Nues­tra­mé­ri­ca. De la bar­ba­rie colo­nial al pre­sen­te de saqueo capi­ta­lis­ta: Abya Yala en lucha

Por Ceci­lia Zamu­dio, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de octu­bre de 2020.

El 12 de octu­bre de 1492 ini­ció la colo­ni­za­ción median­te la cual fue per­pe­tra­da la gigan­tes­ca acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta ori­gi­na­ria, que impul­só la revo­lu­ción indus­trial y la supre­ma­cía euro­pea a nivel mun­dial y que arro­jó a los pue­blos del Abya Yala a siglos de saqueo colo­nial y pos­te­rior­men­te a siglos de neo­co­lo­nia­lis­mo y saqueo capitalista. 

Del geno­ci­dio y saqueo per­pe­tra­dos duran­te la colo­nia, la aris­to­cra­cia y la bur­gue­sía euro­pea acu­mu­la­ron una for­tu­na sin pre­ce­den­tes, que pro­pul­sa­ría a Euro­pa como metró­po­li capi­ta­lis­ta. La colo­nia pobla­cio­nal ingle­sa que hoy se cono­ce como Esta­dos Uni­dos, tam­bién se pro­pul­sa­ría como metró­po­li capi­ta­lis­ta en base al escla­vis­mo y a la polí­ti­ca expan­sio­nis­ta de su bur­gue­sía que asu­mi­ría la con­ti­nui­dad depre­da­do­ra con­tra el res­to del con­ti­nen­te. Las mayo­res for­tu­nas mun­dia­les se cons­ti­tu­ye­ron median­te el geno­ci­dio, la depor­ta­ción, la escla­vi­za­ción y el saqueo. Las actua­les rela­cio­nes geo­po­lí­ti­cas entre metró­po­lis capi­ta­lis­tas y peri­fe­rias del capi­ta­lis­mo, tie­nen un ori­gen his­tó­ri­co mar­ca­do en san­gre. La cla­se explo­ta­do­ra en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, de nor­te a sur, es la des­cen­dien­te direc­ta de la bar­ba­rie colo­nial y es cóm­pli­ce del saqueo que per­pe­tra el capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal (for­tu­nas escla­vis­tas siguen impe­ran­do, jun­to a nue­vos saquea­do­res). El mayor geno­ci­dio de la His­to­ria es «fes­te­ja­do» bajo un sis­te­ma here­de­ro de la bar­ba­rie colo­nial. “El capi­tal vie­ne al mun­do cho­rrean­do san­gre y lodo por todos los poros, des­de los pies a la cabe­za”, escri­bía Marx. Los pue­blos del mun­do debe­mos cono­cer la His­to­ria para com­pren­der el pre­sen­te y ser capa­ces de transformarlo.

A 528 años de octu­bre de 1492, cons­ta­ta­mos la con­ti­nui­dad de la lucha de los pue­blos del Abya Yala (Amé­ri­ca), así como la con­ti­nui­dad depre­da­do­ra del impe­ria­lis­mo. Los pue­blos se alzan, con­tra el capi­ta­lis­mo y su bar­ba­rie, con­tra los Esta­dos bur­gue­ses que pac­tan «prés­ta­mos» enve­ne­na­dos con ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­lis­tas como el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, cuyos mon­tos irán a parar a la infra­es­truc­tu­ra que requie­ran las mul­ti­na­cio­na­les para incre­men­tar el saqueo de los recur­sos y a los bol­si­llos de la bur­gue­sía, y cuyos intere­ses de usu­ra ten­drán que pagar los pue­blos con su san­gre. Los pue­blos se alzan con­tra la pri­va­ti­za­ción de los sis­te­mas de salud, de edu­ca­ción, de pen­sio­nes, con­tra un sis­te­ma en el que una pan­de­mia mul­ti­pli­ca expo­nen­cial­men­te las muer­tes por cau­sa de la pre­ca­rie­dad a la que el capi­ta­lis­mo arro­ja a millo­nes de per­so­nas [1]. Los pue­blos se levan­tan con­tra el empo­bre­ci­mien­to, con­tra las «deu­das» que pac­tan las bur­gue­sías y que pagan los pue­blos, con­tra la depre­da­ción mul­ti­na­cio­nal que ase­si­na mares, mon­ta­ñas y ríos. Los ban­cos y orga­nis­mos usu­re­ros cobran eter­nas deu­das a mul­ti­tud de paí­ses; deu­das cuyo meca­nis­mo es tan espu­rio que inclu­so muchas de ellas tie­nen su remo­to ori­gen en abe­rran­tes “com­pen­sa­cio­nes” a los colo­ni­za­do­res por las “pér­di­das” de sus colo­nias [2]. Otras “deu­das” espu­rias son impues­tas a paí­ses devas­ta­dos por con­tem­po­rá­neas gue­rras impe­ria­lis­tas: tras bom­bar­deos y ocu­pa­ción, los títe­res impues­tos por el impe­ria­lis­mo pac­tan con sus amos la vio­la­ción más bru­tal de los pue­blos. La bur­gue­sía dis­po­ne del apa­ra­to esta­tal para repri­mir con la fina­li­dad de incre­men­tar la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta que per­pe­tra, gol­pean­do la pro­tes­ta social. Pue­blos sepul­ta­dos ayer y hoy con­for­man la gigan­tes­ca heri­da de la injusticia.

El colo­nia­lis­mo euro­peo per­pe­tró el geno­ci­dio más bru­tal de la his­to­ria de la huma­ni­dad en el con­ti­nen­te que hoy se cono­ce como “Amé­ri­ca”: exter­mi­nó al 90% de sus habi­tan­tes tan solo en el pri­mer siglo y medio de inva­sión (90 millo­nes de per­so­nas). La colo­ni­za­ción euro­pea blan­dió “la espa­da y la cruz”: des­ga­rran­do los cuer­pos de los rebel­des con las espa­das y la pól­vo­ra, ampu­tan­do cul­tu­ras y lace­ran­do iden­ti­dad con la impo­si­ción de su reli­gión. La reli­gión cató­li­ca fue impues­ta a san­gre y fue­go, sien­do un ins­tru­men­to de domi­na­ción de lar­go alcan­ce, que has­ta hoy alie­na y some­te. Los colo­ni­za­do­res euro­peos se adue­ña­ron de las tie­rras y rique­zas del Abya Yala, vio­la­ron y saquea­ron, con el pre­tex­to de que «Dios» así lo dis­pu­so; entra­ban a saquear con un docu­men­to lla­ma­do el «Reque­ri­men­to», que impo­nían a gol­pe de terror. Los niños indí­ge­nas que sobre­vi­vie­ron a las masa­cres fue­ron edu­ca­dos en la reli­gión cató­li­ca, sien­do des­cuar­ti­za­do todo el que la cuestionara.

El obje­ti­vo de la colo­ni­za­ción fue el saqueo y la explo­ta­ción. Cons­ta en el Archi­vo de Indias, que sola­men­te entre el año 1503 y 1660 lle­ga­ron a San­lú­car de Barra­me­da en Espa­ña, 185 mil kilos de oro y 16 millo­nes de kilos de pla­ta pro­ve­nien­tes de Amé­ri­ca. Cien­tos de cul­tu­ras fue­ron arra­sa­das por los colo­ni­za­do­res euro­peos, millo­nes de obras de arte trans­for­ma­das en lin­go­tes, como peque­ños ataú­des que toda­vía gri­tan de espan­to y dolor. Los inva­so­res esta­ble­cie­ron un impues­to a ser paga­do por los indí­ge­nas en kilos de oro y rique­zas, por habi­tar el con­ti­nen­te que siem­pre habían habitado.

Tan solo en el saqueo de Cori­can­cha, o en el res­ca­te al Inca Atahual­pa paga­do a los secues­tra­do­res euro­peos, se evi­den­cian los nive­les de rapi­ña de los con­quis­ta­do­res. Pero ni el pago por el res­ca­te más caro que regis­tra la his­to­ria huma­na, 41 tone­la­das de oro y 82 tone­la­das de pla­ta, sir­vió para evi­tar el ase­si­na­to de Atahual­pa a manos de Piza­rro. Masa­cres y felo­nía, codi­cia y tor­tu­ra, es lo que cele­bran los que fes­te­jan el 12 de octubre.

Eduar­do Galeano escri­bió, en “Las Venas Abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na”, que tan solo el saqueo de la mina de Poto­sí le repor­tó a Euro­pa unas ganan­cias des­co­mu­na­les, cuyo volu­men en pla­ta hubie­ra alcan­za­do para cons­truir un puen­te de pla­ta entre Amé­ri­ca y Euro­pa (el volu­men de pla­ta saquea­da que dio ori­gen a esta metá­fo­ra de Galeano cons­ta en regis­tros). Otro puen­te se podría haber cons­trui­do con los cadá­ve­res de los indí­ge­nas escla­vi­za­dos en la mina: 8 millo­nes de indí­ge­nas fue­ron reven­ta­dos de explo­ta­ción por los espa­ño­les, en la pri­me­ra eta­pa de saqueo de Poto­sí. Un indí­ge­na escla­vi­za­do en Poto­sí tenía una espe­ran­za de vida de dos meses en pro­me­dio (lue­go de ese lap­so escla­vi­za­do, falle­cía, y los inva­so­res lo reem­pla­za­ban por otro indí­ge­na escla­vi­za­do). Asi­mis­mo, la mina de Ouro Pre­to en Bra­sil, se tra­gó la vida de millo­nes de afri­ca­nos y les repor­tó a los inva­so­res capi­ta­les que serían deci­si­vos para el capi­ta­lis­mo euro­peo. Al estar la Penín­su­la Ibé­ri­ca endeu­da­da por cau­sa de sus «gue­rras san­tas», los ban­que­ros euro­peos cose­cha­ban toda esa rique­za empa­pa­da en san­gre huma­na y dolor.

La bar­ba­rie del colo­nia­lis­mo sig­ni­fi­ca igual­men­te la depor­ta­ción masi­va de seres huma­nos per­pe­tra­da por los euro­peos des­de Áfri­ca hacia Amé­ri­ca: al menos 33 millo­nes de afri­ca­nos fue­ron depor­ta­dos, murie­ron dos ter­cios de ellos en los abo­mi­na­bles tra­yec­tos, y el ter­cio sobre­vi­vien­te fue escla­vi­za­do en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, así como sus des­cen­dien­tes duran­te siglos. La aris­to­cra­cia y bur­gue­sía euro­pea logra­ron la mayor acu­mu­la­ción de rique­zas jamás vis­ta, en base al saqueo del con­ti­nen­te ame­ri­cano, en base a la depor­ta­ción y escla­vi­za­ción de millo­nes de seres huma­nos, en base al geno­ci­dio y la tor­tu­ra. Esa acu­mu­la­ción de rique­zas sin pre­ce­den­te, fue la que le per­mi­tió al impe­ria­lis­mo euro­peo cimen­tar su supre­ma­cía a nivel pla­ne­ta­rio, impul­sar la revo­lu­ción indus­trial, y eri­gir­se has­ta hoy como metró­po­li del capi­ta­lis­mo. Los Esta­dos Uni­dos, anti­gua colo­nia pobla­cio­nal ingle­sa, se eri­gie­ron igual­men­te como poten­cia capi­ta­lis­ta en base al tra­ba­jo escla­vo. Entre las mayo­res for­tu­nas de Euro­pa y de Esta­dos Uni­dos, siguen actual­men­te figu­ran­do los des­cen­dien­tes de escla­vis­tas y ban­que­ros que ama­sa­ron rique­zas en base al geno­ci­dio y la esclavitud.

La acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta ori­gi­na­ria se fra­guó del saqueo y el geno­ci­dio, como lo seña­la Marx: “El des­cu­bri­mien­to de los yaci­mien­tos de oro y pla­ta de Amé­ri­ca, el exter­mi­nio, la escla­vi­za­ción y el sepul­ta­mien­to en las minas de la pobla­ción abo­ri­gen, el comien­zo de la con­quis­ta y el saqueo de las Indias Orien­ta­les, la con­ver­sión del con­ti­nen­te afri­cano en caza­de­ro de seres huma­nos para ser escla­vi­za­dos: tales son los hechos que seña­lan los albo­res de la era de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Estos pro­ce­sos repre­sen­tan fac­to­res fun­da­men­ta­les en el movi­mien­to de la acu­mu­la­ción originaria”[3].

El año 1492 mar­ca el ini­cio del saqueo que has­ta hoy sigue empo­bre­cien­do a los pue­blos de Amé­ri­ca para lle­nar las arcas de los saquea­do­res. Has­ta hoy las mul­ti­na­cio­na­les siguen explo­tan­do mon­ta­ñas y enve­ne­nan­do ríos, has­ta hoy siguen talan­do bos­ques y fomen­tan­do mer­ce­na­rios mili­ta­res y para­mi­li­ta­res para per­pe­trar masa­cres con­tra el peque­ño cam­pe­si­na­do (indí­ge­na, afro­des­cen­dien­te y mes­ti­zo), con la fina­li­dad de des­pla­zar­lo for­za­da­men­te de las tie­rras codi­cia­das. Has­ta hoy sigue el impe­ria­lis­mo euro­peo y esta­dou­ni­den­se urdien­do gol­pes de Esta­do (gol­pe en Bra­sil, Chi­le, Argen­ti­na, Uru­guay, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Boli­via, des­es­ta­bi­li­za­ción con­tra el Esta­do vene­zo­lano, y un lar­go etc.); has­ta hoy sigue el impe­ria­lis­mo urdien­do pla­nes de exter­mi­nio con­tra las y los revo­lu­cio­na­rios (Plan Las­so, Plan Cón­dor, Plan Bai­le Rojo, Plan Colom­bia, Plan Patrio­ta, Plan Méxi­co, etc.); has­ta hoy sigue la inje­ren­cia impe­ria­lis­ta apun­ta­lan­do regí­me­nes geno­ci­das como el colom­biano, por citar un ejem­plo para­dig­má­ti­co de régi­men del Terror fun­cio­nal al saqueo capi­ta­lis­ta, man­te­ni­do a pun­ta de masa­cres y exter­mi­nio con­tra la rei­vin­di­ca­ción social y polí­ti­ca de la cla­se explotada.

El capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal pro­si­gue el saqueo de Amé­ri­ca Lati­na, Áfri­ca y Asia, cau­san­do geno­ci­dios y eco­ci­dios, empo­bre­cien­do a millo­nes de per­so­nas. Lue­go crea for­ta­le­zas en torno al botín saquea­do por las metró­po­lis capi­ta­lis­tas (como la Unión Euro­pea o Esta­dos Uni­dos): el impe­ria­lis­mo quie­re suc­cio­nar las rique­zas, pero recha­za a las per­so­nas des­po­seí­das por su rapi­ña, for­zán­do­las a tra­yec­tos migra­to­rios de espan­to y a pade­cer escla­vi­tud moder­na si logran lle­gar. Millo­nes de per­so­nas ori­gi­na­rias de la peri­fe­ria capi­ta­lis­ta son arrin­co­na­das, por cau­sa de unas leyes de inmi­gra­ción lesi­vas, a pade­cer las peo­res explo­ta­cio­nes en los paí­ses del cen­tro capi­ta­lis­ta, como tra­ba­jar a des­ta­jo en el agro indus­trial en con­di­cio­nes labo­ra­les y de vivien­da infra­hu­ma­nas, o como ver­se abo­ca­das a la explo­ta­ción abe­rran­te que es la pros­ti­tu­ción. Es el saqueo de los cuer­pos huma­nos, con­ca­te­na­do al saqueo capi­ta­lis­ta de los terri­to­rios. Es el fun­cio­na­mien­to de un sis­te­ma cri­mi­nal here­de­ro de la His­to­ria colo­nial y cuyo pre­sen­te es la con­ti­nui­dad san­gran­te de un sis­te­ma de cla­ses, en el que un puña­do de mul­ti­mi­llo­na­rios agi­gan­tan sus for­tu­nas sobre la explo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y sobre el saqueo de la naturaleza.

Pero la lucha sigue, y los pue­blos del Abya Yala logra­re­mos nues­tra ver­da­de­ra y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia cuan­do nos libe­re­mos del capi­ta­lis­mo y su bar­ba­rie, del saqueo neo­co­lo­nial que impe­ra, de la cla­se explo­ta­do­ra local y trans­na­cio­nal. A nivel mun­dial, la bur­gue­sía incre­men­ta cada día su accio­nar béli­co: aumen­ta la tasa de explo­ta­ción con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra, aumen­ta el saqueo de la natu­ra­le­za y afi­la su herra­mien­ta fas­cis­ta. Está más que cla­ro que la cla­se explo­ta­do­ra no depon­drá sus abyec­tos pri­vi­le­gios por sí sola y está dis­pues­ta a seguir hun­dien­do a la huma­ni­dad en la pre­ca­rie­dad, la alie­na­ción y la bar­ba­rie, ejer­cien­do el Terror más abso­lu­to para per­pe­tuar­se. No se logra­rá nada lan­zán­do­le ramos de flo­res a los bur­gue­ses, para ver si así el olor de las flo­res “habla con su ser más ínti­mo”. Es hora de abrir los ojos y recha­zar las esta­fas que impo­ne la bur­gue­sía (y sus ser­vi­do­res refor­mis­tas) para dar­le pró­rro­gas a un sis­te­ma cri­mi­nal. La lucha de la cla­se explo­ta­da mun­dial por un mun­do libre de toda explo­ta­ción, es la úni­ca sali­da a esta bar­ba­rie. Cuan­do la últi­ma deu­da espu­ria naci­da de la bar­ba­rie de la colo­ni­za­ción sea abo­li­da, cuan­do no haya paí­ses empo­bre­ci­dos por el saqueo capi­ta­lis­ta que tie­ne hon­das raí­ces en la His­to­ria colo­nial, cuan­do la balan­za se haya equi­li­bra­do, cuan­do no que­de un bur­gués en pie explo­tan­do y saquean­do, el abra­zo más cer­te­ro será enton­ces posi­ble: el de la espe­cie huma­na recon­ci­lia­da con­si­go mis­ma y el planeta.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *