Vene­zue­la. Los fac­to­res deci­si­vos de las elec­cio­nes parlamentarias

Por Fran­co Viel­ma. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de octu­bre de 2020.

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias pre­vis­tas para el 6 de diciem­bre en Vene­zue­la cerra­rán el ciclo par­la­men­ta­rio actual. Sin embar­go, la aper­tu­ra de uno nue­vo ven­drá defi­ni­da por el esfuer­zo entre fac­to­res inter­nos y exter­nos para bus­car la esta­bi­li­dad y la con­ti­nui­dad de la actual cri­sis polí­ti­ca. Las elec­cio­nes vene­zo­la­nas son, para el hemis­fe­rio occi­den­tal, más impor­tan­tes que las pro­pias elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses.

El cha­vis­mo se ocu­pa de diver­sas opo­si­cio­nes, algu­nas de las cua­les están suje­tas al espa­cio polí­ti­co y otras a la estra­te­gia abs­ten­cio­nis­ta, que sabe­mos que está patro­ci­na­da por la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se y otros alia­dos. El mar­co nacio­nal es muy com­ple­jo, por lo que el desa­fío polí­ti­co de las fuer­zas par­ti­ci­pan­tes es dar­le legi­ti­mi­dad, lega­li­dad y una sóli­da pre­sen­cia polí­ti­ca a su inten­ción democrática.

Sin embar­go, los desa­fíos más com­ple­jos están lejos de Cara­cas. Por esta razón, son varios los fac­to­res impor­tan­tes detrás de las pró­xi­mas elecciones.

Fac­to­res de abstención

Los par­ti­dos anti­cha­vis­tas del G4, fun­da­men­tal­men­te, y otros del ala más dura, han asu­mi­do que la con­ti­nui­dad de la cri­sis sólo es via­ble en la pro­lon­ga­ción extem­po­rá­nea e ile­gal del par­la­men­to actual, posi­ble sólo por medios arti­fi­cia­les y pro­yec­ta­da al ámbi­to exterior.

Esta par­te de la opo­si­ción aho­ra se con­so­li­da­rá como una fuer­za en el exi­lio, apun­ta­la­da por la estra­te­gia de la Admi­nis­tra­ción Trump para des­man­te­lar el chavismo.

La estra­te­gia abs­ten­cio­nis­ta va de la mano con la con­ti­nua­ción de las ope­ra­cio­nes de asfi­xia total con­tra Venezuela.

Esta es la pun­ta de lan­za de la ope­ra­ción de cam­bio de gobierno en el país petro­le­ro y es la car­ta más sóli­da de los opo­si­to­res al cha­vis­mo. Sin embar­go, la sos­te­ni­bi­li­dad polí­ti­ca de un debi­li­ta­do «gobierno inte­ri­no» lide­ra­do por Juan Guai­dó, colo­ca hoy a varios paí­ses en posi­cio­nes cues­tio­na­bles sobre la con­ti­nua­ción del bloqueo.

Las elec­cio­nes vene­zo­la­nas son, para el hemis­fe­rio occi­den­tal, más impor­tan­tes que las elec­cio­nes de noviem­bre en sue­lo esta­dou­ni­den­se. No varia­rá mucho la rela­ción de Amé­ri­ca Lati­na con Esta­dos Uni­dos si gana Biden (can­di­da­to pre­si­den­cial demó­cra­ta) o Trump. Sin embar­go, en el caso de Vene­zue­la, su impor­tan­cia se fun­da­men­ta en la frag­men­ta­ción del mar­co en las rela­cio­nes exte­rio­res a nivel regio­nal, por la divi­sión de posi­cio­nes entre paí­ses que reco­no­cen al gobierno legí­ti­mo de Cara­cas fren­te a quie­nes apo­yan a Guai­dó. Hay que decir­lo rotun­da­men­te: la situa­ción actual de las rela­cio­nes exte­rio­res en el con­ti­nen­te está mar­ca­da por este fenó­meno sin precedentes.

De ahí que la apues­ta esta­dou­ni­den­se por la con­ti­nui­dad del Juan Guai­dó vaya más allá del alcan­ce de este para Vene­zue­la. Esta estra­te­gia es un mode­lo de esca­pa­ra­te para los pro­ce­sos de remo­ción que se impu­sie­ron en otros paí­ses y que se impon­drán en otros paí­ses a par­tir de ahora.

Fac­to­res anti­cha­vis­tas en la ruta electoral

El movi­mien­to en el exte­rior de gran par­te de las cabe­zas visi­bles de la opo­si­ción que triun­fó en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de 2015 dejó cau­ti­vo su espa­cio polí­ti­co natu­ral. De esta for­ma, han sur­gi­do fac­to­res den­tro del país, que han toma­do la pos­tu­ra de inten­tar capi­ta­li­zar el lide­raz­go en sus bases sociales.

Las ten­den­cias de Hen­ri Fal­cón, Clau­dio Fer­mín y por sepa­ra­do Javier Ber­tuc­ci, y aho­ra Hen­ri­que Capri­les, este últi­mo con más posi­bi­li­da­des de sim­pa­ti­zar con la direc­ción local anti-Chá­vez, supo­nen una resig­ni­fi­ca­ción de la estra­te­gia con­tra­ria ante los evi­den­tes fra­ca­sos de la «Ope­ra­ción Guai­dó»: el cha­vis­mo per­ma­ne­ce en el poder, el blo­queo ero­sio­na las for­mas de legi­ti­mi­dad opo­si­to­ra y la estra­te­gia abs­ten­cio­nis­ta, que no es nue­va en Vene­zue­la, ha demos­tra­do ser per­ju­di­cial para la oposición.

Las dispu­tas inter­nas en el anti­cha­vis­mo tam­bién hicie­ron posi­ble que estos sec­to­res opues­tos inten­ta­ran reajus­tar­se a un posi­ble nue­vo esce­na­rio de gober­nan­za inter­na. Man­te­ner­se fue­ra de esa pro­ba­bi­li­dad hubie­ra sido muy cos­to­so a lar­go pla­zo y que las elec­cio­nes se con­so­li­da­ran con o sin ellos.

Tam­bién asu­men que la pro­por­ción de polí­ti­cos que se bene­fi­cian de los via­jes al exte­rior y la abs­ten­ción será muy peque­ña y exclu­si­va, mien­tras que el espa­cio interno segui­rá sien­do un her­vi­de­ro de expec­ta­ti­vas y des­acuer­dos, ideal para nue­vos líde­res que capi­ta­li­cen segui­do­res cautivos.

El cálcu­lo polí­ti­co de los opo­si­to­res en el sufra­gio apues­ta a que un nue­vo mar­co de par­ti­dos pue­da tener un lugar sóli­do. Su estra­te­gia es a cor­to y lar­go pla­zo. Tener pre­sen­cia en el par­la­men­to será cru­cial para empezar.

Pero pre­vén que, en el mediano pla­zo, la sepa­ra­ción de los pode­ro­sos par­ti­dos del G4 de las rutas elec­to­ra­les podría exten­der­se más allá de estas elec­cio­nes y lle­gar a las pró­xi­mas elec­cio­nes auto­nó­mi­cas y muni­ci­pa­les. Y, si eso no suce­de, per­der esta elec­ción y su lugar en la polí­ti­ca domés­ti­ca les cos­ta­rá caro.

Estos par­ti­dos abs­ten­cio­nis­tas que no ten­drían pre­sen­cia en el par­la­men­to, que aban­do­nan a sus segui­do­res y que se tras­la­da­rían más al exte­rior, no podrían pre­sen­tar­se a las pró­xi­mas elec­cio­nes, si qui­sie­ran, como lo hicie­ron en años ante­rio­res, y ten­drían que hacer­lo. com­pe­tir por esca­ños con los que se que­da­ron en política.

El desa­fío de estas fuer­zas opues­tas emer­gen­tes en Vene­zue­la es con­so­li­dar una mayor pro­tec­ción, apo­yo y lide­raz­go. Pero en el fren­te externo, ten­drán gran­des difi­cul­ta­des para hacer­se reco­no­cer como fuer­zas anti­fas­cis­tas con­fia­bles. Y para ellos este es un pro­ble­ma grave.

El caso es que para los esta­dou­ni­den­ses resul­ta­rá incon­gruen­te reco­no­cer a los artí­fi­ces del gobierno para­le­lo en el exte­rior, su exis­ten­cia como fuer­za legí­ti­ma que se dispu­ta en Vene­zue­la por la vía elec­to­ral, jus­to cuan­do los mis­mos esta­dou­ni­den­ses decla­ran que esto no es viable. 

La tra­ge­dia para estos anti­con­duc­tis­tas (Fal­cón, Fer­mín y Ber­tuc­ci, entre otros) es que, a pesar de sus demos­tra­dos orí­ge­nes polí­ti­cos y su tra­yec­to­ria, no son los opo­si­to­res de pre­fe­ren­cia y, de hecho, serían un obs­tácu­lo para la agen­da de des­man­te­la­mien­to de Esta­dos Unidos. 

Sin embar­go, Hen­ri­que Capri­les podría des­equi­li­brar esta situa­ción. Es el que tie­ne la car­ta de pre­sen­ta­ción más sóli­da y real­men­te ha sido el can­di­da­to más «serio» de la opo­si­ción, que en cifras se pos­tu­ló para la pre­si­den­cia. Sin embar­go, para él tam­po­co hay garan­tías, sal­vo en la oscu­ri­dad del errá­ti­co camino de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se actual.

El mar­co estadounidense

El desa­rro­llo de las elec­cio­nes en Vene­zue­la tie­ne el énfa­sis de que ocu­rre simul­tá­nea­men­te con la reu­nión de noviem­bre en Esta­dos Uni­dos. El pano­ra­ma en ese país pare­ce com­ple­jo. En teo­ría, Biden (Par­ti­do Demó­cra­ta) esta­ría lide­ran­do la inten­ción de voto nacio­nal y, según las encues­tas nacio­na­les, tie­ne alre­de­dor de 7 pun­tos de ven­ta­ja, lo que sig­ni­fi­ca que podría ganar.

La estra­te­gia de Trump, sin embar­go, es impo­ner­se en los esta­dos tra­di­cio­nal­men­te repu­bli­ca­nos y los «esta­dos pén­du­lo», para ganar, nue­va­men­te, por mayo­ría de cole­gios elec­to­ra­les, aun­que per­dien­do por voto popu­lar. Esto pone más énfa­sis en el esta­do de Flo­ri­da, que es clave.

Trump, apa­ren­te­men­te, está lidian­do con un empa­te téc­ni­co en Flo­ri­da y esto lo ha lle­va­do de regre­so a la ciu­dad de Doral, un semi­lle­ro de votos para los vene­zo­la­nos que viven en ese país. Trump tie­ne el voto de cuba­nos y vene­zo­la­nos en Flo­ri­da, sien­do esa comu­ni­dad lati­na el sec­tor de apo­yo más sóli­do a Trump entre la comu­ni­dad his­pa­na en los Esta­dos Unidos.

Su pre­sión sobre Vene­zue­la y Cuba con­sis­te pre­ci­sa­men­te en capi­ta­li­zar el apo­yo de estos sec­to­res, pero Biden, que tam­bién decla­ra fal­sa­men­te a Vene­zue­la como una dic­ta­du­ra, tie­ne otras posi­cio­nes sobre los blo­queos y se ha refe­ri­do espe­cí­fi­ca­men­te a Cuba dicien­do que des­man­te­la­ría las medi­das que Trump se relan­zó. Biden está conec­ta­do con otro sen­ti­do común de los cuba­nos de las nue­vas gene­ra­cio­nes; no les intere­sa el blo­queo que se extien­de con­tra la isla.

Con res­pec­to a Vene­zue­la, los demó­cra­tas han deja­do en cla­ro que la estra­te­gia de Trump fue errá­ti­ca y falli­da. Esto no sig­ni­fi­ca que no sean pro­pen­sos a la hos­ti­li­dad, podrían ser peo­res que Trump avi­van­do aven­tu­ras mili­ta­res. Pero hay que admi­tir que tie­nen un reco­no­ci­mien­to dife­ren­te del alcan­ce del bloqueo.

El resul­ta­do de las elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses podría cam­biar cons­tan­te­men­te los esce­na­rios para Vene­zue­la, ganar o per­der a Trump. Des­pués de las elec­cio­nes, Vene­zue­la per­de­rá rele­van­cia como foco polí­ti­co y mode­lo de esca­pa­ra­te de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se para la región. Esto no impli­ca el cese de hos­ti­li­da­des, pero abre el aba­ni­co a nue­vas posi­bi­li­da­des de rela­ja­ción que has­ta el día de hoy han sido imposibles.

El falli­do papel de la Unión Europea

La Unión Euro­pea (UE) man­tu­vo con­ver­sa­cio­nes falli­das en Cara­cas, hun­dién­do­se en su supues­ta inten­ción de obser­var las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias. Decla­ra­ron que no tenían tiem­po para enviar una misión al país y ter­mi­na­ron rati­fi­can­do que no había con­di­cio­nes para las elec­cio­nes, dado que las ins­ti­tu­cio­nes vene­zo­la­nas no cedie­ron a sus pedi­dos de postergación.

Los meca­nis­mos de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de la UE y la actua­ción de Josep Borrell aca­ba­ron aplas­ta­dos por la tra­ma esta­dou­ni­den­se, pero tam­bién some­ti­dos a pre­sio­nes de los par­ti­dos de dere­cha que cobran vida en el Par­la­men­to Euro­peo y la Unión, que desig­nó a Bru­se­las (sede de la Par­la­men­to Euro­peo, en Bél­gi­ca) y que tie­nen a Vene­zue­la, nue­va­men­te, como tema reuti­li­za­ble de cam­pa­ñas políticas.

Para la UE, las lamen­ta­cio­nes de empre­sas de ban­de­ra como Rep­sol y ENI, que afron­tan los impac­tos del blo­queo en Vene­zue­la, rele­gán­do­las y sepa­rán­do­las del país con las reser­vas de cru­do más impor­tan­tes del mun­do, ter­mi­na­ron sien­do irre­le­van­tes. Por lo tan­to, pare­ce que la UE acep­ta y asu­me las deci­sio­nes esta­dou­ni­den­ses, inclu­so en con­tra de sus pro­pios intereses.

Tal con­duc­ta tam­bién es apre­cia­ble en las lici­ta­cio­nes que tie­nen hoy por el gaso­duc­to ruso NordS­tream 2, en el ojo del hura­cán por san­cio­nes esta­dou­ni­den­ses y pre­sión mul­ti­la­te­ral sobre empre­sas, para que los tra­ba­jos no sigan ade­lan­te y Euro­pa se que­de sin gas ruso. Sin exa­ge­rar, Euro­pa pare­ce ser obje­to de un pro­ce­so de colo­ni­za­ción esta­dou­ni­den­se. Una iro­nía par­ti­cu­lar de la his­to­ria en el con­ti­nen­te más colo­nia­lis­ta de la historia.

El fac­tor para cal­cu­lar la esta­bi­li­dad en Vene­zue­la con la situa­ción actual

Inter­na­men­te, la reins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del par­la­men­to y el regre­so al pri­mer espa­cio de sana dia­tri­ba nacio­nal serán la cla­ve para supe­rar el obs­tácu­lo y la excep­cio­na­li­dad que se ha vivi­do en los últi­mos años.

Vere­mos una nue­va opo­si­ción inter­na, la polí­ti­ca inter­na se recon­fi­gu­ra­rá y el cli­ma polí­ti­co ten­drá el aire de un retorno a la nor­ma­li­dad y la reno­va­ción de algu­nos ros­tros en la polí­ti­ca nacional.

Todas estas con­di­cio­nes se tra­du­cen en gober­na­bi­li­dad polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal, temas que favo­re­ce­rán al cha­vis­mo. Sin embar­go, el mosai­co de fac­to­res a nivel externo es extre­ma­da­men­te diferente.

La inten­ción vene­zo­la­na para las elec­cio­nes se basa en una apues­ta par­cial­men­te cie­ga, enfren­tan­do los fac­to­res y las posi­bi­li­da­des del fren­te externo. El país solo tie­ne indi­cios y posi­bi­li­da­des de una situa­ción des­fa­vo­ra­ble, sin embar­go, son inde­ci­bles e impre­de­ci­bles. Esto indi­ca que las posi­bi­li­da­des a favor no son sóli­das y deben cons­truir­se en su lugar.

En este pun­to, el nue­vo par­la­men­to debe ser cla­ve para cons­truir la legi­ti­mi­dad del resul­ta­do elec­to­ral del 6 de diciembre.

En otros fren­tes, deben acom­pa­ñar al Eje­cu­ti­vo en todas las admi­nis­tra­cio­nes posi­bles y en todos los espa­cios posi­bles, para pro­por­cio­nar una sedi­men­ta­ción o rup­tu­ra de los acuer­dos tra­za­dos a favor del blo­queo. Soli­ci­tar excep­cio­nes, la des­apli­ca­ción real o el des­mon­ta­je for­mal del blo­que, entre muchas otras tareas relacionadas.

La apues­ta debe ir a la ero­sión de la sos­te­ni­bi­li­dad del gobierno y el par­la­men­to arti­fi­cia­les, ya que este será el nudo crí­ti­co para la esta­bi­li­dad de Venezuela.

Tam­bién se hace evi­den­te que la opo­si­ción abs­ten­cio­nis­ta pare­ce estar deli­nean­do abier­ta­men­te la agen­da 2021. Una con­sul­ta «popu­lar» ven­drá con el recha­zo del resul­ta­do elec­to­ral, jun­to con la soli­ci­tud de apli­car el prin­ci­pio de «Res­pon­sa­bi­li­dad de Pro­te­ger» (R2P) que impli­ca el aumen­to de la pre­sión y nue­vas soli­ci­tu­des de inter­ven­ción sobre Vene­zue­la, y que la soli­ci­tud de cri­mi­na­li­za­ción e inter­dic­ción del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y su gobierno lle­ga­rán a los tri­bu­na­les internacionales.

Es decir, para ellos, no hay otro hori­zon­te, con­si­de­ran­do la con­ti­nui­dad de la situa­ción actual. No hay noti­cias a la vis­ta, ni hay cla­ri­dad sobre otros pasos sóli­dos por delan­te de Esta­dos Unidos.

El desa­fío del cha­vis­mo, e inclu­so de la opo­si­ción local, será dar­le con­ti­nui­dad polí­ti­ca a la con­ti­nui­dad de estos esce­na­rios, ya que su exten­sión y pro­fun­di­za­ción se los tra­ga­ría. Para ambas fuer­zas será una cues­tión de super­vi­ven­cia polí­ti­ca debi­li­tar o derri­bar estas afren­ta en el fren­te exterior.

Este esce­na­rio tam­bién trae con­si­go las posi­bi­li­da­des de desa­rro­llar una gue­rra difu­sa en su varian­te para­mi­li­tar y mer­ce­na­ria. Esta posi­bi­li­dad laten­te, la más peli­gro­sa por tra­tar­se de actos pun­tua­les de inter­ven­ción mili­tar irre­gu­lar, podría ser la pie­dra angu­lar de toda una nue­va estruc­tu­ra de ase­dio por el uso de las armas, sien­do el epi­so­dio más gra­ve de la gue­rra con­tra el país.

Ante hechos frus­tra­dos, espe­cial­men­te la falli­da Ope­ra­ción Gedeón, es decir, que no se des­car­te la per­sis­ten­cia de este guión silen­cio­so y simul­tá­neo en las agen­das a nivel político.

Los esce­na­rios de Vene­zue­la en la «zona gris»

La «Zona Gris», doc­tri­na pre­vis­ta en la pla­ni­fi­ca­ción estra­té­gi­ca de la polí­ti­ca de segu­ri­dad esta­dou­ni­den­se, indi­ca el «espa­cio» de ope­ra­cio­nes béli­cas difu­sas, don­de com­pi­ten las accio­nes de abru­ma­do­res obje­ti­vos esta­dou­ni­den­ses. Este espa­cio es el lugar para ope­ra­cio­nes de «cam­bio de régi­men» como la que se está lle­van­do a cabo en Venezuela.

En este pun­to cabe seña­lar que la «Zona Gris» es el espa­cio exac­to entre las accio­nes «blan­cas», estric­ta­men­te for­ma­les y den­tro de lo legal, y la zona «negra», que com­pren­de el uso abier­to de armas. Vene­zue­la lle­va algún tiem­po en la «Zona Gris», con el blo­queo, el cer­co polí­ti­co y la cons­truc­ción del pro­to­go­bierno para­le­lo, las pseu­do for­mas lega­les y la apli­ca­ción de la gue­rra por otros medios, mien­tras que el uso de armas, frus­tra­do y de baja inten­si­dad, no ha adqui­ri­do mag­ni­tu­des gran­des, con­sis­ten­tes y abiertas.

En este con­tex­to, las elec­cio­nes mar­can varios escenarios:

1‑El pri­me­ro es en los des­ti­nos de la Ofi­ci­na Oval y la Casa Blan­ca Occi­den­tal en los pró­xi­mos meses. Tan­to el cam­bio pre­si­den­cial como la per­ma­nen­cia de la actual Admi­nis­tra­ción, impli­ca, inexo­ra­ble­men­te, un cam­bio de situa­ción para Venezuela.

La con­ti­nui­dad de la Admi­nis­tra­ción Trump, sin Vene­zue­la como tema que gene­re votos en Flo­ri­da, abre la puer­ta a dis­ten­sio­nes que aho­ra son impo­si­bles para las elec­cio­nes de noviem­bre. Mien­tras que los demó­cra­tas en el poder, por otro lado, pare­cen apun­tar en la direc­ción de des­man­te­lar la estra­te­gia «desas­tro­sa» de Trump. Sin embar­go, hay que decir que esto no da garan­tías, por­que por su his­to­rial béli­co, podría mar­car la agen­da, dis­tan­cián­do­se así de Trump, que ha cum­pli­do su pro­me­sa de no abrir el camino de las armas con­tra nin­gún país, en una nue­va guerra.

Trump se des­pe­gó de Guai­dó, inclu­so con­si­de­ran­do su apo­yo a la pre­sión del lobby de Flo­ri­da que apo­ya su cam­pa­ña. La «for­ma­li­dad» de Guai­dó con Washing­ton se ha ido dilu­yen­do cada vez más y des­de la Ope­ra­ción Gedeón la ten­den­cia se ha inten­si­fi­ca­do. Trump ya ha esta­do dos veces en Doral, y en nin­gún momen­to ha ofre­ci­do pla­ta­for­ma y asien­to a nin­gún repre­sen­tan­te vene­zo­lano de la «diás­po­ra».

2- Las elec­cio­nes en Vene­zue­la, con un cha­vis­mo triun­fan­te y una nue­va opo­si­ción, abri­rían el camino a una nue­va agen­da para pro­cla­mar, en el exte­rior, la exis­ten­cia de una reso­lu­ción par­cial del nodo crí­ti­co de la polí­ti­ca inter­na. Esto debi­li­ta­ría los acuer­dos rela­cio­na­dos con el blo­queo den­tro de un mar­co de gober­nan­za inter­na. A menos que los esta­dou­ni­den­ses actúen de otra mane­ra más agre­si­va, la opo­si­ción abs­ten­cio­nis­ta no ten­drá una vida pro­lon­ga­da en la polí­ti­ca inter­na y su apo­yo, aho­ra dis­mi­nui­do, se dilui­rá cada vez más a par­tir de enero. Guai­dó podría ir al exi­lio o la cár­cel, y el res­to de sus segui­do­res le dará más for­ma al pro­to­go­bierno para­le­lo en el exte­rior. La con­sis­ten­cia de esta opo­si­ción en el exi­lio depen­de­rá de lo que suce­da en noviem­bre, en Esta­dos Unidos.

Hay que estar aten­tos a la agen­da que per­fi­la la opo­si­ción con la “con­sul­ta popu­lar” y el deba­te en cues­tión, al res­pec­to. La agen­da 2021 pare­ce defi­nir­se a tra­vés de Zoom. Nóte­se que Guai­dó y sus segui­do­res tie­nen un tipo de deba­te que va de un pun­to a otro, de for­mas que son atro­pe­lla­das en sus sesio­nes onli­ne. Hay una ima­gen borro­sa cuan­do se tra­ta de defi­nir estra­te­gias y es pro­ba­ble que, si los esta­dou­ni­den­ses se han auto­ri­za­do para una estra­te­gia, la estén dise­ñan­do y estén por su cuenta.

la R2P, la pre­ten­di­da cri­mi­na­li­za­cióm inter­na­cio­nal del pre­si­den­te Madu­ro, la con­mo­ción social, el uso de los impac­tos del blo­queo para avi­var la vio­len­cia inter­na, la pro­mo­ción de la sedi­ción inter­na y la gue­rra difu­sa y el uso de armas, son los esce­na­rios que se vis­lum­bran. Los opo­nen­tes exi­lia­dos por sí solos no lle­ga­rían muy lejos. Lo que suce­da en Washing­ton sigue sien­do deter­mi­nan­te y eso depen­de­rá de la exten­sión y pro­fun­di­dad de estas agendas.

3‑La esca­sa pos­tu­ra euro­pea sobre Vene­zue­la podría con­ti­nuar como una vele­ta entre las pre­sio­nes esta­dou­ni­den­ses y los espas­mos de los social­de­mó­cra­tas. Sin embar­go, los intere­ses de la UE han sido al menos mejor dispu­tados con los EE.UU. en el caso de Irán y esto abre posi­bi­li­da­des para Vene­zue­la. Este es un pun­to de atención.

Es pro­ba­ble que las falli­das admi­nis­tra­cio­nes de la UE, que se basa­ban en exten­der las elec­cio­nes vene­zo­la­nas, tuvie­ran la inten­ción de ganar tiem­po para espe­rar una defi­ni­ción de EE. UU. Y, así, pro­gra­mar alter­na­ti­vas para Vene­zue­la, todo para des­vin­cu­lar­se abier­ta­men­te de la estra­te­gia. gobierno y no aumen­tar sus cos­tos polí­ti­cos con ellos.

En todo caso, está cla­ro que hay sec­to­res en la UE que quie­ren salir de la estra­te­gia falli­da con­tra Cara­cas, sin embar­go, sope­san el cos­to de irse solos, sobre todo por­que Vene­zue­la es un tema can­den­te, que podría afec­tar el deba­te interno. La UE segui­rá sien­do un fac­tor laten­te, con sus par­ti­dos de izquier­da y algu­nos social­de­mó­cra­tas, con los que es pro­ba­ble que redo­ble sus esfuer­zos para debi­li­tar la pre­sión con­tra el país.

4‑En el esce­na­rio regio­nal, no habrá gran­des varia­cio­nes, sal­vo que ocu­rran en Esta­dos Uni­dos y en la estruc­tu­ra glo­bal de blo­queo y ais­la­mien­to arti­cu­la­do con­tra Vene­zue­la. La Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) se man­tie­ne sóli­da y el reim­pul­so de la dere­cha regio­nal sigue sien­do fuer­te. En efec­to, ni siquie­ra las vic­to­rias de las ten­den­cias social­de­mó­cra­tas en paí­ses influ­yen­tes, como Méxi­co o Argen­ti­na, han teni­do peso para recon­fi­gu­rar el table­ro de mane­ra par­cial y favo­ra­ble a Vene­zue­la. Esta­dos Uni­dos impu­so una agen­da sóli­da y la región que­da defi­ni­da ante estas iner­cias impe­ran­tes, con los paí­ses a favor y en con­tra de Vene­zue­la cla­ra­men­te definidos.

(Fran­co Viel­ma es soció­lo­go y ana­lis­ta polí­ti­co del sitio web Misión Verdad).

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *