Vene­zue­la. «Sal­va­jes y des­afi­lia­dos»: con­ver­sa­ción con Rei­nal­do Iturriza

Por Cira Pas­cual Mar­qui­na. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de octu­bre de 2020.

En esta entre­vis­ta con Rei­nal­do Itu­rri­za, blo­gue­ro y autor de «El cha­vis­mo sal­va­je», habla­mos sobre algu­nas de las cues­tio­nes más com­ple­jas que enfren­ta el cha­vis­mo hoy: la des­afi­lia­ción polí­ti­ca de sec­to­res amplios de la socie­dad vene­zo­la­na y los encuen­tros y des­en­cuen­tros de Cha­vez, y su pro­yec­to, con la izquierda. 

Cira Pas­cual Mar­qui­na (CPM): Tú has desa­rro­lla­do una lec­tu­ra crea­ti­va sobre la iden­ti­dad de Cha­vis­mo. Como ejer­ci­cio, ¿podrías hacer una sín­te­sis sobre esta lectura?

-Rei­nal­do Itu­rri­za (RI): Está en pri­mer lugar lo plan­tea­do en El cha­vis­mo sal­va­je. Cro­no­ló­gi­ca­men­te, este libro reco­ge escri­tos que van des­de 2007 has­ta 2012, fun­da­men­tal­men­te. Entre otras cosas, hay allí un pri­mer inten­to de iden­ti­fi­car las ten­sio­nes a lo interno del cha­vis­mo, de expli­car a qué lógi­cas res­pon­den las dis­tin­tas líneas de fuer­za que lo atra­vie­san, cómo éstas se expre­san en prác­ti­cas, etc. 

Escri­bir estos tex­tos impli­có, natu­ral­men­te, un míni­mo ejer­ci­cio de abs­trac­ción, inten­tan­do cap­tar el movi­mien­to real, por demás ver­ti­gi­no­so, pero en nin­gún momen­to tuve la inten­ción de ubi­car­me como un obser­va­dor del cha­vis­mo “des­de afue­ra”. Todo lo con­tra­rio, son tex­tos ente­ra­men­te mili­tan­tes. En ese enton­ces con­si­de­ra­ba que tenía­mos la obli­ga­ción de inten­tar expli­car lo que íba­mos com­pren­dien­do acer­ca de lo que había­mos sido y éra­mos como movimiento. 

Había que hacer un esfuer­zo por par­ti­da doble: por una par­te, dejar regis­tro de lo que sig­ni­fi­ca­ba para noso­tros y noso­tras la expe­rien­cia de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, y por la otra cons­truir un rela­to al mar­gen de la pro­pa­gan­da, que no hicie­ra con­ce­sio­nes a inter­pre­ta­cio­nes autoindulgentes. 

El mis­mo con­cep­to de “cha­vis­mo sal­va­je” está lejos de ser una sim­ple metá­fo­ra, o una pro­vo­ca­ción. Lo que iden­ti­fi­ca­ba enton­ces es que había un inten­to de “bru­ta­li­zar” al cha­vis­mo, que es una de las prác­ti­cas fun­dan­tes del anti­cha­vis­mo, pero igual­men­te otro orien­ta­do a “embru­te­cer­lo”, que sería lo pro­pio de lo que allí deno­mino como “ofi­cia­lis­mo”. Con todo, hacía la impor­tan­te sal­ve­dad de que el fun­cio­na­ria­do, por ejem­plo, no era por defi­ni­ción “ofi­cia­lis­ta”, y pre­ci­sa­ba que per­fec­ta­men­te podía repro­du­cir­se una lógi­ca polí­ti­ca “ofi­cia­lis­ta” mili­tan­do en el movi­mien­to popu­lar. Inten­ta­ba, en sín­te­sis, que pro­ble­ma­ti­zá­ra­mos la cues­tión del poder, de su ejer­ci­cio, y por su supues­to del Esta­do, de la institucionalidad.

En «El cha­vis­mo sal­va­je» plan­teé unos cuan­tos pro­ble­mas de esta índo­le y dejé abier­tas, como es inevi­ta­ble, muchas inte­rro­gan­tes. Fue real­men­te un pun­to de par­ti­da. En ade­lan­te he inten­ta­do pro­fun­di­zar en algu­nos de estos asun­tos, y en otros que han ido sur­gien­do. Lue­go, en 2017, escri­bí un peque­ño ensa­yo aún iné­di­to: Chá­vez lec­tor de Nietz­sche. Chá­vez fue un inten­so y des­pre­jui­cia­do lec­tor de Nietz­sche duran­te sus últi­mos dos años de vida. Y como cabría espe­rar de un hom­bre como Chá­vez, no se tra­ta­ba de sim­ples dis­qui­si­cio­nes filosóficas. 

Tales lec­tu­ras, entre otras, ins­pi­ra­ron algu­nas deci­sio­nes de gran enver­ga­du­ra. El céle­bre “Comu­na o nada” nace, al menos en par­te, de esta pecu­liar y muy hete­ro­do­xa lec­tu­ra que hacía Chá­vez de Nietz­sche. En fin, en línea con el aná­li­sis ini­cia­do en El cha­vis­mo sal­va­je, y toman­do como refe­ren­cia la lec­tu­ra que hacía Gilles Deleu­ze de Nietz­sche, suge­ría la exis­ten­cia de un cha­vis­mo acti­vo que se dis­tin­gui­ría cla­ra­men­te de un cha­vis­mo reactivo.

En 2018 escri­bí otro libro aún iné­di­to, La polí­ti­ca de los comu­nes, en el que ade­más reúno algu­nos tex­tos ya publi­ca­dos sobre la cues­tión comu­nal en Vene­zue­la. Entre otras cosas, allí inten­to demos­trar que el cha­vis­mo sig­ni­fi­có una rup­tu­ra con la cul­tu­ra polí­ti­ca ade­ca. Es decir, si bien hay una cla­ra línea de con­ti­nui­dad entre ésta y lo que podría lla­mar­se la cul­tu­ra polí­ti­ca cha­vis­ta, lo que dis­tin­gui­ría a esta últi­ma es, pre­ci­sa­men­te, lo que tie­ne de sin­gu­lar. ¿En qué con­sis­te la sin­gu­la­ri­dad del cha­vis­mo? ¿En qué pun­to ocu­rre esto? Cuan­do, en ple­na déca­da de los 90, se pro­du­ce lo que el mis­mo Chá­vez lla­ma­ría una ver­da­de­ra “rup­tu­ra epis­te­mo­ló­gi­ca”, que es lo que suce­de cuan­do los jóve­nes mili­ta­res boli­va­ria­nos “des­cu­bren” la idea-fuer­za de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y protagónica. 

De nue­vo, aquí esta­mos en pre­sen­cia de un acon­te­ci­mien­to teó­ri­co y polí­ti­co en toda la línea, en tan­to que, gra­vi­tan­do en torno a esta idea-fuer­za, la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria en Vene­zue­la ya no sería la mis­ma. Hay un antes y un des­pués de este acon­te­ci­mien­to. Creo no exa­ge­rar al afir­mar que la mis­ma revo­lu­ción boli­va­ria­na será posi­ble a par­tir de esta rup­tu­ra. Ella lo cam­bia todo, y en par­ti­cu­lar la mane­ra de rela­cio­nar­se con el suje­to popular.

Más recien­te­men­te, en 2019, escri­bí la Radio­gra­fía sen­ti­men­tal del cha­vis­mo, y comen­cé a tra­ba­jar en una línea de inves­ti­ga­ción a la que inti­tu­lé Cua­ren­te­na, lo que por cier­to no tie­ne que ver con la con­tin­gen­cia deri­va­da de la pan­de­mia por el coro­na­vi­rus, sino con el hecho de que, en 2017, las líneas de fuer­za más reac­cio­na­rias del anti­cha­vis­mo se hicie­ron fer­vo­ro­sos pro­mo­to­res del blo­queo eco­nó­mi­co total con­tra Vene­zue­la (una “cua­ren­te­na” para con­te­ner y erra­di­car la “enfer­me­dad con­ta­gio­sa” que es el chavismo). 

La Radio­gra­fía pue­de ser leí­da como una actua­li­za­ción del aná­li­sis ini­cia­do en El cha­vis­mo sal­va­je. Por ejem­plo, lo que iden­ti­fi­co en la Radio­gra­fía como “cha­vis­mo des­afi­lia­do” no es más que la expre­sión más con­tem­po­rá­nea del mis­mo cha­vis­mo sal­va­je has­tia­do, ¡ya en 2010!, de lo que lla­mo la “polí­ti­ca boba”, con el agra­van­te de que este fenó­meno de des­afi­lia­ción se ha hecho masivo.

En Cua­ren­te­na he inten­ta­do iden­ti­fi­car los con­di­cio­nan­tes de este fenó­meno de des­afi­lia­ción polí­ti­ca, comen­zan­do a hur­gar a fon­do en un cam­po de aná­li­sis al que no pres­té la sufi­cien­te aten­ción en todos estos años: el eco­nó­mi­co. Más que un asun­to pen­dien­te, se tra­ta, diga­mos, de una deu­da colec­ti­va, mucho más que per­so­nal: com­pren­der, por ejem­plo, cuál es la com­po­si­ción de cla­ses de la socie­dad vene­zo­la­na actual. Pero, más allá de la per­ti­nen­cia de una ins­tan­tá­nea sobre la actual coyun­tu­ra his­tó­ri­ca, me pare­ce que debe­mos ser capa­ces de saber cuál ha sido la evo­lu­ción de la estruc­tu­ra de cla­ses en la socie­dad vene­zo­la­na, pon­ga­mos, des­de la déca­da de los 70. Has­ta tan­to no dis­pon­ga­mos de infor­ma­ción tan bási­ca como cru­cial, esta­re­mos con­de­na­dos a repe­tir las mis­mas gene­ra­li­da­des sobre el “ren­tis­mo petro­le­ro”, el “post-ren­tis­mo” y cues­tio­nes por el estilo.

Algu­nas de mis hipó­te­sis de tra­ba­jo, actual­men­te, son las siguientes: 

1) hay una rela­ción estre­cha, no mecá­ni­ca, pero tam­po­co casual, entre la emer­gen­cia de las pri­me­ras célu­las revo­lu­cio­na­rias en el seno del Ejér­ci­to vene­zo­lano, en la déca­da de los 80, y el pro­gre­si­vo aumen­to de la infor­ma­li­dad y el desempleo; 

2) hay evi­den­cia his­tó­ri­ca, docu­men­tal, de la cla­ri­dad estra­té­gi­ca de los mili­ta­res boli­va­ria­nos res­pec­to de lo que ten­dría que ser la médu­la del suje­to popu­lar revo­lu­cio­na­rio: eso que tan tem­prano como en 1993 Chá­vez iden­ti­fi­ca­ba como “cla­se mar­gi­nal”, con­for­ma­da, fun­da­men­tal­men­te, por lo que algu­nos estu­dio­sos lla­man “sub­pro­le­ta­ria­do”, que es la frac­ción de cla­se pro­le­ta­ria más gol­pea­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca: son los pobres que tra­ba­jan, pero cuyo tra­ba­jo no les garan­ti­za lo míni­mo sufi­cien­te para la repro­duc­ción de la vida; 

3) el apo­yo de este “sub­pro­le­ta­ria­do” será deci­si­vo en la vic­to­ria elec­to­ral de Chá­vez en 1998 y más deter­mi­nan­te aún en la resis­ten­cia con­tra todas y cada una de las ten­ta­ti­vas des­ti­tu­yen­tes de los pri­me­ros años de revo­lu­ción boli­va­ria­na, inclui­do el cate­gó­ri­co triun­fo en el refe­ren­do de 2004; 

4) la polí­ti­ca social, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral duran­te las pre­si­den­cias de Chá­vez ten­drá como pro­pó­si­to, fun­da­men­tal­men­te, afec­tar posi­ti­va­men­te las con­di­cio­nes mate­ria­les y espi­ri­tua­les de vida de esta frac­ción de clase; 

5) todo el esfuer­zo de cons­truc­ción de hege­mo­nía popu­lar y demo­crá­ti­ca lide­ra­do por Chá­vez ten­drá como cen­tro de gra­ve­dad esta frac­ción de cla­se: sus aspi­ra­cio­nes y deman­das, pero tam­bién su orga­ni­za­ción. Des­de esta pers­pec­ti­va, me pare­ce, pue­de enten­der­se una ini­cia­ti­va como la crea­ción de los con­se­jos comu­na­les y, más tar­de, de las Comunas; 

6) la derro­ta en las par­la­men­ta­rias de 2015 es un cam­pa­na­zo, en el sen­ti­do de que es signo de frac­tu­ra de esta cons­truc­ción hege­mó­ni­ca demo­crá­ti­ca.
Pien­so que, con infor­ma­ción sufi­cien­te a la mano, es posi­ble demos­trar, sin mayo­res con­tra­tiem­pos, que este “sub­pro­le­ta­ria­do” es el corre­la­to eco­nó­mi­co (y al mis­mo tiem­po polí­ti­co, sin duda algu­na) de eso que en algún momen­to lla­mé “cha­vis­mo sal­va­je”. Y habien­do hecho el corres­pon­dien­te aná­li­sis rigu­ro­so, por­me­no­ri­za­do, de la evo­lu­ción de la estruc­tu­ra de cla­ses de la socie­dad vene­zo­la­na duran­te las últi­mas déca­das, algo que, insis­to, está por hacer­se, creo que esta­ría­mos en mejo­res con­di­cio­nes para enca­rar los desa­fíos del tiem­po presente. 

La pre­gun­ta sobre el “cha­vis­mo sal­va­je” hoy, en bue­na medi­da des­afi­lia­do, es la pre­gun­ta sobre el “sub­pro­le­ta­ria­do”. Y las res­pues­tas a estas pre­gun­tas nos arro­ja­rían pis­tas ines­ti­ma­bles sobre cómo pro­ce­der para reto­mar la cons­truc­ción de hege­mo­nía popu­lar y democrática. 

-CPM: Aho­ra vie­ne algo más com­pli­ca­do… con­tras­te­mos la iden­ti­dad del Cha­vis­mo con el ejer­ci­cio de la polí­ti­ca des­de el Esta­do hoy, enten­dien­do todos los fac­to­res exter­nos que con­di­cio­nan la polí­ti­ca, pero cen­trán­do­nos en el ejer­ci­cio coti­diano de la mis­ma.

-RI: Es que, de entra­da, es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble refe­rir­se al ejer­ci­cio coti­diano de la polí­ti­ca guber­na­men­tal sin tomar en cuen­ta estos fac­to­res exter­nos. Si hay algo que sobre­de­ter­mi­na, diga­mos, nues­tra vida coti­dia­na es el blo­queo eco­nó­mi­co que pesa sobre el con­jun­to de la socie­dad vene­zo­la­na. Los efec­tos del blo­queo lle­gan al extre­mo de lo ine­na­rra­ble: éste pro­du­ce sufri­mien­to, pri­va­cio­nes, angus­tia, ansie­dad, mie­do, ira, des­con­fian­za, muer­te, a lo que se suman la incer­ti­dum­bre y el estre­cha­mien­to del hori­zon­te que pro­du­ce una cir­cuns­tan­cia como la pan­de­mia. Habla­mos de una expe­rien­cia que es difí­cil de trans­mi­tir a pue­blos que, por una razón u otra, han teni­do la for­tu­na de no pade­cer un ase­dio tan criminal. 

Ade­más, allí don­de tie­ne efi­ca­cia el rela­to impe­ria­lis­ta se pro­du­ce lo que Wal­ter Ben­ja­min lla­ma­ría empa­tía con el ven­ce­dor, cuya tra­duc­ción sería más o menos la siguien­te: si en Vene­zue­la esta­mos atra­ve­san­do por seme­jan­te tran­ce his­tó­ri­co es por­que nos lo tene­mos bien mere­ci­do, idea que se expre­sa de dis­tin­tas for­mas, inclui­do el tru­cu­len­to expe­dien­te sobre la exis­ten­cia de una “dic­ta­du­ra”, un “régi­men”, etc.

Hay empa­tía con el ven­ce­dor por dos razo­nes, prin­ci­pal­men­te: por­que se es cóm­pli­ce de quie­nes se arro­gan el dere­cho de hacer el papel de ver­du­gos, que es el caso, por ejem­plo, del anti­cha­vis­mo más cipa­yo, y por­que se tie­ne mie­do de pade­cer un ase­dio simi­lar, por lo que se eli­ge no levan­tar cabe­za, des­viar la mira­da o direc­ta­men­te ensa­ñar­se con­tra el ven­ci­do, para decir­lo en tér­mi­nos del mis­mo Benjamin.

-CPM: Aho­ra bien, y ésta es una pre­gun­ta cla­ve: ¿el pue­blo vene­zo­lano ha sido vencido? 

-RI: Cual­quie­ra podría opi­nar que estoy equi­vo­ca­do, y segu­ra­men­te sería capaz de esgri­mir razo­nes muy váli­das, pero mi res­pues­ta es que no. No creo que el pue­blo vene­zo­lano haya sido ven­ci­do. Y una de las razo­nes que sus­ten­tan mi posi­ción es, pre­ci­sa­men­te, el pro­fun­do con­ven­ci­mien­to de una par­te impor­tan­te de la pobla­ción, así lo per­ci­bo, de que, con todo y los nefas­tos efec­tos del blo­queo, tene­mos un mar­gen de manio­bra. Es decir, nues­tro des­tino sigue estan­do en nues­tras manos.

Lo que per­ci­bo es que, para una par­te impor­tan­te de la pobla­ción, el blo­queo no es una fata­li­dad. Es un cri­men, y ese cri­men pro­du­ce pri­va­cio­nes y muer­tes. Pero no es una fata­li­dad. De ese con­ven­ci­mien­to se deri­va el hecho de que tan­ta gen­te, en todas par­tes, recha­ce tan enér­gi­ca­men­te el rela­to, pro­pio del ofi­cia­lis­mo, según el cual todo lo que pade­ce­mos es con­se­cuen­cia del blo­queo. Y lo peor que pode­mos hacer en este momen­to es ape­lar a un hecho tan gra­ve como el blo­queo para con­ver­tir­lo en un pretexto.

El pro­ble­ma con este rela­to es que libe­ra de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad a quie­nes, pre­ci­sa­men­te, tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des de gobierno y, peor aún, libe­ra de res­pon­sa­bi­li­dad a todo el mun­do: no sería­mos más que víc­ti­mas que habría que pro­te­ger o, en todo caso, no ten­dría­mos más que la obli­ga­ción de “resis­tir”, pre­fe­ri­ble­men­te sin “que­jar­nos” tan­to. Hay mucho de fal­sa épi­ca en este rela­to, y tam­bién mucho de fata­lis­mo. ¿El gobierno vene­zo­lano debe dejar de cum­plir con su obli­ga­ción de pro­te­ger a la pobla­ción? Por supues­to que no. ¿Todo el que está ejer­cien­do fun­cio­nes de gobierno ha hecho suyo este rela­to? Tam­po­co lo creo. Pero es sin duda un rela­to que ha gana­do mucho terreno. 

De hecho, me pare­ce bas­tan­te evi­den­te que hay una cri­sis del rela­to boli­va­riano. ¿Cómo supe­rar­la? Ponien­do en la balan­za ambas cosas: el blo­queo, los efec­tos de las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les, el ase­dio impe­rial, de un lado, y del otro nues­tro mar­gen de manio­bra, las alter­na­ti­vas que tene­mos, lo que pode­mos hacer. Eso pasa por tener con­fian­za en el genio colec­ti­vo, es decir, en el suje­to popu­lar que, en últi­ma ins­tan­cia, hizo posi­ble la revo­lu­ción bolivariana.

¿Eso quie­re decir que todas y cada una de las deci­sio­nes guber­na­men­ta­les deben ser pre­via­men­te dis­cu­ti­das públi­ca­men­te, a la mane­ra asam­blea­ria? Está cla­ro que no. Pero no pue­de seguir sien­do una prác­ti­ca común tomar tal o cual deci­sión en deter­mi­na­da mate­ria y que, fren­te a cual­quier mani­fes­ta­ción de incon­for­mi­dad o incom­pren­sión res­pec­to de lo deci­di­do, la res­pues­ta sea, cuan­do la hay: no había nin­gu­na otra alternativa.

Cuan­do en polí­ti­ca se par­te del prin­ci­pio de que no hay alter­na­ti­vas, es como si deci­die­ras bajar las san­ta­ma­rías. Y hay que saber medir las con­se­cuen­cias de bajar­le las san­ta­ma­rías en la cara al pue­blo que se poli­ti­zó con Chá­vez. Por esa razón, entre otras, es que hay tan­ta gen­te des­afi­lia­da, que ya no espe­ra nada ni del cha­vis­mo ni del anti­cha­vis­mo. Eso sí debe­ría preo­cu­par­nos y ocu­par­nos, y no el hecho de que toda­vía haya mucha otra gen­te que expre­sa de mane­ra abier­ta su incon­for­mi­dad, lo que a fin de cuen­tas es señal de vita­li­dad política.

-CPM: Duran­te todo el Pro­ce­so Boli­va­riano siem­pre hubo una rela­ción ten­sio­na­da entre la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y el movi­mien­to popu­lar. Duran­te muchos años, esa ten­sión fue pro­duc­ti­va o vir­tuo­sa, pero en este momen­to esta­mos vien­do que las ten­sio­nes se van con­vir­tien­do en grie­tas. ¿Qué ocurre?

-RI: Res­pec­to de este asun­to, pien­so que lo que cono­ce­mos como el movi­mien­to popu­lar está en la obli­ga­ción de ser pro­fun­da­men­te auto­crí­ti­co. No bas­ta con que cons­ta­te­mos que eso que iden­ti­fi­cas correc­ta­men­te como ten­sión vir­tuo­sa haya dege­ne­ra­do, cier­ta­men­te, en algo que se ase­me­ja al anta­go­nis­mo puro y duro. 

Uno podría des­pa­char el asun­to dicien­do que esta situa­ción no es más que una expre­sión de la lucha de cla­ses a lo interno del movi­mien­to, aun­que tam­bién es cier­to que hay gen­te que no alcan­za a ver siquie­ra esto, y ter­mi­na cedien­do a la ten­ta­ción de pasar cual­quier con­flic­to, ten­sión o anta­go­nis­mo por el tamiz de la leal­tad y la trai­ción, de mane­ra que ya no hay más con­flic­to, sino lea­les y trai­do­res por todas partes.

Inten­te­mos apro­xi­mar­nos a la raíz del con­flic­to. He dicho más arri­ba que el esfuer­zo de cons­truc­ción de hege­mo­nía popu­lar y demo­crá­ti­ca lide­ra­do por Chá­vez tuvo como cen­tro de gra­ve­dad al sub­pro­le­ta­ria­do, bue­na par­te del cual, duran­te la pri­me­ra déca­da de este siglo, pasó a engro­sar las filas del pro­le­ta­ria­do, eso que de mane­ra más o menos equí­vo­ca lla­ma­mos “nue­va cla­se media popu­lar”, pero que nun­ca fue cla­se media en sen­ti­do estric­to, sino cla­se tra­ba­ja­do­ra que, por pri­me­ra vez en su his­to­ria, pudo vivir dig­na­men­te. Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo aquí, entre otras cosas, es que esta­mos hablan­do de la mayo­ría del país.

En otras pala­bras, Chá­vez se hizo un líder con la sufi­cien­te auc­to­ri­tas no solo para gober­nar al país, con amplias liber­ta­des demo­crá­ti­cas, sino tam­bién para arbi­trar entre las dis­tin­tas líneas de fuer­za del cha­vis­mo, ponien­do en el cen­tro de la polí­ti­ca cha­vis­ta, reite­ro, a una frac­ción de cla­se deter­mi­na­da, sin que esto impli­ca­ra, por cier­to, que la peque­ña bur­gue­sía y la bur­gue­sía deja­ran de bene­fi­ciar­se, al mar­gen de que estén dis­pues­tas a reconocerlo.

Aho­ra bien, por razo­nes que no da chan­ce de pro­fun­di­zar aquí, y en las que hay que seguir escu­dri­ñan­do, me pare­ce que que­dó irre­suel­to el pro­ble­ma de la orga­ni­za­ción de esa frac­ción de cla­se, y en gene­ral de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. No pue­de igno­rar­se el hecho de que el cha­vis­mo insur­ge en un con­tex­to de seve­ra cri­sis de las for­mas tra­di­cio­na­les de media­ción polí­ti­ca: par­ti­dos, sin­di­ca­tos, gre­mios, lo que exi­gía a todo el movi­mien­to ensa­yar nue­vas for­mas de orga­ni­za­ción, sin que fue­ra posi­ble, y tam­po­co desea­ble, pres­cin­dir de las for­mas más tra­di­cio­na­les. Los con­se­jos comu­na­les y las Comu­nas ven­drían a ser las for­mas más avan­za­das de este ejer­ci­cio de expe­ri­men­ta­ción polí­ti­ca. En ellos el sub­pro­le­ta­ria­do se sen­tía, diga­mos, a sus anchas, con la ven­ta­ja de que estos espa­cios ten­dían a per­mi­tir­le una inter­lo­cu­ción más direc­ta con el mis­mo Chá­vez, sin tener que pasar por el par­ti­do, el sin­di­ca­to, las gober­na­cio­nes, las alcal­días, etc. 

Pero sabe­mos de sobra que esto no siem­pre ocu­rría así. Más bien era todo lo con­tra­rio: una y otra vez, el pue­blo orga­ni­za­do en estos y otros espa­cios afi­nes tenía que ver­se obli­ga­do a lidiar, natu­ral­men­te, con el par­ti­do, las gober­na­cio­nes, las alcal­días, etc., y la rela­ción solía ser muy pro­ble­má­ti­ca, por decir lo menos. Y no podía ser de otra for­ma, por­que se tra­ta­ba de dos lógi­cas, inclu­so de dos mane­ras radi­cal­men­te dis­tin­tas de con­ce­bir la polí­ti­ca, que se enfrentaban. 

Enton­ces Chá­vez arbi­tra­ba, desem­pe­ñan­do, al mis­mo tiem­po, el papel de jefe de Esta­do y el de sub­ver­si­vo den­tro del Esta­do; el Chá­vez que está en la obli­ga­ción de pre­ser­var el sta­tu quo y el que desea trans­for­mar­lo; todo a pul­so, casi siem­pre con mucha mano zur­da, real­zan­do la impor­tan­cia del par­ti­do o de pre­ser­var el con­trol de gober­na­cio­nes y alcal­días, por ejem­plo, pero al mis­mo tiem­po exhor­tan­do a ese pue­blo que se poli­ti­zó al mar­gen de las for­mas tra­di­cio­na­les de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca, a no ser apén­di­ce de nada ni de nadie.

Mien­tras todo esto ocu­rría, ¿qué papel desem­pe­ña­ba el movi­mien­to popu­lar? Me pare­ce que inten­ta­ba, correc­ta­men­te por demás, abrir­se paso y ejer­cer un lide­raz­go en estos espa­cios de orga­ni­za­ción popu­lar, en oca­sio­nes den­tro del par­ti­do, a veces en fun­cio­nes de gobierno, pero repre­sen­tan­do siem­pre una modes­ta par­te den­tro de un todo muy vas­to. Muy cua­li­fi­ca­do polí­ti­ca­men­te, pero con limi­ta­cio­nes muy evi­den­tes, ape­nas disi­mu­la­das por la ven­ta­ja que impli­ca­ba con­tar con un lide­raz­go como el de Chávez.

Creo que es bas­tan­te obvio, y por eso real­men­te no tie­ne méri­to repe­tir­lo aquí, que la ausen­cia físi­ca de Chá­vez tras­to­ca pro­fun­da­men­te la diná­mi­ca a lo interno del movi­mien­to. Y es igual­men­te obvio que Madu­ro no es Chá­vez. Supon­ga­mos que es cier­to que el sub­pro­le­ta­ria­do, o en gene­ral la cla­se tra­ba­ja­do­ra, ya no es el cen­tro de gra­ve­dad de la polí­ti­ca cha­vis­ta, sino la “bur­gue­sía revo­lu­cio­na­ria”, por­que así lo deter­mi­na la nue­va corre­la­ción de fuer­zas. Pues bien, ¿qué papel le corres­pon­de jugar al movi­mien­to popu­lar? Cier­ta­men­te, dejar cons­tan­cia de las impli­ca­cio­nes polí­ti­cas de este tras­to­ca­mien­to, pero eso pasa, nece­sa­ria­men­te, por pre­gun­tar­se qué ha sido de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, por inte­rro­gar­se por las tri­bu­la­cio­nes que ani­dan en el alma popular. 

Y en las actua­les cir­cuns­tan­cias, creo que eso impli­ca com­pren­der qué pasa por la cabe­za del pue­blo vene­zo­lano todo, pero en par­ti­cu­lar del cha­vis­mo des­afi­lia­do, ese vas­to suje­to que pare­ce haber que­da­do sin inter­lo­cu­ción posi­ble, en una suer­te de no-lugar de la polí­ti­ca, como ya lo he plan­tea­do en alguno de los tex­tos que for­man par­te de la Radiografía.

-CPM: El pasa­do y el pre­sen­te. Para una par­te del Cha­vis­mo (Misión Ver­dad, por poner un ejem­plo) el Pro­ce­so Boli­va­riano está en su momen­to más glo­rio­so por su capa­ci­dad de resis­tir los gol­pes. Para otra par­te del Cha­vis­mo, el Pro­ce­so se está achi­can­do por haber­se apar­ta­do de la voca­ción demo­crá­ti­ca que lo carac­te­ri­zó y por haber­se des­di­bu­ja­do el hori­zon­te socia­lis­ta. Sin embar­go, hay otro gru­po a lo interno que (como Marx en el 18 Bru­ma­rio) con­si­de­ra que la revo­lu­ción debe dejar atrás su pasa­do y hacer su poe­sía en el pre­sen­te. Enton­ces, ¿cuál debe ser la rela­ción de la revo­lu­ción con su pasa­do, y has­ta cuándo?

-RI: El pasa­do no nos sir­ve de nada si no nos per­mi­te avan­zar, o des­pla­zar­nos, en el pre­sen­te. Per­mí­te­me que insis­ta en este pun­to de la cons­truc­ción de hege­mo­nía popu­lar y demo­crá­ti­ca. 
Cuan­do uno lee con dete­ni­mien­to al Chá­vez de la déca­da de los 90, algu­nos de los pasa­jes más extra­or­di­na­rios tie­nen que ver con la dura polé­mi­ca que sos­tie­ne enton­ces con el lide­raz­go de los par­ti­dos de izquier­da vene­zo­la­nos, con par­te de su mili­tan­cia, con algu­nos refe­ren­tes de la inte­lec­tua­li­dad de izquierda. 

En resu­men, Chá­vez les cues­tio­na­ba su pro­fun­da des­co­ne­xión con las mayo­rías popu­la­res, su voca­ción por las dis­cu­sio­nes inter­mi­na­bles sin pasa­je al acto, su lec­tu­ra manua­les­ca de los clá­si­cos del mar­xis­mo, su esca­sa voca­ción de poder, su cor­te­dad de miras estra­té­gi­ca, su sec­ta­ris­mo, su menos­pre­cio por el pue­blo. En la ver­sión del mis­mo Chá­vez, esta izquier­da con­si­de­ra­ba aque­llos cues­tio­na­mien­tos como un ana­te­ma, como pala­bre­ría pro­pia de un adve­ne­di­zo. He inten­ta­do recons­truir par­cial­men­te este epi­so­dio en La polí­ti­ca de los comunes.

Des­co­noz­co, y la ver­dad impor­ta poco, si Chá­vez había estu­dia­do para enton­ces a un autor como Grams­ci, pero cono­cía a pro­fun­di­dad la obra de gen­te como Alfre­do Manei­ro, José Este­ban Ruiz Gue­va­ra, Pedro Duno, José Rafael Núñez Teno­rio, Klé­ber Ramí­rez, Domin­go Alber­to Ran­gel, Alí Rodrí­guez Ara­que, Víc­tor Hugo Mora­les, Hugo Tre­jo, entre otros que pudie­ran men­cio­nar­se, y de hecho cono­ció y dia­lo­gó per­so­nal­men­te si no con todos, sí con la mayo­ría de ellos, antes de lle­gar a la Pre­si­den­cia, dicho sea de paso, y en algu­nos casos inclu­so antes del 4F de 1992.

Lo que quie­ro decir es que Chá­vez era todo lo con­tra­rio de un adve­ne­di­zo: era, sin duda algu­na, un mili­tar de izquier­da que, pre­ci­sa­men­te por cono­cer­la lo sufi­cien­te, aun­que no hubie­ra mili­ta­do en ella, y en bue­na medi­da ins­pi­ra­do en el acer­vo crí­ti­co de quie­nes tenía como sus más lúci­dos refe­ren­tes, pron­to com­pren­dió que, para que la revo­lu­ción boli­va­ria­na fue­ra posi­ble, era impres­cin­di­ble ir “más allá de la izquier­da”, como lo plan­tea­ra Manei­ro en su céle­bre tex­to de 1980.

De nue­vo, aquí el “des­cu­bri­mien­to” de la idea-fuer­za de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca resul­tó deci­si­vo: ella impli­ca­ba, en los hechos, some­ter a cues­tio­na­mien­to radi­cal, incle­men­te, lo que podría­mos deno­mi­nar la tra­di­cio­nal cul­tu­ra polí­ti­ca de izquier­das, comen­zan­do por­que el lide­raz­go polí­ti­co debía aban­do­nar cual­quier pre­ten­sión de “van­guar­dia escla­re­ci­da” y tenía que apren­der a des­pla­zar­se por las cata­cum­bas popu­la­res como pez en el agua, lle­van­do la pala­bra, sí, pero sobre todo escu­chan­do, sin­tien­do el pade­ci­mien­to de las mayo­rías, acom­pa­ñan­do sus luchas. 

Me pare­ce que Chá­vez, al que tan­to se ha acu­sa­do de líder mesiá­ni­co, ver­ti­cal, auto­ri­ta­rio, com­pren­dió que al ciu­da­dano común había que tra­tar­lo como un igual, con res­pe­to, con dig­ni­dad, y no estoy segu­ro de que haya­mos asi­mi­la­do toda­vía el pro­fun­do impac­to que esto tuvo en el cam­po de la cul­tu­ra política.

Es a par­tir de la cen­tra­li­dad de esta idea de que el pue­blo vene­zo­lano no solo está cua­li­fi­ca­do para par­ti­ci­par acti­va­men­te en los asun­tos polí­ti­cos, sino ade­más para ser pro­ta­go­nis­ta, que Chá­vez y el cha­vis­mo inci­pien­te van con­for­man­do un pode­ro­so blo­que de poder, que ter­mi­na alzán­do­se con la vic­to­ria elec­to­ral de 1998. Habla­mos de un momen­to his­tó­ri­co en que los rótu­los impor­ta­ban muy poco: no impor­ta­ba si usted se auto­de­fi­nía como una per­so­na de izquier­das, lo que impor­ta­ba era si usted con­si­de­ra­ba nece­sa­rio derro­tar a la cla­se polí­ti­ca que repre­sen­ta­ba a la demo­cra­cia bur­gue­sa, al pac­to de éli­tes, y si creía posi­ble cons­truir una demo­cra­cia genui­na, popu­lar, par­ti­ci­pa­ti­va y protagónica.

Cual­quie­ra que revi­se los estu­dios de opi­nión de la épo­ca pue­de cons­ta­tar que la mayo­ría de la gen­te que votó por Chá­vez no se iden­ti­fi­ca­ba con la izquier­da. Pero, ade­más, ¿qué cosa era la izquier­da? Por­que lo cier­to es que, defi­ni­ti­va­men­te, no hay una izquier­da, sino muchas. No lo tenía cla­ro el movi­mien­to, que reu­nía en su seno dis­tin­tas expre­sio­nes de la izquier­da, des­de la más tra­di­cio­nal has­ta la más radi­cal, pero tam­bién a gen­te de la dere­cha. No lo tenía cla­ro la gen­te, y tam­po­co Chá­vez, que inclu­so coque­teó duran­te bre­ve tiem­po con la “ter­ce­ra vía”, como segu­ra­men­te recordaremos.

Pero suce­de que, en 2006, la mayo­ría de la gen­te que vota por Chá­vez se auto­de­fi­ne de izquier­das. ¿Qué sig­ni­fi­ca­ba enton­ces ser de izquier­das? No es una pre­gun­ta cual­quie­ra. Por sim­ple deduc­ción lógi­ca pode­mos con­cluir que no sig­ni­fi­ca­ba lo mis­mo que a comien­zos del gobierno de Chá­vez, y mucho menos lo que sig­ni­fi­ca­ba a media­dos de la déca­da de los 90, cuan­do el mis­mo Chá­vez enta­bla­ba aque­lla polé­mi­ca con el lide­raz­go polí­ti­co de la izquier­da tra­di­cio­nal. Habien­do supe­ra­do ya varias prue­bas de fue­go, se había pro­du­ci­do una suer­te de decan­ta­ción ideo­ló­gi­ca, pro­gra­má­ti­ca, que no deja­ba de expre­sar­se en la gra­má­ti­ca polí­ti­ca, y por supues­to en la acción de gobierno. 

Hablan­do de gra­má­ti­ca polí­ti­ca, cuan­do en 2004 Chá­vez comien­za a hablar de socia­lis­mo, lo hace plan­tean­do expre­sa­men­te la nece­si­dad de revi­sar e ir más allá de la vie­ja cul­tu­ra polí­ti­ca de izquier­das. En el fon­do, no hacía más que reite­rar, en otros tér­mi­nos y en cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas muy dis­tin­tas, con un acu­mu­la­do polí­ti­co ines­ti­ma­ble, lo que ya había plan­tea­do a media­dos de los años 90. Chá­vez no se des­lin­da de la izquier­da, la izquier­da se resig­ni­fi­ca con Chá­vez y el cha­vis­mo, se cua­li­fi­ca, se hace más poten­te, más nacio­nal y popu­lar, inten­tan­do con­so­li­dar una nue­va cul­tu­ra polí­ti­ca, una for­ma dis­tin­ta de con­ce­bir el ejer­ci­cio de la polí­ti­ca, más radi­cal­men­te democrática. 

Con la ven­ta­ja que impli­ca hacer cual­quier lec­tu­ra retros­pec­ti­va, hoy pue­de eva­luar­se qué tan lejos lle­ga­ron Chá­vez y el cha­vis­mo, o qué tan lejos lle­ga­mos, en este inten­to de refun­dar el ejer­ci­cio de la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. Pode­mos seña­lar, aquí y allá, dón­de hubo avan­ces más len­tos, retro­ce­sos inclu­so; cuán­to siguió pesan­do la vie­ja cul­tu­ra polí­ti­ca, no solo de la izquier­da más tra­di­cio­nal, sino inclu­so de la ade­ca; pode­mos y debe­mos iden­ti­fi­car cuá­les siguen sien­do los pro­ble­mas irre­suel­tos.
Pero lo que no pue­de des­co­no­cer­se es que la ten­ta­ti­va de cons­truir hege­mo­nía demo­crá­ti­ca y popu­lar, eso que Chá­vez lla­ma­ba el socia­lis­mo vene­zo­lano, boli­va­riano, del siglo XXI, fue apun­ta­la­do, en bue­na medi­da, por un lide­raz­go de izquier­da revo­lu­cio­na­ria, que logró aglu­ti­nar en torno suyo a las mayo­rías populares.

Por todo lo ante­rior, hay que ser extre­ma­da­men­te cau­tos, diría inclu­so que muy escru­pu­lo­sos y mane­jar­se con mucha hones­ti­dad polí­ti­ca e inte­lec­tual, cuan­do se dis­cu­te, hoy en día, sobre la izquier­da. Más espe­cí­fi­ca­men­te, per­ci­bo una cier­ta incli­na­ción por dis­tin­guir entre izquier­da y cha­vis­mo, o por eri­gir­se como el “legí­ti­mo” repre­sen­tan­te de aque­lla o de este últi­mo. En los casos más extre­mos, hay una cier­ta pro­pen­sión a iden­ti­fi­car a la “izquier­da”, así, entre comi­llas, como una ame­na­za o algo por el esti­lo, como el epí­to­me de lo que está extra­via­do en política.

El asun­to, por supues­to, está muy lejos de ser pura­men­te nomi­nal. Aquí no se tra­ta tan­to de cómo usted se auto­de­no­mi­ne. La his­to­ria nos ha brin­da­do unos cuan­tos ejem­plos, y lo segui­rá hacien­do, lamen­ta­ble­men­te, de muchos “lega­ta­rios” de Chá­vez que ter­mi­na­ron en far­sa. Aquí de lo que se tra­ta es de a cuál cul­tu­ra polí­ti­ca se tri­bu­ta: cómo con­ce­bi­mos el ejer­ci­cio de la polí­ti­ca, cómo pro­ce­de­mos (por ejem­plo, cuan­do se está cer­ca del “poder” o lejos de él), cómo diri­mi­mos las dife­ren­cias, cómo nos rela­cio­na­mos con la gen­te, que es qui­zá lo más importante.

Iró­ni­ca­men­te, en muchas de las invec­ti­vas con­tra la “izquier­da” pue­den iden­ti­fi­car­se exac­ta­men­te las mis­mas prác­ti­cas, los mis­mos malos hábi­tos, de la izquier­da más tra­di­cio­nal: sober­bia, auto­ri­ta­ris­mo, ver­ti­ca­lis­mo, sec­ta­ris­mo, menos­pre­cio por la gen­te; el con­ven­ci­mien­to de que se for­ma par­te de una van­guar­dia pre­cla­ra que sí está infor­ma­da, sí entien­de, sí es capaz de ver lo que la mayo­ría no pue­de ver, sí sabe lo que hay que decir en el momen­to correc­to y cono­ce per­fec­ta­men­te cuá­les cosas no deben ser dis­cu­ti­das. En suma, la mis­ma cul­tu­ra polí­ti­ca que hizo de la izquier­da más tra­di­cio­nal un con­jun­to de fuer­zas sen­ci­lla­men­te inca­paz de cons­truir hege­mo­nía popu­lar y democrática.

Dejar atrás el pasa­do y hacer poe­sía en el pre­sen­te, decías en tu pre­gun­ta, siguien­do a Marx. Me pare­ce que al poe­ta le hace fal­ta un buen baño de humil­dad. No olvi­dar que la poe­sía popu­lar fue hecha todos estos años, y sigue hacién­do­se, en bue­na medi­da, con­tra la vie­ja cul­tu­ra polí­ti­ca de izquier­das. Nos hace fal­ta asu­mir que si a tan­ta gen­te no le gus­ta la poe­sía que reci­ta­mos hoy, no es tan­to por­que está has­tia­da del pre­sen­te, sino por­que sabe, des­pués de Chá­vez, que no es posi­ble lidiar con el pre­sen­te repi­tien­do los mis­mos erro­res del pasado.

Fuen­te: Venezuelanalysis

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *