Argen­ti­na. La CGT pro­cu­ra blin­dar a un Pre­si­den­te en baja con un 17 de octu­bre virtual

Por Jor­ge Fal­co­ne, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de octu­bre de 2020.

“…la ‘revo­lu­ción’, más que la ‘espe­ra’ de un futu­ro prometido,

es la “cons­truc­ción” de una reali­dad diaria”.

Rober­to Ciri­lo Perdía,

“Pri­sio­ne­ros de esta democracia”.

Don­de cun­de el peli­gro ace­cha la solución

Si pen­sa­mos que en la his­to­ria de este pla­ne­ta y en la de la huma­ni­dad, en la cual han pre­va­le­ci­do for­mas diver­sas y múl­ti­ples de equi­li­brio entre los seres huma­nos y su entorno, el capi­ta­lis­mo mar­có una rup­tu­ra – y, en sen­ti­do más gene­ral, el capi­ta­lis­mo y el patrón de la civi­li­za­ción indus­trial que se repli­có en la expe­rien­cia del socia­lis­mo sovié­ti­co -, encon­tra­mos que esto pue­de ser cata­lo­ga­do pro­pia­men­te como un patrón civi­li­za­to­rio “can­ce­rí­geno”. Por­que lle­va al cre­ci­mien­to des­bor­da­do de una par­te sobre la base de la sis­te­má­ti­ca des­truc­ción del res­to. Así, se pue­de hablar del últi­mo asal­to del capi­ta­lis­mo con­tra la vida en el planeta.

Quie­nes lide­ra­ron la déca­da lar­ga pro­gre­sis­ta de Nues­tra Amé­ri­ca en gran medi­da se des­en­ten­die­ron de esta pro­ble­má­ti­ca, ejer­cien­do mira­das suma­men­te cor­to­pla­cis­tas, con la hon­ro­sa excep­ción del Cdte. Hugo Rafael Chá­vez Frías.

Pero la natu­ra­le­za habla. Y a menu­da lo hace en voz alta: Hace poco un géi­ser del Par­que de Yellows­to­ne (EEUU) vomi­tó resi­duos his­tó­ri­cos. El plás­ti­co, como recur­so arti­fi­cial de la vida moder­na, está dejan­do una nue­va hue­lla estra­ti­grá­fi­ca en el planeta.

Según el filó­so­fo nos­tr­ame­ri­cano Enri­que Dus­sel, corres­pon­de remon­tar­nos a 1492 para detec­tar el ori­gen de la moder­ni­dad y la ins­tau­ra­ción de una nue­va cen­tra­li­dad – la euro­pea – que a par­tir de pen­sa­do­res como Bacon o Des­car­tes edi­fi­có este mode­lo civi­li­za­to­rio que con­ci­be a la natu­ra­le­za como obje­to ajeno a lo humano, y aca­ba de entrar en una cri­sis muy posi­ble­men­te ter­mi­nal, ya que la natu­ra­le­za es el todo del que for­ma­mos parte.

Así, el trán­si­to del Homo Agrí­cu­lus al Homo Urba­nus ha sig­ni­fi­ca­do para nues­tra espe­cie caer pre­sa de un con­su­mis­mo desen­fre­na­do que vie­ne ago­tan­do ver­ti­gi­no­sa­men­te recur­sos natu­ra­les no renovables.

En medio de los últi­mos ester­to­res de ese orden sal­va­je soplan vien­tos de supre­ma­cis­mo blanco.

La emer­gen­cia sani­ta­ria que atra­ve­sa­mos ha pues­to en evi­den­cia como pocas veces antes que la pre­ten­sión de cre­ci­mien­to expo­nen­cial capi­ta­lis­ta es sui­ci­da y pone lími­tes a la con­ti­nui­dad de la vida en el pla­ne­ta. Urge, por ende, aban­do­nar la idea del desa­rro­llo y salir de ese extrac­ti­vis­mo que nos atra­vie­sa des­de el geno­ci­dio ori­gi­na­rio, cues­tio­nar la obso­les­cen­cia pro­gra­ma­da – prin­ci­pal motor del con­su­mis­mo -, tran­si­tar del para­dig­ma cuan­ti­ta­ti­vo (la físi­ca como cien­cia madre) al cua­li­ta­ti­vo (la bio­lo­gía como cien­cia madre)

Duran­te la pri­me­ra déca­da del siglo en cur­so, lxs ame­ri­canxs del sur hemos sido tes­ti­gos de la coexis­ten­cia entre pro­ce­sos de amplia­ción de derechos(políticas de inclusión)y de tran­sac­ción con el poder eco­nó­mi­co (Con­sen­so de las Com­mo­di­ties) Pero hoy es evi­den­te que nues­tras demo­cra­cias repre­sen­ta­ti­vas han deja­do de ser el ideal de un modo de vida digno, en tan­to – muy a pesar de las for­ma­li­da­des ins­ti­tu­cio­na­les – nos some­ten a los mis­mos pade­ci­mien­tos que nos impu­sie­ran regí­me­nes más funestos.

La matriz pro­duc­ti­va domi­nan­te ha vuel­to a colo­car en el ojo de la tor­men­ta a los Pue­blos Ori­gi­na­rios – nues­tros pri­me­ros des­apa­re­ci­dos -, dado que la amplia­ción de las fron­te­ras agro­pe­cua­rias los des­pla­za sin pie­dad, carac­te­ri­zán­do­los como super­fi­cia­rios, es decir, sin potes­tad sobre el sub­sue­lo, e inclu­yén­do­los en el Eje del Mal deter­mi­na­do por el Impe­rio, para ser hos­ti­ga­dos des­de su legis­la­ción antiterrorista.

En tan­to, la vie­ja oli­gar­quía pas­to­ril ha ido des­apa­re­cien­do en medio de la mayor trans­fe­ren­cia de tie­rras des­de la Cam­pa­ña al Desier­to, para dar lugar en su mis­mo nicho his­tó­ri­co a una nue­va cla­se empre­sa­rial y plu­to­crá­ti­ca, no ya patri­cia como la Socie­dad Rural Argen­ti­na, sino de recien­tes orí­ge­nes inmi­gra­to­rios, muchos de cuyos inte­gran­tes son des­en­can­ta­dos de las vie­jas uto­pías revo­lu­cio­na­rias, como Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel o Hugo Sig­man, Zar de la Soja y accio­nis­ta de la vacu­na “nacio­nal” con­tra el COVID – 19 respectivamente.

A todo esto, la coar­ta­da “eco­lo­gis­ta” del poder finan­cie­ro tras­na­cio­nal para seguir expri­mien­do recur­sos de un pla­ne­ta exhaus­to es el frau­du­len­to “capi­ta­lis­mo ver­de”, que se lle­na la boca con la pala­bra “sus­ten­ta­bi­li­dad” mien­tras sigue degra­dan­do el ambien­te en la con­vic­ción de que pre­ser­var­lo es alta­men­te one­ro­so, aun­que des­de una éti­ca glo­bal corres­pon­de­ría res­pe­tar los ciclos de la natu­ra­le­za con el mis­mo cui­da­do que deman­da un embarazo.

Des­de 1974, con el aho­rro acu­mu­la­do por pagar con Bonos del Teso­ro, los EEUU ins­ta­la­ron 800 bases mili­ta­res en 40 paí­ses, gene­ral­men­te ape­lan­do al argu­men­to de la ayu­da huma­ni­ta­ria. En con­se­cuen­cia, lejos de disol­ver­se tras la implo­sión del Socia­lis­mo Real, la OTAN sigue acom­pa­ñan­do la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca de las tras­na­cio­na­les, como lo demos­tró en la Gue­rra de Kosovo.

Para­le­la­men­te, la Big Data ha con­quis­ta­do prác­ti­ca­men­te toda la vida pri­va­da de los seres huma­nos, cono­cien­do y con­tro­lan­do gus­tos y des­pla­za­mien­tos para uso publi­ci­ta­rio, elec­to­ral y de segu­ri­dad, y la nano­tec­no­lo­gía está en con­di­cio­nes de modi­fi­car el geno­ma humano con sólo apli­car una inyec­ción. Eso, y la dispu­ta por el domi­nio de la Inte­li­gen­cia Arti­fi­cial cons­ti­tu­yen a estas horas la pre­cea que se dispu­ta en la tran­si­ción hege­mó­ni­ca mundial.

La con­si­de­ra­ción de muchos de los tópi­cos aquí expues­tos sucum­be coti­dia­na­men­te ante las acu­cian­tes urgen­cias que deter­mi­na paliar una ham­bru­na des­co­mu­nal, con el peli­gro­so ries­go de que esta pro­ble­má­ti­ca des­apa­rez­ca de las agen­das militantes.

Es más, el pen­sa­mien­to crí­ti­co mul­ti­di­men­sio­nal ya no se cul­ti­va en las aca­de­mias, frag­men­ta­do­ras por natu­ra­le­za, sino en los holís­ti­cos think tanks del Impe­rio. Pero es impe­ra­ti­vo que esta encru­ci­ja­da glo­bal sea pen­sa­da de modo mul­ti­cau­sal y no redu­ci­da al mero inte­rés de los eco­lo­gis­tas. Lxs anal­fa­betxs del Siglo XXI serán pues quie­nes no estén dis­puestxs a des­apren­der lo apren­di­do duran­te el Siglo XX, ya que las dis­ci­pli­nas han sido con­ce­bi­das para disciplinar.

Resul­ta impos­ter­ga­ble para los pue­blos no sucum­bir a un apo­ca­lip­sis tedio­so, que el filó­so­fo ita­liano Fran­co “Bifo” Berar­di ha carac­te­ri­za­do como sico­de­fla­ción (ano­mia gene­ra­li­za­da, sen­si­bi­li­za­ción fóbi­ca hacia el otro)

Más bien corres­pon­de que, tras la abs­trac­ción tecno finan­cie­ra, se pro­duz­ca el retorno de lo impres­cin­di­ble: La salud, la ali­men­ta­ción, en fin, la frugalidad.

Por­que, como ya es una opi­nión cada vez más gene­ra­li­za­da, están en peli­gro esas con­di­cio­nes de vida en el pla­ne­ta sos­te­ni­das duran­te miles de millo­nes de años. Si la natu­ra­le­za es nues­tra madre, ¿cómo pode­mos per­mi­tir que se la venda?

Enton­ces, si con­ce­bi­mos tan­to al capi­ta­lis­mo como al socia­lis­mo en tan­to para­dig­mas indus­tria­lis­tas pro­pios de la moder­ni­dad, y acep­ta­mos que hay en los movi­mien­tos de izquier­da cier­ta rema­nen­cia en enar­bo­lar el segun­do con­cep­to como sinó­ni­mo acrí­ti­co de cual­quier pos­tu­ra anti­ca­pi­ta­lis­ta, des­de una pers­pec­ti­va no occi­den­tal cabe des­ta­car que exis­ten otras uto­pías post capitalistas.

El hori­zon­te del Buen Vivir pre­co­ni­za­do por los anti­guos due­ños de nues­tras tie­rras es un con­cep­to con enor­me poten­cia con­tra­he­ge­mó­ni­ca, que par­te de una fuer­te crí­ti­ca a la moder­ni­dad euro­cén­tri­ca, en con­cre­to, a las ideas de “pro­gre­so” y “desa­rro­llo” pro­ve­nien­tes del Nor­te Glo­bal. Muchos ele­men­tos de la cos­mo­vi­sión indí­ge­na andi­na han con­tri­bui­do nota­ble­men­te a la cons­truc­ción de dis­cur­sos y pra­xis que han inten­ta­do salir­se del para­dig­ma desa­rro­llis­ta y extrac­ti­vis­ta. Este hori­zon­te, cuya pre­sen­cia pue­de ras­trear­se inclu­so en geo­gra­fías indí­ge­nas no andi­nas, ha cons­ti­tui­do un con­tra­pun­to epis­té­mi­co y éti­co-polí­ti­co al desa­rro­llis­mo, al pro­duc­ti­vis­mo y al neoliberalismo.

Tan­to las muje­res como la natu­ra­le­za han veni­do rea­li­zan­do un tra­ba­jo no reco­no­ci­do. Hoy el len­gua­je de la terri­to­ria­li­dad tam­bién atra­vie­sa, ade­más del ambien­te, al de los cuer­pos. Por eso mis­mo adquie­re tan­ta rele­van­cia la Éti­ca del Cui­da­do impul­sa­da por el Ecofeminismo.

De modo que el dile­ma glo­bal a resol­ver por par­te de la huma­ni­dad bien podría sin­te­ti­zar­se en la siguien­te dis­yun­ti­va: Aumen­tar la tasa de ganan­cias o pro­lon­gar la vida en el planeta.

No pocos ana­lis­tas polítcxs avi­zo­ran inmi­nen­tes rebe­lio­nes del tipo de Black Peo­ples Mat­ter, ya que no hay posi­bi­li­dad de sor­tear el colap­so des­crip­to al inte­rior del capitalismo.

Por lo pron­to, en nues­tro Cono Sur, la revuel­ta chi­le­na mar­ca un nor­te eman­ci­pa­to­rio al que el con­fi­na­mien­to impues­to no ha con­se­gui­do poner coto.

Cabe a su vez seguir de cer­ca la reso­lu­ción de la encru­ci­ja­da que atra­vie­sa el pue­blo boli­viano, cuyo ex Can­ci­ller en nues­tro país – Anto­nio Abal – con­si­de­ra que el que está a pun­to de lle­var­se a cabo es “un voto de acu­mu­la­ción his­tó­ri­ca en el mar­co de una gue­rra popu­lar pro­lon­ga­da”.

Las res­pues­tas que ya exhi­be el Sur Glo­bal ante la cri­sis rese­ña­da has­ta aquí rati­fi­can la recien­te afir­ma­ción de Joao Pedro Ste­di­le, refe­ren­te del MST bra­si­le­ño, cuan­do mani­fies­ta que “no tene­mos dere­cho al pesi­mis­mo”.

Un gobierno con ideas tan dis­pa­res que a menu­do neu­tra­li­zan su acción

Indu­da­ble­men­te, el voto argen­tino con­tra la Vene­zue­la boli­va­ria­na en la ONU – ejer­ci­do a fin de con­gra­ciar­se con el FMI – cons­ti­tu­ye un pun­to de infle­xión entre los sec­to­res más social­de­mó­cra­tas y los diz­que pro­gre­sis­tas de una coa­li­ción de gobierno que has­ta la fecha sólo demos­tró efi­ca­cia para ganar­le a Macri.

Dicho ali­nea­mien­to obtu­vo gran bene­plá­ci­to en el Fren­te Reno­va­dor, cuyo refe­ren­te con­si­de­ra al gobierno de Nico­lás Madu­ro como una dic­ta­du­ra, pero gene­ró una estam­pi­da entre los sec­to­res del Fren­te de Todxs que viven de la ren­ta de una déca­da supues­ta­men­te gana­da: Aca­so la expre­sión más cate­gó­ri­ca de esto últi­mo haya sido la renun­cia de Ali­cia Cas­tro, ex emba­ja­do­ra argen­ti­na en la Fede­ra­ción Rusa.

Es de supo­ner que medi­das seme­jan­tes tam­bién aten­ten con­tra la reedi­ción de la infan­til Teo­ría del Cer­co que aún pre­ten­de que el silen­cio de Cris­ti­na incu­ba pos­tu­ras más radi­ca­les. Pero lo cier­to es que por este camino ni siquie­ra se sos­tie­ne el pro­cla­ma­do afán de gober­nar en nom­bre de Nés­tor, cuyo Minis­tro de Pla­nea­mien­to hizo pin­gües nego­cios con el cha­vis­mo y sin embar­go con­ti­núa inter­dic­to por el oficialismo. 

El pan­pe­ro­nis­mo que ocu­pa este turno elec­to­ral se acer­ca a la fecha fun­da­cio­nal de su iden­ti­dad con un Pri­mer Man­da­ta­rio des­cen­dien­do del 60/​80% de sim­pa­tías a un 45% y apro­xi­mán­do­nos al quin­to pues­to mun­dial de infec­ta­dos por coro­na­vi­rus en el mar­co de la cua­ren­te­na más exten­sa que se conoce.

La ausen­cia de un plan de gobierno, que duran­te los pri­me­ros tra­mos de la emer­gen­cia sani­ta­ria se maqui­lló apos­tan­do por la gen­te en vez de hacer­lo por la eco­no­mía, ha ter­mi­na­do por que­dar pal­ma­ria­men­te de mani­fies­to ante el har­taz­go de una socie­dad des­acos­tum­bra­da a un auto­a­is­la­mien­to tan pro­lon­ga­do, y segu­ra­men­te pro­rro­ga­do has­ta cono­cer cuá­les serán las medi­das que exi­ja el poder finan­cie­ro inter­na­cio­nal a la hora de com­pro­me­ter­se a res­ca­tar­nos nue­va­men­te de un indi­si­mu­la­ble cua­dro de rece­sión y des­em­pleo galopantes.

Ante tales seña­les de alar­ma, un sin­di­ca­lis­mo con el que la Vice­pre­si­den­ta nun­ca se ha lle­va­do bien se des­vi­ve por for­ta­le­cer la dete­rio­ra­da figu­ra pre­si­den­cial median­te la insó­li­ta ini­cia­ti­va de cele­brar el Día de la Leal­tad con una con­cen­tra­ción vir­tual – de la que el moya­nis­mo pre­ten­de des­pe­gar­se -, y desig­nan­do a Alber­to Fer­nán­dez al fren­te del PJ, par­ti­do que des­de hace bas­tan­te tiem­po fun­cio­na más como garan­te de la gober­na­bi­li­dad demo­li­be­ral que como defen­sor de los intere­ses populares.

Las men­cio­na­das no son las úni­cas inter­nas que cun­den en el archi­pié­la­go ofi­cia­lis­ta. El polé­mi­co tema de la toma de tie­rras ha pues­to de relie­ve lo ante­di­cho, en tan­to tam­bién se asu­mió el Eje­cu­ti­vo care­cien­do de una solu­ción inte­gral para el acu­cian­te pro­ble­ma del hábi­tat, cuyo inten­to de reso­lu­ción a con­tra­rre­loj vino exhi­bien­do no pocas fisu­ras entre los refe­ren­tes del Movi­mien­to Evi­ta que revis­tan en la car­te­ra de Desa­rro­llo Social de la Nación y sus pares bonae­ren­ses per­te­ne­cien­tes a La Cámpora.

Lo cier­to es que el tiem­po acu­cia, y la expe­rien­cia indi­ca sobra­da­men­te que cuan­do algu­na con­tin­gen­cia seme­jan­te no se resuel­ve con polí­ti­ca, en auxi­lio de dicha fal­ta de res­pues­ta siem­pre acu­de la represión.

Cual­quier pers­pec­ti­va sen­sa­ta des­con­ta­rá que ante tan deli­ca­do pano­ra­ma, un des­en­la­ce seme­jan­te al que opor­tu­na­men­te tuvo el des­alo­jo del Par­que Indo­ame­ri­cano de Villa Sol­da­ti, don­de la saña con que la poli­cía car­gó con­tra los ocu­pan­tes del pre­dio – a quie­nes per­si­guie­ron has­ta den­tro de la Villa 20, don­de caye­ron balea­dos el alba­ñil Ber­nar­do Sal­guei­ro, de 22 años, y el ama de casa Rose­mary Chu­ra­pu­ña, de 28 añosno con­vie­ne ni al gobierno ni a las orga­ni­za­cio­nes sociales.-

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *