Pen­sa­mien­to crí­ti­co. «Cuan­do los enfren­ta­mos nosotrxs, estó­ma­gos ham­brien­tos, los impe­ria­lis­tas bus­can sus armas»

Por Vijay Prashad, Ins­ti­tu­to Tricontinental/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de octu­bre de 2020.

Judy Seidman, Imperialism Stops Here, 2020.

Judy Seid­man, Impe­ria­lism Stops Here [El impe­ria­lis­mo ter­mi­na aquí], 2020.

En 1965, el pri­mer minis­tro de Gha­na, Kwa­me Nkru­mah, publi­có un libro audaz: Neo­co­lo­nia­lis­mo: últi­ma eta­pa del impe­ria­lis­mo. En este libro, Nkru­mah docu­men­tó con gran deta­lle el modo en que las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les de Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca —en estre­cha cola­bo­ra­ción con sus gobier­nos— seguían sofo­can­do las aspi­ra­cio­nes de las nue­vas nacio­nes de Áfri­ca. Como ejem­plo, Nkru­mah tomó su pro­pio país, Gha­na, que había sido cono­ci­do por el nom­bre colo­nial de “Cos­ta del Oro” has­ta 1957.

Una de las anti­guas com­pa­ñías colo­nia­les, Ashan­ti Gold­fields (una empre­sa bri­tá­ni­ca), con­ti­nua­ba obte­nien­do enor­mes ganan­cias del duro tra­ba­jo de los mine­ros de oro de Gha­na. Cuan­do el gobierno de Nkru­mah inten­tó aumen­tar los impues­tos a la empre­sa, los perió­di­cos de Lon­dres se escan­da­li­za­ron. Nkru­mah escri­bió sobre cómo el oro daba “un sim­ple ren­di­mien­to sim­bó­li­co” al pue­blo de Gha­na, mien­tras Ashan­ti Gold­fields ofre­cía enor­mes bene­fi­cios a sus accio­nis­tas euro­peos. Esto es el neo­co­lo­nia­lis­mo, escri­bió Nkrumah.Madhuri Shukla, Imperial Interventions, USA.

Madhu­ri Shu­kla, Impe­rial Inter­ven­tions [Inter­ven­cio­nes impe­ria­les], EE. UU.

El gobierno de Esta­dos Uni­dos esta­ba furio­so con las “irres­pon­sa­bles extra­va­gan­cias” del libro de Nkru­mah y deci­dió cas­ti­gar­lo negán­do­se a con­ce­der­le 300 millo­nes de dóla­res en ayu­da inme­dia­ta para cubrir los cos­tos de la impor­ta­ción de ali­men­tos. Nkru­mah no se alte­ró. Deci­dió ir a Hanoi (Viet­nam) a reu­nir­se con Ho Chi Minh. Fue duran­te este via­je que el ejér­ci­to de Gha­na tomó el poder, impul­sa­do y asis­ti­do por la CIA esta­dou­ni­den­se y la inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca (M16). El inten­to de Nkru­mah de cons­truir sobe­ra­nía y dig­ni­dad para el pue­blo gha­nés fue marginado.

La rique­za del país segui­ría sien­do dre­na­da hacia las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les. La terri­ble injus­ti­cia del impe­ria­lis­mo, cuya for­ma colo­nial direc­ta había sido derro­ta­da cuan­do Gha­na ganó la inde­pen­den­cia bajo el lide­raz­go de Nkru­mah en 1957, muta­ría a una nue­va for­ma, que Nkru­mah lla­mó neo­co­lo­nia­lis­mo. El neo­co­lo­nia­lis­mo “sig­ni­fi­ca poder sin res­pon­sa­bi­li­dad, y para quie­nes lo sufren, sig­ni­fi­ca explo­ta­ción sin com­pen­sa­ción”, escri­bió en su libro de 1965. Esta fór­mu­la sigue intac­ta has­ta hoy.Fabiola Sánchez Quiroz, La vida contra el Imperialismo, Mexico.

Fabio­la Sán­chez Qui­roz, La vida con­tra el Impe­ria­lis­mo, Méxi­co.

Sin embar­go, se tra­ta al con­cep­to de “impe­ria­lis­mo” como si fue­ra ana­cró­ni­co, como si ya no fue­ra útil para expli­car la situa­ción mun­dial. ¿Qué otro con­cep­to nos pue­de ayu­dar a com­pren­der por qué la deu­da exter­na de los paí­ses en desa­rro­llo, tan­to la pri­va­da como la públi­ca, ha aumen­ta­do duran­te la últi­ma déca­da, y por qué esta deu­da —que ya ascien­de a 11 billo­nes de dóla­res— no pue­de ser paga­da por paí­ses que tie­nen recur­sos de gran valor? Se esti­ma que solo los recur­sos de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go tie­nen un valor de al menos 24 billo­nes de dóla­res; mien­tras tan­to, a pesar de que el Con­go tie­ne la mitad de los recur­sos hídri­cos y de los bos­ques de Áfri­ca, 51 millo­nes de resi­den­tes del país siguen sin acce­so a agua pota­ble, como resul­ta­do del sub­de­sa­rro­llo estruc­tu­ral de Áfri­ca. Un infor­me de la UNCTAD de comien­zos de este años esti­ma que los pagos del ser­vi­cio de deu­da por 2020 – 2021 serían de entre 2,7 y 3,4 billo­nes de dóla­res (otra esti­ma­ción mues­tra un lími­te supe­rior de 3,9 billo­nes, de los cua­les unos 3,5 corres­pon­den a pagos prin­ci­pa­les). Ni la sus­pen­sión ni la abo­li­ción están sobre la mesa, por­que es a tra­vés de ins­tru­men­tos como la deu­da que se con­tro­la a los gobier­nos y se dre­na la rique­za para enri­que­cer a las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les y los ricos tene­do­res de bonos.

Un libro recien­te edi­ta­do por Emi­liano López del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social en Bue­nos Aires, Las venas del sur siguen abier­tas, ofre­ce una pers­pec­ti­va rica sobre el deba­te en torno al impe­ria­lis­mo, con ensa­yos de Prabhat Pat­naik, Utsa Pat­naik, John Smith, E. Ahmet Tonak, Ati­lio Borón, y Gabriel Marino. El libro lle­ga como par­te de un pro­ce­so mun­dial cono­ci­do como Jor­na­da Inter­na­cio­nal de Lucha Anti­im­pe­ria­lis­ta, que comen­zó el 5 de octu­bre en Cara­cas (Vene­zue­la) con un semi­na­rio patro­ci­na­do por el Ins­ti­tu­to Simón Bolí­var y el Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social, y que ter­mi­na el 10 de octu­bre con un fes­ti­val antiimperialista. 

La Jor­na­da Inter­na­cio­nal de Lucha Anti­im­pe­ria­lis­ta publi­có un Mani­fies­to por el futu­ro, que hemos inclui­do abajo:Wacha, Imperialismo not found, Argentina.

Wacha, Impe­ria­lis­mo no encon­tra­do, Argen­ti­na.

Mani­fes­to por el futuro 

Cuan­do los enfren­ta­mos nosotrxs, estó­ma­gos ham­brien­tos, los impe­ria­lis­tas bus­can sus armas. Cuan­do los impe­ria­lis­tas nos enfren­tan, nosotrxs estó­ma­gos ham­brien­tos, uni­mos nues­tros bra­zos y mar­cha­mos hacia adelante.

Nues­tra huma­ni­dad está ame­na­za­da por un virus invi­si­ble que se pro­pa­ga rápi­da­men­te; pero des­de hace mucho tiem­po nos han desa­fia­do otros virus, como el des­em­pleo, el ham­bre, el racis­mo, el patriar­ca­do, la des­igual­dad y la gue­rra. Esos virus se mani­fies­tan de for­ma dife­ren­te en dis­tin­tas par­tes del mun­do, ata­can fuer­te­men­te las vidas de tra­ba­ja­dorxs y cam­pe­sinxs, y de quie­nes expe­ri­men­tan el impac­to de la des­igual­dad social; mien­tras tan­to, hay una mino­ría de per­so­nas que se bene­fi­cian de la devastación.

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta no tie­ne res­pues­tas para estas cri­sis; sus polí­ti­cas son hue­cas. En lugar de bus­car una mane­ra de ali­men­tar­nos y alber­gar­nos, los capi­ta­lis­tas cons­tru­yen vas­tas maqui­na­rias de des­truc­ción: fuer­zas poli­cia­les y mili­ta­res que sofo­can la vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en las nacio­nes ricas y del cam­pe­si­na­do y la cla­se tra­ba­ja­do­ra en las nacio­nes más pobres. Si un país pobre tra­ta de erguir­se, bus­ca ejer­cer su sobe­ra­nía, se uti­li­za un arse­nal ente­ro de pode­res con­tra él: poder finan­cie­ro, diplo­má­ti­co y mili­tar. Nos domi­nan con armas, pero tam­bién con ideas. Tra­tan de con­ven­cer­nos de que sus pun­tos de vis­ta son los correctos.

Los admi­nis­tra­do­res del sis­te­ma capi­ta­lis­ta se apre­su­ran a des­en­fun­dar sus armas y apun­tar a adver­sa­rios dis­tan­tes, a con­du­cir sus tan­ques hacia nues­tras tie­rras y a ocu­par nues­tros hoga­res, a des­tro­zar la natu­ra­le­za y a des­truir nues­tro mun­do. Para ellos es más fácil pro­vo­car gue­rras que lle­nar el estó­ma­go de los seres huma­nos con comi­da. Pre­fie­ren enar­de­cer a la gen­te con patrio­te­ris­mo y racis­mo antes que mane­jar el hecho de que se tra­ta de un sis­te­ma fra­ca­sa­do, que depen­de cada vez más del tra­ba­jo de cui­da­do de las muje­res no reco­no­ci­do y de las duras con­di­cio­nes de tra­ba­jo impues­tas a lxs mine­ros y tra­ba­ja­dorxs de las fábri­cas. https://​www​.you​tu​be​.com/​e​m​b​e​d​/​o​B​C​3​O​s​5​G​v​c​M​?​f​e​a​t​u​r​e​=​o​e​m​bed

Líde­res de movi­mien­tos popu­la­res de todo el mun­do leen el Mani­fies­to por el futuro.

El pla­ne­ta está en lla­mas, los virus avan­zan, el ham­bre ace­cha la tie­rra, pero inclu­so en este desas­tre, nosotrxs, la vas­ta mayo­ría de lxs habi­tan­tes del pla­ne­ta, no hemos renun­cia­do a la posi­bi­li­dad de un futu­ro. Espe­ra­mos algo mejor que esto, un mun­do más allá de las ganan­cias y los pri­vi­le­gios, un mun­do más allá del capi­ta­lis­mo y del impe­ria­lis­mo, un mun­do que can­te la can­ción de la huma­ni­dad. Nues­tros cora­zo­nes son más gran­des que sus armas, nues­tro amor y nues­tra lucha supe­ra­rán su codi­cia y su indiferencia.

Nues­tros movi­mien­tos están plan­tan­do muchas semi­llas. Nece­si­ta­mos regar­las, cui­dar­las, ase­gu­rar­nos de que flo­rez­can. Cons­trui­re­mos un futu­ro que ate­so­re la vida antes que las ganan­cias, un futu­ro de her­man­dad entre los pue­blos, en lugar de gue­rras racis­tas, un futu­ro en el que las jerar­quías socia­les sean abo­li­das y dis­fru­te­mos de la dig­ni­dad mutua.

Solo cuan­do está sufi­cien­te­men­te oscu­ro se pue­den ver las estre­llas. Aho­ra está lo sufi­cien­te­men­te oscuro.Choo Chon Kai, Sharing Economy, Malaysia.

Choo Chon Kai, Sha­ring Eco­nomy [Eco­no­mía de com­par­tir], Malasia.

El arte de este bole­tín vie­ne de la Expo­si­ción de afi­ches anti­im­pe­ria­lis­tas desa­rro­lla­da por el Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social. Esta es la ter­ce­ra de cua­tro expo­si­cio­nes: las dos pri­me­ras fue­ron sobre neo­li­be­ra­lis­mo y capi­ta­lis­mo, esta es sobre impe­ria­lis­mo, y la últi­ma será sobre gue­rra híbri­da. Sesen­ta y tres artis­tas de vein­ti­séis paí­ses han par­ti­ci­pa­do crean­do afi­ches para la exposición.

El 9 de octu­bre de 1967, Che Gue­va­ra fue ase­si­na­do por agen­tes de la CIA en Boli­via. Lo habían cap­tu­ra­do dos días antes, y —a pesar de las órde­nes de man­te­ner­lo con vida— se les infor­mó que debían matar­lo. Como par­te de la Jor­na­da Inter­na­cio­nal de Lucha Anti­im­pe­ria­lis­ta, casi vein­te edi­to­ria­les de izquier­da han publi­ca­do el libro titu­la­do Che en vein­te idio­mas, des­de mala­ya­lam has­ta espa­ñol. El volu­men reco­ge dos tex­tos clá­si­cos del Che —“El socia­lis­mo y el hom­bre en Cuba” (1965) y “Men­sa­je a la Tri­con­ti­nen­tal” (1967)— jun­to con un pre­fa­cio de María del Car­men Ariet Gar­cía (del Ins­ti­tu­to Che Gue­va­ra, de La Haba­na, Cuba) y una intro­duc­ción de Aijaz Ahmad (miem­bro prin­ci­pal, Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social). El ebook se pue­de des­car­gar de mane­ra gra­tui­ta en nues­tro sitio web.

En enero de 1965, el Che via­jó a Gha­na, don­de se reu­nió con Nkru­mah para con­ver­sar sobre Cuba, Lati­noa­mé­ri­ca y el ase­si­na­to del líder del Con­go, Patri­ce Lumum­ba, en 1961. El Con­go esta­ba en las men­tes de Nkru­mah y el Che; cuan­do el Che creó una tro­pa de com­ba­tien­tes en Tan­za­nia, toma­ron el nom­bre de “Bri­ga­da Patri­ce Lumum­ba”. El ase­si­na­to de Lumum­ba —impul­sa­do por la inte­li­gen­cia bel­ga y la CIA— per­tur­bó tan­to a Nkru­mah como al Che. Un año des­pués, Nkru­mah fue derro­ca­do en un gol­pe de Esta­do apo­ya­do por la CIA; dos años más tar­de, el Che fue ase­si­na­do por los hom­bres de la CIA. El impac­to de las accio­nes de la CIA pue­de medir­se en la derro­ta de los pro­yec­tos de sobe­ra­nía en gran par­te del Ter­cer Mun­do. Ya es hora de que con­me­mo­re­mos el 9 de octu­bre como el Día Inter­na­cio­nal por la Abo­li­ción de la CIA.

Cor­dial­men­te, Vijay.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *