Cuba. Narra­ti­vas con­tra la jus­ti­cia de géne­ro se hacen más visibles

Por Lirians Gor­di­llo Piña, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de octu­bre de 2020.

Un dis­cur­so opues­to a los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos de las muje­res e intran­si­gen­te con el reco­no­ci­mien­to ciu­da­dano de la diver­si­dad sexual en Cuba se hace más visi­ble en redes socia­les y pro­duc­tos comunicativos.

Memes, decla­ra­cio­nes ofi­cia­les, libros sobre la “ideo­lo­gía de géne­ro”, gru­pos en Face­book, cam­pa­ñas de comu­ni­ca­ción, eti­que­tas, cana­les de You­Tu­be y mate­ria­les dis­tri­bui­dos de mano en mano dejan ver pun­tos comu­nes de un dis­cur­so y agen­da políticos.

Acti­vis­tas y espe­cia­lis­tas en la nación cari­be­ña opi­nan que, en todo ese com­ple­jo entra­ma­do, se dis­tin­gue una agen­da común conec­ta­da con movi­mien­tos anti­de­re­chos de la región.

Según la serie de inves­ti­ga­cio­nes “Polí­ti­cas Anti­gé­ne­ro en Amé­ri­ca Lati­na” , en las últi­mas déca­das se regis­tra una con­tra­ofen­si­va de cam­pa­ñas y movi­mien­tos anti­de­re­chos ultra­con­ser­va­do­res, en algu­nos casos arti­cu­la­dos con el poder político.

Publi­ca­das por el Obser­va­to­rio de Sexua­li­dad y Polí­ti­ca (SPW) en febre­ro de este año, las inves­ti­ga­cio­nes ana­li­zan lo que han aler­ta­do movi­mien­tos de muje­res, femi­nis­tas y colec­ti­vos LGBTIQ+ (les­bia­nas, gays, bise­xua­les, trans­gé­ne­ro, inter­se­xua­les y queers): exis­te una arti­cu­la­ción y cohe­sión con­tra la igual­dad de géne­ro, los dere­chos de las per­so­nas LGBTIQ+, los avan­ces de las muje­res y sus dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos, en par­ti­cu­lar el dere­cho al abor­to y a la edu­ca­ción inte­gral de la sexua­li­dad.
Como en otras nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas, en Cuba la opo­si­ción al matri­mo­nio igua­li­ta­rio fue la puer­ta de sali­da de los fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos y mar­có su sal­to del púl­pi­to a la calle en el comien­zo de la dispu­ta polí­ti­ca, aun­que exis­te un pro­gra­ma más amplio.

Para el abo­ga­do y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Matan­zas Adiel Gar­cía Pérez, un pri­mer pun­to que iden­ti­fi­ca cla­ra­men­te esa agen­da anti­de­re­chos en el país es “posi­cio­nar­se en con­tra del reco­no­ci­mien­to nor­ma­ti­vo de un dere­cho a un ter­ce­ro, a un colec­ti­vo, a una mino­ría, a un gru­po de per­so­nas”, apunta.

“Espe­cí­fi­ca­men­te el motor impul­sor fue la opo­si­ción al reco­no­ci­mien­to del matri­mo­nio igua­li­ta­rio”, comen­ta el espe­cia­lis­ta a SEM­lac Cuba.
La decla­ra­ción públi­ca de un gru­po de líde­res evan­gé­li­cos, en junio de 2018, dejó cla­ro un con­cep­to inva­ria­ble: la fami­lia “como una ins­ti­tu­ción divi­na crea­da por Dios y que el matri­mo­nio es exclu­si­va­men­te la unión de un hom­bre y una mujer, según ense­ña la Biblia, la pala­bra de Dios”.

A las decla­ra­cio­nes les siguie­ron men­sa­jes en redes socia­les, pro­duc­tos audio­vi­sua­les y movi­li­za­cio­nes de la cam­pa­ña “Estoy a favor del dise­ño ori­gi­nal. La fami­lia como Dios la creó”. La con­vo­ca­to­ria, ade­más de expre­sar la pos­tu­ra de estas igle­sias y su dere­cho a tener una voz públi­ca, bus­có influir en la redac­ción y apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción, den­tro de un esta­do laico.

Lue­go un gru­po de igle­sias evan­gé­li­cas reu­nie­ron fir­mas en opo­si­ción al artícu­lo 68, que abría la posi­bi­li­dad al matri­mo­nio igua­li­ta­rio. Aun­que no se cons­ta­ta infor­ma­ción públi­ca sobre la can­ti­dad de fir­mas reco­gi­das, el reve­ren­do Enoel Gutié­rrez afir­ma, en su libro La ideo­lo­gía de géne­ro y su impac­to. Una res­pues­ta bíbli­ca des­de la teo­lo­gía wes­le­ya­na, que fue­ron más de 178.809.

El deba­te cons­ti­tu­cio­nal hizo enton­ces más visi­ble la agen­da polí­ti­ca y el pen­sa­mien­to reli­gio­so de un gru­po de líde­res e igle­sias que bus­can inci­dir en el ámbi­to legis­la­ti­vo, polí­ti­co y social des­de una lec­tu­ra teo­ló­gi­ca de poder y autoridad.

“Antes de que exis­tie­ran las cons­ti­tu­cio­nes en las nacio­nes del mun­do, ya Dios había esta­ble­ci­do el mode­lo y la mora­li­dad de la fami­lia. En Géne­sis, el pri­mer capí­tu­lo de La Biblia, encon­tra­mos la crea­ción del ser humano, y como todas las cosas crea­das ante­rior­men­te, esta tam­bién reci­bía la cate­go­ría de bueno de par­te de Dios”, afir­ma Enoel Gutié­rrez en Fami­lia, Sexua­li­dad: Biblia y Cons­ti­tu­ción, otro libro publi­ca­do por el Semi­na­rio Evan­gé­li­co Meto­dis­ta en 2018.

Per­so­nas de fe y espe­cia­lis­tas en Cuba insis­ten en que esta agen­da anti­de­re­cho y con­ser­va­do­ra no es exten­si­va a todas las igle­sias cris­tia­nas, tam­po­co a su comu­ni­dad de fe en gene­ral. Tam­bién seña­lan que la exis­ten­cia de un pen­sa­mien­to social con­ser­va­dor extien­de este tipo de agen­das a otros sec­to­res sociales.

“El fun­da­men­ta­lis­mo reli­gio­so apro­ve­cha la matriz con­ser­va­do­ra que per­sis­te en nues­tra socie­dad y se nuclea con ella. Hay un gru­po de alia­dos no reli­gio­sos, que no están nece­sa­ria­men­te rela­cio­na­dos con la fe, con la creen­cia reli­gio­sa, que se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos en ese gru­po y que lo pode­mos ver en una esce­na coti­dia­na”, aler­ta Gar­cía Pérez.

El matri­mo­nio igua­li­ta­rio, el reco­no­ci­mien­to de la iden­ti­dad de géne­ro de las per­so­nas trans, la edu­ca­ción inte­gral de la sexua­li­dad y el abor­to son todos dere­chos que debie­ran dis­fru­tar por igual per­so­nas cre­yen­tes y no cre­yen­tes en la Cuba de hoy. Sin embar­go, en las narra­ti­vas anti­de­re­cho, no pasan por el tamiz de la jus­ti­cia social, sino de una úni­ca y exclu­yen­te mora­li­dad religiosa.

Para Gar­cía Pérez, esto sig­ni­fi­ca una “injus­ti­cia para las per­so­nas que son dis­cri­mi­na­das, quie­nes ven sus dere­chos como obje­to de deba­te o en cuestionamiento”.

Izett Samá Her­nán­dez, pas­to­ra de la Igle­sia Pres­bi­te­ria­na Refor­ma­da en Cuba, resal­ta la impor­tan­cia de poner en pri­mer lugar los dere­chos de las per­so­nas, como par­te de un pro­yec­to social que apues­ta por la inclu­sión, y ubi­ca cla­ves para com­pren­der los efec­tos que pue­den tener las pos­tu­ras más intransigentes.

“Las con­se­cuen­cias más evi­den­tes son divi­dir a la socie­dad des­de una moral sexual cen­tra­da en la fami­lia y enfren­tar todo un pro­ce­so en favor de la inclu­sión de la diver­si­dad sexual como un hecho natu­ral, como par­te de la socie­dad. Los dere­chos de los seres huma­nos tie­nen que estar por enci­ma de cual­quier dog­ma”, comen­ta Samá a SEMlac.

Otros pun­tos que se inclu­yen en la agen­da con­ser­va­do­ra y fun­da­men­ta­lis­ta son la con­cen­tra­ción de pro­pie­da­des, la posi­bi­li­dad de la edu­ca­ción reli­gio­sa en la infan­cia y el acce­so a los medios de comunicación.

Retó­ri­cas al uso

Una comu­ni­ca­ción direc­ta, basa­da en una lec­tu­ra lite­ral y selec­ti­va de la Biblia, cir­cu­la prin­ci­pal­men­te en for­ma­to digi­tal. De hechu­ra pro­fe­sio­nal y con imá­ge­nes sin­té­ti­cas e impac­tan­tes, estos pro­duc­tos en muchas oca­sio­nes se enfo­can en conec­tar con jóve­nes y ofre­cer sen­ti­dos de pros­pe­ri­dad y per­te­nen­cia a una comunidad.

Los men­sa­jes de amor por Cuba y con­vo­ca­to­rias a encon­trar espa­cios de trans­for­ma­ción en los tem­plos se alter­nan, por ejem­plo, con imá­ge­nes de fetos ensan­gren­ta­dos y con­de­nas al abor­to o repre­sen­ta­cio­nes de la diver­si­dad sexual como una bota mul­ti­co­lor que inten­ta piso­tear a una fami­lia de madre y padre blancos.

La crea­ción y uso del tér­mino “ideo­lo­gía de géne­ro” en sus­ti­tu­ción de la teo­ría de géne­ro y la teo­ría femi­nis­ta, se encuen­tra en el cen­tro de una narra­ti­va crea­da para conec­tar todos los pun­tos de la agen­da: nega­ción de los dere­chos de la comu­ni­dad LGBTIQ; opo­si­ción a la edu­ca­ción sexual y la supera­ción de los roles patriar­ca­les de géne­ro y, prin­ci­pal­men­te, estig­ma­ti­za­ción del feminismo.

Pre­sen­tar la “ideo­lo­gía de géne­ro” como una impor­ta­ción recien­te, aje­na a la tra­di­ción nacio­nal, es un aspec­to muy común en dis­tin­tas decla­ra­cio­nes y docu­men­tos públi­cos, aun­que en el país se regis­tran estu­dios de géne­ro des­de hace más de 30 años y en 2012 se cele­bró el cen­te­na­rio de sus pri­me­ras orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas.

A la par, esos dis­cur­sos asu­men eti­que­tas, imá­ge­nes, men­sa­jes y fra­ses usa­das en paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca des­de 2016, como la cam­pa­ña #Con­MisHi­jos­No­Te­Me­tas.

Otra estra­te­gia es apos­tar por un dis­cur­so posi­ti­vo, pero en esen­cia exclu­yen­te, al reafir­mar su mode­lo de fami­lia como el úni­co váli­do y de mayor jerar­quía. Así, des­de dis­tin­tos espa­cios se con­ti­núa rela­cio­nan­do la homo­se­xua­li­dad con el peca­do, la enfer­me­dad y el deli­to, aso­cia­cio­nes que inten­tan sem­brar recha­zo y mie­do en la población.

De los tan­tos ejem­plos que pue­den encon­trar­se en las redes digi­ta­les, hay uno que expo­ne la aso­cia­ción de la homo­se­xua­li­dad con la pedofi­lia, como estra­te­gia para estig­ma­ti­zar y condenar.

Cin­co líneas antes de afir­mar “te amo, valo­ro tu vida tan­to como la mía, oro por ti, quie­ro ver­te feliz, quie­ro que sepas cuán valio­so eres, que conoz­cas la ver­dad y que seas libre”, un tex­to com­par­ti­do por la artis­ta cuba­na Danay Suá­rez sen­ten­cia­ba: “Bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia con­si­de­res ‘nor­mal’ ni ‘bueno’ aque­llo que está fue­ra del per­fec­to orden esta­ble­ci­do por Dios (un hom­bre y una mujer adul­tos que se unen bajo un pac­to de amor y com­pro­mi­so exclu­si­vo y per­ma­nen­te). Todo lo demás, inclu­yen­do, des­de lue­go, la pedofi­lia, es una perversión”.

Exis­te un tipo de vio­len­cia que alter­na fra­ses como “ama­mos al peca­dor, pero no al peca­do” y “no somos homo­fó­bi­cos”, con un len­gua­je beli­cis­ta que sata­ni­za la diver­si­dad sexual y lla­ma al arre­pen­ti­mien­to y aban­dono de la homo­se­xua­li­dad, enten­di­da como esti­lo de vida perverso.

“El dia­blo aho­ra mis­mo: ‘Cris­tiano, calla­di­to te ves más boni­to. No te metas en polí­ti­ca. Deja que la agen­da LGBT robe tus hijos’”, pue­de leer­se en un post del pas­tor Adrian Pose.

Tam­bién ocu­rre que las afir­ma­cio­nes, gene­ra­li­za­cio­nes y aso­cia­cio­nes sue­len apa­re­cer sin referencias.

Cuan­do se bus­ca posi­cio­nar en el sen­ti­do común de las per­so­nas que las teo­rías de géne­ro y los femi­nis­mos —estig­ma­ti­za­dos en la “ideo­lo­gía de géne­ro”— afir­man que la orien­ta­ción sexual y la iden­ti­dad de géne­ro son sim­ples elec­cio­nes, inven­cio­nes que tra­tan de impo­ner­se en la socie­dad, casual­men­te no apa­re­cen citas direc­tas de docu­men­tos o inves­ti­ga­cio­nes que lo reafirmen.

Por ejem­plo, es común que se men­cio­nen estu­dios y esta­dís­ti­cas sin las fuen­tes directas.

“Es asom­bro­so el núme­ro de niños, ado­les­cen­tes y jóve­nes que viven en hoga­res de padres y madres divor­cia­dos, según datos de estu­dios a nivel mun­dial, el divor­cio con­tri­bu­ye a una inade­cua­da con­duc­ta social, al aban­dono esco­lar, al alcoho­lis­mo, a la dro­ga­dic­ción, la vio­len­cia, la homo­se­xua­li­dad y al sui­ci­dio. Pero está cla­ro que quie­nes pro­mue­ven el divor­cio como solu­ción nun­ca pen­sa­ron en estas con­se­cuen­cias”, pue­de leer­se en la pági­na nue­ve de Fami­lia, Sexua­li­dad: Biblia y Cons­ti­tu­ción.
Por últi­mo, ras­trear las fuen­tes pue­de lle­var a encon­trar la difu­sión de infor­ma­ción fal­sa tam­bién en Cuba.

En 2016 y 2018 cir­cu­ló en inter­net una noti­cia de que las Nacio­nes Uni­das habían reco­no­ci­do la exis­ten­cia de 112 géne­ros. En 2019 se com­pro­bó que era una noti­cia fal­sa. Sin embar­go, tan­to en el libro La ideo­lo­gía de géne­ro… como en Fami­lia, sexua­li­dad: Biblia y Cons­ti­tu­ción se repro­du­ce la mis­ma infor­ma­ción sin veri­fi­car­la y se rela­cio­na con el con­tex­to cubano.
“Detrás de las orga­ni­za­cio­nes que res­pal­dan y pro­mue­ven la exis­ten­cia de más de 112 géne­ros sexua­les se encuen­tran los deseos e impul­sos anti­na­tu­ra­les de la sexua­li­dad. Es absur­do que­rer negar que todo esto exis­ta, pues es un hecho real y que va en aumen­to, lo que sí es total­men­te ridícu­lo e iló­gi­co es el inten­to de ins­ti­tu­cio­na­li­zar las bases del matri­mo­nio para que res­pon­da a estas des­via­cio­nes”, afir­ma el autor de Fami­lia, sexua­li­dad: Biblia y Cons­ti­tu­ción en la pági­na 26.

A estas estra­te­gias y carac­te­rís­ti­cas pue­den sumar­se otras, como el uso de figu­ras his­tó­ri­cas de la nación, la auto­vic­ti­mi­za­ción, la des­acre­di­ta­ción de las Nacio­nes Uni­das y la uti­li­za­ción de la “ideo­lo­gía de géne­ro” como ame­na­za y enva­se don­de caben, según con­ven­ga, el femi­nis­mo, los movi­mien­tos LGBTIQ, la jus­ti­cia social, el mar­xis­mo y el fascismo.

Una lec­tu­ra aten­ta a las fuen­tes y gene­ra­li­za­cio­nes, que pon­ga en con­tex­to nacio­nal y regio­nal tales afir­ma­cio­nes y pro­pues­tas, pue­de ser útil para deve­lar las tra­mas de narra­ti­vas que aten­tan, en la actua­li­dad, con­tra la jus­ti­cia de género.

Fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *