Nues­tra­mé­ri­ca. 12 de Octu­bre. La nue­va Inquisición

Por Voce­sen­lu­cha, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de octu­bre de 2020.

“12 de octu­bre. Para algu­nas volun­ta­des de hie­rro, cetro y coro­na, Día de la Fies­ta Nacio­nal. Para las voces de maíz, cora­zón y tie­rra, día de la Resis­ten­cia. Para los aman­tes de la muer­te, día de la Raza. Para las cui­da­do­ras de la vida, día de los Pue­blos Ori­gi­na­rios. Para los nos­tál­gi­cos de tri­cor­nio, capa y espa­da, día de la His­pa­ni­dad. Para los cuer­pos de pon­cho, som­bre­ro y polle­ra, día de la Des­co­lo­ni­za­ción”[1].

Hace un año, escri­bía­mos estas pala­bras. Hoy cum­pli­mos un 12 de octu­bre más en un año pecu­liar como pocos. 528 años des­pués de que el geno­vés Cris­to­fo­ro Colom­bo, finan­cia­do por los Reyes Cató­li­cos del nacien­te impe­rio espa­ñol, avis­ta­ra las tie­rras de lo que pen­só eran las Indias, y no un “Nue­vo Mun­do” para las enten­de­de­ras euro­cén­tri­cas de la épo­ca, una pan­de­mia glo­bal ase­dia a la huma­ni­dad. Pan­de­mia glo­bal que, de algu­na mane­ra, ini­ció Cris­tó­bal Colón. ¿Cómo es eso?

La inclu­sión de este nue­vo con­ti­nen­te lleno de teso­ros por “explo­rar” –en bre­ve defi­ni­re­mos dicho pala­bro- al comer­cio mun­dial, amplió y dina­mi­zó de tal mane­ra a la deca­den­te Euro­pa feu­dal, que ese hecho mar­ca el hito del naci­mien­to de una nue­va era, la Moder­ni­dad, y de su engen­dro sis­té­mi­co de domi­na­ción: el capi­ta­lis­mo. Y es que nadie como el ita­liano que puso nom­bre a la colo­ni­za­ción, con­fió en que la Tie­rra es redon­da. Por eso echó a andar sus cara­be­las por el Atlán­ti­co rum­bo al oes­te con la inten­ción de lle­gar a las cos­tas orien­ta­les de Asia. Sus erro­res de cálcu­lo le hicie­ron pen­sar que Japón esta­ría don­de habi­tan las Anti­llas. Gra­cias a eso, los ojos del hom­bre avis­ta­ron por vez pri­me­ra el “Nue­vo Mun­do”. O así nos expli­ca­ron el cuen­to en las escue­las. Como iro­ni­za Eduar­do Galeano, los habi­tan­tes de ese “nue­vo con­ti­nen­te”, debían no tener ojos. Ese hito que alum­bra­ba para la vie­ja Euro­pa un mun­do de posi­bi­li­da­des, des­tru­yó a san­gre y fue­go otros vie­jos mun­dos y sis­te­mas de pen­sa­mien­to mile­na­rios por­que la sabia Euro­pa debía expan­dir su mode­lo civi­li­za­to­rio para sal­var a las infie­les almas del averno. Pero cen­tré­mo­nos. Ese mode­lo civi­li­za­to­rio, con­ce­bía no solo a Euro­pa como cen­tro de la tie­rra, sino a la pro­pia Tie­rra como cen­tro del Uni­ver­so. La idea de la tie­rra esfé­ri­ca era vie­ja. Des­de Ana­xi­man­dro has­ta Pitá­go­ras y Aris­tó­te­les ya la sos­tu­vie­ron siglos antes de Cris­to. Pero eran las del ago­ni­zan­te siglo XV épo­cas de inqui­si­cio­nes y esas ideas eran dema­sia­do sub­ver­si­vas para los ideó­lo­gos de la Euro­pa medie­val. Fue en ese tiem­po cuan­do Copér­ni­co, con­tem­po­rá­neo de Colón, for­mu­ló su teo­ría helio­cén­tri­ca, que sitúa al Sol como cen­tro en torno al cual gira la tie­rra y no al revés. Por defen­der esas ideas revol­to­sas, en el siglo XVII, el San­to Ofi­cio juz­ga­ría a Gali­leo Gali­lei, lo con­de­nó a cár­cel por here­je y le obli­gó a retractarse.

Es por eso que la Moder­ni­dad nace com­ba­tien­do pre­ci­sa­men­te a la Inqui­si­ción y sus ideas oscu­ran­tis­tas. Con visio­na­rios almi­ran­tes como el aven­ta­ja­do explo­ra­dor Cris­tó­bal Colón, se adi­vi­na­ban nue­vas épo­cas que situa­ban en el cen­tro, jun­to al sol, a la razón y la cien­cia. Sin embar­go, ese racio­na­lis­mo tan cien­tí­fi­co, mien­tras com­ba­tía a la Inqui­si­ción, siguió echan­do mano de ella como poli­cía anti­in­sur­gen­te a uno y otro lado del char­co atlán­ti­co, com­ba­tien­do a infie­les, bru­jas y here­jes de dis­tin­ta tri­bu. En ese hol­ga­do saco, cómo no, esta­ban las tri­bus indí­ge­nas ori­gi­na­rias de esas tie­rras que años más tar­de, y no con Colón, se des­cu­bri­ría que no se tra­ta­ban de Asia ni de la India ni de Japón, sino de otro con­ti­nen­te al que, ya falle­ci­do Colón, bau­ti­za­ron con Amé­ri­ca en honor a otro gran explo­ra­dor, tam­bién ita­liano por cier­to, Amé­ri­co Ves­pu­cio. Para­do­jas de la his­to­ria, que quien hoy se recuer­da como el “des­cu­bri­dor” de Amé­ri­ca, falle­cie­ra 14 años des­pués sin saber que había des­cu­bier­to un nue­vo con­ti­nen­te para los ojos de Europa.

El mun­do glo­ba­li­za­do que hoy vivi­mos no comen­zó en los 90 tras la caí­da del cam­po socia­lis­ta y la lle­ga­da del pen­sa­mien­to úni­co sino con los Reyes Cató­li­cos Isa­bel y Fer­nan­do, tan­to mon­ta mon­ta tan­to, que es lo mis­mo que decir tan­to mon­ta cor­tar como des­atar, dicho cas­te­llano que pro­ce­de de aquel nudo gor­diano impo­si­ble de des­atar que otro explo­ra­dor, Ale­jan­dro Magno, en uno de sus “via­jes” por Asia para “domes­ti­car” al Impe­rio Per­sa, cor­tó por lo sano. Según la leyen­da, quien logra­ra des­atar seme­jan­te nudo, se con­ver­ti­ría en el amo y señor de Orien­te. Ale­jan­dro Magno, hom­bre agi­ta­do con poco tiem­po para nudos, sacó su espa­da al gri­to de “tan­to mon­ta cor­tar como des­atar”. Hablan­do de espa­das, no es casua­li­dad que siglos des­pués, el Rey Fer­nan­do el Cató­li­co, res­ca­ta­ra tan mag­nas pala­bras y “Tan­to mon­ta” se con­vir­tie­ra en su lema per­so­nal. Lema que, bien acom­pa­ña­do por su espa­da, como a los bue­nos explo­ra­do­res corres­pon­de, apli­ca­rían en el que los Reyes con­si­de­ra­ban su “Nue­vo Mundo”.

Pero cen­tré­mo­nos. ¿Por dón­de íba­mos? Hablá­ba­mos del 12 de octu­bre y de la pan­de­mia. Ahh, por su pues­to, esta­mos bien. El naci­mien­to del mun­do glo­bal y del capi­ta­lis­mo. ¿Pero dón­de que­re­mos lle­gar? ¿Aca­so vamos a res­pon­sa­bi­li­zar a Colón y a los Reyes Cató­li­cos de la pan­de­mia glo­bal que nos azo­ta? No, por Dios. Tam­po­co que­re­mos sacar a relu­cir aquí las pes­tes que sus explo­ra­cio­nes des­ata­ron en el Abya Yala, que arran­ca­ron la vida a alre­de­dor de tres cuar­tas par­tes de la pobla­ción, lle­van­do a muchos de estos pue­blos a la extin­ción en los pri­me­ros tiem­pos de la inva­sión… per­dón, exploración.

528 años des­pués de aquel hito inau­gu­ral que des­ató el comer­cio inter­na­cio­nal y la pri­me­ra mun­dia­li­za­ción, la pan­de­mia capi­tal se des­pa­rra­ma con sus virus por un glo­bo que mul­ti­pli­ca y com­ple­ji­za sus for­mas de inter­co­ne­xión con el avan­ce impa­ra­ble de la téc­ni­ca. Comu­ni­ca­ción sate­li­tal, inter­net, fibra ópti­ca, robó­ti­ca, tec­no­cien­cia, inge­nie­ría mole­cu­lar, bio­tec­no­lo­gía agro­in­dus­trial… Muer­ta y ente­rra­da la oscu­ri­dad del medie­vo, la reali­dad supera ya la más futu­ris­ta de las nove­las de Julio Ver­ne. Efec­ti­va­men­te, poco que­da de la Edad Media. Nada de las tie­rras comu­na­les del cam­pe­si­na­do de la Euro­pa feu­dal. Sin embar­go, ¿real­men­te hemos ente­rra­do a la Inquisición? 

Toda­vía hoy, encon­tra­mos per­so­nas y corrien­tes que cues­ta a cali­fi­car “de pen­sa­mien­to”, que defien­den que la tie­rra es pla­na. Su nivel de escep­ti­cis­mo lle­ga a afir­mar que en la his­to­ria de la huma­ni­dad nadie has­ta aho­ra pudo ofre­cer prue­bas con­sis­ten­tes de que la Tie­rra sea redon­da. En febre­ro de 2020, el esta­dou­ni­den­se Mike Hughes falle­ció des­pués de que se estre­lla­ra el cohe­te case­ro en el que mon­tó su tra­se­ro pre­ten­dien­do lle­gar has­ta el espa­cio y demos­trar que la tie­rra es pla­na. Esto, que pare­ce más pro­pio del humor que de la reali­dad, for­ma par­te de una reali­dad exa­ge­ra­da, cari­ca­tu­res­ca si se quie­re, pero real. Que defi­ne cada vez más el pen­sa­mien­to de nues­tra épo­ca. Un rela­ti­vis­mo ram­plan­te, como un virus, nos asola.

De la mis­ma for­ma que los terra­pla­nis­tas con­ci­ben al pla­ne­ta no como una esfe­ra sino como una len­te­ja pla­na, hoy vemos a nega­cio­nis­tas de todos los colo­res negar la evi­den­cia de un virus que exten­di­do por el glo­bo pro­fun­di­za y se suma a los virus anteriores.

Ese virus lla­ma­do Sars-Cov‑2 y naci­do quién sabe dón­de –todo pare­ce indi­car que en China‑, muy pro­ba­ble­men­te, como aler­tan muchos cien­tí­fi­cos sea resul­ta­do del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y sus for­mas de degra­da­ción extrac­ti­vis­ta con­tra la natu­ra­le­za, don­de los agro­tó­xi­cos o la cría inten­si­va de ani­ma­les se evi­den­cian como entor­nos pro­pi­cios para la muta­ción de los virus y el sal­to de ani­ma­les a huma­nos. Sin embar­go, un mar de teo­rías oscu­ran­tis­tas nos gol­pea. Terra­pla­nis­tas, nega­cio­nis­tas, cons­pi­ra­noi­cos, helio­ná­ti­cos y ombli­go­cén­tri­cos. Los dife­ren­tes fenó­me­nos socia­les y cul­tu­ra­les que está sacan­do a la super­fi­cie el Covid-19 son la expre­sión más faná­ti­ca y radi­cal de esta épo­ca del capi­ta­lis­mo en su fase de neo­li­be­ra­lis­mo digi­ta­li­za­do, lo que el filó­so­fo fran­cés Éric Sadin defi­ne como “el tecnoliberalismo”. 

Ponien­do la lupa sobre este pla­ne­ta glo­ba­li­za­do, avis­ta­mos un peque­ño rin­cón que unos seño­res nos­tál­gi­cos de los Reyes Cató­li­cos, tam­bién situa­ron en el cen­tro del pla­ne­ta. La glo­rio­sa Espa­ña fran­quis­ta diri­gió este peque­ño rin­cón duran­te casi 40 años. Sus hue­llas no son pie­zas arqueo­ló­gi­cas de museo. En su actual secue­la “demo­crá­ti­ca” el Rei­no de Espa­ña sigue cele­bran­do la infa­mia colo­ni­za­do­ra, reafir­man­do sím­bo­los de opre­sión que cons­tru­yen modos de pen­sar y actuar. Día de la His­pa­ni­dad, Día de la Fies­ta Nacio­nal y Día de la Fuer­zas Arma­das. El perió­di­co digi­tal ama­ri­llis­ta de la dere­cha Ok Dia­rio lo des­cri­be así: “El Día de la Fies­ta Nacio­nal de Espa­ña con­me­mo­ra la lle­ga­da de Cris­tó­bal Colón a las Amé­ri­cas en 1492 al Nue­vo Mun­do mar­can­do así el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca… El des­cu­bri­mien­to con­du­jo a un perío­do de rápi­da explo­ra­ción del con­ti­nen­te”. ¿Blan­queo de la his­to­ria o resig­ni­fi­ca­ción de las pala­bras? Explo­ra­ción: Díce­se del saqueo, inva­sión y des­po­jo sis­te­má­ti­co por medio de la vio­len­cia hacia los habi­tan­tes ori­gi­na­rios de otros territorios.

Los 500 años sig­ni­fi­ca­ron un pun­to de infle­xión en la recons­truc­ción de las iden­ti­da­des usur­pa­das. La dig­ni­dad lati­no­ame­ri­ca­na cele­bra el 12 de octu­bre el Día de la Resis­ten­cia. Así lo lla­ma el movi­mien­to naci­do al calor del fue­go ori­gi­na­rio. Y así se cono­ce este día, ofi­cial­men­te y por decre­to, en la Vene­zue­la boli­va­ria­na. Sím­bo­los popu­la­res que arman otros modos de pen­sar y actuar. En esa Vene­zue­la vivi­mos el 12 de octu­bre hace aho­ra 4 años, arro­pa­dos por el calor de un pue­blo en resis­ten­cia, de nue­vo ase­dia­do, blo­quea­do y cer­ca­do por pre­ten­der ser libre de cade­nas imperiales.

Este año, gra­cias al Covid-19 (algo bueno tie­ne esta locu­ra glo­bal, si no que se lo digan al pla­ne­ta), en el Rei­no de Espa­ña el infa­me des­fi­le que en 2019 aca­bó lite­ral­men­te estam­pa­do en una faro­la, se ha sus­pen­di­do. Así rezan algu­nos titu­la­res de la pren­sa del Rei­no. Sin embar­go, no es así del todo, como veremos. 

El pasa­do año, ase­dia­do por la pan­de­mia de la nor­ma­li­dad, las Fuer­zas Arma­das des­fi­la­ron con nor­ma­li­dad –pos­tu­ra difí­cil de sos­te­ner si alguien se aso­ma a algu­nas expre­sio­nes de dicho des­fi­le-. Y pasó algo tan extra­or­di­na­rio como sim­bó­li­co: “Como anti­ci­pan­do otra deca­den­cia del neo­im­pe­rio “mar­ca Espa­ña´ y las glo­rias depor­ti­vas del Rei­na­do de los bor­bo­nes, el nom­bra­do para­cai­dis­ta des­cen­dió con tan bue­na pun­te­ría que aca­bó estam­pán­do­se con­tra una faro­la, ile­so pero col­ga­do como un mono y la ban­de­ra des­pa­rra­ma­da cual tra­po vie­jo en lo alto de tan impro­vi­sa­do más­til. Que Guai­cai­pu­ro nos pille con­fe­sa­dos”[2].

Este 2020, no es exac­ta­men­te que el des­fi­le se haya sus­pen­di­do, sino que debi­do al Covid, con Madrid en esta­do de alar­ma por la escan­da­lo­sa can­ti­dad de casos de la capi­tal, cam­bió su for­ma y lugar habi­tual en el paseo de la Cas­te­lla­na, con su cor­te­jo de fans-áti­cos espec­ta­do­res, por el Pala­cio Real, don­de los reyes cele­bra­ron un acto de Esta­do en la pla­za de la Arme­ría. Allí, aun­que no en el des­plie­gue al que nos tie­nen acos­tum­bra­dos, sí hubo des­fi­le. Alre­de­dor de 500 per­so­nas, entre sol­da­dos y civi­les, mar­cha­ron fren­te a los reyes. A las puer­tas del Pala­cio, no podía fal­tar el séqui­to “-áti­co´ agol­pa­do y gri­tan­do vivas al Rey. En el cie­lo, 7 avio­nes de la Patru­lla Águi­la, dibu­jan con una este­la de humo de colo­res una ban­de­ra de Espa­ña. Sin embar­go, uno de los avio­nes falla y en lugar de lan­zar el color rojo lo hace blan­co. Muchos hubié­ra­mos pre­fe­ri­do que para rizar el rizo hubie­ra sido mora­do, pero todo se anda­rá. Los avio­nes tie­nen más de 30 años y se cam­bia­rán en los pró­xi­mos meses, expli­can. Son muchos los dis­gus­tos rela­cio­na­dos con los des­fi­les mili­ta­res del 12 de Octu­bre. Hace 3 años, el más des­afor­tu­na­do, el acci­den­te del avión Euro­figh­ter que se estre­lló en Alba­ce­te regre­san­do a la Base de los Lla­nos des­pués del des­fi­le, falle­cien­do el pilo­to. El año pasa­do, el diver­ti­do inci­den­te de la faro­la. Ayer, ese leve pero sim­bó­li­co suce­so. Dema­sia­dos refle­jos de las gote­ras del Rei­no. Pre­ci­sa­men­te ayer 12 de octu­bre, se publi­có una encues­ta de 40dB, impul­sa­da por 16 medios inde­pen­dien­tes, que dice que el 40,9% de los espa­ño­les apo­ya­ría la repú­bli­ca en un refe­rén­dum fren­te a un 34,9% que vota­ría por la monar­quía. Hay cosas que a fuer­za de cos­tum­bre ter­mi­na­mos por nor­ma­li­zar. En la épo­ca de la tec­no­cien­cia, con­vi­vi­mos con estruc­tu­ras tan arcai­cas como la monar­quía de los Bor­bo­nes. La Edad Media no pare­ce tan ente­rra­da como pensábamos.

Los par­ti­dos ultra­de­re­chis­tas Vox y la Falan­ge, gran­des nos­tál­gi­cos de tiem­pos de oscu­ri­dad, rea­li­za­ban ayer con­cen­tra­cio­nes en varias ciu­da­des. La extre­ma dere­cha cre­ce polí­ti­ca­men­te pero se expre­sa hace rato en nues­tros modos de pen­sar. Reco­gen el tes­ti­go de lo sem­bra­do ideo­ló­gi­ca­men­te. Por otro lado, una pro­gre­sía de vie­ja estir­pe, afín al régi­men y leal al Rey, que se defi­ne con el oxí­mo­ron de “monár­qui­ca y repu­bli­ca­na”, se pro­po­ne como sal­va­do­ra ante el coco fas­cis­ta. Con­fu­sâo fue el tér­mino en por­tu­gués que res­ca­tó Rys­zard Kapuś­cińs­ki para des­cri­bir el cli­ma que se res­pi­ra­ba en la Ango­la de 1975 aso­la­da por la gue­rra y la colo­ni­za­ción por­tu­gue­sa[3].

Máqui­na impla­ca­ble de pro­du­cir ideo­lo­gías legi­ti­ma­do­ras, el capi­ta­lis­mo nos nece­si­ta lejos de la ver­dad. Des­orien­ta­dos, con­fu­sos, impre­ci­sos, errá­ti­cos, deam­bu­la­mos por un mar de infor­ma­ción más des­in­for­ma­dos que nun­ca. El cono­ci­mien­to está en peli­gro de extin­ción. Nue­vas inqui­si­cio­nes paren nue­vas ideo­lo­gías inqui­si­do­ras. Oscu­ras tra­man en la som­bra, como som­bras. El fue­go ori­gi­na­rio dejó de alum­brar­nos. Lo apa­ga­mos, o eso creí­mos, en 1492.

Sin embar­go rena­ce en los pue­blos ori­gi­na­rios del pre­sen­te. Quie­nes supie­ron res­guar­dar el fue­go, nos ense­ñan que la dig­ni­dad ilu­mi­na con bra­sas de espe­ran­za. En cada poro del hom­bre libre late una chis­pa que ame­na­za con pren­der. Chi­me­neas humean­tes pre­pa­ran los fue­gos del mañana.

Nava­luen­ga, Ávi­la, 13 de octu­bre de 2020

Voce­sen­lu­cha. Comu­ni­ca­ción popu­lar. Pue­blos Amé­ri­ca Lati­na, el Cari­be y Esta­do español

voce​sen​lu​cha​.com


[1] Sen­ti­res Vene­zo­la­nos. Cris­to­fo­ro Colom­bo, el para­cai­dis­ta y la faro­la, en voce​sen​lu​cha​.com

[2] Sen­ti­res Vene­zo­la­nos. Cris­to­fo­ro Colom­bo, el para­cai­dis­ta y la faro­la, en voce​sen​lu​cha​.com

[3] Ver pelí­cu­la Un día más con vida (Raúl de la Fuen­te, Damian Nenow), ins­pi­ra­da en el libro homó­ni­mo de Rys­zard Kapuściński

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *