Argen­ti­na. Feli­pe Solá, el voto en la ONU con­tra Vene­zue­la y las «picar­días»

Por Gui­ller­mo Cie­za, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de octu­bre de 2020.

Algu­na vez el actual Can­ci­ller de la Repú­bli­ca, Feli­pe Solá defi­nió que una de las prin­ci­pa­les vir­tu­des de un poli­ti­co era la capa­ci­dad de hacer­se el bolu­do. De no pre­gun­tar dema­sia­do cuan­do pasa­ban delan­te de sus ojos de poli­ti­co o fun­cio­na­rio algu­nos hechos o situa­cio­nes que olían a podri­do.
Feli­pe había sido un joven idea­lis­ta, alguien me comen­tó que mili­tó en Mon­to­ne­ros, mas pro­ba­ble que fue­ra en la Juven­tud Pero­nis­ta que adhe­ría a esa orga­ni­za­ción. Pero con el correr de los años, fue apren­dien­do a ser poli­ti­co y cuan­do des­em­bar­có en la Secre­ta­ria de de Agri­cul­tu­ra de la Nación (1989−1991, 1993 – 1999) lo que vió pasar delan­te de sus ojos y no qui­so ver, no fue­ron minúscu­los erro­res admi­nis­tra­ti­vos de ges­tión, sino el des­em­bar­co de las gran­des empre­sas de agro­ne­go­cios, que venían a pri­va­ti­zar el mar, las semi­llas, los puer­tos, y a apo­de­rar­se del sec­tor vital de la pro­duc­ción para expor­ta­ción del país.

Como pre­mio a tan­to des­cui­do se con­vir­tió en un poli­ti­co incom­bus­ti­ble. Con unos pocos ges­tos, como el de opo­ner­se a la reso­lu­ción 125 y apo­yar a las patro­na­les agro­pe­cua­rias, le alcan­zó para que en vís­pe­ra de cada elec­ción el esta­blis­menth eco­no­mi­co y media­ti­co lo posi­cio­na­ra como un can­di­da­to pota­ble a Gober­na­dor, Minis­tro de Agri­cul­tu­ra o inclu­so a Pre­si­den­te. Este vez le tocó ser Canciller.

A prin­ci­pio de los 90 cono­cí a un diri­gen­te poli­ti­co hones­to, que por olfa­to polí­ti­co y una cuo­ta de auda­cia en coyun­tu­ras muy par­ti­cu­la­res, lle­gó a tener una efi­me­ra noto­rie­dad públi­ca en el pero­nis­mo. Recuer­do que nos repro­cha­ba que sien­do tra­ba­ja­do­res y con­se­cuen­tes en la defen­sa de nues­tras con­vic­cio­nes poli­ti­cas, no había­mos sabi­do capi­ta­li­zar nues­tros esfuer­zos en la are­na poli­ti­ca. » A uste­des les fal­ta picar­día», nos inter­pe­la­ba. Y des­pues nos expli­ca­ba que si no lle­gá­ba­mos a la tele­vi­sión, a los gran­des medios, nadie iba a tomar­nos en serio.

Su for­mu­la era sen­ci­lla: Había que hacer algun ges­to, poner una pati­ta, cons­truir algun ancla­je, en el sis­te­ma, en el mun­do de los que toman las gran­des deci­sio­nes. Recuer­do que en una opor­tu­ni­dad caí­mos a un acto poli­ti­co con una ban­de­ra del Che. No se puso con­ten­to: » El Che esta bueno, pero para lo elec­to­ral no sir­ve, es pian­ta­vo­tos». No lo dijo nun­ca, pero acom­pa­ñán­do­lo me pare­ció adver­tir que en su estra­te­gia de pro­mo­ción poli­ti­ca, tam­bién eran impor­tan­te los silen­cios.
Hace tiem­po que no veo a ese diri­gen­te, que era píca­ro, pero no tan­to para hacer carre­ra política.

En estos días Feli­pe Solá vol­vió a las pri­me­ras pági­nas de la actua­li­dad poli­ti­ca. Apa­re­ce como el res­pon­sa­ble de dar un giro poli­ti­co en la poli­ti­ca exte­rior del gobierno del Fren­te de Todos y ali­near­se con los cipa­yos del Gru­po de Lima para cas­ti­gar a Vene­zue­la. Feli­pe car­ga­rá con las cul­pas, el res­pon­sa­ble es Alber­to. Algu­nos ami­gos que juga­ron sus fichas con el Fren­te de Todos se ras­gan las ves­ti­du­ras y gri­tan » trai­ción». Me pare­ce exa­ge­ra­do. Me dan ganas de defen­der­los a Feli­pe y Alber­to. ¿En un esce­na­rio don­de el FMI impo­ne pre­sio­nes para lle­gar a un acuer­do por la deu­da, qué se podía espe­rar de un Can­ci­ller que fue la mano ver­de de Menem, res­pon­sa­ble polí­ti­co del ase­si­na­to de Darío Y Maxi, y de un ros­que­ro de pala­cio que empe­zó a hacer polí­ti­ca con Domin­go Cava­llo?.
Sea­mos rea­lis­tas, ser par­te de esa apues­ta tan píca­ra que les per­mi­te que los alum­bre un rayi­to de sol del sis­te­ma exi­ge tra­gar­se sapos. El pri­mer sapo fue Ser­gio Ber­ni ampa­ran­do los crí­me­nes de la Bona­re­ren­se, el segun­do sapo fue la arre­me­ti­da con­tra los asen­ta­dos de Guer­ni­ca, el ter­cer sapo son los incen­dios que no pare­cen inco­mo­dar al Gober­na­dor Schia­ret­ti, el cuar­to sapo será el nue­vo ali­nea­mien­to inter­na­cio­nal de Argen­ti­na como fel­pu­dos de Trump. Segu­ro me olvi­do de alguno. Habrá más.

Segu­ra­men­te son horas de bron­ca, que expre­sa­ron como nadie Ali­cia Cas­tro, Vic­tor Hugo Mora­les y tan­tos otros. Pero : ¿fue una sor­pre­sa?. O aca­so no era cier­to que en los últi­mos meses los polí­ti­cos, comu­ni­ca­do­res y epi­de­mió­lo­gos ofi­cia­lis­tas habían hecho des­apa­re­cer a Vene­zue­la del mapa. ¿Quién escu­chó decir que Vene­zue­la con trein­ta millo­nes de habi­tan­tes des­de que empe­zó la epi­de­mia tie­ne 600 muer­tos y noso­tros tene­mos 400 por día?. ¿Quién escu­chó com­pa­rar esas cifras con las de Colom­bia?. ¿Quién escu­chó a nues­tros polí­ti­cos y diplo­má­ti­cos denun­ciar las vio­la­cio­nes coti­dia­nas y los ase­si­na­tos de diri­gen­tes socia­les en casi todos los paí­ses del con­ti­nen­te? ¿Por qué tan­ta sor­pre­sa….?.
¿Quién debe ir al ban­qui­llo de los acu­sa­dos?
¿Feli­pe Solá o la picardía?

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *