­to­res como la cons­truc­ción de infra­es­truc­tu­ras, el cre­ci­mien­to demo­grá­fi­co, la pre­sión urba­nís­ti­ca o el cul­ti­vo de cítri­cos).

David Sega­rra sos­tie­ne en Radio Kla­ra que, aun­que “la moder­ni­dad nos ense­ñe a refle­xio­nar a muy cor­to pla­zo, las luchas for­man una lar­ga cade­na de esla­bo­nes conec­ta­dos en el espa­cio y el tiem­po”. El cineas­ta recuer­da las luchas pio­ne­ras –en la pri­me­ra mitad de los años 70- para la con­ser­va­ción de la deve­sa de El Saler, bos­que del entorno de Valen­cia inte­gra­do en el eco­sis­te­ma de L’Albufera.

En 1965 el Ayun­ta­mien­to fran­quis­ta de Valen­cia apro­bó, en el con­tex­to del boom turís­ti­co, un plan para la urba­ni­za­ción de 871 hec­tá­reas entre l’Albufera y el mar, que incluía un heli­puer­to, cam­po de golf, hote­les, torres de apar­ta­men­tos, un gran cen­tro comer­cial o puer­tos para embar­ca­cio­nes depor­ti­vas, entre otras actua­cio­nes. La cam­pa­ña ciu­da­da­na El saler per al poble, aso­cia­cio­nes veci­na­les, el com­pro­mi­so de inte­lec­tua­les (Josep Vicent Mar­qués), y pro­fe­sio­na­les (Just Ramí­rez y Car­les Dolç) ade­más de otros apo­yos –como el del dia­rio Las Provincias‑, logra­ron que la pique­ta no avan­za­ra.

Tam­bién a media­dos de los años 70, la cam­pa­ña cívi­ca El llit del Túria és nos­tre i el volem verd impi­dió la cons­truc­ción de una auto­pis­ta en el vie­jo cau­ce del río Túria, des­pués de eri­gir­se el nue­vo para evi­tar el impac­to de ria­das y des­bor­da­mien­tos flu­via­les, como el de 1957. Hoy, el anti­guo lecho es un gran par­que ver­de de 110 hec­tá­reas en Valen­cia.

Otra vic­to­ria men­cio­na­da por David Sega­rra es la de Sal­vem el Botà­nic, Recu­pe­rem Ciu­tat. Esta coor­di­na­do­ra cívi­ca se cons­ti­tu­yó en 1995 y, tras más de dos déca­das de bata­lla, alcan­zó su obje­ti­vo: evi­tar la cons­truc­ción –en los sola­res ane­xos al Jar­dí Botà­nic de la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia- de un hotel de 11 altu­ras pro­mo­vi­do por el empre­sa­rio Anto­nio Mes­tre. Son mues­tras de la capa­ci­dad de resis­ten­cia. “¿Dón­de están esos pode­res que pare­cían omní­mo­dos, como la exal­cal­de­sa de Valen­cia Rita Bar­be­rá o los expre­si­den­tes de la Gene­ra­li­tat Valen­cia­na, Zapla­na, Camps y Fabra?”, se pre­gun­ta Sega­rra.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *