Cuba. La presencia

Por Yei­lén Del­ga­do Cal­vo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de octu­bre 2020.

Des­lum­bra Gue­va­ra por­que estre­me­ce y, sobre todo, reta en su capa­ci­dad de derri­bar los aco­mo­da­ti­cios sen­ti­dos comu­nes. Nada pidió que no fue­se capaz de hacer e hicie­ra. Así derro­ta al tiem­po y aler­ta a los con­fia­dos, así rena­ce has­ta la vic­to­ria, siempre

Hay muer­tes que no son ver­dad. Hay quien sale de ese vacío para siem­pre, más vivo. Bas­ta mirar la últi­ma foto del Che, aque­lla del cuer­po a la vez yer­to y vibran­te, para con­fir­mar en sus ojos el mis­te­rio de una esen­cia entre nosotros.

«Es un ros­tro sereno, gra­ve y her­mo­so, enmar­ca­do en la abun­dan­te cabe­lle­ra y bar­ba con que solían repre­sen­tar­se pro­fe­tas y san­tos, el de aquel héroe de Amé­ri­ca, del mun­do, que yace allí. Pare­ce que les que­ma, aun muer­to, esa pre­sen­cia des­lum­bran­te», des­cri­bió la esce­na quien admi­ró a Gue­va­ra con luci­dez de poe­ta y revo­lu­cio­na­rio, Rober­to Fer­nán­dez Retamar.

Sus pala­bras regis­tran la resu­rrec­ción del gue­rri­lle­ro, impen­sa­ble para los ase­si­nos; matán­do­lo impul­sa­ron una leyen­da con raí­ces tan reales que aún hoy le temen:

«Aquel héroe logra­ría sacu­dir la Tie­rra. Has­ta los enemi­gos se incli­na­ron ante tan­ta gran­de­za. Has­ta los duros de cora­zón y los enti­bie­ci­dos sin­tie­ron que les que­da­ban lágri­mas en el alma. Si algu­nos no han podi­do, ni siquie­ra enton­ces, ver y com­pren­der, es que ya no podrán nun­ca ver ni com­pren­der. Se han con­ver­ti­do ellos mis­mos en esta­tuas de sal, y la his­to­ria impla­ca­ble los des­mo­ro­na como al polvo».

Así anda, con la adar­ga al bra­zo, el Che, Gue­va­ra, San Ernes­to de la Higue­ra…, des­mo­ro­nan­do poses en la sobre­vi­da. Al jui­cio de su pen­sa­mien­to afi­la­do, de valo­ra­cio­nes sobrias y rotun­das, no logran esca­par con­for­mis­tas ni simu­la­do­res. La uto­pía que sir­ve para seguir cami­nan­do se hace peli­gro­sa­men­te cer­ca­na si él la impulsa.

El Che des­con­cier­ta a los sir­vien­tes del dine­ro, que a pesar de tan­tos inten­tos no logran edul­co­rar su nom­bre ni con­ver­tir­lo en una sim­ple metá­fo­ra de la rebel­día juve­nil que la edad cura, en un sou­ve­nir lava­do de impli­ca­cio­nes comunistas.

Hay­dée San­ta­ma­ría, con­ven­ci­da de que «una bala no pue­de ter­mi­nar el infi­ni­to», expli­có como pocos ese fenó­meno de eter­ni­dad que no pali­de­ce, en una car­ta al ami­go muer­to y presente:

«Este gran pue­blo no sabía qué gra­dos te pon­dría Fidel. Te los puso: artis­ta. Yo pen­sa­ba que todos los gra­dos eran pocos, chi­cos, y Fidel, como siem­pre, encon­tró los ver­da­de­ros: todo lo que creas­te fue per­fec­to, pero hicis­te una crea­ción úni­ca, te hicis­te a ti mis­mo, demos­tras­te cómo es posi­ble ese hom­bre nue­vo, todos vería­mos así que ese hom­bre nue­vo es una reali­dad, por­que exis­te, eres tú».

Des­lum­bra Gue­va­ra por­que estre­me­ce y, sobre todo, reta en su capa­ci­dad de derri­bar los aco­mo­da­ti­cios sen­ti­dos comu­nes. Nada pidió que no fue­se capaz de hacer e hicie­ra. Así derro­ta al tiem­po y aler­ta a los con­fia­dos, así rena­ce has­ta la vic­to­ria, siempre.

Fuen­te: Gran­Ma Foto de por­ta­da: Obra Son los sue­ños toda­vía. Ilus­tra­ción: Dau­sell Valdés

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *