Gua­te­ma­la. El país del eterno abu­so a los pue­blos originarios

Por Ilka Oli­va Cora­do. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de octu­bre de 2020.

Gua­te­ma­la, país de des­igual­da­des eter­nas y racis­mo enrai­za­do has­ta en el azú­car del café. País de cla­sis­tas muer­tos de ham­bre. En esa Gua­te­ma­la que se des­bor­da de poe­sía y memo­ria en los hui­pi­les de las muje­res indí­ge­nas y; de sacri­fi­cio y tra­ba­jo mile­na­rio en sus manos y espal­das, la exclu­sión la ponen los mes­ti­zos que des­de siem­pre se han creí­do supe­rio­res por etnia y cla­se social.

En esa Gua­te­ma­la de indí­ge­nas masa­cra­dos y des­apa­re­ci­dos en masa, en la Gua­te­ma­la de la des­me­mo­ria colec­ti­va, del abu­so guber­na­men­tal, de la defo­res­ta­ción, de los eco­ci­dios, de la migra­ción for­za­da, de las par­va­das de cli­cas cri­mi­na­les saquean­do el Esta­do. Esa Gua­te­ma­la de mes­ti­zos jac­tán­do­se de tener niñas indí­ge­nas de emplea­das domés­ti­cas en sus casas. De indí­ge­nas raján­do­se el lomo car­gan­do los bul­tos de los mes­ti­zos en el mer­ca­do La Ter­mi­nal. De mes­ti­zos muer­tos de hambre. 

Gua­te­ma­la, don­de se vivió uno de los geno­ci­dios más atro­ces de la his­to­ria lati­no­ame­ri­ca­na que bus­ca­ba exter­mi­nar a los pue­blos ori­gi­na­rios. Poco ha cam­bia­do des­de enton­ces, los indí­ge­nas siguen sien­do humi­lla­dos, exclui­dos y explo­ta­dos. Sus tie­rras siguen sien­do roba­das por oli­gar­quías a las que el Esta­do sola­pa, las aguas de los ríos con­ta­mi­na­das dejan­do a comu­ni­da­des ente­ras sin sus­ten­to. Por­que en la Gua­te­ma­la de las eter­nas des­igual­da­des y el racis­mo los pue­blos ori­gi­na­rios son los más mal­tra­ta­dos, pero tam­bién los más dig­nos. Llo­ran solos a sus muer­tos, como si la muer­te de un indí­ge­na no valie­ra lo mis­mo que la de un mes­ti­zo, como si masa­crar indí­ge­nas fue­ra como ata­car plagas. 

Se cui­dan entre ellos, se abri­gan entre ellos por­que solo se tie­nen a ellos mis­mos, los indí­ge­nas en Gua­te­ma­la como par­te de la socie­dad y la pobla­ción solo exis­ten para ser explo­ta­dos. Gua­te­ma­la está para­da sobre sus lomos, resue­lla el país gra­cias a las reme­sas que envían miles de migran­tes indo­cu­men­ta­dos, esos migran­tes son en su mayo­ría indí­ge­nas que han teni­do que aban­do­nar sus pue­blos para irse a bus­car la vida a otro país. Enton­ces tam­bién, a pesar de ser dis­cri­mi­na­dos por sus pro­pios con­na­cio­na­les ellos los man­tie­nen a flo­te con sus reme­sas. Gua­te­ma­la no sub­sis­te gra­cias los mes­ti­zos, logra medio res­pi­rar gra­cias a las reme­sas de miles de indí­ge­nas. Los mis­mos indí­ge­nas que pro­ba­do está que en tiem­po de cri­sis dan a manos lle­nas, se qui­tan el boca­do de la boca para dar­lo a quien ten­ga nece­si­dad sin dete­ner­se a pen­sar en etnias. 

Y esto se ve tam­bién en las luchas por la defen­sa del medio ambien­te, son los indí­ge­nas los que ponen el pecho, los que defien­den el agua de los ríos, los que defien­den los bos­ques, los dere­chos huma­nos de sus pue­blos. Y cuan­do ata­can, vio­len­tan o ase­si­nan a uno de ellos, son ellos los úni­cos que salen a denun­ciar. Está paten­te el caso de las muje­res ixi­les que denun­cia­ron haber sido vio­la­das por miem­bros del ejér­ci­to en tiem­pos de dic­ta­du­ra, en el jui­cio por geno­ci­dio en el 2013. La socie­dad las dejó solas, no solo las acu­só de men­ti­ro­sas tam­bién las dis­cri­mi­nó por su etnia. 

Está el ejem­plo de la Masa­cre de Alas­ka, el 4 de octu­bre de 2012 en don­de 7 per­so­nas indí­ge­nas fue­ron masa­cra­das por sol­da­dos del ejér­ci­to en el kiló­me­tro 169, en la Cum­bre de Alas­ka cuan­do se mani­fes­ta­ban pací­fi­ca­men­te jun­to a otros cien­tos, en defen­sa de la edu­ca­ción y por el alza a la ener­gía eléc­tri­ca. Has­ta la fecha los fami­lia­res de esas víc­ti­mas siguen luchan­do por jus­ti­cia en la Gua­te­ma­la de la eter­na impu­ni­dad. La socie­dad tam­bién los dejó solos, eran indí­ge­nas que los mes­ti­zos no reco­no­cen como per­so­nas. Las pobla­cio­nes que en Petén, fron­te­ra con Méxi­co son saca­das de sus casas por doce­nas de poli­cías y sol­da­dos, para entre­gar­les las tie­rras a fin­que­ros. ¿Qué socie­dad por ellas?

Cuan­do detie­nen y vio­len­tan a perio­dis­tas indí­ge­nas comu­ni­ta­rios solo los pue­blos ori­gi­na­rios con ellos. Y como un ejem­plo tam­bién recien­te, la deten­ción de la perio­dis­ta comu­ni­ta­ria Anas­ta­sia Mejía Tiri­quiz, direc­to­ra de la esta­ción de radio Xol Abaj Radio y Xol Abaj Tv, en el muni­ci­pio de Joya­baj, Qui­ché. A la que se le acu­sa de sedi­ción, aten­ta­do agra­va­do, incen­dio pro­vo­ca­do y robo agra­va­do, por­que docu­men­tó e infor­mó sobre irre­gu­la­ri­da­des de ges­tión y mane­jo del alcal­de de Joya­baj, Fran­cis­co Carras­co­sa y las mani­fes­ta­cio­nes de la pobla­ción en su con­tra. Es decir, a las auto­ri­da­des de turno no les gus­tó que la perio­dis­ta docu­men­ta­ra con video y audio las imá­ge­nes de la pobla­ción mani­fes­tan­do su recha­zo a su ges­tión en la alcal­día y de ahí su deten­ción no solo para ame­dren­tar­la, pero tam­bién para callar la expre­sión y denuncia. 

Estas deten­cio­nes a perio­dis­tas comu­ni­ta­rios se dan con regu­la­ri­dad en un país don­de la impu­ni­dad soca­ba toda lucha por la jus­ti­cia, perio­dis­tas que son dis­cri­mi­na­dos por par­te del gre­mio, don­de abun­dan los mes­ti­zos, cla­sis­tas y racis­tas que los deni­gran por sus etnias, pero tam­bién por­que estos comu­ni­ca­do­res no cuen­tan con el títu­lo uni­ver­si­ta­rio que los acre­di­te. En el caso de la perio­dis­ta Anas­ta­sia Mejía Tiri­quiz se ha vis­to muy cla­ro el racis­mo y el cla­sis­mo del gre­mio perio­dís­ti­co del país que cuan­do tocan a uno de los suyos brin­can con uñas y dien­tes, pero no vaya a ser un indí­ge­na por­que enton­ces que se defien­da solo. Lo que no sor­pren­de, por­que en un país don­de el racis­mo y el cla­sis­mo está has­ta en las mos­cas del pla­to de comi­da, raro sería que el gre­mio actua­ra con soli­da­ri­dad y por con­se­cuen­cia huma­na; que nin­gu­na de las dos la dan los car­to­nes uni­ver­si­ta­rios y vaya que si de eso sabrán los pue­blos ori­gi­na­rios más que nadie. 

Con qué gran sacri­fi­cio los perio­dis­tas comu­ni­ta­rios escri­ben sus artícu­los de opi­nión, rea­li­zan sus videos, sus notas de audio, toman sus foto­gra­fías, denun­cian­do lo que suce­de en sus comu­ni­da­des, pues no cuen­tan con los recur­sos mate­ria­les ni con el finan­cia­mien­to de nada, es de su pro­pia bol­sa, no tra­ba­jan para nin­gún medio don­de les paguen un sala­rio, lo hacen por la nece­si­dad de infor­mar a sus comu­ni­da­des. Para que enci­ma de todo el abu­so guber­na­men­tal, el racis­mo y el cla­sis­mo pro­pios del país el gre­mio no se soli­da­ri­ce con ellos y los igno­re con esto colo­cán­do­los en posi­cio­nes más vul­ne­ra­bles toda­vía con­tra el abu­so. Pero ni fal­ta que hacen, los pue­blos ori­gi­na­rios se han defen­di­do solos des­de siem­pre y lo segui­rán haciendo. 

Los pue­blos ori­gi­na­rios de Gua­te­ma­la exi­gen la liber­tad inme­dia­ta de la perio­dis­ta comu­ni­ta­ria Anas­ta­sia Mejía Tiri­quiz. Y jun­to a ellos quie­nes cree­mos en el dere­cho a la liber­tad de expre­sión y en que un títu­lo uni­ver­si­ta­rio, una etnia o cla­se social no le da las aga­llas ni la dig­ni­dad a nadie, ni se las quita.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *