Nues­tra­mé­ri­ca. Un día maldito

Por Juan Car­los Giu­lia­ni*, Resue­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de octu­bre 2020.

¿Era posi­ble hace 528 años con­quis­tar un con­ti­nen­te sin inva­dir­lo? ¿Es fac­ti­ble hoy en día impo­ner el neo­co­lo­nia­lis­mo sin la silen­cio­sa inva­sión de las polí­ti­cas cul­tu­ra­les ema­na­das de las usi­nas del poder mun­dial? ¿En todos los casos uti­li­zan los medios direc­tos de ocu­pa­ción? Rotun­da­men­te, no. Para lle­var ade­lan­te sus pla­nes de domi­na­ción, el impe­ria­lis­mo se res­pal­da en sus socios autóc­to­nos: La oli­gar­quía cipa­ya y su coro de inte­lec­tua­les, polí­ti­cos, eco­no­mis­tas y alcahue­tes de todo pelo y señal.

Al fin y al cabo ¿se pue­de triun­far en la empre­sa del vasa­lla­je de una poten­cia sobre otra sin el con­cur­so de las oli­gar­quías cipa­yas nati­vas que se ali­nean tras el inva­sor? ¿No fue ése, aca­so, el papel que jugó Malin­che para que Cor­tés con­quis­ta­ra Tenochtitlán?

Bajo dis­fra­ces de oca­sión, el “malin­chis­mo” sigue vivi­to y colean­do a esta altu­ra del Siglo XXI. Lo hace de la mano de las cla­ses domi­nan­tes en los paí­ses peri­fé­ri­cos, que siguen medran­do en su rol de correa de trans­mi­sión de las ambi­cio­nes del Imperio.

Codi­cia que impi­de que los habi­tan­tes de estas tie­rras ubé­rri­mas sea­mos lo que hubié­se­mos podi­do ser de no haber lle­ga­do Colón a estas pla­yas aquel nefas­to día. Por­que hay que decir­lo con todas las letras: El 12 de octu­bre es un día mal­di­to. Los espa­ño­les cele­bran su fies­ta nacio­nal en la que con­me­mo­ran el “Des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca” y el naci­mien­to del Impe­rio Espa­ñol que dura­ría des­de 1492 has­ta el año 1898.

Los des­cen­dien­tes de las tri­bus que vivían aquí antes de que lle­ga­ran los espa­ño­les recuer­dan, con rebel­día, la pena de ya no ser.

Los pue­blos ori­gi­na­rios que habi­ta­ban este sue­lo en paz con el uni­ver­so fue­ron some­ti­dos a san­gre y fue­go en nom­bre de la cruz y la espa­da que por­ta­ban los pre­po­ten­tes seño­res de la muer­te y el despojo.

El 11 de octu­bre de 1492 fue el últi­mo día de liber­tad de los indí­ge­nas. El arri­bo del colo­nia­lis­mo espa­ñol cau­só el mayor geno­ci­dio cono­ci­do en la his­to­ria de la huma­ni­dad: Oca­sio­nó 70 millo­nes de muer­tos e inau­gu­ró un régi­men de expo­lia­ción que, sal­vo hon­ro­sas excep­cio­nes, rige des­de hace más de cin­co siglos.

Duran­te más de 500 años se veri­fi­ca una resis­ten­cia tenaz al sis­te­ma de depen­den­cia y explo­ta­ción, que enca­be­zó, entre muchos otros, Tupac Ama­ru. De su nom­bre salió la pala­bra tupa­ma­ro, uti­li­za­da por los espa­ño­les para nom­brar a cual­quie­ra que osa­ra desa­fiar la auto­ri­dad de la coro­na. No fue el pri­mer rebel­de, pero sí fue el más impor­tan­te. Tam­po­co fue el últi­mo. Son pue­blos ente­ros los que se ponen de pie para enfren­tar al imperialismo.

Los anti­guos pue­blos res­ca­tan una cos­mo­vi­sión dia­me­tral­men­te dis­tin­ta a la impues­ta por la irra­cio­na­li­dad capi­ta­lis­ta. Se plan­tean una rela­ción con la natu­ra­le­za armo­nio­sa, don­de el hom­bre no se sien­te supe­rior ni infe­rior a las dis­tin­tas espe­cies que habi­tan la Tie­rra y la natu­ra­le­za es vis­ta como dado­ra de vida.

Hoy, rei­vin­di­can­do el dere­cho a ser, los pasa­je­ros de la his­to­ria ocul­ta pero pal­pi­tan­te en la con­cien­cia ances­tral, recla­man su lugar en este mun­do feroz y depre­da­dor, injus­to y vio­len­to. Es tiem­po de ejer­cer los dere­chos como ciu­da­da­nos de un con­ti­nen­te des­qui­cia­do por la des­igual­dad social y de reco­rrer el camino de la libe­ra­ción de la Patria Grande.

El ejem­plo de dig­ni­dad de los pue­blos ori­gi­na­rios luchan­do por la vida, la tie­rra y los bie­nes comu­nes, es una demos­tra­ción de que no per­ma­ne­ce­rán pasi­vos fren­te al ava­sa­lla­mien­to de sus dere­chos tra­di­cio­na­les que, como anta­ño, siguen sien­do vul­ne­ra­dos por el poder domi­nan­te más allá de los dis­cur­sos de ocasión.

Es pre­ci­so avan­zar en una con­cep­ción de Esta­do Mul­ti­cul­tu­ral, que reco­ja la diver­si­dad de cul­tu­ras que con­vi­ven en nues­tro terri­to­rio. Para ello, es impor­tan­te que el Esta­do Nacio­nal lle­ve a cabo una polí­ti­ca genui­na de reco­no­ci­mien­to del geno­ci­dio a los pue­blos ori­gi­na­rios y su con­se­cuen­te repa­ra­ción histórica.

Será una mane­ra de ase­me­jar­nos a lo que hubié­se­mos sido si nos hubie­sen deja­do ser.

*Perio­dis­ta y escritor

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *