Perú. El fue­go de muer­te y des­truc­ción en los bosques

Maga­li Estra­da /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de octu­bre de 2020

El recien­te incen­dio cer­ca del par­que arqueo­ló­gi­co de Sac­sayhua­mán, en Cus­co, ha expues­to cómo la fra­gi­li­dad de bos­ques, monu­men­tos y sitios turís­ti­cos, va de la mano de una fal­ta de res­pues­ta rápi­da de las auto­ri­da­des. Entre enero y setiem­bre de este año se han repor­ta­do más de 1.800 incen­dios fores­ta­les en el país, de los cua­les 77 han ocu­rri­do en áreas natu­ra­les pro­te­gi­das. El fue­go oca­sio­nó la muer­te de 10 per­so­nas, la cifra más alta de los últi­mos tres años. En este infor­me Ojo­Pú­bli­co deta­lla el impac­to de estos desastres.

Aun­que aún se inves­ti­gan las cau­sas del incen­dio fores­tal ocu­rri­do cer­ca del Par­que Arqueo­ló­gi­co de Sac­sayhua­mán, en Cus­co, el muni­ci­pio pro­vin­cial cree que el fue­go se expan­dió lue­go de la que­ma de pas­ti­za­les en los alre­de­do­res. La hipó­te­sis de las auto­ri­da­des se ali­nea con un comu­ni­ca­do emi­ti­do por el Minis­te­rio del Ambien­te, Ser­nanp y Ser­for, en setiem­bre de este año, que indi­ca que el 98% de estos even­tos son oca­sio­na­dos por las per­so­nas. En este caso, si bien fal­tan aún más datos para con­fir­mar el ori­gen del incen­dio, un repor­te pre­li­mi­nar seña­la que este desas­tre dañó apro­xi­ma­da­men­te 200 hec­tá­reas de bos­ques de las comu­ni­da­des aledañas. 

Los incen­dios son cada vez más fre­cuen­tes. Tam­bién en Cus­co, en setiem­bre, se regis­tró otro en el Cerro Cal­va­rio, loca­li­za­do en el San­tua­rio His­tó­ri­co de Machu­pic­chu. Los bom­be­ros con­tro­la­ron las lla­mas lue­go de dos días, antes de que lle­ga­ra a la ciu­da­de­la Inca, pero alcan­za­ron a des­truir 20 hec­tá­reas de bos­ques. Un mes antes, en agos­to y en ple­na pan­de­mia, la región más turís­ti­ca del Perú repor­tó el incen­dio más letal del 2020 en el dis­tri­to de Ocongate. 

El alcal­de del cen­tro pobla­do Anda­ya­que, Juan Macha­ca Huan­ca, recuer­da la tra­ge­dia como una suce­sión de som­bras corrien­do en des­or­den, una lar­ga cor­ti­na de humo que cre­ce jun­tos a gri­tos deses­pe­ra­dos. “Por defen­der sus plan­ta­cio­nes de pino, la gen­te se entre­gó al fue­go. Muchos murie­ron y deja­ron a sus niños huér­fa­nos”, cuen­ta por teléfono.

Incendio_Cusco
DESASTRE. Has­ta setiem­bre de este año se han pro­du­ci­do en el Perú más de 1.800 incen­dios fores­ta­les, la mayo­ría en Áncash, Cus­co y Puno. 
Incendio_Cusco
FUEGO MORTAL. Los incen­dios fores­ta­les ocu­rri­dos este año en Perú deja­ron 10 per­so­nas falle­ci­das, nue­ve de ellas en Cusco.

El desas­tre ocu­rrió en el lími­te entre los dis­tri­tos de Ccat­ca y Ocon­ga­te, en la pro­vin­cia de Quis­pi­can­chi (Cus­co). El repor­te del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Defen­sa Civil (Inde­ci) seña­la que aque­lla vez ocho per­so­nas murie­ron inten­tan­do apa­gar las lla­mas, entre ellas cua­tro ado­les­cen­tes. Según Macha­ca, el incen­dio se ori­gi­nó cuan­do un cam­pe­sino que­mó male­zas en su cam­po para habi­li­tar­lo para sem­brar, una prác­ti­ca muy común en los andes. 

Las víc­ti­mas que­da­ron atra­pa­das en medio del fue­go y otras murie­ron asfi­xia­das. Esta mis­ma tra­ge­dia dejó a otras 70 per­so­nas heridas. 

Según Inde­ci, entre enero y fines de setiem­bre de este año, 10 per­so­nas falle­cie­ron a cau­sa de incen­dios fores­ta­les. A las víc­ti­mas de Ocon­ga­te, se suman una del dis­tri­to de Hua­no­qui­te, pro­vin­cia de Paru­ro (Cus­co), y otra más en Áncash. El 2020 se ha con­ver­ti­do en el más trá­gi­co de los últi­mos tres años: en 2018 hubo tres falle­ci­dos, y el 2019 ninguno. 

El Ser­vi­cio Fores­tal y de Fau­na Sil­ves­tre (Ser­for) infor­mó que, has­ta fines de setiem­bre de este año, se han pro­du­ci­do 1.877 incen­dios fores­ta­les. Si bien es una cifra menor en com­pa­ra­ción a 2018 (4.819) y 2019 (5.650), lo que preo­cu­pa a las auto­ri­da­des es la can­ti­dad de falle­ci­dos de este año. El 2018 los incen­dios des­tru­ye­ron 169 mil hec­tá­reas de bos­ques y vege­ta­ción y el 2019, 198 mil hec­tá­reas. Las cifras de este año se cono­ce­rán al cie­rre del 2020, aun­que Inde­ci ha pre­ci­sa­do pre­li­mi­nar­men­te que en lo que va del año se han per­di­do 7.200 hec­tá­reas de cul­ti­vos. Las regio­nes más afec­ta­das fue­ron Puno, Cus­co, Áncash. Huá­nu­co y Junín.

Hay otra infor­ma­ción, sin embar­go, que ayu­da tam­bién a enten­der la dimen­sión de la des­truc­ción. Los datos de Glo­bal Forest Watch, una pla­ta­for­ma de moni­to­reo basa­do en imá­ge­nes sate­li­ta­les de la NASA con el méto­do de detec­ción VIIRS, iden­ti­fi­can solo entre junio y setiem­bre de este año 57.773 aler­tas de incen­dio en todo el país. Los datos reco­gi­dos por este sis­te­ma miden las áreas don­de la tem­pe­ra­tu­ra tie­ne un com­por­ta­mien­to por enci­ma de lo nor­mal. Inclu­ye incen­dios fores­ta­les, gran­des y peque­ños, pro­du­ci­dos en su mayo­ría por las que­mas agrícolas.

En Perú exis­ten 247 áreas natu­ra­les pro­te­gi­das, que repre­sen­tan el 16% de la super­fi­cie del terri­to­rio nacio­nal: 75 de ellas son ges­tio­na­das por el Ser­vi­cio Nacio­nal de Áreas Natu­ra­les Pro­te­gi­das por el Esta­do (Ser­nanp), y el res­to es res­pon­sa­bi­li­dad de los gobier­nos regio­na­les e ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das. Este año, según infor­mó el Ser­for, se han pro­du­ci­do 77 incen­dios fores­ta­les en estas áreas; una cifra mayor en com­pa­ra­ción al 2018 (cuan­do ocu­rrie­ron 33) o al 2019 (67).

El Par­que Nacio­nal Huas­ca­rán, ubi­ca­do en la región Áncash, y la Reser­va Pai­sa­jís­ti­ca de Nor-Yau­yos Cochas, que com­par­ten las regio­nes Lima y Junín, han sido las dos áreas más afec­ta­das en los últi­mos años. En lo que va del 2020 se han pro­du­ci­do 18 incen­dios en el Par­que Nacio­nal Huas­ca­rán, cua­tro de ellos comen­za­ron en la zona de amor­ti­gua­mien­to, pero final­men­te ingre­sa­ron has­ta el área pro­te­gi­da. En total, el fue­go des­tru­yó 2.713 hec­tá­reas de vegetación. 

La Jefa­tu­ra del Par­que Nacio­nal Huas­ca­rán deta­lló que los incen­dios impac­ta­ron el pai­sa­je, que es la base del desa­rro­llo turís­ti­co de Áncash; los gla­cia­res, por­que las par­tí­cu­las se posan sobre los neva­dos y ace­le­ran su degla­cia­ción; y sobre la cober­tu­ra vege­tal. “Con las que­mas, las altas tem­pe­ra­tu­ras tam­bién afec­tan el sue­lo, gene­ran ero­sión y pro­du­cen deser­ti­fi­ca­ción”, agre­ga­ron los inves­ti­ga­do­res del parque.

El Códi­go Penal del Perú orde­na que se san­cio­ne con pena de cár­cel no menor de cua­tro ni mayor de seis años a quie­nes oca­sio­nen inten­cio­nal­men­te incen­dios fores­ta­les, pero es raro que se cum­pla esta nor­ma por­que para ello es cla­ve iden­ti­fi­car a los res­pon­sa­bles. Y, si se logra­ra, se argu­men­ta­ría que no hubo dolo.

Las solu­cio­nes no pasan por una nor­ma para san­cio­nar a quie­nes pro­pi­cien el incen­dio fores­tal, sos­tie­ne la Jefa­tu­ra del Par­que Nacio­nal Huas­ca­rán, sino por un cam­bio de cos­tum­bres, debi­do que para los pobla­do­res de las comu­ni­da­des ‑sobre todo las andi­nas- la que­ma de pas­ti­za­les los ayu­da a libe­rar los espa­cios don­de desean sem­brar, y creen que con ello sus pas­tos bro­ta­rán más robustos. 

Incendio_Cusco
PREVENCIÓN. Los espe­cia­lis­tas reco­men­da­ron a las auto­ri­da­des inci­dir en el cam­bio de cos­tum­bres en las zonas don­de se rea­li­za que­ma tradicional. 
Incendio_Cusco
SACRIFICIO. Bom­be­ros y bri­ga­dis­tas de Cus­co se pre­pa­ran antes de ingre­sar a la zona del incen­dio, cer­ca del par­que Sacsayhuamán. 
Incendio_Cusco
UNIÓN. Poli­cías y civi­les par­ti­ci­pan en las labo­res de miti­ga­ción del incen­dio ocu­rri­do cer­ca del par­que de Sac­sayhua­mán, en Cusco. 

La Reser­va Pai­sa­jís­ti­ca de Nor Yau­yos-Cochas es la otra área natu­ral pro­te­gi­da más afec­ta­da por los incen­dios fores­ta­les. Cuen­ta con una super­fi­cie de 221.268 hec­tá­reas y alber­ga 150 espe­cies de plan­tas, entre estas pajo­na­les, que­ñua­les y puyas Rai­mon­di. Aquí se han pro­du­ci­do 14 incen­dios fores­ta­les en lo que va del año, que han des­trui­do 3.500 hec­tá­reas de pajo­na­les y unas 350 hec­tá­reas de arbus­tos, infor­mó a Ojo­Pú­bli­co Abdías Villos­la­da Tai­pe, jefe de esta reser­va. “(Estos incen­dios) afec­tan la bio­di­ver­si­dad y los medios de vida de las comu­ni­da­des, el daño es con­si­de­ra­ble”, señaló.

Otras áreas pro­te­gi­das afec­ta­das son la Reser­va Nacio­nal de Sali­nas y Agua­da Blan­ca (Are­qui­pa y Moque­gua), Reser­va Nacio­nal de Tum­bes, Reser­va Pai­sa­jís­ti­ca Sub­cuen­ca del Cotahua­si (Are­qui­pa) y Coto de Caza Sun­chu­bam­ba (Caja­mar­ca). Asi­mis­mo, se han repor­ta­do 107 incen­dios fores­ta­les en zonas de amor­ti­gua­mien­to, que son espa­cios adya­cen­tes a las Áreas Natu­ra­les Pro­te­gi­das, y que fun­cio­nan como cin­tu­ro­nes de protección. 

El bió­lo­go Paul Viñas Ola­ya, coor­di­na­dor del Pro­gra­ma de Con­ser­va­ción Noroes­te de Natu­ra­le­za y Cul­tu­ra Inter­na­cio­nal Perú, dijo que los incen­dios fores­ta­les en áreas pro­te­gi­das “sig­ni­fi­can pér­di­da de hábi­tat, bio­di­ver­si­dad de flo­ra y fau­na endémica”.

En este sen­ti­do, expli­có que lue­go de los incen­dios regis­tra­dos en 2016 en el área de con­ser­va­ción ambien­tal Pacai­pam­pa, en la región Piu­ra, su orga­ni­za­ción hizo estu­dios en par­ce­las de con­trol para deter­mi­nar qué tan rápi­do se res­ta­ble­cen los eco­sis­te­mas. Los resul­ta­dos fue­ron preo­cu­pan­tes: para el siguien­te año solo se recu­pe­ró el 40% de la bio­di­ver­si­dad de fau­na que exis­tía antes del incen­dio y el 70% de la cober­tu­ra vegetal. 

“Lo intere­san­te de las áreas pro­te­gi­das es su diver­si­dad, pero esta se va mer­man­do (tras los incen­dios) y pre­va­le­cen las espe­cies domi­nan­tes. Las más endé­mi­cas son las que se van per­dien­do, van des­apa­re­cien­do”, concluyó. 

Impac­to aso­cia­do en los glaciares

La sub­di­rec­to­ra de Inves­ti­ga­ción Gla­cio­ló­gi­ca del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Inves­ti­ga­ción en Gla­cia­res y Eco­sis­te­mas de Mon­ta­ña (Inai­gem), María Bus­ta­man­te Rosell, expli­có a Ojo­Pú­bli­co que los incen­dios fores­ta­les son una de las cau­sas de la pér­di­da de masa gla­ciar (degla­cia­ción). Otras son el par­que auto­mo­tor y el sec­tor indus­trial que, como los incen­dios fores­ta­les, emi­ten impu­re­zas que lle­gan has­ta los gla­cia­res y ace­le­ran, jun­to al calen­ta­mien­to glo­bal, su derretimiento. 

Según el inven­ta­rio del Inai­gem de 2016, el Perú cuen­ta con 2.259 gla­cia­res. La mayor can­ti­dad se loca­li­za en los depar­ta­men­tos de Cus­co (827), Áncash (594) y Puno (274), que son pre­ci­sa­men­te las zonas don­de se han repor­ta­do el mayor núme­ro de incen­dios fores­ta­les en los últi­mos años. 

La pér­di­da de nues­tros gla­cia­res se obser­va cuan­do com­pa­ra­mos los inven­ta­rios. El pri­me­ro, rea­li­za­do entre 1955 y 1962, repor­tó una exten­sión gla­ciar de 2041.9 Km2 del terri­to­rio nacio­nal. Pero el últi­mo, del 2016, regis­tró que esa exten­sión se había redu­ci­do a 1.118 km². Es decir, en los últi­mos 60 años hemos per­di­do 53.56% de super­fi­cie glaciar. 

Incendio_Cusco
INTENSA LABOR. Este año los bom­be­ros han teni­do que aten­der 77 incen­dios fores­ta­les en áreas natu­ra­les protegidas. 

Bus­ta­man­te Rosell deta­lló que, en base a datos de los inven­ta­rios de gla­cia­res y bajo las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas actua­les, se esti­ma que las cor­di­lle­ras gla­cia­res del Cen­tro (Lima, Huá­nu­co, Pas­co, Junín y Huan­ca­ve­li­ca) podrían des­apa­re­cer hacía el año 2040. Las cor­di­lle­ras gla­cia­res del Sur (Are­qui­pa, Cus­co, Apu­rí­mac, Puno, Tac­na y Moque­gua), por su par­te, podrían hacer­lo en el año 2060; y las cor­di­lle­ras gla­cia­res des­apa­re­ce­rían en 2100. 

Aun­que se tra­ta de pro­yec­cio­nes lue­go de una sim­pli­fi­ca­ción mate­má­ti­ca, “en las cir­cuns­tan­cias actua­les de cam­bio cli­má­ti­co y la con­ta­mi­na­ción ambien­tal, el pro­ce­so de degla­cia­ción se pue­de ver acelerado”. 

El gla­ció­lo­go e inge­nie­ro ambien­tal Rolan­do Cruz Encar­na­ción, del Área de Eva­lua­ción de Gla­cia­res y Lagu­nas de la Auto­ri­dad Nacio­nal del Agua (ANA), sos­tie­ne que los incen­dios fores­ta­les son res­pon­sa­bles del 60% del derre­ti­mien­to gla­ciar. El cien­tí­fi­co expli­có a Ojo­Pú­bli­co que los incen­dios fores­ta­les libe­ran gran­des can­ti­da­des de humo a la atmós­fe­ra, jun­to a otras par­tí­cu­las orgá­ni­cas e inor­gá­ni­cas deno­mi­na­dos aero­so­les, que el vien­to lle­va has­ta los gla­cia­res. “Al depo­si­tar­se sobre la super­fi­cie gla­ciar, los aero­so­les gene­ran una colo­ra­ción oscu­ra que redu­ce la capa­ci­dad del gla­ciar de refle­jar la radia­ción solar. Enton­ces, la super­fi­cie gla­ciar absor­be mayor ener­gía solar, lo que ace­le­ra su derre­ti­mien­to”, aseguró.

Los estu­dios que ha rea­li­za­do el inge­nie­ro Cruz en los gla­cia­res de Áncash, publi­ca­dos por el Comi­té Nacio­nal de la Aso­cia­ción de Inves­ti­ga­do­res Pola­res de Carre­ra Tem­pra­na del Bra­sil y el Pro­yec­to Gla­cia­res, han iden­ti­fi­ca­do ceni­zas y hojas de plan­tas daña­das por incen­dios fores­ta­les loca­les y de la Ama­zo­nía. Cruz deta­lló que en el gla­ciar Arte­son­ra­ju, ubi­ca­do en la Cor­di­lle­ra Blan­ca, en la pro­vin­cia de Huay­las, reali­zó per­fo­ra­cio­nes para medir la con­cen­tra­ción de aero­so­les y encon­tró, para el año hidro­ló­gi­co 2014 – 2015, un depó­si­to de 4.02 tone­la­das en un área de 3.67 Km2; y, para el 2015 – 2016, 5.49 tone­la­das en un área de 3.07 Km2. Lo que, en con­clu­sión, mues­tra un cla­ro incre­men­to. El espe­cia­lis­ta indi­ca que estos aero­so­les son pro­duc­to de los incen­dios fores­ta­les y ace­le­ran el derre­ti­mien­to de los nevados.

Incendio_Cusco
EFECTOS. Los incen­dios fores­ta­les tam­bién con­tri­bu­yen a la degla­cia­ción, según estu­dios rea­li­za­dos por cien­tí­fi­cos peruanos. 
Incendio_Cusco
RIESGOS. Una bom­be­ra es aten­di­da por sus cole­gas lue­go de sufrir un cua­dro de asfi­xia, mien­tras apa­ga­ba el incen­dio en Sacsayhuamán.

“En las medi­cio­nes que rea­li­za­mos, cal­cu­la­mos que los balan­ces de masa gla­ciar son nega­ti­vos, esta­mos per­dien­do de mane­ra irre­ver­si­ble nues­tra reser­va de agua en esta­do sóli­do”, aler­tó. Los gla­cia­res son un ban­co de agua dul­ce en esta­do sóli­do, regu­lan el cli­ma, gene­ran un eco­sis­te­ma dife­ren­te y sir­ven para otras acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, como la pro­duc­ción de ener­gía eléc­tri­ca y el turis­mo. “No nos damos cuen­ta que muchas de nues­tras accio­nes nos dañan a noso­tros mis­mos. Los incen­dios fores­ta­les afec­tan las reser­vas de agua dul­ce, ese agua que nece­si­ta­mos y [que nece­si­tan] nues­tros hijos y nie­tos”, agregó.

Nel­son Quis­pe Gutié­rrez, meteo­ró­lo­go de Senamhi, indi­có a Ojo­Pú­bli­co que en los Andes los incen­dios fores­ta­les son más comu­nes entre los meses de junio a noviem­bre; en la Ama­zo­nía, entre julio y diciem­bre; y en la cos­ta nor­te, entre enero y mar­zo. Las con­se­cuen­cias no se res­trin­gen a un tema ambien­tal. Tam­bién cau­san un impor­tan­te impac­to eco­nó­mi­co. La Admi­nis­tra­ción Téc­ni­ca de Ser­for de Piu­ra, por ejem­plo, cal­cu­ló que en 2017 se per­die­ron más de S/​117 millo­nes, por la que­ma de 10.700 hec­tá­reas de bos­que seco. 

La que­ma de pas­ti­za­les es solo algu­nas de las cau­sas de los incen­dios. “Las per­so­nas que los ori­gi­nan no actúan con la inten­ción de pro­vo­car­los, nor­mal­men­te rea­li­zan una que­ma y esta se les sale de con­trol”, expli­ca el titu­lar de la Direc­ción de Pre­pa­ra­ción del Inde­ci, coro­nel EP Miguel Yama­sa­ki Koizumi.

Actual­men­te Ser­nanp, enti­dad que por ini­cia­ti­va pro­pia con­tro­la y apa­ga los incen­dios fores­ta­les, cuen­ta con 200 bom­be­ros espe­cia­li­za­dos, en el nor­te, orien­te, cen­tro y sur del país. Esta cifra, sin embar­go, resul­ta insu­fi­cien­te para miti­gar la can­ti­dad de incen­dios que se pro­du­cen año a año. 

Incendio_Cusco
ACCIONES. El gla­ció­lo­go Rolan­do Cruz dijo que es nece­sa­rio imple­men­tar una cam­pa­ña inter­cul­tu­ral para evi­tar que las per­so­nas que­men pastizales. 

¿Es posi­ble ate­nuar las prác­ti­cas que con­lle­van al fue­go sin con­trol? “Muchas per­so­nas por la pan­de­mia han regre­sa­do al cam­po y, para vivir, nece­si­tan sem­brar. Enton­ces, cor­tan las plan­tas secas y, al que­mar­las, se les sale de con­trol”, dijo a Ojo­Pú­bli­co Fabio­la Viz­ca­rra Páu­car, coor­di­na­do­ra del Cen­tro de Ope­ra­cio­nes de Emer­gen­cia Regio­nal de Áncash, una de las regio­nes más afec­ta­das por los incen­dios forestales. 

Este año dicha región ha repor­ta­do un incre­men­to de incen­dios en más de 300% en com­pa­ra­ción al año pasa­do: al 6 de octu­bre de 2019 se repor­ta­ron 60 incen­dios fores­ta­les, y este año, en el mis­mo perio­do, ya son 198.

El inge­nie­ro de la ANA, Rolan­do Cruz, dijo que es nece­sa­rio imple­men­tar “una cam­pa­ña de sen­si­bi­li­za­ción con enfo­que inter­cul­tu­ral, que haga enten­der al cam­pe­sino que los incen­dios fores­ta­les dañan su medio de vida y los de sus futu­ras gene­ra­cio­nes”. Por su par­te, José Nie­to, del Ser­nanp, con­si­de­ró que pre­ve­nir resul­ta más eco­nó­mi­co que miti­gar estos even­tos. Por eso, reco­men­dó que las ins­ti­tu­cio­nes invo­lu­cra­das de todos los nive­les cuen­ten con un plan de pre­ven­ción y miti­ga­ción de incendios.

FUENTE: Ojo Público

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *