Peque­ña ofren­da de amor en el Día del Gue­rri­lle­ro Heroico

Hace once años había­mos escri­to una nota en la que evo­cá­ba­mos el nom­bre del inol­vi­da­ble Roque Dal­ton, alu­dien­do a su infaus­ta muer­te a manos de ese vil y abo­mi­na­ble per­so­na­je de nom­bre Joa­quín Villa­lo­bos. Revi­san­do vie­jos docu­men­tos en los que ha que­da­do regis­tra­da nues­tra hue­lla his­tó­ri­ca, nos hemos tro­pe­za­do con aquel tex­to de 2011 que hoy reto­ma­mos para, a par­tir del recuer­do del men­cio­na­do már­tir gue­rri­lle­ro de la Amé­ri­ca Nues­tra, hacer honor a todas y todos quie­nes se han deci­di­do a seguir la sen­da de la lucha insur­gen­te arma­da o des­ar­ma­da en pos de un mun­do mejor, el mun­do de la paz con jus­ti­cia social, liber­tad y deco­ro para la humanidad.

Cual­quier otro nom­bre de entre los milla­res y milla­res de com­ba­tien­tes que por una u otra moti­va­ción, de una u otra mane­ra, han caí­do hacien­do par­te de las filas gue­rri­lle­ras o de las de mili­tan­tes que bata­llan polí­ti­ca­men­te por los intere­ses de los pobres, por la sola razón de su entre­ga a una cau­sa altruis­ta, ten­dría el peso épi­co y el valor moral para ser­vir de pedes­tal para home­na­jear a cada par­ti­sa­na o par­ti­sano sacri­fi­ca­do, sobre todo en el Día del Gue­rri­lle­ro Heroi­co, en el día que ha sido dedi­ca­do por los revo­lu­cio­na­rios y revo­lu­cio­na­rias de la Amé­ri­ca Nues­tra, espe­cial­men­te, para recor­dar la ges­ta y par­ti­da de San Ernes­to de la Higue­ra, nues­tro Che. Pero qué valía supe­rior y ter­nu­ra alcan­za, creo, tal ofren­da de amor y com­pro­mi­so, si se alza fren­te a la estre­lla de este y de cada otro héroe y heroí­na del pue­blo, toman­do las manos de luz de un poe­ta insur­gen­te, aban­de­ra­do de la vida y de la irre­ve­ren­cia crea­do­ra de los rebel­des, como lo son las de Roque mon­ta­do en su uni­cor­nio azul.

Por Gue­va­ra y Maru­lan­da, por Fidel y por Sha­fik, por Celia Sán­chez y por Tania, por Hay­dee y Abel San­ta­ma­ría, por Cami­lo Torres y Manuel Pérez, por Vil­ma Espín y Luce­ro Pal­me­ra, por Otto René Cas­ti­llo y Nora Paiz Cár­ca­mo, por Jai­me Bate­man y Oscar William Cal­vo, por Car­los Piza­rro y Ernes­to Rojas, por Fara­bun­do Mar­tí y por San­dino, por el Mono Jojoy y por Maria­na Páez; como por los nom­bres y memo­ria de tan­tos y tan­tas cama­ra­das que han entre­ga­do y siguen entre­gan­do sus vidas por la cau­sa del socia­lis­mo o sen­ci­lla­men­te por alcan­zar la tie­rra y el pan para los des­po­seí­dos. Por los sue­ños de Roque Dal­ton y Gue­va­ra, como de todos los nom­bra­dos y ausen­tes, que aun no hayan sido, pero que inexo­ra­ble­men­te serán, suman­do luz con su pro­pio fue­go y el fue­go que des­de la eter­ni­dad siguen encen­dien­do en los cora­zo­nes de cada par­ti­sano y par­ti­sa­na, que en cada rin­cón del mun­do per­se­ve­ra sem­bran­do semi­llas de liber­tad, van estas pala­bras de reco­no­ci­mien­to, ple­tó­ri­cas de orgu­llo y devoción.

No será? en vano, enton­ces, que men­cio­ne­mos sus nom­bres, por­que son ellos, para quie­nes les ama­mos, y así lo había­mos con­sa­gra­do para Dal­ton, ada­gio, mora­le­ja y pro­ver­bio de la nece­sa­ria y jus­ta rebe­lión del opri­mi­do, signo de cama­ra­de­ría…, eterno para­dig­ma de lucha que, a pesar de quie­nes les odian, des­co­no­cen u ocul­tan, no sola­men­te segui­rán vinien­do «des­de la oscu­ra tie­rra» sino des­de cada rin­cón don­de el anhe­lo de la eman­ci­pa­ción se man­ten­ga vivo, abo­nán­do­se, aun con «su silen­cio». Y sus ceni­zas, jamás des­apa­re­ce­rían con el vien­to, por­que, «con­de­na­dos» están, a resu­ci­tar para que­dar­se a la izquier­da de los hom­bres, exi­gién­do­les que apre­su­ren el paso por los siglos de los siglos. Con estas moti­va­cio­nes nos es impen­sa­ble, enton­ces, dejar de alen­tar a la libe­ra­ción y a la toma del poder polí­ti­co para los opri­mi­dos, tal como lo hacía la Segun­da Decla­ra­ción de La Haba­na; nos es impen­sa­ble no seguir miran­do a tra­vés del pris­ma del Men­sa­je a la Tri­con­ti­nen­tal. Sabe­mos por todas esas ense­ñan­zas que nues­tros adver­sa­rios ten­drán «las peo­res armas de la repre­sión y la calum­nia» con­tra noso­tros. Pen­sa­mos, ineluc­ta­ble­men­te, que «Las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas de cada país, es decir, el fac­tor con­cien­cia, orga­ni­za­ción, direc­ción, pue­den ace­le­rar o retra­sar la revo­lu­ción según su mayor o menor gra­do de desa­rro­llo, pero tar­de o tem­prano, en cada épo­ca his­tó­ri­ca, cuan­do las con­di­cio­nes obje­ti­vas madu­ran, la con­cien­cia se adquie­re, la orga­ni­za­ción se logra, la direc­ción sur­ge y la revo­lu­ción se pro­du­ce». Nada ni nadie nos con­ven­ce­rá? de lo con­tra­rio; sobre todo, por­que nues­tra mayor per­sua­sión es que «El deber de todo revo­lu­cio­na­rio es hacer la revo­lu­ción». Y si ese es el deber, pues hare­mos lo que corres­pon­da, que no es pre­ci­sa­men­te «sen­tar­se en la puer­ta de su casa para ver pasar el cadá­ver del imperialismo…»

Dis­pues­tos en todo caso, a dar la vida por nues­tra cau­sa, y con­ven­ci­dos de que si mori­mos como los de Cuba, los de Pla­ya Girón…, los de Mar­que­ta­lia, Pales­ti­na…, o los de cual­quier lati­tud del mun­do, lo hare­mos por nues­tra úni­ca, ver­da­de­ra e irre­nun­cia­ble inde­pen­den­cia. Con nues­tro Che Gue­va­ra per­ma­ne­ce­re­mos dicien­do que «no se tra­ta de desear­le éxi­tos al agre­di­do; hay que correr su mis­ma suer­te; acom­pa­ñar­lo a la vic­to­ria o a la muer­te». Y con Roque Dal­ton, con opti­mis­mo y eterno com­pro­mi­so de inter­na­cio­na­lis­mo y soli­da­ri­dad inso­bor­na­bles, podría­mos mani­fes­tar a muchos: Habéis des­pre­cia­do mi amor/​Os reís­teis de su peque­ño rega­lo ruboroso/​Sin que­rer enten­der los labe­rin­tos de mi ternura/​Aho­ra es la hora de mi turno/​El turno del ofen­di­do por años de silencios/​A pesar de los gritos/​Callad/​Callad/​Oíd.

Con Bolí­var y Manuel, con la ter­nu­ra de los pue­blos de nues­tro lado, hoy como FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia), en el camino de la uni­dad con el con­jun­to del movi­mien­to gue­rri­lle­ro y popu­lar en gene­ral, levan­ta­mos la voz para reite­rar con­ven­ci­mien­to en la jus­te­za de nues­tra lucha y com­pro­mi­so de per­se­ve­rar has­ta la victoria.

¡Hemos jura­do ven­cer y venceremos!

Fra­ter­nal­men­te, UNIDADES JORGE BRICEÑO, MARTÍN CABALLERO, (Fren­tes 19, 41 y 59),

JORGE ARTEL, DANILO GARCÍA Y RESTISTENCIA AFRO CHOCÓ INSURGENTE

FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­liaOctu­bre 8 y 9 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *