Puer­to Rico. Lo que está en jue­go: elec­cio­nes 2020 y la posi­bi­li­dad del cambio

Por Car­los Pabón Orte­ga*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de octu­bre de 2020.

Con el triun­fo de Luis A. Ferré en las elec­cio­nes de 1968 como can­di­da­to a gober­na­dor del recién crea­do Par­ti­do Nue­vo Pro­gre­sis­ta (PNP), se ter­mi­nó el perio­do de la hege­mo­nía del muño­cis­mo y del Par­ti­do Popu­lar Demo­crá­ti­co (PPD), y se ini­ció la era del bipar­ti­dis­mo en Puer­to Rico. Por cin­co déca­das este régi­men de alter­nan­cia del gobierno entre el PNP y el PPD, ha domi­na­do la esce­na polí­ti­ca del país. Las polí­ti­cas del bino­mio PNP-PPD (aus­te­ri­dad, des­man­te­la­mien­to y pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos, ata­ques a los dere­chos labo­ra­les del sec­tor públi­co, endeu­da­mien­to masi­vo, corrup­ción galo­pan­te, etc.) han sido las res­pon­sa­bles de lle­var­nos al desas­tre y al colap­so ins­ti­tu­cio­nal que vivi­mos hoy. Más aún, el bipar­ti­dis­mo es la mani­fes­ta­ción más visi­ble de un pro­ble­ma mayor: el régi­men de par­ti­dos impe­ran­te. Este régi­men orga­ni­za la lógi­ca polí­ti­ca en Puer­to Rico en torno al para­dig­ma del esta­tus y defi­ne los par­ti­dos sobre la base de la opción de esta­tus que cada uno defiende.

El des­gas­te del bipar­ti­dis­mo 

Las elec­cio­nes de 2016 cons­ti­tu­ye­ron un pun­to de infle­xión res­pec­to al des­ga­te y la hege­mo­nía del bipar­ti­dis­mo. Las elec­cio­nes de 2012 las ganó Ale­jan­dro Gar­cía Padi­lla, el can­di­da­to del PPD, con 896,060 votos (47.7%) derro­tan­do a Luis For­tu­ño del PNP que obtu­vo 884,775 votos (47.1%).[1] En 2016, ambos par­ti­dos sufrie­ron una mer­ma sus­tan­cial en el apo­yo del elec­to­ra­do. El PNP, con Ricar­do Ros­se­lló como can­di­da­to a gober­na­dor, obtu­vo 660,510 y ganó las elec­cio­nes con un 41.8% del voto; mien­tras que el PPD, con David Ber­nier enca­be­zan­do la pape­le­ta, lle­gó segun­do con 614,190 y ape­nas un 38.8 %.

La gran reve­la­ción de esas elec­cio­nes fue el apo­yo a las can­di­da­tu­ras inde­pen­dien­tes a la gober­na­ción, par­ti­cu­lar­men­te la de Ale­xan­dra Lúga­ro, quién sor­pren­dió a todo el mun­do obte­nien­do 175,831 votos para un 11.13 %. La cam­pa­ña inde­pen­dien­te de Lúga­ro, vis­ta en sus ini­cios como una qui­jo­ta­da o puro espec­tácu­lo mediá­ti­co, fue la que mejor pudo reco­no­cer la pro­fun­di­dad de la ero­sión y el pro­ce­so de des­le­gi­ti­ma­ción del bipar­ti­dis­mo. Y de este modo, Lúga­ro, logró con­ven­cer a una can­ti­dad impre­sio­nan­te de ciu­da­da­nos quie­nes le die­ron el voto a una can­di­da­ta des­co­no­ci­da que no venía de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y que incur­sio­na­ba por pri­me­ra vez en el cam­po de la polí­ti­ca elec­to­ral. Su can­di­da­tu­ra se con­vir­tió, más allá de sus limi­ta­cio­nes e incon­sis­ten­cias, en una que inter­pe­ló el deseo de cam­bio sobre todo entre los jóve­nes des­afec­tos a la polí­ti­ca par­ti­dis­ta. Para que se ten­ga una idea del logro de esta cam­pa­ña véa­se que lo más que ha saca­do el PIP, en la era del bipar­ti­dis­mo fue 104,705 votos, un 5.7%, con la can­di­da­tu­ra a la gober­na­ción de Rubén Berríos en las elec­cio­nes de 2000. En 2016, la can­di­da­ta a gober­na­do­ra de este par­ti­do, María de Lour­des San­tia­go, sacó 33,729 o 2.1% del voto.

Los resul­ta­dos de las elec­cio­nes gene­ra­les de 2016 cier­ta­men­te mar­can un pun­to de vira­je y mues­tran la ero­sión de la hege­mo­nía del bino­mio PNP-PPD. Si obser­va­mos las esta­dís­ti­cas elec­to­ra­les del momen­to de mayor auge de estos dos par­ti­dos y los resul­ta­dos de las elec­cio­nes del 2016 se ve cla­ra­men­te este pro­ce­so de desgaste:

PPD— elec­cio­nes de 1972: 50.7% — — — — — — elec­cio­nes 2016: 38.8%

PNP — elec­cio­nes de 1996: 51.1% — — — — — — -elec­cio­nes de 2016: 41.8%

Y esto fue lo que la cam­pa­ña de Lúga­ro cap­tó con cla­ri­dad y logró capitalizar.

La sin­gu­la­ri­dad de las elec­cio­nes de 2020 

Duran­te los últi­mos cua­tro años hemos vivi­do bajo una serie de cri­sis anu­da­das que se siguen repro­du­cien­do y pro­fun­di­zan­do: aus­te­ri­dad, corrup­ción, deu­da masi­va, colap­so de la infra­es­truc­tu­ra y de los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les (salud, edu­ca­ción, etc.). A eso se le suman los hura­ca­nes catas­tró­fi­cos de la era de la cri­sis cli­má­ti­ca y, aho­ra la pan­de­mia de COVID-19. El verano de 2019 fue un momen­to de catar­sis demo­crá­ti­ca que logró la renun­cia del enton­ces gober­na­dor Ricky Ros­se­lló. Es en este con­tex­to, de diver­sas y entre­la­za­das cri­sis y de can­san­cio, has­tío y frus­tra­ción con el desas­tre gene­ra­li­za­do del país, que se dan las elec­cio­nes de 2020. Y es esta situa­ción la que dic­ta­mi­na lo que está jue­go en estas elec­cio­nes generales.

La sin­gu­la­ri­dad de estas elec­cio­nes es la emer­gen­cia del Movi­mien­to Vic­to­ria Ciu­da­da­na (MVC), par­ti­do fun­da­do en 2019, como una alter­na­ti­va real de cam­bio fren­te al bipar­ti­dis­mo rei­nan­te. Este par­ti­do ha logra­do en muy poco tiem­po con­ver­tir­se en pro­ta­go­nis­ta fun­da­men­tal del esce­na­rio polí­ti­co elec­to­ral. Con esca­sos recur­sos finan­cie­ros (el MVC no se aco­gió al fon­do elec­to­ral), este movi­mien­to ha roto con la voca­ción de mino­ría de cier­ta tra­di­ción pro­gre­sis­ta de hablar­le solo a los con­ven­ci­dos y “con­cien­ti­za­dos” y ha podi­do enta­blar una comu­ni­ca­ción efec­ti­va con amplios sec­to­res ciu­da­da­nos, com­bi­na­do un mane­jo efec­ti­vo de las redes socia­les y medios digi­ta­les con visi­tas a pue­blos y comu­ni­da­des y ter­tu­lias cara a cara con estos sec­to­res. En estas visi­tas no solo ha dado su men­sa­je, sino que ha escu­cha­do acti­va­men­te las pre­gun­tas, dudas, frus­tra­cio­nes y recla­mos de la pobla­ción afec­ta­da por la cri­sis gene­ra­li­za­da del país. De esta for­ma, el MVC ha des­he­cho el man­to de invi­si­bi­li­dad que sue­len tener los par­ti­dos de mino­ría y ha desa­rro­lla­do un diá­lo­go con diver­sas capas socia­les. Estas, por su par­te, han comen­za­do a reco­no­cer a MVC como una posi­ble alter­na­ti­va al PNP-PPD. Inde­pen­dien­te­men­te de los resul­ta­dos elec­to­ra­les esto no es poca cosa. Por el con­ta­rio, es ganan­cia pues una alter­na­ti­va pro­gre­sis­ta ha logra­do tras­cen­der el perí­me­tro de la izquier­da y ha ten­di­do puen­tes y reci­bi­do recep­ti­vi­dad con amplios sec­to­res populares.

La cam­pa­ña con­tra Lúga­ro y el MVC  

Ante la emer­gen­cia del MVC los medios prin­ci­pa­les del país, comen­zan­do con El Nue­vo Día, y el PNP-PPD, entre otros, han lan­za­do una cam­pa­ña fuer­te en con­tra de este par­ti­do y de su can­di­da­ta a la gober­na­ción Ale­xan­dra Lúga­ro. Las denun­cias con­tra el MVC se han cen­tra­do en la figu­ra de Lúga­ro y no han disi­mu­la­do el sexis­mo y la miso­gi­nia con­tra la can­di­da­ta, lo cual demues­tra que con­si­de­ran a esta can­di­da­ta y al par­ti­do que repre­sen­ta como una ame­na­za real al sta­tus quo y al régi­men de par­ti­do des­le­gi­ti­mi­za­do, pero toda­vía impe­ran­te. Que los medios y polí­ti­cos tra­di­cio­na­les con­vier­tan los ata­ques a Lúga­ro y el MVC en un espec­tácu­lo en el con­tex­to de tan­tas cri­sis anu­da­das es has­ta enten­di­ble. Cual­quier cosa por no dar­le pau­ta a posi­bles alter­na­ti­vas polí­ti­cas elec­to­ra­les, mejor el bochin­che y el chis­me y el ata­que per­so­nal, que la dis­cu­sión de la cri­sis y sus sali­das demo­crá­ti­cas. En las redes socia­les los ata­ques por par­te de per­so­nas y enti­da­des con­ser­va­do­ras ha sido ince­san­te: “bicha”, “mafu­te­ra”, “mala madre”, “satá­ni­ca”, son solo algu­nas de las líneas de difa­ma­ción con­tra ella.

A Lúga­ro lo úni­co que le ha fal­ta­do es que le hagan un escru­ti­nio de su ropa inte­rior. La doble vara con res­pec­to a otros can­di­da­tos varo­nes (Pedro Ros­se­lló, Ale­jan­dro Gar­cía Padi­lla y, aho­ra, Juan Dal­mau) debe­ría ser obvia. A estos can­di­da­tos le aplau­den su remar­ke­ting como mas­cu­li­ni­da­des sexy y cool. Dal­mau, por ejem­plo, pue­de explo­tar su sex appeal y ense­ñar su tatua­je en la espal­da en tra­je baño en una pis­ci­na case­ra, pero si Lúga­ro se toma una foto en biki­ni en la pla­ya es una “puta”. Ade­más, resul­ta curio­so que, habien­do tan­to veneno con­tra ella, nadie cri­ti­ca a Manuel Natal. De hecho, muchos de los que denun­cian a Lúga­ro en la redes socia­les han endo­sa­do la can­di­da­tu­ra de Natal para alcal­de de San Juan por el MVC. Pero no. No hay doble vara, ni tam­po­co sexis­mo y misoginia.

Lo que resul­ta más sor­pren­den­te es que per­so­nas que se las dan de pro­gre­sis­tas y que supues­ta­men­te hacen aná­li­sis polí­ti­cos dán­do­le cen­tra­li­dad a asun­tos “estruc­tu­ra­les”, adop­ten tam­bién ata­ques per­so­na­lis­tas con­tra Lúga­ro, como fue­ron (entre otras) las denun­cias de “pla­gio” hechas con­tra ella por el anun­cio inau­gu­ral del MVC (obvian­do crí­ti­cas sus­tan­ti­vas que se le pue­den hacer a ella y a este par­ti­do), e inclu­so los ampli­fi­quen en las redes socia­les, en medio de la situa­ción de colap­so por la que esta­mos atra­ve­san­do en este país. Las denun­cias con­tra Lúga­ro (su ropa, sus zapa­tos, la car­te­ra que usa, cómo lle­va el pelo o cómo cami­na), repro­du­ce ata­ques sexis­tas y misó­gi­nos y redu­ce el dis­cur­so polí­ti­co a un asun­to per­so­na­lis­ta (“la Lúga­ro”, “es una arro­gan­te”, “adve­ne­di­za”, “me cae mal”, etc.).

Vale pre­gun­tar por qué se han uni­do a estos ata­ques cier­tos sec­to­res que se entien­den pro­gre­sis­tas, y qué es lo que está detrás del cinis­mo y los ata­ques, muchos de ellos dema­gó­gi­cos, con­tra el MVC y sus posi­bi­li­da­des. ¿Por qué se lan­zan con­tra este movi­mien­to en lugar de com­ba­tir con la mis­ma fuer­za a los par­ti­dos que repre­sen­tan el régi­men par­ti­dis­ta que sos­tie­ne el sta­tus quo? ¿Dón­de que­da el aná­li­sis polí­ti­co de la coyun­tu­ra elec­to­ral? ¿De lo que está en jue­go para el país? ¿De las estra­te­gias polí­ti­cas para rom­per el cer­co del bipar­ti­dis­mo o el régi­men impe­ran­te de par­ti­do? ¿Cómo se cons­tru­ye una alter­na­ti­va polí­ti­ca que sea apo­ya­da por las per­so­nas des­afec­tas del sta­tus quo, la gen­te que no aguan­ta más y bus­ca al menos un res­pi­ro del desastre?

Los cues­tio­na­mien­tos “pro­gre­sis­tas” al MVC 

Los prin­ci­pa­les cues­tio­na­mien­tos polí­ti­cos al MVC pro­ve­nien­tes de estos sec­to­res pro­gre­sis­tas son cua­tro. Pri­me­ro, que el MVC es un par­ti­do neo­li­be­ral. El fun­da­men­to de este plan­tea­mien­to son algu­nas posi­cio­nes que adop­tó Lúga­ro en 2016, en torno a la posi­bi­li­dad de pri­va­ti­zar cier­tos ser­vi­cios públi­cos, cerrar escue­las, y recin­tos de la UPR. Estas posi­cio­nes cier­ta­men­te son cón­so­nas con la lógi­ca neo­li­be­ral. Pero esa crí­ti­ca obvia dos cues­tio­nes car­di­na­les. Por un lado, las posi­cio­nes de Lúga­ro en 2020 no son igua­les a las del 2016. En cua­tro años, que han sido años de pro­fun­di­za­ción de la deba­cle del país, ella ha cam­bia­do sus posi­cio­nes de mane­ra fun­da­men­tal. La can­di­da­ta ha admi­ti­do que se equi­vo­có cuan­do asu­mió las pos­tu­ras en dis­cu­sión en 2016, y que sus posi­cio­nes aho­ra eran dis­tin­tas a aque­llas de las pasa­das elec­cio­nes. A par­tir de enton­ces y en esta elec­ción Lúga­ro ha adop­ta­do posi­cio­nes polí­ti­cas y par­ti­ci­pa­do en luchas cla­ra­men­te con­tra­rias al neoliberalismo.

Por otro lado, las crí­ti­cas con­tra Lúga­ro pasan por alto que en 2020 ella no es una can­di­da­ta inde­pen­dien­te, sino la can­di­da­ta de un movi­mien­to polí­ti­co al que ella repre­sen­ta, y que tie­ne una pla­ta­for­ma con pers­pec­ti­vas cla­ra­men­te anti­neo­li­be­ra­les. Ha reco­no­ci­do las limi­ta­cio­nes de una can­di­da­tu­ra inde­pen­dien­te como la que desa­rro­lló en 2016 y la nece­si­dad de un movi­mien­to polí­ti­co colec­ti­vo. Algu­nos crí­ti­cos insis­ten en que el MVC no tie­ne posi­cio­nes pro­gra­má­ti­cas cla­ras pues es una “mogo­lla ideo­ló­gi­ca”. No obs­tan­te, el MVC tie­ne una pla­ta­for­ma titu­la­da “Agen­da Urgen­te”, en la que se pre­sen­ta un pro­gra­ma míni­mo o de emer­gen­cia para enfren­tar los pro­ble­mas medu­la­res del país. ¿Cuá­les son algu­nos de los linea­mien­tos polí­ti­cos de este docu­men­to? Este defi­ne a esta agru­pa­ción como un movi­mien­to diver­so y plu­ral que se crea para aten­der la cri­sis con­tem­po­rá­nea en Puer­to Rico, enfo­cán­do­se en tres pro­ble­mas urgen­tes: (1) el res­ca­te de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas; (2) la recons­truc­ción social, eco­nó­mi­ca, ambien­tal y fis­cal; y (3) la des­co­lo­ni­za­ción. Los prin­ci­pios y obje­ti­vos que se deli­nean en la agen­da urgen­te son los pun­tos de con­sen­so en torno a los cua­les se aglu­ti­nan los ciu­da­da­nos que par­ti­ci­pan en el movi­mien­to y los cua­les Vic­to­ria Ciu­da­da­na se com­pro­me­te a lle­var ade­lan­te.[2] Un examen, inclu­so some­ro, del docu­men­to demues­tra que la pla­ta­for­ma polí­ti­ca del MVC no es neo­li­be­ral, por el con­tra­rio, pro­po­ne una agen­da de refor­mas demo­crá­ti­cas, anti­co­rrup­ción, defen­sa de bie­nes y ser­vi­cios públi­cos (edu­ca­ción, UPR, salud), de los dere­chos labo­ra­les, defen­sa de la pen­sio­nes dig­nas, en con­tra de la pri­va­ti­za­ción y de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad, de recha­zo a la Jun­ta de Con­trol Fis­cal (JCF), audi­to­ría de la deu­da y can­ce­la­ción de la deu­da ile­gal, defen­sa del ambien­te, pro­ce­so demo­crá­ti­co de des­co­lo­ni­za­ción, defen­sa de la edu­ca­ción con pers­pec­ti­va de géne­ro, entre otras. Es decir, de una agen­da míni­ma para al menos fre­nar el desas­tre que han pro­du­ci­do las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les en Puer­to Rico.

Segun­do, los crí­ti­cos argu­yen que el MVC es un par­ti­do ane­xio­nis­ta. Esta crí­ti­ca tie­ne que ver con la pos­tu­ra de este movi­mien­to sobre el esta­tus. EL MVC abo­ga por un pro­ce­so demo­crá­ti­co y trans­pa­ren­te de auto­de­ter­mi­na­ción median­te el pro­ce­so de una Asam­blea Cons­ti­tu­cio­nal de Esta­tus, cuyo resul­ta­do sea vin­cu­lan­te. Este par­ti­do se com­pro­me­te a impul­sar el esta­tus (esta­di­dad, inde­pen­den­cia, libre aso­cia­ción) que sea favo­re­ci­do demo­crá­ti­ca­men­te por la ciu­da­da­nía. En tal sen­ti­do, el MVC no apo­ya nin­gu­na opción de esta­tus en par­ti­cu­lar. Lo que apo­ya es el pro­ce­so demo­crá­ti­co de auto­de­ter­mi­na­ción. De ahí, que es un movi­mien­to abier­to a que sus afi­lia­dos apo­yen, en su carác­ter per­so­nal, cual­quie­ra de las alter­na­ti­vas de esta­tus. Esto impli­ca que el MVC no par­ti­ci­pa de la lógi­ca del régi­men de par­ti­dos impe­ran­te que es una que pos­tu­la que los par­ti­dos polí­ti­cos en Puer­to Rico se defi­nen como par­ti­dos ideo­ló­gi­cos en torno a uno de los esta­tus en con­ten­ción. Esta posi­ción es qui­zás la que más dife­ren­cia al MVC de los demás par­ti­dos en la con­tien­da elec­to­ral de 2020.

En tal sen­ti­do, el MVC reto­ma la posi­ción sobre el esta­tus que adop­tó el Par­ti­do del Pue­blo Tra­ba­ja­dor (PPT) en las elec­cio­nes de 2012 y 2016. Sin embar­go, a pesar de que el PPT era un nue­vo par­ti­do, fue per­ci­bi­do como un par­ti­do tra­di­cio­nal. En par­ti­cu­lar, fue con­si­de­ra­do entre los votan­tes como otro par­ti­do inde­pen­den­tis­ta. El PPT no era for­mal­men­te un par­ti­do inde­pen­den­tis­ta, pero actuó como si lo fue­ra. Lo cier­to es que no pudo o no qui­so rom­per con esa tra­di­ción polí­ti­ca. Y esa fue una de las razo­nes por las que este par­ti­do no tuvo el impac­to elec­to­ral desea­do.[3] Pero don­de el PPT no tuvo éxi­to, el MVC sí lo ha teni­do: rom­per con la tra­di­ción polí­ti­ca del inde­pen­den­tis­mo y ser per­ci­bi­do como una nue­va alter­na­ti­va para rom­per el bipartidismo.

No debe sor­pren­der que el inde­pen­den­tis­mo tra­di­cio­nal resien­te la posi­ción del MVC sobre el esta­tus. Pero su denun­cia a esta posi­ción se hace des­de el para­dig­ma tra­di­cio­nal del esta­tus que ha con­tri­bui­do deci­si­va­men­te al inmo­vi­lis­mo y el estan­ca­mien­to polí­ti­co en Puer­to Rico. Estos sec­to­res tam­bién cri­ti­can que el MVC entien­da que la esta­di­dad es una opción de des­co­lo­ni­za­ción[4] y que, ade­más, este par­ti­do inter­pe­le a elec­to­res que favo­re­cen esta opción de esta­tus. El MVC no solo se diri­ge a esta­dis­tas des­con­ten­tos con el PNP, sino que ha pos­tu­la­do a diver­sos can­di­da­tos y can­di­da­tas que son esta­dis­tas, pero subs­cri­ben la pla­ta­for­ma de esta­tus de este par­ti­do. Esta posi­ción no hace al MVC un par­ti­do ane­xio­nis­ta. Lo que per­mi­te es que este movi­mien­to se enfo­que en cues­tio­nes socia­les, eco­nó­mi­cas, y ambien­ta­les; y le ofre­ce un espa­cio polí­ti­co para cre­cer fue­ra del gue­to mino­ri­ta­rio del independentismo.

Ter­ce­ro, se seña­la que Juan Dal­mau, can­di­da­to a gober­na­dor del PIP, y no Lúga­ro, es la per­so­na con más tra­yec­to­ria, mayor expe­rien­cia y más com­pe­ten­te para ocu­par el pues­to de la gober­na­ción. Pero el asun­to cru­cial en las elec­cio­nes de 2020 no es este. Lo que está en jue­go en estas elec­cio­nes es la posi­bi­li­dad real de que por pri­me­ra vez en más de 50 años se pue­da rom­per o que­brar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el bipar­ti­dis­mo y el régi­men de par­ti­dos impe­ran­te. Cen­trar­se en quién es el/​la “mejor” candidato/​a no con­tri­bu­ye a lograr este obje­ti­vo. Tam­po­co vale sim­ple­men­te invo­car “tra­yec­to­rias” (“dón­de se ha esta­do”…), esto es, una suer­te de pedi­grí que se otor­gan los inde­pen­den­tis­tas des­de sus pos­tu­ras de supe­rio­ri­dad moral. La dis­cu­sión fun­da­men­tal (y que no se está dan­do) es cómo alte­rar la corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­ble al sta­tus quo neo­li­be­ral. Esto es, cómo mover­nos en direc­ción de refor­mas que pro­pi­cien mayor demo­cra­cia, igual­dad y polí­ti­cas eco­ló­gi­cas. ¿Qué movi­mien­to polí­ti­co tie­ne la capa­ci­dad para lograr estos obje­ti­vos? ¿Cuál es la fuer­za polí­ti­ca que pue­de pro­pi­ciar un cam­bio en con­tra de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad y pre­ca­rie­dad neo­li­be­ra­les? Esta, para mí, es la pre­gun­ta fundamental.

Por últi­mo, se ale­ga que el MVC está lla­man­do a votar por ellos sim­ple­men­te por­que «tie­ne mayo­res pro­ba­bi­li­da­des de ganar». Es decir, se les cri­ti­ca que están hacien­do un lla­ma­do al “voto útil” sin más y que esto es una tác­ti­ca de la “vie­ja polí­ti­ca”. Este es un seña­la­mien­to dema­gó­gi­co pues­to que lo que se ha plan­tea­do es que de los par­ti­dos que se opo­nen al sta­tus quo, el MVC está en mejor posi­ción de ases­tar­le un gol­pe a la hege­mo­nía del PNP-PPD, dado que es un par­ti­do emer­gen­te que ape­la a diver­sos y hete­ro­gé­neos sec­to­res socia­les no defi­ni­dos por su posi­ción res­pec­to al esta­tus. Es impor­tan­te des­ta­car que el MVC vie­ne con una fuer­za inno­va­do­ra y una capa­ci­dad real de mover el esce­na­rio polí­ti­co del país hacia otra direc­ción. No debe­mos ni sub­es­ti­mar ni des­per­di­ciar este hecho. A esto se aña­de que el MVC está con­for­ma­do por un gru­po de ciu­da­da­nos diver­sos y plu­ra­les, muchos jóve­nes, que ofre­cen ideas inno­va­do­ras y traen nue­vos ima­gi­na­rios –como Eva Pra­dos, Manuel Natal, y José Ber­nar­do Mar­qués por men­cio­nar solo tres – , y que están dis­pues­tas y dis­pues­tos a rom­per los esque­mas anqui­lo­sa­dos del pasado.

La apues­ta a Dal­mau y el PIP

Es intere­san­te que estos crí­ti­cos apues­ten a Dal­mau y al PIP como una alter­na­ti­va nove­do­sa de reno­va­ción polí­ti­ca y denun­cien al MVC como más de lo mis­mo. No obs­tan­te, el PIP no es esa alter­na­ti­va nove­do­sa. Es un par­ti­do tra­di­cio­nal (fun­da­do hace 74 años en 1946) cen­tra­do en la vie­ja polí­ti­ca del esta­tus. Des­de 1968 en ade­lan­te el PIP ha sido inca­paz de hacer­le mella al bipar­ti­dis­mo rei­nan­te. Este par­ti­do no ha par­ti­ci­pa­do de la alter­na­ción de gobierno y, por tan­to, no es estric­ta­men­te hablan­do par­te del bipar­ti­dis­mo. Pero es par­te inte­gral del régi­men de par­ti­dos basa­do en el para­dig­ma del esta­tus y, en tal sen­ti­do, ha sido un sos­tén direc­to o indi­rec­to del bipar­ti­dis­mo. Por ello, el PIP, tal y como se ha defi­ni­do has­ta aho­ra, no pue­de ser una alter­na­ti­va ni al bipar­ti­dis­mo ni al régi­men de par­ti­dos hegemónico.

El PIP tam­po­co es una alter­na­ti­va real para alcan­zar el gobierno, pues­to que al ser un par­ti­do cuyo obje­ti­vo cen­tral es la inde­pen­den­cia, care­ce del apo­yo popu­lar para ser opción de mayo­ría. Esto va más allá de la inte­gri­dad, la hones­ti­dad, y el com­pro­mi­so de sus can­di­da­tos. No se tra­ta de un asun­to de este tipo, sino, como indi­qué, de un asun­to estra­té­gi­co res­pec­to a cómo alte­rar la corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­bles al neoliberalismo.

Des­de 1960, elec­cio­nes en las que el PIP obtu­vo ape­nas el 3.1% del voto y no que­dó ins­cri­to, este par­ti­do no ha logra­do hacer cre­cer sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el apo­yo a la inde­pen­den­cia, ni tam­po­co ha logra­do con­tri­buir a debi­li­tar el esta­tus colo­nial de Puer­to Rico. De hecho, en diver­sas elec­cio­nes el “melo­nis­mo” –una frac­ción de elec­to­res que se iden­ti­fi­can como inde­pen­den­tis­tas y sim­pa­ti­zan­tes del PIP– ha con­tri­bui­do de mane­ra deci­si­va a for­ta­le­cer el bipar­ti­dis­mo al “pres­tar” su voto al PPD para derro­tar el PNP y el “avan­ce del anexionismo”.

Duran­te este perio­do el momen­to de mayor poten­cial de cre­ci­mien­to del PIP fue en las elec­cio­nes de 1972. Para esta fecha, esta for­ma­ción polí­ti­ca había reno­va­do su lide­ra­to y adop­ta­do un pro­gra­ma cen­tra­do en la tría­da de inde­pen­den­cia, demo­cra­cia y socia­lis­mo, y bajo el lema de “Arri­ba los de aba­jo”. El par­ti­do apo­yó de for­ma mili­tan­te los movi­mien­tos y luchas socia­les (res­ca­te de terre­nos, huel­gas de tra­ba­ja­do­res y huel­gas estu­dian­ti­les, actos de des­obe­dien­cia civil, etc.) que sur­gie­ron como res­pues­ta a la cri­sis capi­ta­lis­ta de aquel momen­to. Sin embar­go, esas elec­cio­nes repre­sen­ta­ron un fra­ca­so ines­pe­ra­do para este par­ti­do. El PIP se había plan­tea­do el obje­ti­vo de sacar más de 100,000 votos y solo obtu­vo cer­ca de 70,000 (5.4 %). Esta cifra fue sus­tan­cial­men­te mayor que los 32,000 votos (3.5%) obte­ni­dos en 1968, pero repre­sen­tó un fra­ca­so para los obje­ti­vos del par­ti­do. El lide­ra­to con­ser­va­dor de este par­ti­do, enca­be­za­do por Rubén Berríos Mar­tí­nez, res­pon­sa­bi­li­zó a la radi­ca­li­za­ción “mar­xis­ta leni­nis­ta” del par­ti­do y a la juven­tud del PIP por este fra­ca­so elec­to­ral.[5] Des­pués de su cri­sis y divi­sión en 1973, el PIP aban­do­nó pau­la­ti­na­men­te el socia­lis­mo demo­crá­ti­co, adop­tó nue­va­men­te el dis­cur­so inde­pen­den­tis­ta tra­di­cio­nal y vol­vió a ser un par­ti­do fun­da­men­tal­men­te electoral.

Por déca­das, el PIP ha vis­to men­guar su apo­yo elec­to­ral y ha teni­do que ins­cri­bir­se tras cada elec­ción. En solo dos oca­sio­nes, en 1976 y 1980, y bajo la can­di­da­tu­ra de Berríos Mar­tí­nez para gober­na­dor, el PIP logró obte­ner un apo­yo máxi­mo de 5.7 % del voto. En las últi­mas tres elec­cio­nes, 2008 (Edwin Irri­zary Mora), 2012 (Juan Dal­mau), y 2016 (María de Lour­des San­tia­go), el PIP ha saca­do ape­nas 2.0%, 2.5% y 2.1% del voto, res­pec­ti­va­men­te. Habría que con­cluir que el PIP ha fra­ca­sa­do en sus obje­ti­vos polí­ti­cos estra­té­gi­cos, a pesar de que sue­le recla­mar que los ha alcan­za­do. Su logro más sig­ni­fi­ca­ti­vo ha sido que sus can­di­da­tos a legis­la­tu­ra (usual­men­te dos) sean con­sis­ten­te­men­te elec­tos con votos mix­tos para ejer­cer fun­cio­nes de fis­ca­li­za­ción al gobierno de turno. A esto se ha limi­ta­do el éxi­to elec­to­ral de este par­ti­do. Aun así, el PIP no ha alte­ra­do fun­da­men­tal­men­te su estra­te­gia y su dis­cur­so polí­ti­co. Por el con­tra­rio, se ha reite­ra­do una y otra vez en las mis­mas pos­tu­ras polí­ti­cas, con algu­nas varia­cio­nes míni­mas. De hecho, a esto es que se refie­re el plan­tea­mien­to del “com­pro­mi­so y la tra­yec­to­ria de dón­de se ha esta­do”. Pero la cues­tión no es dón­de se ha esta­do, sino la efec­ti­vi­dad polí­ti­ca que ha teni­do “el estar dón­de se ha estado”.

¿Por qué enton­ces las per­so­nas que bus­can una alter­na­ti­va al sta­tus quo debe­rían votar por el PIP en vez del MVC? Esta posi­ción solo tie­ne sen­ti­do si el elec­tor se defi­ne como inde­pen­den­tis­ta y la inde­pen­den­cia es el obje­ti­vo fun­da­men­tal que quie­re ade­lan­tar en las elec­cio­nes. Pero si lo que se bus­ca es que­brar el bipar­ti­dis­mo y el régi­men de par­ti­dos impe­ran­te enton­ces la alter­na­ti­va debe­ría ser el MVC. ¿Por qué los crí­ti­cos de este movi­mien­to se afa­nan, aho­ra en este posi­ble esce­na­rio de cam­bio, en lla­mar a votar por el PIP, un par­ti­do que ha pro­ba­do ser inca­paz de cre­cer, de diver­si­fi­car­se y de con­vo­car mayo­rías? Pare­ce­ría que estos sec­to­res no quie­ren tras­cen­der el gue­to de su mino­ría ilus­tra­da que se posi­cio­na siem­pre des­de la supe­rio­ri­dad moral. Al fin y al cabo, estos sec­to­res, al pare­cer, desean man­te­ner­se hablan­do entre ellos, los con­ven­ci­dos y los puros. No cabe más que pen­sar que en reali­dad se afe­rran a una voca­ción de ser siem­pre mino­rías, de nun­ca ampliar su base, se afe­rran a seguir sien­do un gru­po eli­te escla­re­ci­da que es quien “mejor sabe” lo que le con­vie­ne al resto.

En las elec­cio­nes de 2020, Dal­mau ha reco­no­ci­do táci­ta­men­te que con el voto de los inde­pen­den­tis­tas nada más el PIP no pue­de ser una alter­na­ti­va real de cam­bio. Por eso, ha sali­do a bus­car votos “pres­ta­dos” decla­ran­do que “el que no es inde­pen­den­tis­ta pue­de votar por mí”.[6] Ade­más, el PIP ha cen­tra­do su cam­pa­ña en la figu­ra y los atri­bu­tos per­so­na­les de Dal­mau, que por momen­tos pare­ce ser un can­di­da­to inde­pen­dien­te, des­en­fa­ti­zan­do los sím­bo­los del par­ti­do y el recla­mo de la inde­pen­den­cia, a la mis­ma vez que reite­ra que es el par­ti­do de los inde­pen­den­tis­tas. El pro­ble­ma con esta tác­ti­ca elec­to­ral (que es algo así, “como el mejor de los dos mun­dos”) es que no se pue­de desa­rro­llar en todo su poten­cial sin aban­do­nar su razón de ser (la inde­pen­den­cia) pues per­de­rían su iden­ti­dad polí­ti­ca. Esta es la para­do­ja que ha limi­ta­do mar­ca­da­men­te el cre­ci­mien­to de este partido.

Si el PIP qui­sie­ra trans­for­mar radi­cal­men­te su posi­bi­li­dad de cre­cer ten­dría que ir más lejos que el tími­do y ambi­guo pro­nun­cia­mien­to de que los “no inde­pen­den­tis­tas” pue­den votar por su can­di­da­to. Ten­dría que reco­no­cer explí­ci­ta­men­te, sin amba­ges, que las elec­cio­nes gene­ra­les no son ple­bis­ci­ta­rias y aban­do­nar el para­dig­ma del esta­tus (la inde­pen­den­cia) como lo que lo fun­da­men­ta y defi­ne. Pero, si el PIP hicie­ra esto se trans­for­ma­ría en otro par­ti­do cuyas posi­cio­nes no serían cla­ra­men­te dis­tin­gui­bles a las del MVC. Esto sería muy intere­san­te pues podría des­blo­quear aún más el camino para crear una alter­na­ti­va pro­gre­sis­ta con­tra el PNP-PPD. Pero lamen­ta­ble­men­te esta posi­bi­li­dad no está en la agen­da del PIP, esto es, dejar de ser lo que son: el par­ti­do de la inde­pen­den­cia. Por esta razón, no da igual votar por el MVC o el PIP si lo que se quie­re es que­brar el bipar­ti­dis­mo. De estos dos par­ti­dos, el pri­me­ro es el que tie­ne la posi­bi­li­dad de lograr el obje­ti­vo de rom­per el bipar­ti­dis­mo des­de un para­dig­ma polí­ti­co alterno. El segun­do lo que ofre­ce es una reite­ra­ción del para­dig­ma polí­ti­co tra­di­cio­nal. De ahí que no se tra­ta de apo­yar “al mejor”, sino al movi­mien­to que pue­de impul­sar el cam­bio deseado.

Lo que está en juego

En fin, no es sufi­cien­te decir “ni azu­les, ni rojos”. Hay que pre­ci­sar cómo se va a derro­tar el bipar­ti­dis­mo y el régi­men de par­ti­dos hege­mó­ni­co. No pode­mos apos­tar a dis­cur­sos polí­ti­cos que lejos de acu­mu­lar fuer­za y ganar pue­blo han ido cons­tan­te­men­te men­guan­do en su apo­yo. Esto es una fór­mu­la para con­ti­nuar con el sta­tus quo y el bipar­ti­dis­mo, a pesar de que este se encuen­tra en su momen­to de mayor debi­li­dad des­de 1968. En estas elec­cio­nes tene­mos la posi­bi­li­dad real de ter­mi­nar de soca­var el bipar­ti­dis­mo. Y esta es una opor­tu­ni­dad que no se debe pasar por alto. Pero no nos lla­me­mos a enga­ño. Aun con su des­gas­te, los par­ti­dos que tie­nen mayor pro­ba­bi­li­dad de ganar son el PNP y el PPD. Estos dos par­ti­dos andan pes­can­do los votos de los sec­to­res reli­gio­sos con­ser­va­do­res y de los elec­to­res enve­je­cien­tes tra­di­cio­na­les que están en con­tra del cam­bio y de sus impli­ca­cio­nes polí­ti­cas. Y ese blo­que pue­de ser mayo­ri­ta­rio entre el elec­to­ra­do. Al menos, ese es el cálcu­lo de estos par­ti­dos que explo­tan el mie­do al cam­bio. El Puer­to Rico pro­fun­do, com­pues­to en su mayo­ría por sec­to­res enve­je­cien­tes, es muy con­ser­va­dor y tra­di­cio­nal. Los que viven en las bur­bu­jas de las redes socia­les harían bien en dar­se cuen­ta de que sus pági­nas de Face­book o de Twit­ter no refle­jan el país o al menos a amplios sec­to­res, posi­ble­men­te mayo­ri­ta­rios, de este.

Si no se pue­de derro­tar al bipar­ti­dis­mo, lo cual es pro­ba­ble, al menos debe­mos pro­fun­di­zar sus grie­tas y con­so­li­dar el MVC para que este movi­mien­to alterno con­ti­núe acu­mu­lan­do fuer­zas para poder, más tem­prano que tar­de, que­brar defi­ni­ti­va­men­te el bipar­ti­dis­mo y el régi­men de par­ti­dos impe­ran­te. Las con­se­cuen­cias de no hacer­lo serán aun más desas­tro­sas. Esto es lo que está en jue­go en estas elecciones.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

[1]Los datos elec­to­ra­les que uti­li­zo en este artícu­lo son de https://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_generales_de_Puerto%20Rico. Esta pági­na pro­vee los resul­ta­dos ofi­cia­les de las elec­cio­nes para cada even­to electoral.

[2] Por razo­nes de espa­cio no ela­bo­ro aquí sobre este docu­men­to. Para leer­lo, ver , “Movi­mien­to Vic­to­ria Ciu­da­da­na: Agen­da Urgen­te”, https://​www​.mvcpr​.org/. (Con­sul­ta­do 21 de sep­tiem­bre de 2020.) Al momen­to de escri­bir este artícu­lo el MVC se encuen­tra en un pro­ce­so deli­be­ra­ti­vo con todos sus afiliados/​as para apro­bar el Pro­gra­ma de Gobierno de este movimiento.

[3] En las elec­cio­nes de 2016, Rafael Ber­na­be can­di­da­to a gober­na­dor del PPT obtu­vo ape­nas 5,324 votos para un apo­yo elec­to­ral de 0.34%. El par­ti­do no que­dó ins­cri­to y vol­vió al per­der su fran­qui­cia elec­to­ral. Actual­men­te, el PPT ha sus­pen­di­do sus fun­cio­nes y varios de sus diri­gen­tes, inclu­yen­do a Ber­na­be y a Maria­na Noga­les (can­di­da­ta a Comi­sio­na­da Resi­den­te), son aho­ra can­di­da­tos a pues­tos elec­ti­vos para 2020 por el MVC.

[4] Diver­sos sec­to­res inde­pen­den­tis­tas o sobe­ra­nis­tas han cues­tio­na­do que el MVC reco­noz­ca la esta­di­dad como alter­na­ti­va des­co­lo­ni­za­do­ra, pues, argu­men­tan, solo median­te la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía es posi­ble la des­co­lo­ni­za­ción. Esta con­tro­ver­sia pue­de leer­se en Manuel Almei­da y Eli­za­beth Robles. “La esta­di­dad sí es una opción des­co­lo­ni­za­do­ra”. Revis­ta Digi­tal 80grados, 2019. (Con­sul­ta­do el 20 de sep­tiem­bre de 2020.) Luis Fer­nan­do Coss, Jus­to Mén­dez Aram­bu­ru, y José Rive­ra San­ta­na. “Esta­di­dad, colo­nia­lis­mo y el arte de jun­tar­nos en Vic­to­ria Ciu­da­da­na”. Revis­ta Digi­tal 80grados, 2019. (Con­sul­ta­do el 20 de sep­tiem­bre de 2020.)

[5] Ver Nor­ma Iris Tapia, La cri­sis del PIP, San Juan, Edi­to­rial Edil, 1980. Ade­más del aná­li­sis de Tapia sobre esta cri­sis, este libro con­tie­ne impor­tan­tes docu­men­tos inter­nos del PIP que cir­cu­la­ron duran­te la cri­sis, inclu­yen­do los tex­to de Berríos Mar­tí­nez demo­ni­zan­do a la opo­si­ción de izquier­da que se opu­so a su lide­ra­to auto­ri­ta­rio y conservador.

[6] Aye­za Díaz Rolón, “El que no es inde­pen­den­tis­ta pue­de votar por mí”, El Voce­ro, 11 de sep­tiem­bre de 2020. (Con­sul­ta­do el 26 de sep­tiem­bre de 2020.)

*Fuen­te: 80grados

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *