Méxi­co. A once meses sin Raquel Padi­lla, obser­va­to­rios vio­le­ta sur­gen en su honor

Sil­via Núñez Esquer/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de octu­bre de 2020

La expo­si­ción del noroes­te en el Museo regio­nal de Sono­ra, del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Antro­po­lo­gía e His­to­ria, ha sido adap­ta­da con las diez pre­gun­tas están­dar, que tie­nen todos los museos Violeta.

El pro­yec­to de museos Vio­le­ta sur­ge como par­te del Obser­va­to­rio Raquel Padi­lla Ramos, en honor a la His­to­ria­do­ra y Antro­pó­lo­ga sono­ren­se, que este 7 de octu­bre cum­plió once meses de que fue pri­va­da de la vida por su pare­ja sentimental.

Apro­ve­chan­do la “Expo­si­ción tem­po­ral del noroes­te, vein­te años de etno­gra­fía del INAH”, las pre­gun­tas de las inte­gran­tes del Obser­va­to­rio Raquel Padi­lla Ramos, que son igua­les para todos los museos, se adap­ta­ron para hacer­las intere­san­tes para niñas y niños. 

El 8 de mar­zo pasa­do, un poco antes de decla­rar­se la pan­de­mia y el con­fi­na­mien­to en Méxi­co, las inte­gran­tes de Muje­ri­nah ini­cia­ron la acti­vi­dad de divul­ga­ción y edu­ca­ción en el museo, adap­tan­do las diez pre­gun­tas que son las están­dar en todos los museos violeta.

Colec­ti­vo Muje­ri­nah, Foto: Sil­via Núñez Esquer

Muje­ri­nah es un colec­ti­vo com­pues­to por todas las tra­ba­ja­do­ras y cola­bo­ra­do­ras del Museo Regio­nal de Sono­ra y del Cen­tro INAH Sono­ra, quie­nes pro­mue­ven el esta­ble­ci­mien­to de la equi­dad en los tex­tos, en la par­te edu­ca­ti­va de los museos, y se ase­gu­ran de que todas las repre­sen­ta­cio­nes tan­to escri­tas como en imá­ge­nes guar­den un equi­li­brio entre los géneros.

Entre ellas se encuen­tran comu­ni­có­lo­gas, emplea­das admi­nis­tra­ti­vas, arqueó­lo­gas, his­to­ria­do­ras, arqui­tec­tas, y entre todas for­ma­ron el colec­ti­vo, lue­go de la pér­di­da de su com­pa­ñe­ra Raquel Padilla.

Lo mis­mo suce­de­rá con todas las expo­si­cio­nes tem­po­ra­les del Museo, infor­mó Ana Mar­ce­la Villal­pan­do, prac­ti­can­te inclui­da en el pro­gra­ma Jóve­nes cons­tru­yen­do el futu­ro en el área de difu­sión y comunicación.

En el reco­rri­do de la expo­si­ción pode­mos apre­ciar tar­je­tas infor­ma­ti­vas sobre el con­te­ni­do y las repre­sen­ta­cio­nes que se exhiben.

Adi­cio­nal, encon­tra­mos fra­ses cla­ve, ocul­tas con un meca­nis­mo que solo con el mate­rial del que están hechas las gafas vio­le­ta, pro­por­cio­na­das al ini­cio, se pue­den descifrar.

La ini­cia­ti­va sur­gió del Obser­va­to­rio Raquel Padi­lla Ramos, nom­bra­do así en honor y memo­ria de la pro­fe­so­ra e inves­ti­ga­do­ra del INAH.

Las pre­gun­tas pasan pri­mer por un fil­tro con­for­ma­do por las Arqueó­lo­gas de Muje­ri­nah, las cua­les fue­ron lle­va­das pri­me­ro como prue­ba pilo­to a una escue­la en el pobla­do Miguel Alemán.

Foto: Sil­via Núñez Esquer

Los temas son de cues­tio­nes bási­cas como los jugue­tes, ¿qué pasa­ría si hubie­ras naci­do del otro sexo’, ¿qué tan­to cam­bia­ría tu vida?, son ejemplos.

En las salas don­de hay ves­ti­men­ta, se inclu­ye la refle­xión de si la ropa que se trae pues­ta pue­de ser uti­li­za­da por el otro géne­ro, por qué sí, por qué no.

Otra pre­gun­ta para refle­xión de niñas y niños acom­pa­ña­dos por sus padres, es si el hecho de que las muje­res uti­li­ce­mos fal­da, somos las úni­cas que podría­mos usarla.

No se inclu­yen las res­pues­tas, sino que se ofre­cen cues­tio­na­mien­tos, para que las fami­lias lo ana­li­cen y reali­cen una refle­xión educativa.

Téc­ni­ca­men­te las pre­gun­tas solo se pue­den ver usan­do las gafas que se pro­por­cio­nan al prin­ci­pio del reco­rri­do, sin las cua­les es impo­si­ble adver­tir esos textos.

Las pre­gun­tas secre­tas requie­ren del fil­tro rojo de las gafas, lo cual es muy lla­ma­ti­vo y diver­ti­do para las y los peque­ños, y para las per­so­nas adultas.

Las diez pre­gun­tas son gené­ri­cas, pero están enfo­ca­das a un públi­co adul­to, por lo que se adap­tan para que tam­bién esa pobla­ción pue­da par­ti­ci­par con su opinión.

Por ejem­plo, si están en la exhi­bi­ción de los Com­cáac la pre­gun­ta pue­de refe­rir­se a los jugue­tes, pues se inclu­yen varias figu­ras de palo fie­rro y en pie­dra que no son jugue­tes como tal, pero sí figu­ras rituales.

Repre­sen­ta­ción muje­res rará­mu­ri, Foto: Sil­via Núñez Esquer

O en la sala de los Gua­ri­jíos, don­de se apre­cian obje­tos con teji­do de pal­ma, la pre­gun­ta pue­de ser sobre acti­vi­da­des domés­ti­cas coti­dia­nas: ¿tú qué haces en tu casa?, ¿qué hace tu papá?, ¿qué hace tu mamá? ¿Cómo pue­des repar­tir las tareas en la for­ma más equitativa?

Las diná­mi­cas no serán está­ti­cas, sino que se esta­rán revi­san­do para irlas modi­fi­can­do y que en pró­xi­mas expo­si­cio­nes tem­po­ra­les las y los visi­tan­tes pue­dan apre­ciar otras suge­ren­cias de refle­xión sobre la con­di­ción de género.

La idea era calen­da­ri­zar tan­to las expo­si­cio­nes como las diná­mi­cas, sin embar­go, el dis­tan­cia­mien­to social y el cie­rre total de los recin­tos cul­tu­ra­les por varios meses debi­do a la pan­de­mia de COVID-19 ha hecho que refor­mu­len sus planes.

Al fina­li­zar el reco­rri­do se pre­gun­ta a los asis­ten­tes qué les pare­ció, cómo se sin­tie­ron, y se pide que, si así lo desean, res­pon­dan por escri­to y sus comen­ta­rios los colo­quen en la “esqui­na violeta”.

Ahí se encon­tra­rán con un ten­de­de­ro en don­de pue­den colo­car sus res­pues­tas, inquie­tu­des y comen­ta­rios, y si lo com­par­ten en redes socia­les, se les pide que inclu­yan el hash­tag #Museos­Vio­le­ta. Esto sir­ve al obser­va­to­rio para ana­li­zar los datos y sis­te­ma­ti­zar sus pro­pues­tas de proyectos.

Gafas vio­le­ta, Foto: Sil­via Núñez Esquer

De esta for­ma, los Obser­va­to­rios vio­le­ta, cuyo nom­bre com­ple­to es: “Obser­va­to­rio por una socie­dad libre de vio­len­cia hacia las muje­res des­de los museos: Raquel Padi­lla Ramos”, con­for­ma­dos uno por cada repre­sen­ta­ción regio­nal del INAH, se pro­po­ne con­ver­tir­se en pro­mo­to­res de la igual­dad y no vio­len­cia con­tra las mujeres.

De esa mane­ra ha ini­cia­do la acti­vi­dad de los museos vio­le­ta en Her­mo­si­llo, Sono­ra, en el recin­to en don­de reali­zó sus labo­res como inves­ti­ga­do­ra por varias déca­das Raquel Padilla.

Para cono­cer el pro­gra­ma de expo­si­cio­nes y las con­di­cio­nes de la reaper­tu­ra del Museo regio­nal de Sono­ra, se pue­de con­sul­tar la pági­na del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Antro­po­lo­gía e His­to­ria, y la del pro­pio museo ubi­ca­do en esta ciu­dad:https://​www​.inah​.gob​.mx/​r​e​d​-​d​e​-​m​u​s​e​o​s​/​2​5​4​-​m​u​s​e​o​-​r​e​g​i​o​n​a​l​-​d​e​-​s​o​n​ora

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en CIMAC Noti­cias

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *