Puer­to Rico. Antes de ir a votar

Por Raul Cas­tro Serrano, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de octu­bre de 2020.

De nue­vo esta­mos en este pro­ce­so elec­to­ral que tan dolo­ro­sa­men­te hemos apren­di­do a cono­cer, que tan­to ha cos­ta­do a nues­tra pacien­cia y tan­to ha defrau­da­do y ofen­di­do nues­tro con­cep­to de demo­cra­cia. En las elec­cio­nes del 2016 no voté en pro­tes­ta con­tra la exis­ten­cia de la Jun­ta de Con­trol Fis­cal. Esa fue una pro­tes­ta jus­ta y cuya razón de ser, sigue estan­do vigente.

Pero este año voy a votar. Voy a votar por­que no se pue­de res­pon­der con la abs­ten­ción elec­to­ral al levan­ta­mien­to del pue­blo duran­te el verano pasa­do. No se pude con­tem­plar cómo un pue­blo se pone en pie a pro­tes­tar como lo había­mos desea­do y suge­ri­do por déca­das, para enton­ces noso­tros actuar de la mis­ma mane­ra en que actua­ría alguien que fue­se indi­fe­ren­te a todo ese pro­ce­so. No dar­le con­ti­nui­dad con nues­tro voto a lo que allí pasó sería como unir­nos a los que desea­rían que la pro­tes­ta nun­ca hubie­se ocurrido.

Y al ir a votar ¿qué nos encontramos?

Nos encon­tra­mos con la mis­ma situa­ción de depen­den­cia eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y sico­ló­gi­ca res­pec­to a los Esta­dos Uni­dos en que hemos esta­do por más de un siglo. Encon­tra­mos que los dos par­ti­dos prin­ci­pa­les están tra­tan­do de mane­jar las cri­sis que les ha pro­du­ci­do su res­pues­ta y su com­pli­ci­dad con esa dependencia.

Eco­nó­mi­ca­men­te esta­mos en depen­den­cia total. Pro­du­ci­mos una frac­ción peque­ña de lo que con­su­mi­mos y cuan­do tra­ta­mos de pro­du­cir más encon­tra­mos la fal­ta de apo­yo guber­na­men­tal y la com­pe­ten­cia de las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­se pro­te­gi­das por las clau­su­las de comer­cio inter­es­ta­tal de la Cons­ti­tu­ción de los Esta­dos Uni­dos que les per­mi­ten inva­dir impu­ne­men­te nues­tro mercado.

Tam­bién eco­nó­mi­ca­men­te y tam­bién gra­cias a la par­ti­ci­pa­ción de las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses, com­pra­mos una vas­ta can­ti­dad de pro­duc­tos “ame­ri­ca­nos” pro­du­cien­do una ganan­cia que no se que­da en nues­tro país para gene­rar más empleos y más ganan­cias, sino que se suc­cio­na fue­ra de nues­tra eco­no­mía para nutrir la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se. Esto es lo se lla­ma “fuga de capi­tal”. Esa situa­ción de que el dine­ro que pro­du­ci­mos se vacía en el sis­te­ma eco­nó­mi­co de la metró­po­li deja a muchos puer­to­rri­que­ños en la pobre­za. Enton­ces reci­bi­mos unas “ayu­das” que no están diri­gi­das a resol­ver sino a sos­te­ner la pobre­za apo­yan­do la dependencia.

Toda esa situa­ción ha sido com­ple­men­ta­da con una pro­pa­gan­da inmi­se­ri­cor­de sobre la supe­rio­ri­dad y la per­fec­ción de todo lo “ame­ri­cano” crean­do un sen­ti­do de infe­rio­ri­dad y de insu­fi­cien­cia que por mucho tiem­po nos ha para­li­za­do polí­ti­ca­men­te lle­ván­do­nos a creer que el mero voto cada cua­tro años es más que sufi­cien­te para lla­mar­nos “demo­cra­cia” y que en eso es que con­sis­te el ser “libres”. Pero la ver­da­de­ra liber­tad no está úni­ca­men­te en poder votar. La ver­da­de­ra liber­tad está en aca­bar con la dependencia.

Enton­ces nos acer­ca­mos a los par­ti­dos prin­ci­pa­les que van a par­ti­ci­par en los comi­cios y nos encon­tra­mos con que son los que han pro­pi­cia­do y faci­li­ta­do la depen­den­cia lucrán­do­se de ella.

El movi­mien­to esta­doís­ta bus­ca esta­ble­cer la depen­den­cia a per­pe­tui­dad lle­ván­do­la al pun­to de que renun­cie­mos a lo que somos. Pero están envuel­tos en una con­tra­dic­ción insu­pe­ra­ble. Para lle­gar a la esta­di­dad Puer­to Rico tie­ne que ser capaz de demos­trar que pue­de con­tri­buir a la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se no a tra­vés de la depen­den­cia, como aho­ra, sino de una mane­ra direc­ta, a tra­vés de impues­tos. Legis­la­do­res y miem­bros del eje­cu­ti­vo esta­dou­ni­den­se le han dicho esto a los esta­doís­tas cla­ra­men­te, en la cara y en más de una ocasión.

Pero ese tipo de apor­ta­ción requie­re auto­su­fi­cien­cia, no es com­pa­ti­ble con la depen­den­cia. No pode­mos, seguir con este arre­glo en que se nos extrae el resul­ta­do de nues­tro tra­ba­jo a tra­vés de la fuga de capi­tal, si ade­más vamos a pagar sus con­tri­bu­cio­nes como esta­do. Para ser esta­do tene­mos que ser via­bles, autó­no­mos económicamente.

Enton­ces, si los líde­res esta­doís­tas saben eso, ¿por qué no luchan para que sea­mos auto­su­fi­cien­tes y alcan­ce­mos la esta­di­dad? Por­que tie­nen el pro­ble­ma del nacio­na­lis­mo puertorriqueño.

Ese nacio­na­lis­mo no apa­re­ce el día de las elec­cio­nes pero usted lo ve cuan­do alguien de aquí gana un reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal y el pue­blo se vacía en el aero­puer­to crean­do un océano de ban­de­ras puer­to­rri­que­ñas en el que no apa­re­ce ni una ban­de­ra esta­dou­ni­den­se. Yo obser­vo eso, usted obser­va eso y los líde­res de la esta­di­dad tam­bién obser­van eso. Ante esa situa­ción ellos han deci­di­do usar la depen­den­cia para supri­mir la nacio­na­li­dad. Poner­nos de rodi­llas eco­nó­mi­ca­men­te para que no poda­mos hacer los recla­mos y exi­gen­cias polí­ti­cos que tene­mos que hacer. Para que no poda­mos defen­der la patria.

Lo más impor­tan­te de la pro­tes­ta del año pasa­do, me pare­ce a mí, no es que haya­mos hecho renun­ciar a Ricar­do Ros­se­lló. Lo más impor­tan­te fue que, a pesar de la depen­den­cia y de la subor­di­na­ción haya­mos podi­do levan­tar­nos como puer­to­rri­que­ños, con nues­tro océano de ban­de­ras bori­cuas, a recla­mar decen­cia de nues­tro gobierno. Eso, en el con­tex­to de todo lo que hay que hacer, es un poqui­ti­to. Pero es un gran poqui­ti­to, un her­mo­so poqui­ti­to, un inol­vi­da­ble poquitito.

¿Y dón­de ha que­da­do el Par­ti­do Nue­vo Pro­gre­sis­ta en todo esto? Toda­vía están sumer­gi­dos en su con­tra­dic­ción bási­ca de no poder alcan­zar la esta­di­dad con la depen­den­cia ni poder ven­cer el nacio­na­lis­mo sin la depen­den­cia. Esa es la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal pero no la úni­ca. Por­que no pudien­do ter­mi­nar con la depen­den­cia han deci­di­do usu­fruc­tuar­la. Se han con­ver­ti­dos en los chu­los de la depen­den­cia. Para lograr su sue­ño de poder pagar impues­tos fede­ra­les den­tro de la esta­di­dad, han tra­ta­do de redu­cir el gobierno a lo míni­mo para no gas­tar tan­to en eso. Han redu­ci­do el gobierno tan­to que lo han vuel­to inope­ran­te y aho­ra no les sir­ve ni para gas­tar los dine­ros de ayu­da de emer­gen­cia que envían los Esta­dos Uni­dos. Han achi­ca­do tan­to al gobierno que han logra­do para­li­zar­lo. Aho­ra lucen fren­te a los esta­dou­ni­den­ses como unos incom­pe­ten­tes. Por otra par­te, han lle­ga­do a nive­les de corrup­ción tales que en sus pro­pias filas hay gru­pos cues­tio­nán­do­se si el Par­ti­do Nue­vo Pro­gre­sis­ta es digno de repre­sen­tar la esta­di­dad o si es nece­sa­rio crear otro ins­tru­men­to polí­ti­co para esos fines. Ya no pue­den pre­ten­der ser un blo­que monolítico.

¿Y el Par­ti­do Popu­lar Demo­crá­ti­co? El Par­ti­do Popu­lar Demo­crá­ti­co se ha con­ver­ti­do en otro espec­tácu­lo ver­gon­zo­so. Des­pués de pre­si­dir un perío­do de moder­ni­za­ción, el per­fec­cio­na­mien­to de los meca­nis­mos de la depen­den­cia y de fuga de capi­tal, habien­do per­di­do la hege­mo­nía elec­to­ral, en vez de con­ver­tir­se en una opo­si­ción vigo­ro­sa han adop­ta­do una posi­ción pasi­va y cóm­pli­ce res­pec­to al PNP.

Si hubie­sen teni­do la valen­tía de reco­no­cer las limi­ta­cio­nes y la cadu­ci­dad de su mode­lo y se hubie­sen cons­ti­tui­do en una ver­da­de­ra opo­si­ción, el movi­mien­to “Vic­to­ria Ciu­da­da­na” nun­ca hubie­se sur­gi­do. Aho­ra lamen­tan su aparición.

Tuvie­ron cua­tro años para crear las bases polí­ti­cas en Puer­to Rico y en Esta­dos Uni­dos que les per­mi­tie­ran ini­ciar el fin de la depen­den­cia y están en cam­bio año­ran­do las 936 y llo­ri­quean­do su pér­di­da. Están uti­li­zan­do un perío­do elec­to­ral para remo­zar las vie­je­ras más gas­ta­das ponién­do­les el títu­lo de “Nue­vo”, care­cien­do ya de la con­sis­ten­cia míni­ma para man­te­ner una apa­rien­cia de credibilidad.

A media­dos de cua­trie­nio, cuan­do hubo en su inte­rior el deba­te con los “sobe­ra­nis­tas” deci­die­ron que su futu­ro esta­ba en el con­ser­va­du­ris­mo y en el “vela-güi­ris­mo”. Han esta­do coque­tean­do con lo más con­ser­va­dor del con­ser­va­du­ris­mo reli­gio­so. Su can­di­da­to a la gober­na­ción se ha deja­do ungir por una gen­te que quie­re des­truir la sepa­ra­ción entre la igle­sia y el Esta­do, una de las gran­des bata­llas gana­das por el Par­ti­do Popu­lar. Se tra­ta de unos reli­gio­sos estri­den­tes para todo excep­to para los crí­me­nes de los con­ser­va­do­res del PNP. Una gen­te que ha per­ma­ne­ci­do silen­cio­sa ante los crí­me­nes del alcal­de O’Neill y que guar­da silen­cio ante los robos de Tata Char­bo­nier y el entre­na­mien­to por Tata de su hijo en el robo y en la com­pli­ci­dad. Esos maes­tros del silen­cio son los que han ungi­do al pre­si­den­te del PPD. Por eso es que gaguea y titu­bea y vaci­la y reconsidera.

Nin­guno de esos dos par­ti­dos son espe­ran­za para nada.

Mi voto está con Juan Dal­mau, con el PIP y con los can­di­da­tos más pro­me­te­do­res de “Vic­to­ria Ciudadana”.

Fuen­te: Cla­ri­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *