Chi­le. Cara­bi­ne­ro infil­tra­do fue des­cu­bier­to por­que pro­ta­go­ni­zó pro­gra­ma de Canal 13 con su iden­ti­dad real

Por Nico­lás Sepúl­ve­da, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de octu­bre de 2020

Regis­tro civil entre­ga iden­ti­da­des fal­sas para que la poli­cía infil­tre organizaciones.

En junio de este año un hom­bre comen­zó a cola­bo­rar con orga­ni­za­cio­nes terri­to­ria­les de Peña­lo­lén: ayu­dó en las ollas comu­nes y repar­tió mer­ca­de­ría. Cons­tan­te­men­te inci­ta­ba a otros inte­gran­tes de la orga­ni­za­ción a enfren­tar­se “con los pacos” y les decía que había inte­gra­do la “pri­me­ra línea” en Anto­fa­gas­ta. Inclu­so, les pro­pu­so rea­li­zar un ata­que sor­pre­sa a la sub­co­mi­sa­ría del sec­tor. Todos se sor­pren­die­ron cuan­do ese com­ba­ti­vo nue­vo vecino apa­re­ció en un pro­gra­ma de Canal 13 reve­lan­do su ver­da­de­ra iden­ti­dad: un cabo de Carabineros.

* CIPER man­tie­ne bajo reser­va la iden­ti­dad real del agen­te poli­cial, de los pobla­do­res y de la orga­ni­za­ción que infil­tró, para res­guar­dar la segu­ri­dad de todos los involucrados.

Gio­vany Aré­va­lo Álva­rez no ocul­ta­ba sus deseos de ata­car a Cara­bi­ne­ros. Pla­ni­fi­ca­ba fór­mu­las para sor­pren­der­los des­pre­ve­ni­dos. Y, a tra­vés de men­sa­jes en Whatsapp, tra­ta­ba de con­ven­cer a los inte­gran­tes de una orga­ni­za­ción social de la pobla­ción Lo Her­mi­da (Peña­lo­lén) para que par­ti­ci­pa­ran. Su can­te­ra de ideas era su supues­ta expe­rien­cia pre­via en la “pri­me­ra línea” de Anto­fa­gas­ta. Uno de sus pla­nes más atre­vi­dos fue rea­li­zar un ata­que sor­pre­sa a la sub­co­mi­sa­ría de la Pobla­ción Lo Her­mi­da, en Peña­lo­lén, y lo com­par­tió en el siguien­te men­sa­je de audio que envió a uno de los pobla­do­res a media­dos de este año:

Así lo hacía­mos allá en Anto­fa. Ima­gí­na­te que no subía­mos nin­gu­na hue­vá, ni a Face­book, ni a Ins­ta­gram… ir así un día espe­cí­fi­co, para que los hue­vo­nes no estén pre­pa­ra­dos, que no nos estén espe­ran­do, y empe­zar a ata­car­los, her­mano, empe­zar a ata­car a los culiaos. Esa es la mano, por­que si es que empe­za­mos a subir hueás dicien­do ‘ya, maña­na a tal hora’, los hue­vo­nes se van a pre­pa­rar y nos van a estar espe­ran­do”.

Aun­que hay un RUT y una cédu­la de iden­ti­dad aso­cia­da a Gio­vany Aré­va­lo Álva­rez, se tra­ta de un nom­bre fic­ti­cio. Una cha­pa uti­li­za­da por un cabo segun­do de Cara­bi­ne­ros. CIPER con­fir­mó la ver­da­de­ra iden­ti­dad del poli­cía y con­sul­tó for­mal­men­te a Cara­bi­ne­ros por las acti­vi­da­des que des­ple­gó, al menos has­ta sep­tiem­bre pasa­do, en Lo Her­mi­da. La res­pues­ta ins­ti­tu­cio­nal no apor­tó deta­lles, limi­tán­do­se a seña­lar que “el cara­bi­ne­ro está bajo el ampa­ro de la Ley de Inte­li­gen­cia, no pode­mos reve­lar antecedentes”.

Tam­po­co hubo res­pues­ta ofi­cial a la con­sul­ta de CIPER res­pec­to de si un cara­bi­ne­ro infil­tra­do, ade­más de reca­bar prue­bas de even­tua­les deli­tos o reco­ger infor­ma­ción para aná­li­sis de inte­li­gen­cia, pue­de pro­mo­ver accio­nes vio­len­tas, como ins­ti­gar a un enfren­ta­mien­to con las mis­mas fuer­zas poli­cia­les. Res­pec­to de este pun­to, Cara­bi­ne­ros solo indi­có que las ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia, por ley, no pue­den comentarse.

El tema adquie­re rele­van­cia, pues en la madru­ga­da de este jue­ves 15 el Minis­te­rio Públi­co y Cara­bi­ne­ros rea­li­za­ron alla­na­mien­tos en la pobla­ción Lo Her­mi­da y detu­vie­ron a diez per­so­nas acu­sa­das de ata­car la mis­ma sub­co­mi­sa­ría de Peña­lo­lén que esta­ba en la mira del agen­te “Gio­vany”. En todo caso, nin­guno de los dete­ni­dos per­te­ne­ce a la orga­ni­za­ción social en la que se infil­tró el cabo segundo.

Lo curio­so de este caso, es que el infil­tra­do fue detec­ta­do por los pobla­do­res por­que pro­ta­go­ni­zó un capí­tu­lo de un docu­rea­lity que trans­mi­te Canal 13. El pro­gra­ma no tie­ne rela­ción con sus labo­res poli­cia­les, sino con aspec­tos de su vida pri­va­da. CIPER pudo com­pro­bar que, efec­ti­va­men­te, en ese pro­gra­ma el cara­bi­ne­ro apa­re­ce con su nom­bre real y corres­pon­de a la mis­ma per­so­na que se pre­sen­ta­ba en Lo Her­mi­da como inte­gran­te de la “pri­me­ra línea”.

CIPER tam­bién con­sul­tó a Cara­bi­ne­ros cómo se selec­cio­na al per­so­nal que hace estas labo­res de inte­li­gen­cia y por qué razón se esco­gió a un fun­cio­na­rio que había pro­ta­go­ni­za­do un pro­gra­ma de TV de alto rating, lo que evi­den­te­men­te lo expo­ne a ser des­cu­bier­to. No hubo res­pues­ta for­mal a esta pre­gun­ta. De hecho, el pro­gra­ma en el que apa­re­ce el cabo segun­do tam­bién está en You­tu­be, don­de acu­mu­la más de un millón de visitas.

De uni­for­me, el infil­tra­do por Cara­bi­ne­ros en orga­ni­za­cio­nes populares

Aquí, dis­fra­za­do de manifestante

“HAY QUE QUEMARLOS”

CIPER com­pro­bó que en los men­sa­jes envia­dos por “Gio­vany” a los pobla­do­res a media­dos de este año, el agen­te insis­tía en que anda­ba “deto­nao” y que tenía ganas de enfren­tar­se con la poli­cía. “Pacos culiaos, me tie­nen brao del nor­te”, escri­bió en una opor­tu­ni­dad. “Hay que que­mar­los”, dijo en otra ocasión.

En esas fechas, en pleno peak de la pan­de­mia de Covid, la orga­ni­za­ción veci­nal en la que esta­ba infil­tra­do se dedi­ca­ba prio­ri­ta­ria­men­te a orga­ni­zar una olla común y repar­tir ali­men­tos. Por lo mis­mo, la per­ma­nen­te insis­ten­cia de “Gio­vany” para que el gru­po par­ti­ci­pa­ra en enfren­ta­mien­tos con Cara­bi­ne­ros comen­zó a ser sos­pe­cho­sa para los diri­gen­tes. En los chats a los que CIPER tuvo acce­so, se leen las res­pues­tas que le daban a sus pro­po­si­cio­nes: “Lo prin­ci­pal es for­ta­le­cer­nos como orga­ni­za­ción, y levan­tar un buen tra­ba­jo en el terri­to­rio”.

“Gio­vany” tam­bién par­ti­ci­pó en las acti­vi­da­des de la olla común y de auxi­lio a los hoga­res afec­ta­dos por el des­em­pleo. Inclu­so depo­si­tó dine­ro varias veces para finan­ciar la ayu­da social. Los com­pro­ban­tes de esos depó­si­tos indi­can que lo hacía des­de una cuen­ta RUT de Ban­coEs­ta­do. “‘Tomen ahí hay $30.000 o ahí hay $25.000’, siem­pre dis­po­nía de pla­ta. La pasa­ba en efec­ti­vo o la depo­si­ta­ba. Noso­tros le decía­mos ‘andai terri­ble rega­lón’, y nos res­pon­día que le esta­ba yen­do bien en la pega”, cuen­ta uno de los jóve­nes que par­ti­ci­pa en la organización.

Las sos­pe­chas se acre­cen­ta­ron por­que no tenía ami­gos ni cono­ci­dos en el sec­tor. Había lle­ga­do al lugar tras con­tac­tar por redes socia­les a un tatua­dor del barrio. Hubo varios epi­so­dios que incre­men­ta­ron las dudas. Uno de los inte­gran­tes de la orga­ni­za­ción fue aler­ta­do por un vecino por­que “Gio­vany” había asis­ti­do a una reu­nión para coor­di­nar el ani­ver­sa­rio de la pobla­ción y lo vie­ron sacan­do fotos a las paten­tes de los autos de quie­nes esta­ban en la cita.

Foto­gra­fía com­par­ti­da por «Gio­vany» en su cuen­ta de Facebook.

En otra oca­sión, duran­te un con­ver­sa­to­rio sobre la cri­sis social, fue­ron evi­den­tes sus esfuer­zos para con­se­guir los telé­fo­nos de las per­so­nas con las que hablaba.

Los inte­gran­tes del gru­po inten­ta­ron che­quear­lo. En una opor­tu­ni­dad le pidie­ron su cédu­la de iden­ti­dad y en otra le revi­sa­ron el celu­lar: “Tenía con­tac­tos muy pre­ci­sos y fotos de mani­fes­ta­cio­nes, pero todo muy recien­te. Cuan­do le pre­gun­ta­mos, dijo que el celu­lar era nue­vo por­que se le había per­di­do el anterior”.

Al prin­ci­pio, el agen­te se toma­ba las sos­pe­chas con humor, pero lue­go mani­fes­tó su moles­tia. En un men­sa­je de audio que le man­dó a uno de los pobla­do­res, le dijo que “esta­ba bueno ya”:

Me da rabia, por­que estoy tra­ba­jan­do y todos me pre­gun­tan, her­mano, ¿cuán­do lle­gai? y está bien, si yo sé que ten­go que lle­gar, pero yo ten­go que tra­ba­jar, si estoy a pura pega acá. Y en Anto­fa­gas­ta era otra volá, puro carre­te con los cabros, pero igual los cabros eran apa­ña­do­res… a uste­des les mos­tré mi car­net, toda la weá. Si ten­go cual­quier ante­ce­den­tes, hueón. Por des­ór­de­nes, toda la weá, y uste­des andan con la des­con­fian­za, her­mano. Yo entien­do la des­con­fian­za, pero la weá es moles­to­sa ya po”.

UN AGENTE QUE APARECE EN LA TELE

Lo que ter­mi­nó de derrum­bar las coar­ta­das de “Gio­vany” fue una urgen­cia médi­ca. Una de las jóve­nes que par­ti­ci­pa­ba en las ollas comu­nes asis­tió a un cen­tro médi­co en sep­tiem­bre. En el tele­vi­sor de la sala de espe­ra vio al joven que supues­ta­men­te había lle­ga­do de Anto­fa­gas­ta. Aun­que en la pan­ta­lla apa­re­cía con otro nom­bre, con el uni­for­me de Cara­bi­ne­ros, con pelo cor­to y no con las tren­zas que ella le cono­cía, lo reco­no­ció de inmediato.

En sep­tiem­bre de 2019, Canal 13 exhi­bió el capí­tu­lo de un docu­rea­lity cuyo pro­ta­go­nis­ta era un cabo segun­do de Cara­bi­ne­ros. Par­te de ese capí­tu­lo es el que la joven de Lo Her­mi­da vio en el tele­vi­sor de la con­sul­ta médi­ca. Era una pro­mo­ción del canal que anun­cia­ba la repe­ti­ción del pro­gra­ma. Pero esa reite­ra­ción nun­ca se con­cre­tó. CIPER com­pro­bó que Cara­bi­ne­ros le soli­ci­tó al canal no vol­ver a emi­tir ese capítulo.

El cabo segun­do que ope­ró como “Gio­vany” es oriun­do de Alto Hos­pi­cio. Cuan­do apa­re­ció por Lo Her­mi­da su aspec­to era muy dis­tin­to al que tenía cuan­do pro­ta­go­ni­zó el pro­gra­ma de Canal 13. En su nue­vo rol lucía tren­zas azu­les, bigo­te y bar­ba tipo can­da­do. Un aro con expan­sión en su ore­ja y, des­pués de junio, un tatua­je en su bra­zo dere­cho con un dise­ño alu­si­vo a las protestas.

Cap­tu­ra de la cuen­ta de Face­book del agen­te «Gio­vany»

Los diri­gen­tes socia­les dicen que iba a reunio­nes y acti­vi­da­des duran­te una sema­na y lue­go des­apa­re­cía las dos siguien­tes. Su excu­sa era que tra­ba­ja­ba para con­tra­tis­tas de cons­truc­ción y muchas veces debía salir de San­tia­go. De hecho, man­te­nía una cuen­ta de Face­book bajo la iden­ti­dad fal­sa de “Gio­vany” –que fue eli­mi­na­da des­pués de que CIPER pre­gun­tó por él en Cara­bi­ne­ros– en la que hacía alu­sión a via­jes a Pucón (La Araucanía).

El modus ope­ran­di de “Gio­vany” es muy simi­lar al que uti­li­zó Cara­bi­ne­ros en la “Ope­ra­ción Tar­zán”, cuan­do en 2013 un agen­te fue infil­tra­do en una comu­ni­dad mapu­che (vea el repor­ta­je de CIPER “Infor­mes reser­va­dos de Cara­bi­ne­ros: así se infil­tran los agen­tes encu­bier­tos en la zona mapu­che”). La Ley de Inte­li­gen­cia facul­ta a la poli­cía a uti­li­zar agen­tes infil­tra­dos sin auto­ri­za­ción judi­cial, por lo que nin­gu­na auto­ri­dad civil super­vi­sa su accio­nar, el que se finan­cia median­te fon­dos reservados.

Cara­bi­ne­ros tam­bién soli­ci­ta al Regis­tro Civil la entre­ga de iden­ti­da­des fal­sas para que sean uti­li­za­das por los agen­tes. Eso podría expli­car por qué “Gio­vany” tenía una cédu­la y una cuen­ta RUT del Ban­coEs­ta­do, las que uti­li­za­ba para dar sus­ten­to a su his­to­ria. Des­de el Regis­tro Civil no res­pon­die­ron las pre­gun­tas de CIPER.

POLICÍA DE “PRIMERA LÍNEA”

Antes de con­fir­mar su iden­ti­dad real por el pro­gra­ma de tele­vi­sión, dos epi­so­dios ali­men­ta­ron con más fuer­zas las sos­pe­chas de los diri­gen­tes de Lo Her­mi­da. El pri­me­ro fue una supues­ta deten­ción que “Gio­vany” sufrió des­pués de una cicle­ta­da de con­me­mo­ra­ción de los 50 años de la pobla­ción. Al even­to, el agen­te lle­gó con una enor­me ban­de­ra mapu­che. Lue­go de que la cicle­ta­da fue dis­per­sa­da por Cara­bi­ne­ros, se per­dió su ras­tro. Comen­za­ron a lla­mar­lo a su celu­lar para saber cómo esta­ba, pero no res­pon­día. Cuan­do final­men­te entró la lla­ma­da, al otro lado de la línea no se escu­chó su voz: “Se escu­cha­ban puros pacos hablar y des­pués cor­ta­ron. Noso­tros pen­sa­mos que a este loco le esta­ban revi­san­do el celu­lar”, dice una de las per­so­nas que escu­chó ese llamado.

El agen­te expli­có des­pués que había sido dete­ni­do y que lo esta­ban acu­san­do de por­tar un cuchi­llo. Inclu­so, apa­re­ció con un more­tón en un bra­zo y un ras­gu­ño en el cue­llo, heri­das que, según su ver­sión, le había pro­vo­ca­do la poli­cía. Cuan­do le ofre­cie­ron pre­sen­tar una denun­cia, se negó.

Un día des­pués, el 6 de sep­tiem­bre, tem­prano en la maña­na, un inte­gran­te de la orga­ni­za­ción fue a dejar­lo al aero­puer­to. Les había con­ta­do que tenía que via­jar al nor­te a ver a su fami­lia. Pero ape­nas “Gio­vany” se bajó del auto, un radio­pa­tru­llas inter­cep­tó el vehícu­lo. Al con­duc­tor le pidie­ron los docu­men­tos y lue­go revi­sa­ron los asien­tos, la male­ta y has­ta saca­ron la rue­da de repues­to, pero no encon­tra­ron nada. El joven que fue some­ti­do a ese con­trol cuen­ta: “Al final el paco va y me dice ‘¿sabís por qué te esta­mos con­tro­lan­do? A mí me man­da­ron a fis­ca­li­zar­te. Si tú sabís en lo que andai meti­do… vo andai meti­do en pro­tes­tas. Ten cui­da­do no más’».

La par­ti­ci­pa­ción del agen­te “Gio­vany” en pro­tes­tas vio­len­tas esta­ría acre­di­ta­da en foto­gra­fías que él com­par­tió con jóve­nes de Lo Her­mi­da para ganar­se su con­fian­za. En uno de esos regis­tros apa­re­ce enca­pu­cha­do al lado de una barri­ca­da en el nor­te del país. En otras figu­ra, tam­bién enca­pu­cha­do, duran­te mani­fes­ta­cio­nes en Pla­za Ita­lia. El par­ti­cu­lar color de sus ojos lo delata.

Cap­tu­ra de men­sa­je de WhatsApp envia­do por el cara­bi­ne­ro infil­tra­do a un joven de Lo Hermida.

Algu­nos de estos regis­tros los com­par­tió en la cuen­ta de Face­book que uti­li­zó bajo su iden­ti­dad fal­sa des­de fines de 2019, lla­ma­da “Char­lie Char­lie”. Allí había agre­ga­do a nume­ro­sas cuen­tas rela­cio­na­das con el esta­lli­do social, com­par­tía memes y pro­pa­gan­da de la cam­pa­ña “Yo no voto, me orga­ni­zo”, que lla­ma a la abs­ten­ción en el ple­bis­ci­to cons­ti­tu­cio­nal. En su cuen­ta tam­bién abun­da­ban las bom­bas molo­tov y fotos de enfren­ta­mien­tos de mani­fes­tan­tes con Carabineros.

En esa cuen­ta de Face­book el agen­te tam­bién come­tió erro­res, como incluir en la ins­crip­ción de la pági­na par­te de su nom­bre real y dar­le “me gus­ta” a la cuen­ta del pro­gra­ma de Canal 13 que lo había entrevistado.

Fue a tra­vés de esa cuen­ta de Face­book que se acer­có a las orga­ni­za­cio­nes de Lo Her­mi­da. A media­dos de mayo había comen­za­do a res­pon­der las publi­ca­cio­nes de una orga­ni­za­ción de ese sec­tor: “Bkn cabros, arri­ba los que luchan”; “Exce­len­te, los mejo­res”. Lue­go pasó a comu­ni­car­se por chat, pidien­do reu­nir­se con los diri­gen­tes de esa orga­ni­za­ción para ayu­dar­los. En para­le­lo, lle­gó a tatuar­se con un vecino de la pobla­ción, al que con­tac­tó por Ins­ta­gram. Esa vez tam­bién con­tó que era de la “pri­me­ra línea” de Anto­fa­gas­ta, que que­ría enfren­tar­se “con los pacos” y que anda­ba “deto­nao”.

Los par­ti­ci­pan­tes de la orga­ni­za­ción social de Lo Her­mi­da que fue infil­tra­da por “Gio­vany” dije­ron a CIPER que están preo­cu­pa­dos: “Nos sen­ti­mos súper vul­ne­ra­dos, muchos lo invi­ta­mos a nues­tras casas. Nos sen­ti­mos ame­na­za­dos tam­bién, por el cons­tan­te hos­ti­ga­mien­to de la poli­cía (…) Es como que qui­sie­ron indu­cir­nos a par­ti­ci­par en acti­vi­da­des pro­vo­ca­ti­vas, para incul­par­nos. Creo que uno de sus obje­ti­vos era que engan­chá­ra­mos con algu­na de sus pro­pues­tas, como cuan­do nos pro­pu­so hacer una embos­ca­da con­tra Cara­bi­ne­ros. Y des­pués nos podían hacer un mon­ta­je y pre­sen­tar­nos como los vio­len­tis­tas de Lo Her­mi­da», seña­ló uno de los dirigentes.

Los pobla­do­res denun­cian que hace meses sufren hos­ti­ga­mien­tos y segui­mien­tos por par­te de poli­cías. «Para Cara­bi­ne­ros las orga­ni­za­cio­nes socia­les somos sus enemi­gos al inte­rior del terri­to­rio», dijo una joven, quien con­tó que cuan­do repar­tían canas­tas de mer­ca­de­ría duran­te el invierno pasa­do, cons­tan­te­men­te eran segui­dos por un retén móvil de Cara­bi­ne­ros. Y que para ellos ya es habi­tual tener uni­for­ma­dos afue­ra de sus casas, o dro­nes poli­cia­les sobre­vo­lan­do los luga­res en los que se reúnen.

Cap­tu­ra de la cuen­ta de Face­book del agen­te «Gio­vany»

Ánge­la, quien se pre­sen­tó como coor­di­na­do­ra metro­po­li­ta­na de la Comi­sión Chi­le­na de Dere­chos Huma­nos, con­tó que ya pre­sen­ta­ron un recur­so de ampa­ro a favor de una inte­gran­te de la orga­ni­za­ción social de Lo Her­mi­da por este caso: “Ella tie­ne pre­sen­cia poli­cial per­ma­nen­te afue­ra de su casa y la han esta­do bus­can­do efec­ti­vos de la PDI, han ido a su casa citán­do­la a cier­tos luga­res sin por­tar nin­gún cer­ti­fi­ca­do. Tam­po­co le han dicho por qué cau­sa es. Ella decla­ra que ha ido al cuar­tel de la PDI de Peña­lo­lén y al de Pro­vi­den­cia, y que allí le dije­ron que no for­ma­ba par­te de nin­gu­na inves­ti­ga­ción y que no esta­ba cita­da a declarar”.

El año pasa­do, duran­te las pro­tes­tas del esta­lli­do social, las orga­ni­za­cio­nes de Lo Her­mi­da denun­cia­ron a Cara­bi­ne­ros por mal­tra­tos y vejá­me­nes. Orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, como la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, visi­ta­ron la pobla­ción para cons­ta­tar in situ las denun­cias, y el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos anun­ció, en noviem­bre de 2019, la pre­sen­ta­ción de 20 que­re­llas por vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos en ese sector.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *