Colom­bia. Jue­za con­ce­de la liber­tad al expre­si­den­te Uri­be Vélez

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de octu­bre de 2020.

La jue­za Cla­ra Sal­ce­do con­ce­dió la liber­tad inme­dia­ta del expre­si­den­te de Colom­bia, Álva­ro Uri­be Vélez, ase­gu­ran­do que no pue­de haber pri­va­ción de la liber­tad sin impu­tación de car­gos, bene­fi­cio que había sido soli­ci­ta­do por el abo­ga­do defen­sor, Jai­me Gra­na­dos, y que fue res­pal­da­do por la Fis­ca­lía y la Procuraduría.

Al comien­zo de su inter­ven­ción, la jue­za expre­só que «esta fun­cio­na­ria no revi­sa­rá la pro­vi­den­cia de la Sala de Ins­truc­ción de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia», que deter­mi­nó que Uri­be podía ser juz­ga­do por las impu­tacio­nes en su contra,.

Aña­dió que “no se con­ci­be la vali­dez de una medi­da de ase­gu­ra­mien­to sin una pre­via for­mu­la­ción de impu­tación”, que es la dili­gen­cia en la que la Fis­ca­lía le comu­ni­ca a un sin­di­ca­do que lo va a investigar.

La jue­za argu­men­tó que la pri­va­ción de la liber­tad es dis­tin­ta en los dos sis­te­mas y que tam­po­co se pue­den equi­pa­rar. No obs­tan­te, acla­ró que no se cues­tio­na la deci­sión de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia ni su vali­dez, por lo que en ese sen­ti­do lla­mó la aten­ción al fis­cal Gabriel Jai­mes Durán.

El caso de Uri­be Vélez que­dó en manos de la jus­ti­cia ordi­na­ria lue­go de que el líder del Cen­tro Demo­crá­ti­co renun­cia­ra a su curul en Sena­do, el pasa­do 16 de agosto.

La Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia orde­nó a comien­zos de sema­na que el pro­ce­so con­tra Uri­be debía rea­li­zar­se a tra­vés del sis­te­ma penal acu­sa­to­rio, mien­tras sus abo­ga­dos soli­ci­ta­ron que la inves­ti­ga­ción arran­ca­ra de cero.

El caso con­tra el expre­si­den­te se basa en supues­tos sobor­nos a tes­ti­gos para que acu­sa­ran a opo­si­to­res y encu­brie­ran su par­ti­ci­pa­ción en la crea­ción de gru­pos paramilitares.

«Gra­cias a Dios», escri­bió Uri­be en su cuen­ta de Twit­ter tras escu­char la deci­sión de la jue­za en el mar­co de una audien­cia vir­tual que se reali­zó este sába­do para deci­dir sobre su liber­tad, la cual era pedi­da por su defen­sa, por la Fis­ca­lía Gene­ral y por la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral (Minis­te­rio Públi­co), de modo tal que pue­da asu­mir su defen­sa extramuros.

Uri­be, en cali­dad de sena­dor, era inves­ti­ga­do des­de el año 2018 por la CSJ en un caso de pre­sun­ta mani­pu­la­ción de tes­ti­gos expa­ra­mi­li­ta­res que decla­ra­ron en su con­tra des­de las pri­sio­nes en las que se encuen­tran, por lo cual su caso se sopor­ta­ba en la Ley 600 del año 2000, que rige para el juz­ga­mien­to de los inte­gran­tes del Congreso.

Inves­ti­ga­cio­nes de la Cor­te darían cuen­ta de que con dicha mani­pu­la­ción de tes­ti­gos Uri­be bus­ca­ba que los expa­ra­mi­li­ta­res cam­bia­ran su ver­sión y en cam­bio decla­ra­ran en con­tra del sena­dor Iván Cepe­da, quien logró obte­ner los tes­ti­mo­nios de esos tes­ti­gos, que seña­la­ron a Uri­be de con­for­mar un gru­po paramilitar.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *